Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

martes, 12 de febrero de 2013

Medios Colombianos desinforman sobre el Papa y la píldora del día después

Papa PDD ELES Papa PDD RCN

No tardaron 24 los medios masivos de comunicación en lanzar una nueva campaña desinformativa contra el Papa Benedicto XVI luego de que él hubiera anunciado su renuncia a causa de su edad y su incapacidad física para cumplir con las obligaciones papales. En esta ocasión la “bomba” mediática fue fabricada en los cuarteles de la agencia española EFE, echando mano de las declaraciones del Arzobispo de Colonia, Cardenal Joachim Meissner.

Aquí en Colombia, han hecho eco de esa “información”, El Espectador, RCN Radio y Blu Radio.

Benedicto XVI autorizó en los hospitales católicos alemanes el uso de la píldora anticonceptiva de urgencia, conocida como "píldora del día después", en mujeres víctimas de violación, a raíz del escándalo en torno a una joven que no fue atendida en dos clínicas de Colonia tras sufrir abusos sexuales.

Así lo revela este martes el arzobispo de Colonia, el cardenal Joachim Meissner, en declaraciones al rotativo Kölner Stadt Anzeiger", en las que comenta que su reciente decisión de autorizar el uso de ese anticonceptivo fue consensuado con la Congregación para la Defensa de la Fe y la Academia Papal.

"Hablé también con el secretario del papa, el arzobispo Gänswein. Él me dijo: 'el papa lo sabe. Todo está en orden'", afirma Meissner, considerado un religioso conservador, quien el pasado 31 de enero anunció inesperadamente que la Iglesia Católica autorizaba el uso de la "píldora del día después".

El arzobispo señaló entonces en un comunicado público que, desde su punto de vista, ese anticonceptivo podía utilizarse "si se aplica con la intención de evitar la fecundación", pero que no sería aceptable su uso para evitar que se desarrolle una célula ya fecundada.

Meissner comunicó también que no ponía objeciones a que los médicos de centros católicos informen a sus pacientes de métodos que para la iglesia no son aceptables y sobre el acceso a los mismos, aunque los doctores deberían, sin hacer presión sobre el paciente, informar y argumentar adecuadamente sobre la postura de la iglesia.

El arzobispo de Colonia subrayó entonces que ese tipo de información para pacientes se refería exclusivamente a las víctimas de violaciones.

Esta decisión tiene su origen en el escándalo en torno a una joven alemana que, tras ser violada, acudió en diciembre pasado a dos clínicas católicas de Colonia, que le denegaron, por motivos religiosos, administrarle o recetarle esa píldora anticonceptiva.

Joachim Meissner comentó entonces que había cambiado de postura hacia ese método anticonceptivo tras consultar con varios especialistas, quienes le explicaron que su uso temprano evita que llegue a producirse una fecundación y con ello el comienzo de una nueva vida, sin que llegue a efectuarse por ello un aborto.

En Alemania se venden desde hace varios años dos preparados de "píldora del día después" -que no deben confundirse con las píldoras abortivas-, cuya función principal es reprimir la ovulación en la mujer y que deben administrarse en las primeras 72 horas después del acto sexual.

En Blu Radio incluso, llegaron a utilizar el tema como acusación, y a afirmar que por esta razón los jóvenes se estaban alejando de la Iglesia. A continuación, pongo la noticia recogida por ACI Prensa la semana pasada, y que los medios decidieron ignorar.

Píldora del día siguiente: Medios manipularon declaraciones de Cardenal alemán

Cardenal Joachim Meisner, Arzobispo de Colonia (Alemania)

ROMA, 07 Feb. 13 / 03:39 pm (ACI/EWTN Noticias).- Un connotado médico español explicó que los medios que informaron del supuesto apoyo del Arzobispo de Colonia (Alemania), Cardenal Joachim Meisner, a la utilización de la píldora del día siguiente en casos de violación, resultaron en realidad de la manipulación de sus declaraciones, a lo que se sumó que recibió información imprecisa por parte de algunos investigadores.

"Parece que las palabras del Cardenal fueron manipuladas", dijo hoy a ACI Prensa el doctor José María Simón Castellví.

"En todo caso, la píldora del día siguiente tiene un efecto anti-implantatorio (que impide la implantación del embrión en el útero materno) en el 70 por ciento de los casos en los que la mujer es fértil", explicó el médico que es Presidente de la Federación Mundial de Asociaciones Médicas Católicas y miembro del Pontificio Consejo para los Agentes Sanitarios.

El Cardenal Joachim Meisner hizo parte de una discusión pública sobre la píldora del día siguiente luego de conocerse el caso, difundido por la prensa local, de una joven de 25 años que llegó a una sala de emergencia y le contó al médico de guardia que pensaba que la habían drogado y violado en una fiesta la noche anterior.

El doctor, Irmgard Maiworm, contó que llamó a dos hospitales católicos cercanos para preguntarles si podían atender a la joven. El médico indicó que ambos rechazaron atenderla porque en esos casos el tratamiento obliga a usar la píldora del día siguiente, conocida también como "anticoncepción oral de emergencia".

El público alemán reaccionó fuertemente ante las noticias sobre el incidente y el Cardenal Meisner dio a cocer una disculpa el 22 de enero en la que dijo que era vergonzoso que dos hospitales católicos rechazaran atender a una víctima de violación.

El Purpurado se reunió luego con un grupo de expertos médicos con los que conversó sobre la píldora del día siguiente. Los doctores le dieron que el fármaco no posee efectos anti-implantatarios.

Tras la reunión, el 31 de enero el Cardenal Meisner emitió una declaración en la que señaló que "si una medicina que evita la concepción es usada luego de una violación con el propósito de evitar la fertilización, entonces eso en mi opinión es aceptable".

La declaración fue entonces ampliamente interpretada por la prensa como un "permiso" para que los hospitales católicos distribuyan el fármaco entre víctimas de violación.

El estudio presentado al Cardenal fue realizado, entre otros, por Kristina Gemzell-Danielsson, quien reconoce al final del mismo que "ha servido en los Directorios de Asesores Médicos de HRA- Pharma y Bayer en asuntos relacionados a la anticoncepción de emergencia".

El Dr. Simon dijo a ACI Prensa que los fabricantes de la píldora del día siguiente reconocen que el fármaco impide la implantación del embrión en el útero. "Entonces no podemos aceptarlo, dado que incluso un embrión humano microscópico es una persona con derechos, dignidad y es un hijo de Dios", aseguró.

Los Obispos alemanes se reunirán dentro de dos semanas para su asamblea plenaria en la que tratarán el tema.

La Píldora del Día Siguiente (Levonorgestrel 0.75 mg), también conocida como anticoncepción oral de emergencia o AOE, es una hormona sintética en dosis 5 a 15 veces mayor a la existente en los anticonceptivos comunes, incrementando los efectos secundarios. No es medicamento ni vacuna. No cura ni previene enfermedad alguna. Al ingerir las dos pastillas recomendadas es como si se tomara 50 pastillas anticonceptivas juntas.

Tiene tres mecanismos: impide la ovulación (anovulatorio), espesa la mucosidad cervical (anticonceptivo) e impide la anidación del óvulo fecundado (abortivo). Estos mecanismos son informados por la Food and Drug Administration (FDA), el organismo gubernamental que garantiza la salubridad de los alimentos y las medicinas en Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario