Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

viernes, 1 de marzo de 2013

Comunicado Urgente de la Red Familia Colombia

cabezote DEL MATONEO A LA DIVERSIDAD DE GÉNERO

Cuando nos enteramos el año pasado de que estaba en curso el proceso de aprobación en el senado, del “Proyecto de ley por la cual se crea el sistema nacional de convivencia escolar”, llamado coloquialmente proyecto de Ley Anti-bullying o Ley contra el matoneo, supusimos como todos los colombianos, que esta propuesta era una respuesta no sólo justa sino necesaria para contrarrestar las noticias que circulaban en ese momento denunciando los múltiples casos de violencia extrema entre jóvenes de todo el país.

Sin embargo, para los que no han tenido la oportunidad de analizarlo, este proyecto, que dejó de serlo, para convertirse en Ley desde 13 de Diciembre del año pasado, en una sesión del Senado faltando 4 debates para cumplir su curso normal, busca entre otras cosas, promover abiertamente la orientación sexual y la diversidad de género. Ya habíamos intuido el peligro cuando conocimos la Ley Bill 13 de 2012 de Canadá, por medio de la cual, se promueve la homosexualidad y se instituyen espacios propios dentro de los colegios, para esta comunidad.

Para comenzar, el título completo del proyecto muestra desde el principio la intención de formar a los jóvenes en el ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos, partiendo de la base, de que es la vulneración de éstos, la que propicia el “matoneo”:

“Proyecto de ley por la cual se crea el sistema nacional de convivencia escolar y formación para el ejercicio de los derechos humanos, sexuales y reproductivos y la prevención y mitigación de la violencia escolar”.

¿Qué relación tienen los Derechos Sexuales y Reproductivos con una ley contra el maltrato escolar?

Los Derechos Sexuales y Reproductivos, tal y como los entiende el gobierno nacional y las leyes, son los relacionados con el empoderamiento de los niños y jóvenes, en relación con su sexualidad, siendo ellos sujetos garantes de derechos.

Dentro de estos derechos está incluido el derechos a escoger la orientación sexual, entendida como la libre opción de niños y jóvenes a definir su “género” (lesbiana, gay, transexual, bisexual, intersexual – LGTBI).

Considerándose éste un derecho reproductivo, la Ley de convivencia escolar, deberá por tanto, no sólo proteger a los niños y jóvenes que tengan estas tendencias, sino también promoverlos, para que sean bien aceptados en la comunidad.

Los alcances de dicha ley no se han hecho esperar, y en cuestión de un par de meses los colectivos LGTBI están aplicando astutamente sus políticas de promoción en los colegios de Colombia, bajo el paraguas del matoneo.

PROMOCIÓN DE LAS TENDENCIAS HOMOSEXUALES

La semana pasada, en una de las más prestigiosas y tradicionales instituciones educativas del país, se encontraba un afiche muy llamativo que invitaba a los alumnos de 6º a 11º grado (13 a 18 años), a participar en un concurso de cuentos, con el título “NO AL MATONEO, SÍ AL RESPETO POR LA DIV3RS!DAD” promovido por la localidad de Chapinero en Bogotá.

Dentro de los términos del concurso y en los criterios de selección se leía:

“Los escritos deben referirse a la promoción de la inclusión y la diversidad en instituciones educativas y que valoren positivamente las diferentes expresiones de lesbianas, gays, bisexuales, personas trans e intersexuales.”

PELIGROS Y ALCANCES

  • Inducir a los menores a conocer estas tendencias desde una sóla perspectiva (la de COLOMBIA DIVERSA, promotora del concurso) no es sólo irresponsable; es un ADOCTRINAMIENTO de los menores cuyas mentes están en construcción y no tienen aún el criterio suficiente para opinar sobre el mismo.
  • Promover la inclusión y valorar positivamente las tendencias de lesbianas, gays, bisexuales, personas trans e intersexuales”, SIN EL PERMISO de los padres, es pasar por encima de su legítimo derecho de educar a sus hijos bajo los principios y valores que ellos profesan (Art. 68 Constitución Política de 1991, Ar. 26.3 Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas de 1948, entre otros)
  • Relacionar la ley contra el matoneo con una comunidad minoritaria (LGTBI), situándola en la posición de víctima, da por hecho que el que no está de acuerdo con su conducta, discrimina y victimiza, y esto es falso. Se puede no estar de acuerdo con las conductas homosexuales, es decir pensar diferente a este colectivo y no por ésto ser  homofóbico o “matón”.
  • Cualquier persona está en el legítimo derecho de expresar sus opiniones de acuerdo a sus valores morales y no puede ser discriminada por ello.

Demos UN PASO AL FRENTE y exijamos al Presidente de la República quien debe ahora sancionar esta Ley,  objetarla por  inconveniente, invitándolo a responder de manera responsable ante un problema que efectivamente afecta a nuestros niños y jóvenes en su autodominio y respeto por los demás, elevándolos a la dignidad que tienen todos por el hecho de ser personas.

En un proyecto en el que se busca proteger la integridad de los niños y jóvenes, TODOS deben ser tratados de la misma manera sin apoyar minorías que buscan promover ideologías y empoderarse de espacios que deben ser desarrollados democráticamente y respetando los derechos de toda la comunidad educativa, como son los de los padres de familia.

Escríbale al Presidente Santos en este enlace. http://syscopre.presidencia.gov.co/publico/frmCiudadano.aspx

Le sugerimos un modelo de texto para agilizar este proceso.

Señor Presidente de la República, le pedimos considere la petición que le hacemos como padres de familia, educadores, y jóvenes colombianos de objetar el Proyecto de Ley 201/12 Cámara – 159/12 Senado Por la cual se crea el Sistema Nacional de Convivencia Escolar, por resultar inconveniente para la sana convivencia escolar, en tanto que mezcla dentro de una misma iniciativa, dos problemas diferentes que requieren abordajes completamente distintos (Lo que genera dudas sobre la unidad de materia del proyecto): Al vincular el problema de la convivencia escolar con un reclamo de corte ideológico, el resultado puede ser opuesto al deseado, en tanto que las herramientas creadas para combatir el matoneo terminen convertidas en espacios de conflicto. Además, ya que a través de la implementación se busca adoctrinar a los menores de edad e imponer la ideología de género, este proyecto de ley terminará abiertamente los derechos de los padres de familia que quieren educar a sus hijos con unos valores y principios propios, los cuales el Estado no puede discriminar arbitrariamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario