Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

domingo, 7 de abril de 2013

FIRMA: Senadores, hundan el proyecto que desvirtúa el matrimonio

Los invitamos a todos a firmar la carta escrita por la gente de Tu si cuentas.

No es igual

En los próximos días la Plenaria del Senado abordará el debate sobre el proyecto de Ley 047 de 2012 presentado por un grupo de congresistas liderados por Armando Benedetti, el cual busca eliminar de la legislación colombiana una de las finalidades del matrimonio, la de la procreación y crianza de los hijos, con lo cual no sólo se quita el debido reconocimiento que merece el matrimonio entre hombre y mujer por su trascendencia en la subsistencia de la sociedad, sino que en la práctica se elimina la misma institución, al convertirlo en una entidad orientada exclusivamente a complacer los intereses privados de quienes se acojan a esa figura.

Como ha dicho la misma Corte Constitucional, la justicia exige que lo igual sea tratado igual, y lo desigual sea tratado desigual. En ese sentido sería una gran injusticia anular el reconocimiento para quienes sacrifican su interés personal para dedicar sus mejores recursos y energías para formar una familia y criar a sus hijos, los cuales van a aportar a la sociedad el capital social indispensable para sostenerla, al equipararlos con quienes invierten todos sus recursos en su propio bienestar, como si el aporte que las familias hacen a través de sus hijos fuera un capricho indiferente para el interés público, del cual la sociedad fácilmente puede prescindir.

De aprobarse esta ley, se estaría institucionalizando la más grave injusticia para el bien común: destruir formalmente la familia y se alentaría una tendencia social que causaría mayores estragos sociales que los ha causado en nuestro país la epidemia del divorcio, a través de la generalización del divorcio exprés sin justa causa, fenómeno del cual son siempre víctimas las partes más débiles, por lo general, la mujer y los niños, pero también muchos hombres…y por supuesto, la sociedad que debe asumir los costos públicos de las familias destruidas.

Por eso te invito que hagas llegar a la Plenaria Senado de la República este mensaje, para exigirle a nuestros congresistas que protejan el matrimonio tal como fue consagrado en nuestra Constitución y como el pueblo colombiano lo exige: un hombre y una mujer para procrear y apoyarse mutuamente, por justicia con quienes hacen un aporte insustituible al formar las nuevas familias de las que va a depender el futuro de nuestra sociedad:

FIRMA AQUÍ

Honorable senador (a):

La Corte Constitucional fue muy clara cuando dijo que “existen diferencias entre las parejas heterosexuales y las homosexuales” y que por lo tanto “no hay un imperativo constitucional de darles tratamiento igual, ya que, a causa de la no semejanza de supuestos, es improcedente la analogía total”.

Tratar como igual lo desigual es también una violación del principio de justicia y de igualdad, pues supone negar el reconocimiento debido a uniones orientadas a la procreación y al cuidado de los hijos, las cuales son indispensables para la subsistencia de la sociedad.

Honorable Senador, las uniones homosexuales y las heterosexuales ORIENTADAS a la procreación NO SON LO MISMO. Unas son irrelevantes para el interés público y sólo buscan el bien privado, mientras las otras son INDISPENSABLES para el futuro de la sociedad.

Le solicito que con su voto hunda el proyecto del Senador Benedetti que convierte la ORIENTACIÓN a la procreación (regla general entre hombre y mujer) en un elemento irrelevante, privando a la sociedad de una institución indispensable para garantizar su subsistencia, devaluando la decisión generosa y valiente de quienes empeñan todos sus recursos en construir el capital social del cual depende el futuro de todos.

Si usted falla en defender la Constitución y decide ir más allá de lo dispuesto en la Sentencia de la Corte Constitucional, votando para DESTRUIR el matrimonio como núcleo fundamental de la sociedad, convirtiéndolo en una entidad privada socialmente irrelevante, le aseguro que los ciudadanos no fallaremos en encontrar los medios para corregir con rapidez el error que supondría la aprobación de esa ley,y nos encargaremos de que en el futuro tengamos congresistas dignos de la Constitución que juraron cumplir.

Respetuosamente,

FIRMA AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario