Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

lunes, 30 de abril de 2012

Colombianos rechazan uniones y adopción gay promovidas por Corte Constitucional

BOGOTÁ, 30 Abr. 12 / 04:15 pm (ACI/EWTN Noticias).- Un grupo de colombianos liderados por la organización "Unidos por la Vida" lanzó hoy una petición titulada "No a la adopción de niños por homosexuales" en la que exigen a los legisladores nacionales abrir una investigación a los jueces de la Corte Constitucional que en una reciente sentencia redefinieron la familia para favorecer a las uniones gay. La petición responde así a un fallo del 19 de febrero de la Corte Constitucional en el que se concedió a una mujer la pensión de su pareja lesbiana y que el tribunal aprovechó para redefinir la familia a favor de las uniones homosexuales.

En la petición que en solo unas horas ya lleva unas 600 firmas, se explica que con su fallo la Corte Constitucional ha violado el artículo 42 de la Constitución que establece que "la familia es el núcleo fundamental de la sociedad. Se constituye por vínculos naturales o jurídicos, por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio o por la voluntad responsable de conformarla".

La solicitud precisa que en ninguna parte de esta norma "se menciona la unión de homosexuales como familia, y como es obvio, esta es una sentencia que busca que se les den niños en adopción a estas parejas, violando el derecho humano superior de los niños a tener un padre y una madre en el seno de una familia". Además, indica la petición, el alto tribunal incurre en delito al violar el artículo 41 de la Constitución que establece que "a la Corte Constitucional se le confía la guarda de la integridad y supremacía de la Constitución, en los estrictos y precisos términos de este artículo".

Los firmantes recuerdan además que, con su reciente fallo, los jueces se han convertido en legisladores "sin haber sido elegidos para esta función que le corresponde al Honorable Congreso de la Republica". "Esta usurpación de funciones y prevaricato de la suyas convierten a estos Magistrados de la Corte Constitucional en dictadores de facto, de sello profundamente antidemocrático", alertan.

El fallo de la Corte impulsado por el lobby gay se suma al caso de un periodista homosexual estadounidense que ocultó su condición para adoptar a dos menores en Colombia. Estos dos casos se han convertido en el "antecedente perfecto" para la decisión que está aún pendiente en la Corte Constitucional desde comienzos del año, de una pareja de lesbianas que quiere que la mujer que no es la madre adopte a la hija de su compañera.

Para firmar la petición, ingrese a: http://www.unidosporlavida.com/blogsite/2012/04/noalaadopciondeninosporhomosexuales/

Leer más...

Estatolatría pagana, por Germán Mazuelo-Leytón

Artículo de Germán Mazuelo-Leytón en su blog Agere Contra

El momento cumbre de la visita apostólica del Papa a México en marzo pasado, ha sido la Eucaristía que ha celebrado el domingo 25 de marzo al pie del Cerro del Cubilete, en Silao. En la cima de dicha montaña se yergue el monumento a Jesucristo Rey del Universo «cargado de un fuerte simbolismo para el catolicismo mexicano, que entre los años de 1926 y 1929 sufriera una sangrienta persecución».

Durante la señalada Misa el Santo Padre ha recordado el martirio de los fieles mexicanos: «que se entregaron de lleno a la causa del Evangelio con entusiasmo y con gozo, sin reparar en sacrificios, incluso el de la propia vida», y al final durante el rezo del ángelus añadió: «En tiempos de prueba y  dolor, ella ha sido invocada por tantos mártires que, a la voz de “viva Cristo Rey y María de Guadalupe”, han dado testimonio inquebrantable de fidelidad al Evangelio y entrega a la Iglesia».

El 18 de noviembre de 1926, el Papa Pío XI hacía pública su novena Carta Encíclica, «Iniquis afflictisque», la primera de tres encíclicas en las que el Pontífice elevaría su voz para protestar y dar a conocer al mundo civilizado «los tristes tiempos de la Iglesia mexicana»:«Movidos por la conciencia de nuestro deber apostólico, seremos nosotros quienes gritaremos para que, desde este Padre común, todo el mundo católico escuche, por una parte, cómo ha sido la desenfrenada tiranía de los enemigos de la Iglesia y, por otra, la heroica virtud y perseverancia de los obispos, de los sacerdotes, de las familias religiosas y de los laicos», ante la persecución desatada en lo que vino a llamarse la Guerra Cristera: «ni en los primeros tiempos de la Iglesia ni en los tiempos sucesivos los cristianos fueron tratados en un modo más cruel, ni sucedió nunca en lugar alguno».

Fue durante su pontificado  (1922–1939), época en la que el Beato Papa Pío XI tuvo que conducir la  nave de la Iglesia ante totalitarismos como el fascismo, el nazismo y el comunismo ateo.

El nazismo italiano buscaba integrar al ciudadano desde el nacimiento hasta la muerte en todos los cuadros del partido: «Tomo al hombre cuando nace –decía Mussolini. Y no lo abandono hasta el momento en que muere, momento en el que le toca al Papa ocuparse de él», ante lo cual decía el hoy Beato Pío XI en su carta encíclica «Non abbiamo bisogno» (junio de 1931): «Estamos en presencia de todo un conjunto de afirmaciones auténticas y de hechos no menos auténticos, que ponen fuera de duda el propósito, ya ejecutado en gran parte, de monopolizar por entero a la juventud, desde la primera infancia a la edad adulta».

El Pontífice reaccionó ante el nazismo alemán con la encíclica «Mit brennender Sorge» (Con ardiente preocupación), sobre la situación de la Iglesia Católica en el Reich Alemán: ante «el error de hablar de un Dios nacional, de una religión nacional, y emprender la loca tarea de aprisionar en los límites de un pueblo solo, en la estrechez étnica de una sola raza, a Dios» (14 de marzo de 1937).

Ante el comunismo ateo, decía el mismo Pontífice: «La lucha entre el bien y el mal, triste herencia de la falta original, sigue haciendo estragos en el mundo… Este peligro tan amenazador para el uso pleno y exclusivo de un partido, de un régimen, sobre la base de una ideología que explícitamente se resuelve en una propia y verdadera estatolatría pagana, en pleno conflicto tanto con los derechos naturales de la familia como con los derechos sobrenaturales de la Iglesia… el comunismo es intrínsecamente perverso y no es posible admitir en ningún terreno la colaboración con él por parte del que quiera salvar la civilización cristiana».

Pío XI escribía en 1937: «Por primera vez en la historia, asistimos a una lucha fríamente calculada y arteramente preparada por el hombre “contra todo lo que es divino” (2 Tes 2, 4)» (Encíclica «Divini Redemptoris»).

Es indudable que el siglo XX ha sido el más martirial de toda la historia de la Iglesia. Ciertamente «levantándose sobre todo lo que se llama Dios… y sentándose en el templo de Dios como si fuese Dios» (2Tes 2, 3-4) la persecución a la que fue sometida la Iglesia, superó a lo experimentado por ella durante la era de los mártires, la Revolución Francesa o cualquier otra anterior.

Durante el Congreso Eucarístico en Filadelfia del año de 1976, el entonces cardenal Wojtyla, futuro Papa Juan Pablo II decía: «Estamos ahora ante la confrontación histórica más grande que los siglos jamás han conocido. Estamos ante la lucha final entre la Iglesia y la anti-Iglesia; entre Evangelio y el anti-evangelio. No creo que el ancho círculo de la Iglesia Americana ni el extenso círculo de la Iglesia Universal se den clara cuenta de ello. Pero es una lucha que descansa dentro de los planes de la Divina Providencia», es decir como enseña el Catecismo de la Iglesia Católica: «…La Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes. La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra desvelará el "Misterio de iniquidad" bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne» (n.º 675).

Muchos años pasaron hasta que los marxistas comprendieron que sería mejor para la revolución marxista no tanto combatir la religión como servirse de ella, ciertamente los beatos Pío XI y Juan Pablo Magno vislumbraron mucho más allá de lo que el común de los mortales somos capaces de percibir a simple vista como hechos actuales así lo demuestran.

Leer más...

"Unidos por la Vida y la Familia" Mons. Juan Vicente Córdoba

Publico la última carta pastoral de Monseñor Juan Vicente Córdoba, Obispo de Fontibón y Secretario de la CEC.

“UNIDOS POR LA VIDA Y LA FAMILIA” 
Carta Pastoral
Monseñor Juan Vicente Córdoba Villota, S.J.
Obispo de Fontibón

Queridos presbíteros, religiosos, religiosas y seminaristas,

Queridos hermanos y hermanas en la fe,

Queridos hombres y mujeres de buena voluntad,
Como es sabido, en próximos días, la Corte Constitucional deberá proferir sentencia en mérito a la adopción de menores por parejas conformadas por personas del mismo sexo. He observado con perplejidad que dicho Tribunal, en recientes decisiones en materia de familia y vida, ha ido en contravía de una sana y correcta interpretación de nuestra Constitución. En contravía, también, de los auténticos valores que dignifican a la persona humana y contribuyen al progreso de la sociedad.

Nada tiene la Iglesia contra los homosexuales o contra el reconocimiento de sus legítimos y auténticos derechos. Con amor materno, la Iglesia acoge a todos los hombres y mujeres, sea cual sea su condición. Sabemos bien que, con independencia de su orientación e incluso de su comportamiento sexual, toda persona humana tiene la misma dignidad fundamental, el mismo valor ante Dios y ante el Estado.

Es precisamente por respeto a esta gran dignidad, que debemos oponernos activamente a la despenalización progresiva del aborto, al matrimonio entre personas del mismo sexo o a la adopción de menores por parejas homosexuales. No podemos permanecer pasivos ante el continuo atropello de nuestros valores. La Corte Constitucional tiene el deber de velar por la integridad y supremacía de la Carta Magna (art. 241) pero no puede apropiarse la competencia de modificarla con interpretaciones acomodaticias, fruto de una ideología contraria al orden natural, a la dignidad auténtica de la persona humana y al querer del constituyente primario de 1991.
La familia, célula esencial y columna de la sociedad colombiana, ha sido duramente afectada por las decisiones del Alto tribunal que, paulatinamente, ha querido modificar su naturaleza esencial. Para ello, se ha llegado a desconocer la definición constitucional de familia, consagrada en el artículo 42 de nuestra Carta Magna como unión de hombre y mujer. Definición que no permite ambigüedad alguna en su interpretación. Del mismo modo, la Corte ha venido desconociendo el espíritu del artículo 11 de nuestra Constitución, ampliando progresivamente la injusta despenalización del aborto.

Como Pastor de la Iglesia y ciudadano, con todo respeto, debo decir que la Corte Constitucional se está extralimitando en sus funciones. No sólo no está cuidando la integridad y supremacía de la Carta Magna sino que la está modificando, legislando de espaldas al sentir del pueblo, de quien deriva toda su legitimidad.
Por ello, queridos hermanos, es necesario, abandonar el letargo para defender, con vigor y coherencia, la vida y la familia, los derechos de los menores, que prevalecen frente a los derechos de los demás (art. 44), abriendo un debate nacional que lleve al pueblo colombiano a decidir, con libertad y en consciencia, el tratamiento que quiere dar a estos temas.
El Estado Social de Derecho tiene el deber de respetar los valores éticos y sociales de sus ciudadanos. Las últimas decisiones de la Corte Constitucional en materia de vida y familia, por el contrario, han desconocido el sentir de la mayoría del pueblo colombiano. Creo que decisiones de tanta trascendencia para la vida nacional deberían ser tomadas en espacios políticos más abiertos a la sana discusión de ideas, más representativos de los ideales democráticos de la Nación, más cercanos a las reales preocupaciones del pueblo colombiano.
Dada la incertidumbre existente y los precedentes, ante la decisión que la Corte deberá tomar en pocos días, los invito queridos hermanos y hermanas, colombianos de buena voluntad, a mantenerse vigilantes y atentos, dispuestos a defender la vida y la naturaleza auténtica de la familia.

Dios Todopoderoso los bendiga y los proteja,

Fontibón, 29 de abril de 2012
Juan Vicente Córdoba Villota, S.J.

Obispo de Fontibón
Leer más...

jueves, 26 de abril de 2012

La Revista "Semana Católica" entrevistó a los organizadores de la Jornada por la vida y la familia del 25 de Marzo

Reproduzco aquí la edición número 12 de la Revista Semana Católica en la cual entrevistaron a los organizadores de la Jornada por la Vida y la Famila.

Otras ediciones de la Revista se pueden encontrar en: http://issuu.com/semanacatolica/docs
Leer más...

miércoles, 25 de abril de 2012

La Corte Constitucional pretende redefinir familia para favorecer uniones gay


BOGOTÁ, 20 Abr. 12 / 01:01 pm (ACI/EWTN Noticias).- La Corte Constitucional falló a favor de conceder a una mujer una pensión de su pareja lesbiana y aprovechó para redefinir la familia a favor de las uniones homosexuales. Mons. Juan Vicente Córdoba, Secretario de la Conferencia Episcopal, advirtió que esta decisión apuntaría también a legalizar la adopción por parte de parejas del mismo sexo.
En la sentencia de tutela (figura legal que exige una respuesta muy rápida de parte de un tribunal) dada a conocer ayer con la ponencia del juez Luis Ernesto Vargas, la Corte Constitucional redefine a la familia y afirma que no se la debe entender solamente como aquella formada por un hombre y una mujer.
El fallo señala que "la lectura de la Constitución que asimila el concepto de familia a la de la unión entre hombre y mujer es abiertamente equivocada, ya que el vinculo de familia se logra a partir de diversas situaciones de hecho entre ellas la libre voluntad de conformar una familia, al margen del sexo o la orientación de sus integrantes".
Consultado sobre este tema por RCN, el Secretario General de la Conferencia Episcopal, Mons. Juan Vicente Córdoba, dijo que "la familia en Colombia es entre hombre y mujer. Que se reúnan a vivir tres hombres juntos, eso no es familia; que se reúnan dos amigas a vivir juntas, eso no es familia; eso se llama grupos de amigos viviendo juntos".
"La Corte le llama a eso familia y la palabra familia en Colombia en el artículo 42 de la Constitución dice que ésta se compone de hombre y mujer", aseguró el Prelado.
En efecto, el artículo 42 contra el que ha fallado la Corte Constitucional, señala a la letra: "la familia es el núcleo fundamental de la sociedad. Se constituye por vínculos naturales o jurídicos, por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio o por la voluntad responsable de conformarla".
El también Obispo de Fontibón advirtió que con este fallo la Corte busca además permitir la adopción por parte de parejas homosexuales.
"La Corte está dando unos pasos a manera de cascada, que un paso trae el otro y (los jueces) están haciendo lo que quieren", alertó y denunció que "la Corte de un momento a otro sacó un as debajo de la manga y por arte de magia está diciendo que cambió el concepto de familia porque le pareció a dos o tres".
Tras recordar que Colombia es esencialmente un país católico que rechazaría en un eventual referéndum la redefinición de familia que ha hecho la Corte, el Obispo dijo que "con los homosexuales no tenemos problemas, son hijos nuestros, son parte de la Iglesia, tienen dignidad y son colombianos con derechos y deberes".
"Si quieren vivir juntos que vivan, que hereden su salud y derechos patrimoniales; otra cosa es que un grupo minoritario nos haga leyes para todos los colombianos", concluyó.
Este fallo de la Corte impulsado por el lobby gay en Colombia se suma al caso de un periodista homosexual de Estados Unidos que ocultó su condición para adoptar a dos menores colombianos con cierto retraso mental y en situación de pobreza.
En diciembre de 2011, una fuente consultada por ACI Prensa explicó que ese caso abre "así la puerta a la adopción gay en Colombia, constituyendo el antecedente perfecto para la decisión que está pendiente en la Corte Constitucional desde comienzos del año, de una pareja de lesbianas que quieren que la lesbiana no madre adopte a la hija de su compañera".
Leer más...

lunes, 23 de abril de 2012

Santo Tomás Moro y la Ley Divina

Fragmento del Libro primero de la Utopía de Santo Tomás Moro:
Dios nos manda no matar. ¿Y hemos de matar tan prontamente a un hombre porque nos ha quitado un poco de dinero? Y si los hombres saben que la Ley Divina prohíbe matar y se enteran más tarde que las leyes humanas dicen que matar es lícito, ¿no podrían hacer leyes que dijesen que son lícitos el libertinaje, la fornicación y el perjurio? Dios nos prohíbe  no sólo quitar la vida a nuestros semejantes, sino quitárnosla nosotros mismos. ¿Podríamos legítimamente matarnos los unos a los otros en virtud de una ley hecha por los hombres? Y esa ley ¿tendría una fuerza tal que haría que aquellos que la cumpliesen, a pesar del precepto divino, escapasen del castigo celestial, y que tuvieran el derecho de hacer perecer a todos los que estuviesen condenados por la justicia humana? Entonces, la justicia de Dios sólo reinaría en donde le permitiera la justicia humana, y, finalmente, serían los hombres quienes determinarían en cada circunstancia hasta qué punto sería conveniente guardar los mandamientos divinos.
Leer más...

jueves, 19 de abril de 2012

Católicos y Política en PDF

Le puesto un índice a la compilación de "Católicos y Política" del Padre José María Iraburu, y lo he subido en formato PDF. Para descargar el archivo lo pueden hacer Aquí.

Leer más...

lunes, 16 de abril de 2012

"Católicas" que deciden por otros, por Germán Mazuelo Leytón

Articulo de Germán Mazuelo-Leytón en su blog Agere Contra

La ideología de género es la última rebelión de la creatura contra su condición de creatura. Con el ateísmo, el hombre moderno pretendió negar la existencia de una instancia exterior que le dice algo sobre la verdad de sí mismo, sobre lo bueno y sobre lo malo. Con el materialismo, el hombre moderno intentó negar sus propias exigencias y su propia libertad, que nacen de su condición espiritual. Ahora, con la ideología de género el hombre moderno pretende librarse incluso de las exigencias de su propio cuerpo: se considera un ser autónomo que se construye a sí mismo; una pura voluntad que se autocrea y se convierte en un dios para sí mismo (Cardenal Joseph Ratzinger).

Así lo evidencian las falaces y feroces campañas que se desarrollaron inicialmente con el nombre de salud sexual y reproductiva, modificadas a derechos sexuales y reproductivos (a fin de eludir las consecuencias del aborto), o, la presión para la implementación de leyes que atentan contra la familia, conspiración desarrollada sutilmente bajo el disfraz de derechos humanos, igualdad de la mujer y derechos de los niños.

La ideología feminista anti vida, coincide plenamente con Marx y Engels en la concepción errada de que la familia es la principal fuente de opresión de la mujer y, que la maternidad es una gran carga de la cual se la debe liberar. Promueve asimismo el derecho a decidir si el niño concebido deberá nacer o no.

La estrecha conexión entre la doctrina marxista y la ideología de género queda evidenciada en el libro El Origen de la Familia, la Propiedad y el Estado de Federico Engels en el que afirma: El primer antagonismo de clases coincide con el desarrollo del antagonismo entre el hombre y la mujer unidos en matrimonio monógamo, y la primera opresión de una clase por la otra, con la del sexo femenino por el masculino. Según las feministas, el género implica clase y toda clase presupone desigualdad, dicho en otras palabras la ofensiva feminista de género, contiene una muy peligrosa agenda anti-familia.

Las humanistas-marxistas comenzaron atacando –fieles a la doctrina marxista de la lucha de clases- a los hombres, luego pasaron a atacar a otras mujeres: las esposas y madres tradicionales. La National Organization for Women en Estados Unidos lucha a favor del aborto y para sacar a la mujer de su casa. La razón: la libertad de escoger o decidir, y al final destruir la familia misma, logrando imponer sus tesis en los organismos internacionales como la ONU.

Abolir la familia es la consigna de Marx y Engels en su famoso Manifiesto Comunista, que hoy se ha convertido en la agenda oculta de la izquierda internacional en contubernio con el feminismo radical de género y con poderosas organizaciones que buscan controlar la población.

Shulamith Firestone ideóloga del feminismo anti-vida, en su libro La Dialéctica del Sexo, expresa lo siguiente: El colapso de la revolución comunista en Rusia se debió al fracaso en destruir a la familia, que es la verdadera causa de la opresión sicológica, económica y política. ‘Mamá’ es una institución sin la cual el sistema se destruiría. Entonces ‘mamá’ debe ser destruida para ser sustituida por una ‘feminista socialista’ que acabaría con la explotación capitalista.

Una punta de lanza para promover la destrucción de la familia según el Plan de Dios es la ONG denominada Católicas por el derecho a decidir (CDD) que utiliza engañosamente el nombre de católicas. La fundadora de estas pseudo católicas, la ex monja, Frances Kissling, manifiesta que su ambición personal es oponerse al papado, y que la organización trabaja en la tradición de los teólogos de la liberación. CDD promueve al interior de la Iglesia Católica la disidencia teológica, con extrañas posturas que antes que teología son una incitación a la lujuria, una anti teología ya que la verdadera teología promueve la virtud.

En una definición falaz y tramposa Catholics for Choice fundada en 1973, afirma ser la voz de los católicos que creen que la tradición católica apoya el derecho moral y legal de una mujer para seguir su conciencia en cuanto a lo relacionado con la sexualidad y la salud reproductiva.

Según la revista especializada The Chronicle of Philanthropy, las CDD sostienen sus campañas con un presupuesto de millones de dólares anuales, provenientes de la pornografía como es el caso de Playboy Foundation o de grupos que proponen el control de la población, derechos de los homosexuales, desarme unilateral y pacifismo, ambientalismo, y leyes que buscan la legalización de la mariguana, entre decenas de patrocinadores están las fundaciones McArthur, Ford, y multimillonarios como Feeney Chuck y George Soros, amén de las multinacionales Google, Microsoft y otras que proveen de abultados cheques a la anti Iglesia y organizaciones similares.

Los pro aborto, para lograr sus perversos fines utilizan cifras abultadas y falaces de abortos, así como la violencia intrafamiliar y el machismo. De acuerdo a las declaraciones de la señora Michelle Bachelet, ex Presidente socialista de Chile y actualmente titular de la nueva agencia de Naciones Unidas, denominada ONU Mujer, esta agencia cubrirá un proyecto de la ONG mexicana "Católicas por el derecho a decidir", que liderará una red nacional de medio centenar de organizaciones para abordar los casos de feminicidio.

No hay enemigo más destructor que el que se encuentra en el propio campo. El Siervo de Dios Papa Paulo VI llamó auto-destrucción a esa labor desplegada desde el interior de la propia Iglesia, mediante movimientos subversivos cuyo propósito es causar daños ad intra, así, no pocas veces las integrantes de CDD, junto a Somos Iglesia y movimientos apóstatas análogos, con la estrategia del divide y vencerás desparraman su veneno desde puestos relevantes pastorales de las estructuras eclesiales, promoviendo el anti evangelio de la confusión y la división, dedicándose a sembrar cizaña y discordia entre los católicos fieles, para convertir los delitos en derechos. Una voz que no es de Dios, sino que parece ser vox diabolo.

Leer más...

domingo, 15 de abril de 2012

El matrimonio homosexual o la politización de la naturaleza, por Roberto Esteban Duque

Artículo del profesor Roberto Esteban Duque en la revista ConoZe.com

La intención del reconocimiento legal del matrimonio homosexual (demandado ahora por el primer ministro David Cameron en Gran Bretaña) es un hecho político que busca eliminar la identidad del verdadero matrimonio, una consecuencia de la politización que se ha hecho de la naturaleza humana con el fin de modificarla y refundarla desde la legislación. Hay que decirlo desde el principio: nunca hubo normativa alguna, en ninguna cultura, que pretendiese reconocer las uniones homosexuales como verdadero matrimonio.

La nihilista revolución francesa ya no tomó como base del orden humano la naturaleza humana, conforme a la idea de un orden natural, sino según el nuevo orden constitucional: el hombre como cuestión de derechos, modificable hasta la descomposición. Es moderno –sostenía Nicolás Gómez Dávila– lo que sea producto de un acto inicial de soberbia, lo que parezca permitirnos eludir la condición humana.

La Iglesia católica británica ha pulsado ya el botón de alarma ante el proyecto del gobierno británico de legalizar el matrimonio homosexual. Según el cardenal Keith O´Brien, se trata de «una grotesca subversión de un derecho humano universalmente aceptado», afirmando, asimismo, que «ningún gobierno tiene la autoridad moral para desmantelar la definición universalmente reconocida del matrimonio».

El matrimonio homosexual es un contrasentido, un error conceptual, una incoherencia de dos principios que se contraponen de un modo inaceptable, una manipulación, una mentira y una injusticia, en cuanto no respeta la gramática del lenguaje corporal entre un hombre y una mujer. No se trata de rechazar un conflicto, sino de negarlo, declarando abiertamente su falta de existencia: no existe el matrimonio homosexual. Someter la naturaleza, en lugar de reconocerla, modificar el lenguaje del amor tendrá como resultado contradecir una noción universalmente admitida, que no ha perdido ninguna vigencia.

Pero es que, además, no puede decidir la legislación el matrimonio, fundado en el sólo afecto y la satisfacción personal, en la libertad y la cultura, en el deseo como la categoría que lleva a la unión o la rápida separación. El reconocimiento del matrimonio homosexual y su equiparación con la familia es una injusticia cometida por el legislador, que no puede conceder a los homosexuales los derechos reservados a los esposos.

En su Alocución al Tribunal de la Rota Romana (21-I-1999), el Papa Juan Pablo II afirmó la incongruencia de pretender atribuir una realidad conyugal a la unión entre personas del mismo sexo. Se opone a esto, ante todo, «la imposibilidad objetiva de hacer fructificar el matrimonio mediante la transmisión de la vida, según el proyecto inscrito por Dios en la estructura del ser humano», y se opone igualmente, «la ausencia de los presupuestos para la complementariedad interpersonal querida por el Creador, tanto en el plano físico-biológico, entre el varón y la mujer». La idea de equiparar las relaciones homosexuales con el matrimonio en lo relativo a sus consecuencias jurídicas significaría tanto como tratar «igualmente» lo desigual, lo cual va contra el propio principio de igualdad.

Tratar a los homosexuales con igualdad significa tratarlos de manera diferente que a los esposos, porque son dos realidades distintas.

Es una obviedad –que brota de la misma constitución somática y psíquica del ser humano– la alteridad hombre-mujer en orden a una vida sexual específicamente humana. La sexualidad es el fecundo lenguaje corporal del amor entre un hombre y una mujer, y tiene su lugar propio en el matrimonio, único «lugar digno» para traer al mundo un ser humano, como afirmara hace unos días Benedicto XVI.

Ya percibía con perspicacia E. Fromm que la polaridad sexual ensayaba desvanecerse, y con ella el amor erótico, fundado en dicha polaridad. Hombres y mujeres quieren ser idénticos, no iguales como polos opuestos. Según Fromm, la desviación homosexual es un fracaso en el logro de la unión polarizada, y por eso el homosexual sufre el dolor de la «separatidad» nunca resuelta; fracaso, sin embargo, que comparte con el heterosexual corriente que no puede amar.

En este horizonte, la homosexualidad se presenta como algo extraño a la naturaleza. Nadie podrá discutir que las relaciones sexuales son estériles, siendo así que en el plano biológico la sexualidad adquiere su primer sentido en la reproducción. Asimismo, la estructura del cuerpo humano no permite una verdadera unión amorosa entre dos cuerpos del mismo sexo. El intento de someter la realidad a la ideología sólo será causa de sufrimientos.

La legislación no podrá nunca destruir la naturaleza, puesto que el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer, ordenada a la procreación y educación de los hijos. Ningún parlamento tiene poder alguno sobre la realidad. Los homosexuales no pueden casarse porque no está en su poder hacerlo: no se puede hacer depender lo verdadero y lo falso, el bien y el mal, de las diferentes pulsiones, de la voluntad o de los deseos de las personas.

Nadie podrá discutir tampoco la esencial contribución al bien común de la familia, una contribución que los homosexuales no están en condiciones de ofrecer. Exigir prestaciones sin dar nada a cambio es algo esencialmente injusto.

Es la familia quien asegura, gracias a los hijos, el futuro incluso de las pensiones, ofreciendo una notable seguridad a sus miembros y siendo, asimismo, el lugar donde se mantiene viva la identidad de un pueblo. El mismo Estado se encuentra obligado a reconocer a la familia como célula auténtica de la sociedad, ya que no existe otra forma de vida capaz de prestar su contribución al bien común en la misma medida. Matrimonio y familia se encuentran en una mejor situación que cualquier otra fórmula de convivencia alternativa, no en razón de privilegios políticos o infundados sino precisamente en virtud de su inestimable aportación al bien de la comunidad.

Los homosexuales deberán tener todos los derechos como los demás ciudadanos, pero no por su homosexualidad, sino al margen de ella. No está en los homosexuales el poder casarse. Ninguna ley podrá hacer de una relación homosexual un matrimonio sin pervertir, al mismo tiempo, las leyes de la naturaleza en la asunción de un falso derecho a la autodeterminación.

Leer más...

sábado, 14 de abril de 2012

Controversia por declaraciones de Arzobispo sobre despenalización de drogas

BOGOTÁ, 13 Abr. 12 / 05:50 pm (ACI).- El Arzobispo de Bogotá y Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), Mons. Rubén Salazar, causó polémica al declarar esta semana en una radio local que en el tema de las drogas "como Iglesia no nos oponemos a la despenalización, pero sí tendríamos ciertos reparos frente a la legalización".

El 10 de abril Mons. Salazar sorprendió a la audiencia con sus declaraciones a la radio La FM en el marco de la Cumbre de las Américas que se realizará este fin de semana en Cartagena, y donde se prevé que los presidentes discutirán el tema de las drogas. "Hay una gran diferencia entre despenalizar y legalizar. Y yo pienso que nosotros como Iglesia no nos oponemos a la despenalización, pero sí tendríamos ciertos reparos frente a la legalización", afirmó Mons. Salazar sin especificar si se refería al consumo o a la comercialización.

El Presidente de la CEC dijo que "despenalizar significa que a la persona que comete ese acto no se le penaliza por lo que hace. En cambio legalizar significa declarar que su acto es legal y que está de acuerdo a las leyes y por tanto puede convertirse prácticamente en un derecho. Es un poquito una discusión moral, ética que tiene una gran importancia". Para el Prelado es importante que este tema se debata en la Cumbre de las Américas. Indicó que el problema de las drogas exige considerar varios aspectos que deben ser debatidos "sin sentar posiciones absolutamente definidas".

El también Arzobispo de Bogotá dijo que la política antidrogas "no ha dado resultados". "Lo único que hemos tenido ha sido la formación de estas bandas criminales de narcotraficantes" que han contribuido a la violencia, afirmó. "Además nosotros lo sabemos muy bien: la prohibición no reprime el consumo (…) por lo tanto hay que revisar esa política", añadió.

Durante el diálogo radial, los entrevistadores se refirieron a las leyes holandesas que permiten el consumo de drogas. Mons. Salazar dijo que se debe "estudiar toda la manera de manejar el problema de las drogas, el problema del consumo". "Las políticas holandesas y de Portugal, también de otros países europeos, están empezando a dar resultados en el sentido de una verdadera concientización, educación y ayuda a las personas drogadictas. En Colombia desafortunadamente nosotros no tenemos todavía esa conciencia clara de que hay que educar. En Colombia más bien desafortunadamente deseducamos, deformamos", para evitar que los jóvenes caigan en el extremo de la droga, afirmó. El Presidente de la CEC señaló que "el consumo está destruyendo a la juventud e incluso a la niñez en muchos barrios de nuestra ciudad y de nuestro país".

Con respecto a las bandas de narcotraficantes, dijo que "indudablemente obtienen unas ganancias increíbles precisamente por la prohibición del consumo y por toda esta problemática cómo se ha venido tratando hasta este momento". "Si las leyes cambian, si se llega verdaderamente a una regularización del tráfico, de la venta, etc.; así como pasó con el alcohol, con el tabaco y como pasó con tantas otras cosas que afectan la vida de las personas. Yo pienso que el debate de la droga tiene que situarse en ese contexto muchísimo más amplio y por tanto tener en cuenta muchos de estos aspectos", afirmó.

La droga no se combate con la droga

El 20 de octubre de 2000 el Papa Juan Pablo II dirigió un discurso a los miembros de la Comunidad Encuentro en el que recordó que "la Iglesia ha declarado repetidamente que drogarse no es nunca una solución". La Iglesia "quiere reafirmar con fuerza esta convicción frente a algunas opiniones que promueven la liberalización de las sustancias estupefacientes o, por lo menos, su licitud parcial, considerando que el libre acceso a estas sustancias contribuye a limitar o reducir el daño a las personas y a la sociedad", expresó.

El ahora Beato señaló que los testimonios han demostrado que el drogadicto busca fugar "de sí mismo y de la realidad. La droga es con frecuencia la consecuencia del vacío interior: es rechazo, renuncia y pérdida de la orientación, que a menudo lleva a la desesperación". "Por eso, la droga no se vence con la droga; es necesaria una amplia acción de prevención, que sustituya la cultura de la muerte con la cultura de la vida. Es preciso ofrecer a los jóvenes y a las familias razones concretas para comprometerse y sostenerlos de forma eficaz en sus dificultades diarias", señaló.

Asimismo, Benedicto XVI afirmó en 2010 ante la Asamblea Especial para Oriente Medio del Sínodo de los Obispos, que la droga es un "poder que como una bestia feroz extiende sus manos sobre todos los lugares de la tierra y destruye: es una divinidad, pero una divinidad falsa, que debe caer".

La entrevista completa de Mons. Salazar con La FM está enhttp://www.lafm.com.co/audios/colombia/10-04-12/pte-conferencia-episcopal-mons-1092

El discurso del Papa Benedicto XVI a la Comunidad de la Hacienda de la Esperanza (Brasil), sobre el problema de las drogas, está en http://www.vatican.va/holy_father/benedict_xvi/speeches/2007/may/documents/hf_ben-xvi_spe_20070512_fazenda-brazil_sp.html

Leer más...

miércoles, 11 de abril de 2012

I Congreso Pro-vida en Medellín

¿Quieres aprender a defender la vida desde la concepción hasta la muerte natural, con argumentos sólidos y contundentes desde el punto de vista científico, psicológico, legal y religioso?

No te pierdas el I Congreso Pro Vida de Lazos de Amor Mariano, el cual se llevará a cabo el próximo 22 de abril en la ciudad de Medellín.

Tendremos invitados muy especiales como: Monseñor Juan Vicente Córdoba, Secretario de la Conferencia Episcopal Colombiana; Danelia Cardona, Psiquiatra; Nubia Posada, Científica; Gloria Naranjo, Politóloga y Wilson Tamayo, nuestro Sub-Director general.

Lugar: Colegio Palermo de San José en el Poblado. Medellín.

Hora: de 8:00 am a 6:00pm

Donación: $10.000 – $5.000

Para mayor información: 581 09 01 / 301 438 00 45, provida.medellin@lazosdeamormariano.net y www.lazosdeamormariano.net. 

¡¡¡Consigue tu boleta ahora mismo!!!

http://provida.lazosdeamormariano.net/2012/03/solo-faltas-tu-te-esperamos.html

Leer más...

martes, 10 de abril de 2012

Monseñor Rubén Salazar habla de “despenalizar la droga”

Antes que nada, quisiera mostrar el cubrimiento de dos medios a una misma noticia.
image

imageDado que tampoco quiero meterme a crear más controversia sobre la información, me limitaré a colgar aquí el audio de la entrevista para que ustedes mismos escuchen las palabras de Monseñor Salazar.
Sólo un par de comentarios: A pesar de que Monseñor diga que “nosotros vamos por la despenalización”, refiriéndose a la Iglesia, parece ser que está lejos de ser una propuesta definitiva por parte del episcopado, sino que aún falta la discusión dentro de la CEC para la presentación de una investigación y propuesta, como prometió Monseñor. Por otro lado, dudo de la utilidad de diferenciar entre “despenalización” y “legalización”, cuando la Corte Constitucional acaba de inventar el “derecho fundamental al aborto” deduciéndolo de su “despenalización.”
Leer más...

miércoles, 4 de abril de 2012

“Retomemos” y la educación sexual infantil: No sabemos lo que viene detrás

¿Qué tienen que ver la cartilla “Retomemos”, la International Planned Parenthood Federation y una Corte en Brasil? Puede sonar extraño, pero a pesar de su distancia, tres realidades distintas hacen parte de un movimiento global por la legalización de la pederastia.

La cartilla “Retomemos” no es nada que no conozcamos ya, pues hace parte de todo un paradigma en la educación sexual que desde hace varios años se ha vuelto absolutamente hegemónica en la educación pública: instructivos para “gozar”, “disfrutar” la sexualidad en forma “segura” y “responsable”. Un enfoque que parte del supuesto de que los jóvenes ya son sexualmente activos, y por tanto no queda más que “encauzar”, “orientar” esa vida sexual hacia la prevención del embarazo y de las enfermedades de transmisión sexual. Sin embargo, lo que quedó en evidencia luego del escándalo alrededor de la cartilla, es que tales programas de “prevención”, en realidad inducen un comportamiento que no es generalizado en lo jóvenes de esa edad. Cito un estudio del 2004 realizado por investigadores de la Universidad de los Andes:

Consistentemente con los resultados de estudios como los de Kinsman y colaboradores (1998) se encontró que otro factor que explica la actividad sexual de los adolescentes, es la percepción que tienen sobre la cantidad de amigos de su edad que ya han comenzado a tener relaciones sexuales. Estos resultados confirman lo que plantean Small y Luster (1994) acerca de que si el adolescente percibe que la "mayoría" o "muchos" de los jóvenes de su edad han empezado a tener relaciones sexuales, puede llegar a creer que este es un comportamiento "esperado" o "deseable" para su edad. Esta creencia de que "la mayor parte" de los jóvenes tiene actividad sexual puede ser un factor que motiva a los adolescentes, que no han tenido relaciones genitales, a creer que hacen parte de una minoría y que, por lo tanto, deben preocuparse por satisfacer aquello que perciben como "norma de pares".

Lo anterior nos lleva a hacer un llamado de atención a los padres de familia, a los educadores y a los medios de comunicación masiva, sobre el cuidado que deben tener cuando hacen referencia a la actividad sexual de los adolescentes. Muchos de los mensajes que provienen de estas fuentes de información transmiten la idea de que actualmente "la mayoría" o "una alta proporción" de los jóvenes tienen relaciones sexuales.

Los datos de este estudio, al igual que los de estudios previos realizados por el mismo grupo de investigación, revelan que sólo alrededor de un 31% de los adolescentes entre los 12 y los 18 años ha tenido relaciones sexuales penetrativas. Estos resultados son muy importantes en tanto debe considerarse que la información que le llega al público en general, es que la proporción de adolescentes que ya ha iniciado su vida sexual es mucho más alta.

Los padres pueden contribuir a esta tarea proporcionando a sus hijos elementos que les ayuden a interpretar adecuadamente la información ambigua que pueden trasmitirle sus amigos y los medios de comunicación sobre las relaciones sexuales. Las instituciones educativas y los padres, pueden aunar esfuerzos para fomentar en el/a adolescente una postura crítica que le permita poner en duda o cuestionar lo que se da por hecho.

Pues bien, recientemente, durante la Comisión sobre Población y Desarrollo en las Naciones Unidas, la International Planned Parenthood Federation, el mayor proveedor de abortos del mundo, presentó un documento en que abogaba por presionar a los gobiernos para la eliminación de normas de consentimiento parental, aduciendo que:

1. Creemos que los jóvenes tienen el derecho de decidir en aspectos concernientes a su salud sexual y reproductiva acorde con su capacidad evolutiva, no su edad.
(...)
4. Creemos que ningún joven debería ser forzado por la ley a revelar su actividad sexual a nadie, incluidos padres o tutores.
5. Creemos que las leyes de consentimiento y notificación parental deben ser abolidas.

Según recoge el semanario Friday Fax, la Comisión sobre Población y Desarrollo estaría considerando el reconocimiento de derechos sexuales y reproductivos para niños de diez años (Recordemos que el Secretario de Educación de Bogotá habló de educación sexual “desde el grado cero”):

La Comisión de Población y Desarrollo de las Naciones Unidas está considerando «la salud y los derechos sexuales y reproductivos» para los niños de sólo diez años.
Hasta el secretario general Ban Ki-Moon está de acuerdo con esto. En una declaración publicada recientemente dijo: «Los jóvenes, al igual que todas las personas, participan del derecho humano a la salud, que incluye la salud sexual y reproductiva».
En la actualidad, el derecho internacional no reconoce un «derecho» a la salud sexual y reproductiva, y, ciertamente, no lo contempla en el caso de menores. Pero tan sólo el año pasado, el Relator Especial de la ONU para la Salud, Anand Grover, desató una significativa polémica cuando afirmó que existe un «derecho» a la salud sexual y reproductiva y, además, intentó definir ese derecho incluyendo en él el acceso al aborto, a la anticoncepción y a la educación sexual.
(…)
En su declaración oficial, la IPPF afirma: «las leyes que restringen el acceso de los jóvenes a los servicios de salud sexual y reproductiva, que incluyen las leyes de consentimiento conyugal o de los padres» deben ser eliminadas o debe evitarse que se implementen. Ipas va aún más lejos  y argumenta que los jóvenes deberían ser considerados actores independientes, libres de cualquier obstáculo que ignore su propia «capacidad para tomar decisiones informadas». Su principal objetivo en esta conferencia será marginar la participación de los padres y alentar a los países que apoyan su postura para que ejerzan mayor presión que favorezca la clase de lenguaje que el Secretario General ha estado ya proponiendo.

Detrás de todo este movimiento en favor de promover la actividad sexual en los jóvenes, y del reconocimiento de su “autonomía sexual y reproductiva” y su “capacidad de consentimiento”, existe una transformación legal que para los menores de edad representa más pérdida que ganancia, pues como bien hacía notar Wendy Wright en el blog de Turtle Bay and Beyond:

Mientras la ONU considera crear “derechos reproductivos” para niños de 10 años, una corte en Brasil muestra lo que esto puede significar.

Los adultos pueden violar niñas o niños con total impunidad.

Esto no les garantizará derechos a los niños, sino a los abusadores que son perversamente, sexualmente atraídos por los niños.

LifeSiteNews reporta que una Corte Federal de apelaciones en Brasil ha absuelto a un pederasta aduciendo que sus tres víctimas de 12 años de edad habían sido prostituidas.

Dado que las niñas habían sido vendidas para actos sexuales, la corte considera que “las víctimas estaban lejos de ser inocentes.”

El tribunal de primera instancia ha decidido, “Las pruebas ofrecidas durante los procedimientos demostraron, abrumadoramente, que las víctimas, en ese momento, lamentablemente, estaban ya lejos de ser inocentes, ingenuas ignorantes y desinformadas respecto al sexo.”

Así, dado que hombres habían robado la inocencia de las niñas utilizándolas sexualmente, ellas además perdieron la protección que merecían por ser menores. Los menores, a los ojos de la ley, carecen de la capacidad de consentir en tanto que no son lo suficientemente maduros para tomar ciertas decisiones. Esto tiene la intención de protegerlos de los adultos quienes pueden abusar de ellos en miles de formas – a partir de cosas mundanas como aprovecharse de ellos a través de contratos financieros para actos con profundas consecuencias, como el sexo.

En efecto, la campaña por reducir la edad mínima de consentimiento para las relaciones sexuales, más que proteger los derechos de los menores, llevaría a una revisión obligada de las leyes contra la pederastia. Como bien resaltó Pío Moa en su antiguo blog en Libertad Digital:

Otro aspecto, que aquí interesa directamente, es la promoción alcahueteril de las relaciones sexuales a edades cada vez más bajas, creando entre los niños ambiente propicio a ellas y de rechazo del pudor. Porque el progresismo pinta tales cosas como una "liberación", un "progreso" (¿cómo no van a ser un progreso, si se oponen a la enseñanza tradicional cristiana?). En esa alcahuetería están enfrascados el Gobierno colaborador, no por casualidad, de la ETA, de las dictaduras y del aborto, y una multitud de periodistas y "educadores", y es por sí sola una forma de pederastia y corrupción de menores. Ahora bien, si estos adultos promueven activamente la relación sexual entre individuos de edad muy baja, ¿por qué no hacer lo mismo entre esos niños y los adultos que les "instruyen" y que, naturalmente, son más expertos y hasta, podrían decir en su demagogia, más responsables? Desde el punto de vista progre no hay absolutamente ningún argumento en contra. Simplemente, esos políticos y "educadores", aun si muchos de ellos no practican la pederastia, están creando el ambiente propicio para que esta cunda al máximo. No la defienden abiertamente –todavía no, porque entienden que el rechazo social sigue siendo demasiado fuerte, los "tabúes" cristianos no se erradican de la noche a la mañana–, pero todo se andará: sin decirlo, crean la atmósfera propicia para su desarrollo. Un desarrollo que vemos a diario, como el de tantos otros registros de degradación moral.

No hago asociaciones imaginarias, o especulaciones respecto de lo que mueve estas campañas. El portal de noticias Forum Libertas recoge en un par de artículos ( “Solo el homosexualismo político defiende la ‘iniciación sexual’ de menores por adultos” y “Una gran parte de la cultura pedófila encuentra su encaje en la homosexual”) una buena lista de los movimientos que han intentado la legalización de la pederastia y cómo han acampado dentro de las organizaciones del lobby homosexual, y otras hijas de la revolución sexual.

Termino con una frase de Pío Moa que bien da cuenta de lo que envuelven estos programas de educación sexual:

Si unos chicos de doce años, pongamos por caso, pueden tener relaciones sexuales entre ellos, ¿por qué no iban a tenerlos con personas mayores? Esto antes se llamaba corrupción de menores, pero la corrupción se está convirtiendo en una virtud fomentada desde ciertas instituciones.

Leer más...

martes, 3 de abril de 2012

Procuraduría solicita a Corte Constitucional anular fallo que inventó “derecho fundamental al aborto”

BOGOTÁ, 03 Abr. 12 / 07:01 am (ACI/EWTN Noticias).- La Procuraduría General de la Nación (PGN) solicitó a la Sala Plena de la Corte Constitucional declarar nula una sentencia a favor del aborto de una menor de edad porque se habría violado el debido proceso al desconocerse la jurisprudencia constitucional existente en el país.

En su boletín 322 del 31 de marzo, el Ministerio Público se refirió a la sentencia de revisión de tutela T-841 de 2011, "proferida por la Sala Octava de Revisión de la Corte, a través de la cual se revocó una decisión judicial de única instancia" que negó la solicitud de una mujer para que se practicara un aborto a su hija menor de edad. En su comunicado, la PGN pidió la nulidad "pues se había incurrido en una grave y ostensible violación al debido proceso" al cambiarse y desconocerse "la jurisprudencia constitucional sobre la carencia actual de objeto" –el no nacido-, ya que la menor dio a luz antes que la sala de la Corte dictara su sentencia y por tanto ya no tenía sentido fallar a favor de un aborto.

Asimismo, indicó que la Empresa Prestadora de Salud (EPS) condenada por no practicar el aborto, "informó a la Procuraduría que también interpuso una solicitud de nulidad ante la Corte Constitucional". "Como fundamento de su solicitud, la EPS principalmente reprochó haber sido condenada a pagar unos daños no probados y en un proceso de revisión del que no hizo parte, así como el que se le haya hecho responsable de una supuesta omisión con respecto a un servicio médico que no tenía el respaldo de un certificado médico afiliado a alguna de sus IPS (Institución Prestadora de Salud) y que, en todo caso, no le corresponde prestar a una EPS", indicó.

Además, indicó que según la EPS "en la historia clínica de la niña (…) hay una nota donde explícitamente se señala que el embarazo fue aceptado por la niña, su novio, y sus padres y que querían tener al niño"; y que los adolescentes manifestaron "que fue la IPS […] quien, falsamente, dijo a la niña que su bebé tenía malformaciones y podía nacer en cualquier momento, causándole angustia y preocupación". Asimismo, la PGN advirtió que en el fallo de la Sala Octava de Revisión se han dictado órdenes al Consejo Superior de la Judicatura y a la Superintendencia Nacional de Salud, entre otros, para que "se advierta a todas las EPS e IPS del país que todas las solicitudes de aborto deben responderse, atenderse y/o refrendarse en un término máximo de cinco días" y que no hay una regla general que impida el aborto "después de cierto tiempo de gestación".

La sentencia además pretende que las sentencias de la Corte Constitucional no puedan ser investigadas, y que las instituciones de salud no puedan dar información a la Fiscalía o a la Procuraduría sobre las solicitudes de aborto.

Estrategia abortista

Una fuente pro-vida informó a ACI Prensa que el fallo de la Sala Octava de Revisión de la Corte forma parte de una estrategia de los grupos abortistas para despenalizar el aborto en Colombia. "Todo esto en su afán por reiterar que el aborto supuestamente es ‘un derecho fundamental’", advirtió. Indicó que con este fallo buscan "sentar una nueva regla" que vaya más allá de "decir que en Colombia el aborto se puede hacer en los nueve meses de embarazo y que nadie puede fijar un límite".

En ese sentido, denunció a la ONG Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres. Dijo que a esta organización pertenece "la institución que le dijo a la niña que su vida corría peligro por el embarazo y le dio los ‘certificados médicos necesarios’; y que incluso puso la abogada que llevó el caso a la Corte. Sin embargo, afirmó que en Colombia los pro-vida seguirán "dando la batalla contra la poderosa industria abortistas" y este nuevo "litigio estratégico".

El comunicado completo de la PGN está en: http://www.procuraduria.gov.co/portal/Procuraduria-General_de_la_Nacion_solicit__nulidad_contra_sentencia_de_la_Corte_Constitucional_sobre_un_caso_de_aborto.news

Leer más...

lunes, 2 de abril de 2012

Dossier sobre Eutanasia

Publico una serie de artículos académicos respecto del tema de la Eutanasia:

  • La eutanasia de niños en Holanda: ¿El final de un plano inclinado? [Ficha] [PDF]
    José Manuel Moreno Villares y María José Galiano Segovia. En Cuadernos de Bioética, Vol. 16, Núm. 58 (2005).  Asociación Española de Bioética y Ética Médica. pp. 345-356

    La Sociedad Holandesa de Pediatría acaba de aceptar la eutanasia en recién nacidos con una calidad de vida muy pobre, en circunstancias excepcionales y bajo condiciones muy estrictas, siguiendo la línea establecida por los doctores Eduard Vergahen y Peter Sauer, de la Universidad de Groningen. Estos autores publicaron recientemente en New England Journal of Medicine el protocolo en el que explican los distintos pasos para llevar esta práctica a cabo con el consentimiento de los padres de los niños. Los requerimientos son muy sencillos: un sufrimiento incontrolable y desesperado, un diagnóstico y un pronóstico ciertos, la confirmación por otro médico, el consentimiento de los padres y que se trate de una práctica médica aceptada.Inevitablemente estas consideraciones llevan a un peligroso plano inclinado. Los argumentos que manejan estos autores son extremadamente simplistas y están basados en un criterio utilitarista que considera el sufrimiento como el mayor de los males posibles.
    El tratamiento del dolor y del sufrimiento es un deber ineludible de cualquier médico. Hay suficientes estudios a lo largo de los últimos 15 años que demuestran
    que se puede administrar a los recién nacidos y lactantes anestesia y sedación de una forma segura, siempre que se realice ajustando adecuadamente las dosis a la edad y a la situación clínica. Además, el desarrollo de los Cuidados paliativos ha permitido mejorar la calidad de vida, mantener la dignidad y disminuir el sufrimiento de niños gravemente enfermos y también en sus familiares de acuerdo con sus valores, educación y creencias. Causar directamente la muerte mediante la administración de dosis letales de fármacos es una práctica éticamente inaceptable. Parece necesario tener una gran precaución y sensibilidad ante iniciativas como el protocolo de Groningen.
  • Razones para no legalizar la eutanasia. [Ficha] [PDF]
    María Teresa García Quintanal. En Revista Etbio Año 1 Núm. 1 (2011) Colegio de Profesionistas Posgraduados en Bioética de México A.C.

    Definición y argumentos en contra de la posibilidad de legislar sobre la Eutanasia, ejemplificando lo absurdo de la propuesta. Explicación de cómo la propuesta implica una visión utilitarista de la persona humana, y de cómo, el sólo considerar la legitimidad del término deshumaniza al hombre.
  • ¿Se puede dar sentido al dolor? Una aproximación filosófica. [Ficha] [PDF]
    Norma A. Castañeda. En Revista Etbio Año 1 Núm. 1 (2011) Colegio de Profesionistas Posgraduados en Bioética de México A.C.

    Ya decía Gabriel Marcel que el hombre  es un “misterio”, especialmente cuando se encuentra padeciendo. Generalmente hasta que experimentamos un dolor específico, sea de orden físico o moral, nos interesamos en esa cruda realidad. Nuestra condición humana de seres limitados por la materia, el tiempo y el espacio, respecto a la cual Santo Tomás de Aquino señalaba que nuestra condición corpórea corresponde a la ‘materia signata quantitatae’, una materia determinada cuantitativamente. Dicha condición implica el ser susceptibles al dolor, y como mencionaba Aristóteles, las afecciones no son del cuerpo sino del compuesto. Cuando tengo jaqueca no voy a resolver adecuadamente un examen o dar una estupenda cátedra. En sentido metafísico el dolor es una clase de mal, y el mal es privación, ausencia de un bien debido. Si se tiene una enfermedad, se carece de un bien debido que es la salud. El problema real no es la constatación de que todos los hombres sufrimos de una manera u otra sino acerca del sentido que puede dársele a éste.
  • El suicidio asistido por el médico. [Ficha] [PDF]
    Carlos Javier Regazzoni. En Persona y Bioética; No. 11-12 (2000). Universidad de la Sabana.

    El tema de la eutanasia no es solo médico; su aprobación es un hecho en algunos sitios, y encuentra cierta aceptación pública; predomina en pacientes con cáncer y deprimidos. Frecuentemente no se cumplen los requisitos legales mínimos y su uso se extiende a niños y enfermos psiquiátricos. Los argumentos para legalizar la eutanasia son: la autonomía del individuo y el suicidio como último remedio ante el dolor. La eutanasia es un alarde de autonomía, pero desvía la misión del médico y se defiende por cuestiones ideológicas. Lo segundo es médicamente incorrecto; el manejo del dolor es inadecuado por desconocimiento, y la medicina de cuidados paliativos propone alternativas más humanas. La pregunta de fondo es: ¿Para qué sufrir? Ante el que sufre, la respuesta debe ser el amor. Datos experimentales vinculan pobreza, soledad, desempleo, depresión y suicidio. Hay intereses comerciales, y si se relativiza la dignidad de una vida, se relativiza la de todas.En el paciente terminal, el médico debería tratar el alma junto con el cuerpo; nuestras decisiones son cada vez más tecnológicas y menos humanas, y responden a cánones administrativos y no existenciales, con la consecuente deshumanización.

  • La eutanasia: El debate actual [Ficha] [PDF]
    Amparo Vélez Ramirez. En Persona y Bioética; No. 6 (1999). Universidad de la Sabana.

    El debate sobre la Eutanasia es álgido en gran parte del mundo. Son muchos los argumentos a favor y en contra y también son variadas las legislaciones que apoyan esta práctica o la castigan. En las siguientes notas se va a tratar de perfilar la argumentación que sustenta una y otra posición a la par que, someramente, se enunciaran algunos debates sobre las diversas legislaciones. El derecho a la autonomía, la necesidad de separar la decisión a favor de la eutanasia de los principios religiosos, la calidad de vida y el altruismo hacia el enfermo son algunos de los argumentos en pro. La dignidad de la persona y la inviolabilidad de vida humana están en contra de esta práctica.

  • Derecho a una muerte digna [Ficha] [PDF]
    Guillermo Ochoa Millán. En Persona y Bioética; No. 1 (1997). Universidad de la Sabana.

    Este trabajo hace referencia al cuidado del paciente terminal, que comprende la atención psicosocial, los cuidados específicos del paciente terminal, y la organización de los cuidados continuados en el domicilio, y en centros especializados.  Tales constituyen una alternativa a la eutanasia, la cual es considerada por el autor como un homicidio. Hace además referencia a la problemática que con relación a los médicos puede generar su aprobación.

  • La eutanasia: Expresión de la cultura de la muerte [Ficha] [PDF]
    Amparo Vélez Ramírez. En Persona y Bioética; No. 5 (1999). Universidad de la Sabana.

    En el texto titulado: La eutanasia como expresión del hedonismo social, la Dra. Amparo Vélez avanza en la consideración de la presión por la “muerte dulce” como una característica de la cultura de la muerte, propia de la sociedad actual y en tal sentido interpreta la proliferación de los testamentos vitales y los moritorios. Presentan el debate que tiene lugar entre los argumentos a favor y en contra de la eutanasia. No se detiene en las disquisiciones filosóficas y lingüísticas que sostienen partidarios o los opositores de esta práctica. Más bien, quiere dejar planteada una hipótesis sociocultural, relacionada con una tendencia proclive de la sociedad actual frente a la eutanasia.

  • Defensa piadosa de la vida [Ficha] [PDF]
    David Mejía Velilla. En Persona y Bioética; No. 2 (1998). Universidad de la Sabana.

    En virtud del pluralismo ideológico exigido por la preservación de la autonomía personal y de la libertad que proclama la constitución de 1991, la Corte Suprema de Justicia ha expedido la sentencia No C-239/97, la cual quita el carácter delictivo al homicidio piadoso causado por la compalcencia de la víctima en casos de enfermedad terminal.En este trabajo se quiere mostrar que dicha sentencia no respeta el pluralismo jurídico ya que es violatorio de principio del derecho humano más fundamental y pareciera querer estar en riesgo de inconstitucionalidad al aceptar que la tradición jurídica colombiana se ha asentado en el evangelio. Llama la atención sobre el riesgo que representa tal doctrina ya que la providencias que emanan los más elevados organismos de Estado revisten un inevitable valor de ejemplaridad ya que el ciudadano tiende a ver en ellas verdaderas normas de conducta.

  • La eutanasia no es un acto médico [Ficha] [PDF]
    Jorge Merchán-Price. En Persona y Bioética; Vol. 12 No. 1 (2008). Universidad de la Sabana.

    En este artículo se exponen los argumentos por los cuales el médico está jurídica y éticamente impedido para matar a sus pacientes. Entre otras razones, los médicos no matan a sus pacientes porque “matar” no es un acto médico terapéutico. No restablece la salud y tampoco preserva la vida. Si el Estado quiere la eutanasia y el suicidio asistido, no hay ninguna razón constitucional que impida realizar el acto eutanásico a los familiares de los pacientes enfermos. Son ellos, y no el médico, quienes deben responder ante la sociedad y ante sus propias conciencias por ello. El artículo, además, revisa de manera clara y precisa la sentencia C-239/97 de la Corte Constitucional, y explica por qué algunos artículos del proyecto de Ley 05/07 del Senado no se ajustan a ella y son, por tanto, inconstitucionales.

  • Muerte, eutanasia y cuidados paliativos [Ficha] [PDF]
    Luis Fernando Giraldo Cadavid. En Persona y Bioética; Vol. 12 No. 2 (2008). Universidad de la Sabana.

    La persona humana posee, en potencia o en acto, una inteligencia capaz de realizar operaciones abstractas; una voluntad capaz de amar el bien, y una libertad que le permite determinar su manera de obrar (o de no obrar). Estas características, inherentes al ser de la persona humana, se derivan de la unidad sustancial que existe entre el alma espiritual y el cuerpo, y la dotan de una dignidad especial que debe reflejarse en la forma como afronta toda su existencia, y como es tratada y respetada por los demás. En efecto, la dignidad de la persona humana le confiere unos derechos y deberes entre los cuales se encuentra, de manera primordial, el respeto incondicionado a la vida humana inocente (tanto propia como ajena). Por este motivo, la muerte del ser humano y el periodo próximo a la misma requieren de un profundo respeto y de un tratamiento acorde con esa dignidad, que le permitan afrontar esta etapa con el máximo decoro e integridad. Mientras que la eutanasia representa una manera de afrontar la muerte que desconoce la inviolabilidad de la vida humana y, por tanto, atenta contra la dignidad de la persona, los cuidados paliativos hoy día cuentan con herramientas muy eficaces para aliviar el sufrimiento y acompañar al ser humano en esta crucial etapa de la vida en consonancia con la dignidad de la que está revestido.

  • Los parámetros de la muerte cerebral desde el punto de vista de la moral católica [Ficha] [PDF]
    Monseñor Ignacio Carrasco de Paula. En Persona y Bioética; No. 11-12 (2000). Universidad de la Sabana.

    Desde que en 1957 Pio XII afirmó que la determinación de la muerte era competencia de médicos especialistas, la Iglesia católica ha seguido con atención el debate sobre la muerte cerebral, especialmente a través de la Pontificia Academia de las Ciencias. De hecho, la muerte cerebral, entendida como un método para el diagnóstico precoz de la condición de cadáver de un sujeto sometido a reanimación, es éticamente aceptable a condición de que los parámetros aprobados sean aplicados con extremo rigor y profesionalidad.

  • Controversias sobre muerte cerebral [Ficha] [PDF]
    Euclides Eslava Gómez. En Persona y Bioética; No. 6 (1999). Universidad de la Sabana.

    Este artículo examina los elementos de la discusión actual sobre la determinación de la muerte y estudia la creciente inquietud sobre la identificación de la muerte  cerebral con la muerte de la persona. Ante todo, se considera el desarrollo de las ideas sobre el diagnóstico de la defunción y compara la muerte cardiopulmonar con las variantes de la muerte cerebral: la muerte cerebral total, la muerte tronco cerebral y la muerte neocortical. De igual modo, distingue los componentes de cada postura y ofrece una clasificación del estado actual de las distintas definiciones de muerte, al revisar las críticas más significativas que cada una de ellas ha recibido. En tercer lugar se estudian las corrientes discrepantes con la muerte cerebral, para examinar las dificultades que se han presentado en el campo médico, que generalmente son consecuencia del descuido de algunos conceptos filosóficos. En concreto, se analizan tres de las críticas más importantes de la muerte cerebral desde 1968: las realizadas por H. Jonas, P. Byrne y J. Seifert. Por último se incide en el debate actual sobre la oportunidad de abandonar la idea de muerte cerebral, comenzando con la declaración del Comité Danés de Ética y estudiando su influjo en autores como S. Youngner, R. Troug o A. Shewmon.

  • Reflexiones sobre la eutanasia [Ficha] [PDF]
    Eduardo Devis-Morales. En Díkaion; No. 6 (1997). Universidad de la Sabana.

    El llamado debate sobre la eutanasia ha conmovido valores humanos, culturales y sociales considerados fundamentales para nuestra civilización, pero de manera especial ha perturbado los principios médicos sostenidos durante cuatro milenios: el valor inconmensurable de la vida humana y la lucha infatigable contra la enfermedad. No puede justificarse matar a un inocente aunque este sea un enfermo grave con una existencia limitada. Los proponentes de la eutanasia han utilizado un exquisito repertorio de eufemismos, muchos de ellos de corte eminentemente visceral: la calidad de vida del enfermo terminal; la libertad de morir a voluntad; la obtención de una muerte sin sufrimiento; la proporcionalidad entre la utilidad, el costo o el posible beneficio de la vida restante, u otros con el fin de apelar a los derechos humanos o a la solidaridad social cuando la cuestión encubre sólo utilitarismo.

Leer más...

Un par de argumentos emotivos en el debate del aborto, por Pato Acevedo

Artículo de Pato Acevedo en su blog en InfoCatólica.

Hace unos días me sumaba a las expresiones de José Luis Widow, sobre el tema del aborto, sobre todo porque los defensores de este crimen horrible no hacen más que insistir en los mismos argumentos trillados, que han sido respondidos tantas veces. Siguen diciendo “queremos que se debata” pero no hacen más que organizar foros donde sólo se expone su posición ¡porque los debates los pierden todos!

Gracias a las ecografías, ya es totalmente evidente que un feto es un ser humano, así que los proponentes del aborto han abandonado el discurso racional, y se han volcado a una estrategia totalmente emotiva: que si eres pro-vida sólo puedes ser machista, que las mujeres son oprimidas por la Iglesia, que a ellos nadie las deja expresarse. Y en medio de esta “auto victimización", gustan de insistir en que, según tal o cual encuesta, la mayoría de las mujeres apoyan el aborto terapéutico.

Primero ¿Alguien puede considerar “una encuesta dice” como un argumento serio? A estas alturas, los profesionales de la estadística deberían, por su propio prestigio, decir algo cada vez que alguien pretende fundarse en “una encuesta” para apoyar su punto ¿Cuál es el universo de la encuesta? ¿Qué pregunta se hizo? ¿Cuándo se aplicó? ¿Fue telefónica, presencial y o secreta? El manoseo del este recurso no ha hecho más que desacreditar el legítimo uso que tiene la disciplina, lo cual es una lástima porque hay mucho que aprender de información bien recopilada.

Pero en segundo lugar, no debemos olvidar que cualquier medida, discurso o política se puede justificar con el recurso a los “casos extremos”.

Por ejemplo, en Chile se derogó la pena de muerte en los ‘90, pero si alguien quisiera reinstaurarla, bastaría con que encargara una encuesta donde se preguntara ¿Estaría Ud de acuerdo con aplicar pena de muerte al que viola y mata a su madre? Estoy seguro que una importante mayoría respondería favorablemente a esa consulta, sólo como una excepción, sólo en ese caso. O la tortura ¿Estaría de acuerdo en torturar al terrorista que se niega a decir dónde y cuándo explotará una bomba? O la castración ¿Estaría de acuerdo con castrar a los pedófilos reincidentes? O el fin del debido proceso ¿Estaría de acuerdo con que a los narcotraficantes no se les dé abogado gratis?

La certeza de una respuesta positiva de la gente a cada una de estas preguntas se explica por la constatación de que nuestra cultura está empapada en el utilitarismo, que mira a conseguir un fin bueno, por cualquier medio disponible. Pero contra este populismo trasnochado de las encuestas, los políticos y legisladores son los llamados a mantener la cordura, y responder claramente “no, nosotros no hacemos eso: el Estado no mata, no tortura, no impone castigos crueles e inhumanos, no permite que se destruya la vida de un niño indefenso.”

No nos engañemos. Al responder así, el Estado admite que algunas bombas estallarán, matando a personas inocentes, porque no quisimos torturar a los terroristas; que algunos violadores vivirán años a expensas del Estado y tal vez escapen para seguir atacando mujeres, porque no quisimos matarlos; o que algunas mujeres sufrirán algunos meses, antes de poder entregar a esos niños en adopción y seguir con su vida.

Pero estos principios están ahí para obligarnos a ir más allá de las limitaciones del momento, y para proteger a todos esos otros casos, donde podremos sentirnos tentados de aplicar la misma solución. Esta no es una mera expresión del miedo de la “pendiente resbalosa", porque lo hemos visto suceder en cada caso en que se legisla en estas materias y además porque los mismos proponentes del mal llamado aborto terapéutico admiten que sólo es un paso más en su lucha.

Hay otro argumento que ha salido estos últimos días y que también es exclusivamente emotivo, por lo que se hace muy difícil de responder desde nuestro punto de vista. Me refiero a los que se preguntan “¿Cómo vamos a encarcelar una niña de 16 años, que quedó embarazada, fue presionada por sus padres, se vio ante un embarazo sin difícil y por eso decidió abortar?”

Uno se pregunta si esta gente se cree que el Derecho Penal se inventó ayer, y en un país extraño. ¡Tonterías! Los jueces se encuentran con situaciones como esa, y no sólo en relación al aborto, cientos de veces cada día, y la ley ha recogido esas situaciones y se ha modificado en consecuencia.

Así, el actuar movido por circunstancias que anulan la libertad (es decir, los mismos casos extremos que ahora se nos quiere decir que exigen una ley especial) es una eximente de responsabilidad penal. Es decir, a la calle, sin problemas. Por otro lado, si no se acredita que la libertad estaba anulada, pero severamente disminuida, entonces se puede rebajar la pena en uno o dos grados, es decir del piso de 3 años y un día bajamos a 61 días de privación de libertad. Si a eso sumamos otras atenuantes, como admitir el delito o no tener antecedentes, la pena se rebaja aún más.

“¡Ah!” nos pueden decir “pero dos meses no es poco tiempo para estar en la cárcel".

Cierto, y enviar a la cárcel a una persona que no ha cometido antes otro delito puede ser muy traumático… que es el motivo por el cual un primerizo de cualquier delito con pena inferior a 5 años puede cumplirla sin pasar un día siquiera en prisión preventiva. ¿Cómo así? Pues en el caso de una menor de edad, como es el “caso extremo” que se nos planteaba, la pena se convierte automáticamente en libertad asistida o prestación de servicios a la comunidad, y si la madre es adulta, siempre la pena se le remitirá condicionalmente, o en el peor de los casos cumplirá con libertad vigilada. Es decir, ni un solo día de cárcel. Y todo eso sin considerar las facultades que tiene la Fiscalía para terminar un juicio antes de llegar a una sentencia.

Sin ir más lejos, según el informe estadístico de Justicia para el año 2005 del INE, en Chile, el único país con una legislación tan dura en este sentido –como gustan de decir–, se condenó a 7 personas por aborto, tres hombres y cuatro mujeres, y a 5 de ellas, 4 mujeres y un hombre, se les otorgó algún beneficio para cumplir su condena en libertad. Yo me pregunto ¿Dónde están los cientos de miles de abortos al año que supuestamente ocurren en Chile? Porque si eso es verdad, entonces las policías no están haciendo su trabajo o estamos ante una conspiración que envuelve a millones de personas.

Pero no, la cordura indica que los casos extremos no son más que excusas para imponer una legislación que a estas alturas del desarrollo de la ciencia, ya no resiste un análisis racional.

Leer más...

domingo, 1 de abril de 2012

Una carta abierta al Presidente Barack Obama respecto de la tiranía reciente, por Marc Barnes

Una carta escrita por Marc Barnes en su blog Bad Catholic, y traducida por la gente de Contra Babel.

La Administración Obama nos acaba de decir a los católicos de los Estados Unidos, “¡Al Diablo con ustedes!” – S.E. David Zubik, Obispo de la diócesis de Pittsburgh

Señor Presidente:

Estoy plenamente consciente estos son días en que el gobierno federal es – para efectos prácticos – ilimitado en su poder. En su forma actual, usted – Señor – puede detener a cualquier ciudadano americano sin el debido proceso simplemente por sospecha que ser un terrorista, por arte de magia logró convertirse en Presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sin la aprobación del Congreso – a pesar del incómodo artículo 1.9 de la Constitución – y usted – junto con la FCC [Federal Communications Commision, por sus siglas en inglés, N. del T.] – parecen pensar que la Internet es suya para poder regularla. Ahora estoy seguro que ese repentino crecimiento de poder fue visto como necesario, apropiado y genial por todos sus colaboradores, y así me uno a su aplauso (pero de aquellos molestos, de esos aplausos irónicos que continúan mucho después que todos los demás han terminado).

Por que hay algunos de nosotros – si, incluso algunos de sus muy pero muy felices votantes jóvenes – que tiene curiosidad en cuanto a si la Constitución sigue significando algo en absoluto. Recuerdo claramente sostenerla como arma ante la injusticia, pero ahora estoy comenzando a verla con cierta vergüenza, como un púber podría considerar a su abuela en Facebook, quien comenta en sus intentos por atraer chicas con cosas como: ¡Solo recuerda la castidad!

La Constitución hace una afirmación radical: “[El] Congreso no hará ley alguna respecto al establecimiento de una religión…” una afirmación a la cual su administración se ha adherido. Pero en cambio, no puede usar la primera parte de la Cláusula de Establecimiento sin la segunda parte, que dice: “… o prohibir el libre ejercicio de las mismas.” (De forma similar, no puedes tomar a tu esposa “en la salud” sin el agravante de “y en la enfermedad) Usted no está autorizado a establecer una religión de estado y no puede prohibir el libre ejercicio de la religión. Simplemente, no puede.

De lo contrario, usted es un Tirano. Ahora, lo sé, ¿Tirano? (rápido, etiquete a la persona como un ultra-super-neo-conservador del Tea Party y prohíbale entrar a las filas de ancianos que sostienen los signos de Ayn Rand [escritora y filósofa norteamericana, N. del T.] de forma que no tengamos de sostener un rebate racional)

Tengo 18 años.
Poseo una MacBook, un blog y un chaleco suéter
Ni siguiera me gusta el capitalismo.

Así que hágame el favor de tomarme en serio.    Ser un tirano no es necesariamente algo positivo o negativo aunque sé que la palabra esta cargada de una connotación no tan agradable. Es simplemente una cuestión de definición. Un tirano, de acuerdo con el diccionario Merriam – Webster, es “un gobernante absoluto no limitado por la Ley o la Constitución”. Si usted prohíbe el libre ejercicio de la religión, esta actuando fuera de los límites de la Constitución, lo convierte, en consecuencia, en un tirano. Fin de la historia.

En caso de duda ante mi afirmación, se lo diré claramente: Sostengo que usted está prohibiendo la libre práctica del catolicismo y es, por tanto, categóricamente hablando, un tirano.

¿En qué consiste la prohibición del libre ejercicio de la religión? Obviamente, podría consistir en la prohibición de ciertas prácticas religiosas. Alguien podría prohibir a los judíos practicar la circuncisión. Pero es igualmente cierto que sería prohibir el libre ejercicio de la religión si se forzase a los judíos a comer tocino. Ambas opciones serían tramposas: El libre ejercicio de la religión es violentado tanto por lo que se le quita a una religión como por lo que se obliga hacer a una religión. Si los miembros de una religión son obligados por su gobierno a hacer actos contrarios a sus creencias, no serían más libres que los perros.

El catolicismo, la anticuada y moribunda religión sin muchos miembros – ¡Oh!, espere, quiero decir la forma de cristianismo mas grande de América y la religión mas extendida del mundo – enseña que el uso de contraceptivos artificiales y la esterilización están mal y, por tanto no permite a sus instituciones proveerlas. Aquí es donde todo el mundo resbala y pierde de vista el argumento, por lo que déjeme ser absolutamente claro: No estoy argumentando si el uso de los contraceptivos artificiales esta mal. Lo creo y firmemente, pero este no es el momento ni el lugar para discutir este punto.

De hecho, sería mejor para todos – incluidos los católicos – el pensar que estas enseñanzas católicas en particular como tontas, arrogantes y no aptas para el pensamiento moderno. Piense en estas enseñanzas como podría pensar en la prohibición judía de la carne de cerdo o la creencia hindú de que la vaca es sagrada. ¿Por qué? Debido a que la prohibición de libre ejercicio de la religión no estaría permitida en caso en el que usted este en desacuerdo con la religión, no importa que tan vehementemente lo esté, a menos que dicha religión esté violando directamente los derechos del individuo.

Por ejemplo, yo discrepo con la creencia de los cuáqueros [confesión religiosa protestante fundada en Inglaterra por George Fox, N. del T.], quienes bajo ninguna circunstancia pelearían una guerra. Mi desacuerdo no me permitiría –  si estuviese en una posición de poder – forzarlos a pelear. Apropiadamente, el gobierno respeta las creencias de los cuáqueros así como respeta a los objetores de conciencia.

Entonces, ¿por qué cree el gobierno que está autorizado para forzar a las instituciones católicas – incluida mi escuela – a proveer la cobertura de contracepción artificial en sus planes de seguro de salud tal y como la US Health and Human Services [Secretaría de Salud y Servicios Humanos de los E.E.U.U., N. del T.] les ha ordenado que tienen que hacer para fines de este año? ¿Qué es esto sino la prohibición del libre ejercicio de la religión? Respuesta corta: Es el impedimento del libre ejercicio de la religión así como una prohibición despreciable, inconstitucional, completamente ilegal, vergonzosamente torpe y muy, muy estúpida por cierto. Recorreré brevemente los argumentos a su favor:

Pero es necesario. Las mujeres necesitan la contracepción.

No existe ningún argumento de necesidad: De acuerdo con el Reporte de Uso de Contraceptivos en Estados Unidos 2010 del Instituto Guttmacher, “Nueve de cada diez planes de seguro de empleadores cubren una ampliar gama de contraceptivos con receta” y que la misma Kathleen Sebelius [Secretaria de Salud y Servicios Humanos, N. del T.] ha señalado que incluso donde los contraceptivos no están cubiertos, “los servicios de anticoncepción están disponibles en lugares tales como centros comunitarios de salud, clínicas públicas y hospitales” por no mencionar las farmacias y los consultorios médicos. Y, además, las mujeres no necesitan anticonceptivos. Entiendo que el empleador este obligado a proporcionar cobertura de medicamentos relacionados con la salud. Lo que no entiendo es la razón del porqué los empleadores están obligados a proveer drogas que garanticen a la gente placer “libre de responsabilidades”. Nuevamente, no estoy argumentando si el “sexo sin consecuencias” es bueno o malo, simplemente estoy señalando que no es necesario.

Simplemente no los uses

Uno no puede sostener el argumento que mientras los católicos tienen el derecho a elegir no usar anticonceptivos personalmente, no se les debería permitir el negárselos a otros tanto como no se puede sostener a su vez que los judíos no tienen que consumir carne de cerdo pero se obligue a sus restaurantes a servir dicha carne. Ningún hombre esta obligado a dar a otro lo que él cree que es moralmente repulsivo, a menos que no dárselo interfiera con los derechos del otro.

Pues bien, ¡no proporcionar contraceptivos gratuitos viola los derechos de las mujeres!

No, no lo hace. No sólo por que la mujer puede obtener contraceptivos en cualquier parte, sino por que no existe, en última instancia, un “derecho a la anticoncepción”. ¿Y por qué lo habría? Sé que nuestro mundo es idiota y machista hasta el punto que vergonzosamente cree que la mujer no puede prevenir el embarazo sin píldoras pero, en cambio, si pueden. De hecho, si eres una mujer la que lee esto, es probable que estés previniendo el embarazo (de lo contrario, replantea su vida sexual). Por lo tanto, un proveedor de atención médica que no provea libre acceso a la anticoncepción artificial no está condenando a la mujer al embarazo – ¡que horror! – mas de lo que no proporcionar píldoras para adelgazar las condenaría a la obesidad.

¡Pero todo el mundo tiene que hacerlo!

No, no tienen que hacerlo. Ed Whelan, en la National Review Online, señala que “los patrones que empleen menos de 50 empleados a tiempo completo durante el año precedente no están obligados a proporcionar cobertura de seguro de salud a sus trabajadores bajo el Obamacare. 26 U.S.C. § 4980H(c)(2). Al igual que los patrones con seguros de derechos adquiridos, tampoco tienen obligación de proveer seguros que cubran anticonceptivos y abortivos y no enfrentan sanción alguna por ello”. El gobierno reconoce que no hay una necesidad imperiosa de cobertura anticonceptiva, ciertamente no hay necesidad suficiente para forzar a las compañías mas pequeñas a proporcionar cobertura de anticonceptivos. ¿Cual es la prisa para forzar a las instituciones católicas a proporcionar contraceptivos? ¿Por qué esta bien para pequeñas compañías que no tienen opinión en la materia continúen sin proveer anticonceptivos mientras que instituciones que rechazan tajantemente el uso de anticonceptivos sin deben hacerlo? ¿Exceso de estupidez? ¿Una agenda?

Ahora, estoy seguro de que mas objeciones podrían surgir pero la Internet es corta y debo ser breve. Por lo tanto:

Sr. Presidente, la Iglesia Católica nunca obedecerá este mandato. Ni aún con todos los poderes del infierno ahogándonos por el cuello. Sé que la doctrina moral puede parecer algo extraña y antigua a su administración, pero entienda que como católicos, estamos obligados a desobedecer las leyes injustas. Es un mandamiento. Es nuestro deber. ¿Entiende Ud. la gravedad del ultimátum que acaba de hacer? Usted ha puesto a los fieles católicos en una posición en la que debemos escoger entre obedecer su mandato y obedecer a Dios. Cumplir con lo ordenado por la HHS será considerado un pecado. Independientemente que como vea Usted sus propias acciones, no ignorará fácilmente el como la Iglesia las verá – como un ataque a su rebaño. Imponga el mandato a las instituciones fieles y dichas instituciones cerrará sus servicios. Obligue a nuestros hospitales, universidades, escuelas y conventos y asumiremos las consecuencias de mirarlo a los ojos a Usted, Sibelius y a todos los demás y decirles “No”. Pues resulta que a la Iglesia le importa un pepino lo que piense Usted – nunca le han importado los poderes de este mundo – y resistirá con todas sus fuerzas. Para ser aún más breve y para decir lo que los obligados por la política no pueden: Atrévase.

El Arzobispo Timothy Dolan señalo que: “Los Amish no tienen seguro de salud. El gobierno respeta sus principios. La Ciencia Cristiana busca curar sólo con la oración y la nueva reforma a la ley de salud les respeta. Los Cuáqueros y otros rechazan matar incluso en tiempo de guerra y el gobierno respeta el principio de objeción de conciencia. Por sus decisiones, la administración Obama ha fallado en mostrar el mismo respeto a la conciencia de los católicos y otros que objetan el tratar al embarazo como una enfermedad”. Si el gobierno federal puede obligar a los católicos a actuar contra su conciencia, entonces puede forzar a cualquiera, judíos, musulmanes, hindúes, budistas y ateos por los mismos lastimosos razonamientos.

Señor Presidente, retírela.

Muy atentamente,

Marc Barnes, estudiante y ciudadano

Leer más...