Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

viernes, 3 de mayo de 2013

¿Vivir con mentalidad laicista?, por Mons. José Daniel Falla Robles

Reproducimos la columna de Mons. José Daniel Falla Robles, Secretario de la Conferencia Episcopal, en el sitio web de la CEC.
Si nuestros hechos no reflejan la voluntad de nuestro Dios, no podemos decir que lo amamos. Somos unos mentirosos. Y lo más serio de todo es que, GUARDAR SU PALABRA, es la condición para que Dios ponga su morada en nosotros (Jn 14,23). Y digo que es de lo más serio, porque no podemos olvidar que donde está la morada de Dios, allí se encuentra su Paz, su alegría, su plenitud... Todo lo que anhelamos y sin lo cual nuestra vida carecería de sentido.
Es lamentable, por tanto, ver cuántas personas en nuestra patria, principalmente algunos parlamentarios y los miembros de algunos grupos minoritarios, se esfuerzan por querer construir dizque un Estado laicista, es decir, sin tener en cuenta a Dios y mucho menos su Palabra y, por lo mismo, un Estado permisivista en el que lo que reine no sean los valores y principios que le den solidez, estabilidad y grandeza a la vida y a la convivencia humana, sino donde se pretenda amparar legalmente cualquier gusto, tendencia o interés particular, dando así cabida a un relativismo moral y, por lo mismo, socavando las bases de la sociedad.
Ante la corriente mundial que pretende construir un mundo al margen de la Palabra de Dios, quienes creemos en Dios y le amamos, debemos recordar hoy más que nunca que desafortunadamente no todo lo legal (es decir, lo amparado por la ley) es al mismo tiempo moral (en otras palabras, conforme a la voluntad de Dios) y, por lo mismo, siempre que sea necesario, deberemos hacer valer nuestra Objeción de Conciencia para manifestar que obedecemos a Dios antes que a los hombres. De esta manera mostraremos con nuestra propia vida que, ante la Palabra de Dios, no hay término medio: O nos negamos a seguir nuestros pensamientos vacíos y superficiales, así como nuestras bajas pasiones, para que resplandezca en nosotros la presencia y grandeza de Dios, o nos negamos a seguir a Dios y su Palabra, para quedar a merced de nuestra manera de ver la vida, de nuestras pasiones desordenadas, y vernos privados de las Bendiciones que sólo Él nos puede dar.

Monseñor José Daniel Falla Robles, Obispo Auxiliar de Cali,
Secretario General de la Conferencia Episcopal
@monsjosefalla

No hay comentarios:

Publicar un comentario