Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

miércoles, 4 de julio de 2012

Carta al Padre Llano, por P. Pedro Mercado

CARTA AL PADRE LLANO

Querido Padre Llano:

A título personal, motivado por la admiración y el respeto que siento por Su Reverencia, quiero expresarle mi perplejidad por el artículo publicado el pasado domingo 1 de julio en el diario EL TIEMPO, titulado “Me duele la Iglesia”.

Estoy convencido de su recta intención, también, de la necesidad de llevar a cabo una renovación permanente de nuestra Iglesia. Me pregunto, sin embargo, si el medio y el modo utilizados para invitarnos a la reflexión hayan sido los más adecuados y oportunos. 

Me pregunto, incluso, si algunas de las inquietudes planteadas por Su Reverencia hagan justicia a los múltiples esfuerzos y transformaciones que el Papa, la Santa Sede y la Iglesia colombiana han realizado para proclamar el mensaje de Cristo con mayor apertura al mundo y coherencia evangélica. ¿Dónde están las actuales excomuniones?¿Donde la oposición a la ciencia?¿Donde el estilo esotérico y señorial? 

La Iglesia Católica, en las últimas cinco décadas, ha demostrado querer establecer con el mundo un diálogo abierto y fructífero. Ha dado prueba de su compromiso con la causa de los más pobres y desfavorecidos. Lejana a moralísimos retrógrados, ha querido acercarse a todos los hombre y mujeres, sea cual sea su condición de vida, para alentarlos en el camino del encuentro con Jesucristo.

La Iglesia colombiana, por su parte, ha intervenido e interviene activamente en la esfera pública sobre temas de gran importancia para el bien común de la Nación, ha trabajado activamente por la reconciliación, la paz y la justicia social….

Pero nada menciona usted de todo esto en su columna. Presenta, por el contrario, tal vez sin quererlo, la imagen de una Iglesia que vive “cerrada sobre sí misma y de espaldas a la realidad”.

Quisiera invitarlo, querido Padre, a contemplar la Iglesia en su realidad plena. Salga usted de su convento y de sus ideas teológicas preconcebidas. Visite las diócesis, las parroquias, las familias, los grupos de jóvenes, los movimientos y las misiones. Escuche las verdaderas inquietudes de los fieles, sencillos y piadosos, y no sólo los requerimientos de esa élite de teólogos veteranos y quejumbrosos. Contemplará así, la imagen auténtica de una Iglesia que, a pesar de los pesares, se mantiene viva, alegre, joven, comprometida con su misión.

Si lo que pide a la Iglesia es apertura, comience por usted mismo. 

Estoy seguro que, con este método práctico, muchas de sus actuales inquietudes quedaran resueltas. Podrá así, ayudar a otros a resolver sus posibles dudas de fe e interrogantes de vida... más que a profundizarlos.

A mí la Iglesia no me duele. Por el contrario, me regocija, me colma, me llena de esperanza. Creo en ella, Una, Santa, Católica y Apostólica, con todas las fuerzas de mi alma y espero poder servirla siempre con fidelidad y coherencia, perseverando -como usted- hasta el final de mi vida.

Cuente siempre, querido Padre, con mi oración, admiración y fraterna estima en el Señor,

P. Pedro F. Mercado Cepeda

Secretario Adjunto del Episcopado

No hay comentarios:

Publicar un comentario