Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

lunes, 16 de abril de 2012

"Católicas" que deciden por otros, por Germán Mazuelo Leytón

Articulo de Germán Mazuelo-Leytón en su blog Agere Contra

La ideología de género es la última rebelión de la creatura contra su condición de creatura. Con el ateísmo, el hombre moderno pretendió negar la existencia de una instancia exterior que le dice algo sobre la verdad de sí mismo, sobre lo bueno y sobre lo malo. Con el materialismo, el hombre moderno intentó negar sus propias exigencias y su propia libertad, que nacen de su condición espiritual. Ahora, con la ideología de género el hombre moderno pretende librarse incluso de las exigencias de su propio cuerpo: se considera un ser autónomo que se construye a sí mismo; una pura voluntad que se autocrea y se convierte en un dios para sí mismo (Cardenal Joseph Ratzinger).

Así lo evidencian las falaces y feroces campañas que se desarrollaron inicialmente con el nombre de salud sexual y reproductiva, modificadas a derechos sexuales y reproductivos (a fin de eludir las consecuencias del aborto), o, la presión para la implementación de leyes que atentan contra la familia, conspiración desarrollada sutilmente bajo el disfraz de derechos humanos, igualdad de la mujer y derechos de los niños.

La ideología feminista anti vida, coincide plenamente con Marx y Engels en la concepción errada de que la familia es la principal fuente de opresión de la mujer y, que la maternidad es una gran carga de la cual se la debe liberar. Promueve asimismo el derecho a decidir si el niño concebido deberá nacer o no.

La estrecha conexión entre la doctrina marxista y la ideología de género queda evidenciada en el libro El Origen de la Familia, la Propiedad y el Estado de Federico Engels en el que afirma: El primer antagonismo de clases coincide con el desarrollo del antagonismo entre el hombre y la mujer unidos en matrimonio monógamo, y la primera opresión de una clase por la otra, con la del sexo femenino por el masculino. Según las feministas, el género implica clase y toda clase presupone desigualdad, dicho en otras palabras la ofensiva feminista de género, contiene una muy peligrosa agenda anti-familia.

Las humanistas-marxistas comenzaron atacando –fieles a la doctrina marxista de la lucha de clases- a los hombres, luego pasaron a atacar a otras mujeres: las esposas y madres tradicionales. La National Organization for Women en Estados Unidos lucha a favor del aborto y para sacar a la mujer de su casa. La razón: la libertad de escoger o decidir, y al final destruir la familia misma, logrando imponer sus tesis en los organismos internacionales como la ONU.

Abolir la familia es la consigna de Marx y Engels en su famoso Manifiesto Comunista, que hoy se ha convertido en la agenda oculta de la izquierda internacional en contubernio con el feminismo radical de género y con poderosas organizaciones que buscan controlar la población.

Shulamith Firestone ideóloga del feminismo anti-vida, en su libro La Dialéctica del Sexo, expresa lo siguiente: El colapso de la revolución comunista en Rusia se debió al fracaso en destruir a la familia, que es la verdadera causa de la opresión sicológica, económica y política. ‘Mamá’ es una institución sin la cual el sistema se destruiría. Entonces ‘mamá’ debe ser destruida para ser sustituida por una ‘feminista socialista’ que acabaría con la explotación capitalista.

Una punta de lanza para promover la destrucción de la familia según el Plan de Dios es la ONG denominada Católicas por el derecho a decidir (CDD) que utiliza engañosamente el nombre de católicas. La fundadora de estas pseudo católicas, la ex monja, Frances Kissling, manifiesta que su ambición personal es oponerse al papado, y que la organización trabaja en la tradición de los teólogos de la liberación. CDD promueve al interior de la Iglesia Católica la disidencia teológica, con extrañas posturas que antes que teología son una incitación a la lujuria, una anti teología ya que la verdadera teología promueve la virtud.

En una definición falaz y tramposa Catholics for Choice fundada en 1973, afirma ser la voz de los católicos que creen que la tradición católica apoya el derecho moral y legal de una mujer para seguir su conciencia en cuanto a lo relacionado con la sexualidad y la salud reproductiva.

Según la revista especializada The Chronicle of Philanthropy, las CDD sostienen sus campañas con un presupuesto de millones de dólares anuales, provenientes de la pornografía como es el caso de Playboy Foundation o de grupos que proponen el control de la población, derechos de los homosexuales, desarme unilateral y pacifismo, ambientalismo, y leyes que buscan la legalización de la mariguana, entre decenas de patrocinadores están las fundaciones McArthur, Ford, y multimillonarios como Feeney Chuck y George Soros, amén de las multinacionales Google, Microsoft y otras que proveen de abultados cheques a la anti Iglesia y organizaciones similares.

Los pro aborto, para lograr sus perversos fines utilizan cifras abultadas y falaces de abortos, así como la violencia intrafamiliar y el machismo. De acuerdo a las declaraciones de la señora Michelle Bachelet, ex Presidente socialista de Chile y actualmente titular de la nueva agencia de Naciones Unidas, denominada ONU Mujer, esta agencia cubrirá un proyecto de la ONG mexicana "Católicas por el derecho a decidir", que liderará una red nacional de medio centenar de organizaciones para abordar los casos de feminicidio.

No hay enemigo más destructor que el que se encuentra en el propio campo. El Siervo de Dios Papa Paulo VI llamó auto-destrucción a esa labor desplegada desde el interior de la propia Iglesia, mediante movimientos subversivos cuyo propósito es causar daños ad intra, así, no pocas veces las integrantes de CDD, junto a Somos Iglesia y movimientos apóstatas análogos, con la estrategia del divide y vencerás desparraman su veneno desde puestos relevantes pastorales de las estructuras eclesiales, promoviendo el anti evangelio de la confusión y la división, dedicándose a sembrar cizaña y discordia entre los católicos fieles, para convertir los delitos en derechos. Una voz que no es de Dios, sino que parece ser vox diabolo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario