Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

martes, 25 de junio de 2013

El Estado evalúa el nivel de ‘progresismo’ de los estudiantes en el examen Saber Pro (ECAES)

Recogemos la denuncia que hace Andrea Garzón, estudiante de la Universidad del Rosario.

El pasado 16 de junio, los estudiantes que estamos a punto de finalizar nuestros estudios profesionales presentamos el examen que el Estado nos exige antes de recibir la graduación. Este examen se compone de dos grandes sesiones: Pruebas genéricas o generales y Pruebas específicas. La primera sección debe ser presentada por todos los estudiantes, sin importar su carrera y la segunda hace énfasis en la carrera de cada uno.

Es increíble ver como en la primera sección, en donde evalúan las competencias analíticas, críticas y de coherencia de los estudiantes, en el área de ‘competencias ciudadanas’ la mayoría de las preguntas estén inclinadas a temas relacionados con género, bullying o manoteo, y los denominados derechos sexuales y reproductivos, más que a otros temas realmente importantes que cualquier estudiante colombiano debería conocer.

El pensamiento liberal, y más allá de ello el llamado “pensamiento progresista”, no solo está imponiéndose en la política de manera arrasadora, sino también metiéndose en ámbitos más personales y cotidianos de los ciudadanos. Frente a ello, yo me pregunto (además de cuestionar muchas acciones relacionadas con el actual progresismo que en realidad no entiendo) ¿Por qué están pretendiendo adoctrinar a los estudiantes a través de los exámenes de Estado, como las Pruebas Saber PRO?

Retomando lo mencionado, las pruebas genéricas, se componen de secciones tales como, comunicación escrita, razonamiento cuantitativo, lectura crítica, competencias ciudadanas e inglés. En comunicación escrita, por ejemplo, había que escribir un ensayo respondiendo a la pregunta: De acuerdo a la siguiente afirmación: “El Estado colombiano debe reconocer la legitimidad en las uniones entre parejas del mismo sexo”, exponer lo que se piensa frente a ello y si debería ser o no así. En algunas preguntas de lectura crítica y conocimiento ciudadano sólo hacían referencia a los derechos de los homosexuales, el bullying, o los denominados derechos sexuales y reproductivos. No estoy queriendo decir con ello que fueron las únicas preguntas que se presentaron en el examen, pero si debo mencionar que tuvo una carga predominante de estos temas, dejando de lado otros mucho más relevantes para la construcción de análisis, pensamiento y crítica.

Igualmente, hay que recalcar que estas son preguntas de selección múltiple, y daban opciones muy limitadas, sin dejar espacio a una forma de pensamiento diferente. ¿A qué me refiero con esto? Simple: En alguna pregunta, las opciones de respuesta lo obligaban a responder de cierta forma, así uno no estuviera de acuerdo. En todo caso, era evidente que debía responder adivinando la postura del evaluador, asumiendo una mentalidad progresista y de ‘no-discriminación’ para que las respuestas fueran correctas. Si uno piensa diferente de esa mentalidad oficial, entonces no tiene opciones de elegir: Para el examen esa será una respuesta equivocada.

A mi parecer las preguntas tenían un claro tinte de adoctrinamiento, ya que las respuestas no daban opción a nada más de lo que debería ser desde los supuestos progresistas de las libertades la ‘no-discriminación’ y ‘aceptación a la diferencia’. Por ejemplo, en otra pregunta en que se planteaba el tema de la discriminación, las respuestas eran muy polarizadas, no mencionaban ninguna fuente que avalara la norma o el procedimiento a seguir, no dejaba la posibilidad de opciones, sino sólo una que cumplía con tales criterios de ‘corrección moral’.

Sabiendo que en sí misma, la prueba saber PRO es muy limitada para evaluar competencias, lo cual ha sido una de sus mayores críticas a pesar de la reestructuración que ha tenido en los últimos años, ahora, también surge este tipo de preguntas que sólo dejan una sensación de adoctrinamiento a la fuerza. Se imponen las respuestas dirigidas a concordar con este tipo de pensamiento, y no se deja espacio para que quienes pensamos o actuaríamos diferente respondiéramos de acuerdo a ello, porque entonces nuestras respuestas evidentemente serían erradas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario