Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

jueves, 18 de abril de 2013

Aplazada la votación del Proyecto de Ley sobre Uniones Homosexuales

Después de una extenuante y difícil jornada en el Congreso, la plenaria del Senado decidió aplazar la votación del Proyecto de Ley 47 de 2012 Senado para el próximo martes 23 de abril, aduciendo la falta de la transmisión del debate por televisión en el Canal Congreso. A continuación, una breve crónica de la jornada.

Choque en la Plaza de Bolívar

547912_453036831449045_44665866_n Al medio día se congregó en la Plaza de Bolívar la manifestación bajo la bandera 1Hombre+1Mujer,  la gente empezó a llegar con carteles y pancartas frente al Congreso. El centro de la manifestación lo hicieron un grupo de jóvenes que llegaron vestidos como novios el día del matrimonio. La senadora Claudia Wilches se dirigió un momento a los manifestantes quienes en poco tiempo sumaron miles de personas y ocuparon toda la mitad de la Plaza de Bolívar.

Los problemas surgieron cuando llegó una marcha de cerca de 400 activistas homosexuales por la carrera séptima y de inmediato cargaron contra los que se manifestaban pacíficamente a favor del matrimonio empujándolos con violencia hasta desalojarlos de la estatua de Bolívar que hay en el centro de la plaza. Los homosexuales intentaron intimidar y provocar a los manifestantes con insultos y lanzando cosas por lo que la policía tuvo que intervenir y dividir las dos marchas, a la vez que un grupo de jóvenes hicieron un cordón para proteger la manifestación de las agresiones por parte de los homosexuales.

A pesar del cordón de la policía, los homosexuales continuaron la agresión y trataron en varias oportunidades de romper la manifestación. Incluso el Representante a la Cámara, Iván Cepeda trató de avanzar contra la manifestación utilizando a su cuadro de escoltas, como quedó registrado en las cámaras del Canal Caracol. Poco después, hacia las 2 de la tarde, la marcha de homosexuales se fue dispersando hasta disolverse. Por el contrario, los defensores del matrimonio permanecieron en la plaza hasta las 7:30 PM cuando se aplazó el debate.

Tensión en la Plenaria del Senado

En la Plenaria del Senado el ambiente se encontraba sumamente enrarecido, por un lado las discusiones previas de este tema no estuvieron exentas de controversia, en la Comisión I del Senado, por las declaraciones del senador Roberto Gerlein, y posteriormente a causa del incidente que ocurrió cuando los homosexuales intentaron sabotear un foro organizado por la Senadora Claudia Wilches y el Senador Edgar Espíndola. A causa de este incidente, los accesos a las barras se encontraban restringidos a quienes fueran autorizados por senadores y registrados con lista.

Por otra parte, en la mañana las bancadas del Partido de la U y el Partido Conservador habían tenido una reunión en la que habían decidido conjuntamente su voto negativo al proyecto. Eso provocó reacciones negativas por parte de senadores como Gilma Jiménez que sintió que venían simplemente a ratificar una decisión tomada de antemano por las bancadas mayoritarias. En general, el ambiente era de venir a ver la muerte anunciada del proyecto. Por su parte, el senador Roberto Gerlein denunció las intimidaciones y amenazas sufridas por parte de quienes apoyaban el proyecto.

La plenaria estaba programada para la 3:00 PM, comenzó hacia las 4:30 PM, luego de intervenciones y constancias, se dio el turno al ponente del Proyecto, el senador Armando Benedetti para que sustentara la ponencia. Benedetti, aprovechó para acusar a la Iglesia Católica del atraso del país. Insinuó que quienes se oponen al proyecto se basan en el Génesis. Dijo que el debate, lejos de extenderse a aspectos filosóficos y jurídicos debía restringirse a la protección que el Estado les debe a las personas homosexuales.

Luego de la intervención de Benedetti, se solicitó abrir sesión informal para que se pudiera escuchar a los invitados representantes de la sociedad civil. Se acordó que sólo serían 4 personas, dos en contra y dos a favor, y que tendrían 10 minutos para hablar.

El primer turno correspondió a Luis Carlos Henao, Presidente del Foro Nacional de la Familia, quien empezó diciendo "Soy, al igual que todos los presentes, hijo de una padre y una madre". Señaló que el matrimonio no es meramente un contrato de que el Estado concede a sus ciudadanos, sino que corresponde a un derecho fundamental que el Estado no puede redefinir. "Ninguna Corte Suprema o Corte Constitucional puede reclamar para sí la autoría, cesión o interpretación de los Derechos Humanos". Dijo también que el Artículo 42 de la Constitución Política es claro en cuanto a que el matrimonio es entre un hombre y una mujer. "Si dos homosexuales desean vivir juntos, el Estado ha de tolerar esa unión pero nunca elevarlo a derecho e igualarlo al matrimonio". Para concluir dijo que el Ministerio de Educación Nacional está implementando un programa de educación para la sexualidad importado de un modelo español que impone contenidos ideológicos a los niños, tales como la promoción abierta de la homosexualidad.

En segundo lugar, el turno fue para Ana Lucía Cuellar, activista LGBT quien se presentó como "heterosexual y madre de un hijo gay". Dijo que no hacía cosa diferente a pelear por los derechos de su hijo, que "tuvo una relación de 11 años con su pareja, hasta que este murió y ahora el seguro no ha querido reconocerle su derecho". Dijo a los senadores que "la dignidad no se tiene en los genitales", y que "Esta batalla sigue, con o sin ustedes". Terminó amenazando a los Congresistas con que si hunden el proyecto, se les cobraría en las urnas.

A continuación tomó la palabra Mario Cely Quintero, quien preguntó a los congresistas si creían que serían las mismas personas que hoy, si hubiesen sido criados por dos gays o dos lesbianas. Dijo que el matrimonio homosexual es un peligroso experimento pues el objetivo de los homosexuales no es casarse sino destruir la institución familiar, como lo había admitido un activista LGTB Italiano. Dijo que la homosexualidad era peligrosa para quienes la cometían, pues sufrían de enfermedades como cáncer anal o Sida, y que está comprobado que los hijos criados por parejas homosexuales sufren trastornos a temprana edad.

La última alocución fue la de Hunter Carter, abogado, asesor del gobierno Obama, quien comenzó por decir que los derechos homosexuales son Derechos Humanos. Narró como está trabajando con abogados chilenos para denunciar a Chile ante la CIDH, por negar el "matrimonio" de tres parejas de homosexuales. Dijo que el "matrimonio" entre personas del mismo sexo es bueno para la economía, y que "la procreación no es un requisito para el matrimonio, pues las parejas heterosexuales infértiles pueden casarse y el Estado lo reconoce".

Luego de las cuatro intervenciones, se volvió a la sesión formal. El turno fue entonces para los voceros de los partidos quienes expondrían la postura de su bancada respecto del proyecto. El primer turno fue para el Senador Roy Barreras en representación del Partido de la U.

Roy Barreras partió por decir que su postura respecto del tema no ha variado un ápice desde hace más de 10 años: Si a los derechos civiles para homosexuales, no al matrimonio o la adopción por parejas homosexuales. Dijo que en el debate no puede en ningún momento quedar en duda la dignidad de las personas homosexuales. "Las personas pueden amarse, y deben amarse, como se les venga en gana". Pero al mismo tiempo indicó que no puede admitirse que se discrimine a los menores, privándoles del derecho de tener un padre y una madre. Dijo haberse reunido ya con cristianos, con católicos, con laicos y que esta posición ya la había definido hace 7 años, "antes de firmar cualquier pacto".

Sobre el concepto de matrimonio, señaló que "no es cierto que sólo bajo la institución matrimonial pueda protegerse a las personas homosexuales", sino que por el contrario "detrás de los derechos homosexuales no se puede redefinir la institución matrimonial". Dijo que más que una discusión semántica, detrás del artículo 113 de la Constitución se encuentra la realidad social colombiana, los valores y principios de los colombianos, y que por eso la Corte Constitucional lo había declarado exequible. Negó, de paso, que el exhorto de la Corte Constitucional implicase redefinir a la familia sino sólo a eliminar el déficit de protección.

DSC_1049 El siguiente turno fue para el senador Hernán Andrade en representación de la bancada del Partido Conservador. Empezó por decir que en su partido "somos respetuosos de las personas homosexuales, pero no compartimos las vulneraciones a la estructura básica de la sociedad". Dijo que la Corte no puede reformar a la familia, y que creía que tampoco el Congreso tenía facultades para hacerlo, que "Al país se le vendió que la Corte había hablado de matrimonio de parejas del mismo sexo, pero la sentencia dice claramente que la disposición Constitucional es que el matrimonio es entre hombre y mujer". Acusó al senador Benedetti de no haber querido salvar el proyecto admitiendo la tesis  de la "Unión Solemne", y que en su versión actual, "una ley de matrimonio homosexual es contraria al artículo 42 de la Constitución".  Concluyó diciendo que si en un principio creía que con este proyecto se podía estar introduciendo la adopción por parejas homosexuales, la Sentencia C-577 cita a sentencia previa para afirmar que la adopción está prevista sólo para parejas heterosexuales, y que eso ha hecho tránsito a cosa juzgada constitucional.

El Aplazamiento

Cuando correspondía el turno del Partido Liberal, cuya exposición harían conjuntamente los senadores Luis Fernando Velasco y Honorio Galvis, varios senadores empezaron a pedir la palabra con mociones de orden. El senador Camilo Romero del Polo Democrático preguntó que qué hacia la Procuradora Delegada Ilva Myriam Hoyos en el recinto, a lo que el senador Jorge Hernán Pedraza le respondió que en el recinto había muchas personas haciendo lobby tanto a favor como en contra de la iniciativa.

DSC_1078 El orden en el recinto se complicó y el presidente, el senador Guillermo García, no hallaba como darle la palabra a la bancada liberal para que continuaran. Luego, el senador Juan Carlos Restrepo de Cambio Radical pidió una moción de orden para decir que se había ido la transmisión por televisión y ahora la tenía la Cámara. Que en vez de quitarle a la Cámara de Representantes el derecho a transmitir como todos los miércoles, que aplazaran el debate para el  siguiente martes. Senadores de la U, del Partido Conservador y del Partido Liberal respondieron que se podía pedir de nuevo la transmisión a la Cámara y continuar el debate para votarlo esa misma noche. La propuesta de Restrepo fue secundada por otros senadores de Cambio Radical, quienes pasaron la proposición de aplazamiento. Esta fue sometida a votación y aprobada con 38 votos contra 25.

¿Qué fue lo que ocurrió?

El proyecto iba a ser archivado por la coalición entre el Partido Conservador y el Partido de la U. Estaba cantado. Al parecer esa coalición contra los Liberales no agradó a Cambio Radical quienes se estaban quedando por fuera, cosa que aprovechó Benedetti para motivar el aplazamiento del debate y ganar una semana más de plazo para negociar. Por las alocuciones hechas, se puede decir que el "matrimonio" entre parejas del mismo sexo no va a ser aprobado, pero en esta semana Benedetti puede intentar salvar el proyecto reformándolo por completo para que en vez de modificar el art. 113 del Código Civil, cree la nueva figura jurídica de la "unión solemne" para parejas del mismo sexo. Esta jugada que puede salvar la iniciativa de su hundimiento inminente, podría, sin embargo, viciar de trámite el proyecto al traer uno nuevo desde 0.

No hay comentarios:

Publicar un comentario