Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

lunes, 31 de diciembre de 2012

Correcciones a unas afirmaciones realizadas por el diario El Tiempo

El día de ayer, el diario El Tiempo publicó un artículo acerca de esta página, sobre el cual es necesario realizar unas correcciones y aclaraciones muy concretas.

En primer lugar, en ninguna entrada de la página se ha ‘descalificado’ de forma personal a ningún político o congresista. La ‘Lista Negra’ se limita a recoger hechos concretos y objetivos, como son las votaciones y pronunciamientos de los congresistas y políticos respecto de los temas que la Doctrina de la Iglesia ha denominado como ‘no negociables’. Como se expresó al periodista de El Tiempo, Voto Católico no hace disertación teológica o evaluación propia de tales hechos sino que se limita a aplicar los principios que ya el Magisterio de la Iglesia, ha expresado con claridad:

Los católicos, en esta grave circunstancia, tienen el derecho y el deber de intervenir para recordar el sentido más profundo de la vida y la responsabilidad que todos tienen ante ella. Juan Pablo II, en línea con la enseñanza constante de la Iglesia, ha reiterado muchas veces que quienes se comprometen directamente en la acción legislativa tienen la «precisa obligación de oponerse» a toda ley que atente contra la vida humana. Para ellos, como para todo católico, vale la imposibilidad de participar en campañas de opinión a favor de semejantes leyes, y a ninguno de ellos les está permitido apoyarlas con el propio voto. (…) En tal contexto, hay que añadir que la conciencia cristiana bien formada no permite a nadie favorecer con el propio voto la realización de un programa político o la aprobación de una ley particular que contengan propuestas alternativas o contrarias a los contenidos fundamentales de la fe y la moral. Ya que las verdades de fe constituyen una unidad inseparable, no es lógico el aislamiento de uno solo de sus contenidos en detrimento de la totalidad de la doctrina católica. (NOTA DOCTRINAL sobre algunas cuestiones relativas al compromiso y la conducta de los católicos en la vida política. Congregación para la Doctrina de la Fe, 2002)

En segundo lugar, en esta página nunca se han publicado datos personales de los congresistas. Los números de teléfono publicados en la entrada “ALERTA! Proyecto de 'Matrimonio' homosexual a Primer Debate” son los de las oficinas de los congresistas en las instalaciones del Congreso, que así como los correos electrónicos, son perfectamente públicos en las páginas www.senado.gov.co, www.camara.gov.co, o www.congresovisible.org.

Vistas las apreciaciones publicadas por el diario, y comparadas con otras menciones como las de El Espectador, pareciera ser que el disgusto o malestar se origina, no en que se publique la información acerca de los políticos que apoyan el aborto, lo que es absolutamente propio de la dinámica democrática, sino en que tal información se llame ‘La Lista Negra’. Hemos oído el consejo del senador Baena y decidimos cambiar el nombre de la lista, que de ahora en adelante se llamará ‘La Lista Gris’ y de ese modo se evita realizar evocaciones a preconceptos que puedan dar origen a malentendidos.

Sorprenden dos afirmaciones realizadas en el artículo: La primera es que se hable de tomar “medidas legales contra el blog”. No se nos ocurre cuál puede ser el cargo de tales medidas legales dado que toda la información aquí expuesta es pública y fácilmente verificable en las actas del Congreso. Preocuparía que las razones por las que se considerase demandable a Voto Católico, fuese que considerasen que los católicos no deben saber qué políticos apoyan el aborto, o que los católicos no deban saber que no es compatible con su fe que voten a políticos pro-aborto, lo que dejaría serias dudas sobre su concepto de democracia.

Lo segundo que sorprende, es que la Dra. Isabel Corpas de Posada diga que estas iniciativas “Son posiciones fundamentalistas”. En el estudio de las religiones el término ‘fundamentalismo’, se refiere concretamente a corrientes dentro de una religión que abogan por la interpretación literal de los textos sagrados. El término nació justamente en el contexto del Protestantismo estadounidense para denotar a los grupos evangélicos que interpretaban literalmente los versículos de la Biblia. Sólo posteriormente, cuando el término se comenzó a aplicar a corrientes del Islam que se basan en la interpretación literal de las aleyas del Corán, el término pasó a convertirse en denominación política y peyorativa. En la Iglesia Católica, donde la interpretación de la Biblia está reservada al Magisterio apostólico de los obispos, es improbable, por no decir imposible, que surjan corrientes fundamentalistas dentro de la Iglesia. Es frecuente que la categoría de ‘fundamentalista’ sea utilizada por los progresistas para descalificar a quienes se oponen a su agenda, pero desconcierta que este fuera el uso dado por una doctora en Teología e investigadora religiosa. Preocupa por tanto que hable de “la teología actual, de tipo progresista”, pues queda la duda acerca de la identidad de tal ‘teología progresista’ con la Sagrada Teología que es propia a la fe católica.

5 comentarios:

  1. Amigos, muy acertadas vuestras puntualizaciones, sin embargo quisiera decir que, en la ópica en que se mueven estos medios, no resultan incoherentes ni asombrosas tales afirmaciones que apuntan a borrar de la vida pública la mismísima identidad católica.

    Actualmente se está gestando en el mundo un movimiento de repulsa radical al catolicismo, los parlamentos de los distintos países han entrado ya en una frenética carrera por aprobar leyes que, día a día, irán limitando cada vez más la voz del católico, hasta, si les fuera permitido, extinguirla totalmente y que solo quede como un "mal" recuerdo en el "paraíso" humanista que buscan construir con afán desde hace un par de siglos.

    Tampoco sorprende el uso de palabras tales como "fundamentalismos", pues es sabido que ciertas palabras en ciertas épocas adquieren por contagio social e ideológico una carga emotiva que las convierte en armas poderosísimas a la hora de descalificar al oponente, pienso por ejemplo en términos como: retrógrado, reaccionario, ultraconservador, fascista, nazi, integrista, etc.

    El problema de un debate basado en la prolífica utilización de tales descalificativos es que se cae del terreno de lo racional al terreno de lo meramente emotivo y superfluo. Y ganan los que pescan en río revuelto.

    La tarea que tenemos los católicos es compleja en la hora presente, se trata no solo de dar testimonio, sino de darlo en el ambiente social específico que ha sido construido por dos siglos de cultura liberal. Y pelear en el terreno escogido por el adversario nunca se hará sin evidentes ventajas estratégicas para él.

    Es admirable vuestra obra y vuestro empeño, pero debéis saber que os estáis enfrentando no a un periódico o a una "teóloga" desinformada solamente, no, os estáis enfrentando a todo un sistema sociocultural, construido y pensado con el único fin de exiliar al olvido la voz católica en la sociedad.

    Reciban mis saludos y mi apoyo


    Leonardo Rodríguez
    http://itinerariummentis1.blogspot.com/
    @LeoRodríguezv

    ResponderEliminar
  2. ¡Enhorabuena por el blog! Lo conocí gracias al artículo de El Tiempo. Dios sabe sacar el bien del mal mismo. ¡Muy buena iniciativa!

    ResponderEliminar
  3. Quiero felicitarlos por El carácter CATOLICO que tienen en sus almas y por el celo que tienen en su corazón por las cosas de Dios. Las "pequeñas " voces aquí en la tierra son truenos en el cielo; por tal motivo ya son ! FAMOSOS en el Cielo ! Y sobre todo muy pero muy importantes en el corazón de Nuestra Santa Madre La Virgen Maria . Lo importante es que cuando lleguemos a la presencia del Señor podamos decir con tranquilidad que hicimos lo que teníamos que hacer. Afanes no deben existir porque Dios nos dice que nuestros enemigos son los enemigos de El. Que alegría tenerlos como verdaderos apóstoles, apóstoles que pesan por su finura ante los ojos de Dios, por su calidad en la lucha y por su coraje ante el mundo Sediento de las almas que Le pertenecen al Señor. En Jesus , Jose y Maria. Ramón hijo de Maria.

    ResponderEliminar
  4. Esta página es un sinsentido así como todo lo expresado en este artículo y en cualquiera más de su inquisidora rabieta por posicionar una fé por encima de la libertad humana.

    Les recuerdo que Colombia es un país que tradicionalmente ha sido católico pero Constitucionalmente es laico, donde todas las personas tienen los mismos derechos y deberes... y uno de los deberes de ustedes es respetar, ya que nada les ha costado inculcar en la sociedad desde los altares desde muchos siglos atrás términos como "esclavos" "inferiores" "enfermos" "desviados" y demás que sólo demuestran la negativa de la iglesia de sacar a sus "ovejas" del oscurantismo.

    Es muy interesante que se diga que existe un "movimiento" que intenta "exiliar" las ideas católicas, cuando en realidad el giro del mundo lo que busca es garantizar que cada cuál pueda creer en Jesús, Alá, Rah, Jehová, Buda, el sol, la pachamama, etc. sin que se vean afectado sus derechos.

    La idea de imponer una fé en la política hace cada vez más parecidos a los católicos con los musulmanes, satanizando todo lo que intente contradecir su "libro sagrado" y cerrándose a reconocer que el mundo lo que necesita es igualdad, respeto y convivencia para generar una verdadera paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. - El concepto de "Estado Laico" es ajeno a la Constitución, no lo encontrará en ninguno de los artículos. Por el contrario, si reconoce en el artículo 19 la Libertad Religiosa y de Cultos, donde establece con toda claridad el derecho inalienable de los ciudadanos a manifestar y difundir, individual y colectivamente su religión. Así mismo, el desarrollo de este derecho constitucional en la Ley Estatutaria 133 de 1994 ampara explícitamente el derecho que tiene toda confesión religiosa a participar públicamente y a proponerse para la construcción del bien común.

      - No buscamos "imponer una fé en la política", sólo pretendemos que quien quiera votar de acuerdo con su conciencia, esto es, con sus creencias y convicciones, disponga de la información suficiente para hacerlo.

      Eliminar