Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

miércoles, 19 de junio de 2013

Ingresos de Profamilia se duplican en una década

Compartimos con ustedes la investigación hecha por Tu Si Cuentas, sobre la financiación de Profamilia a través del mercado sexual y del aborto.

Profamilia Educa aprende todo

Entre 2001 y 2012 los servicios de salud de Profamilia han pasado de tener unos ingresos anuales de $47.000 millones de pesos a más de $100.000 millones. De acuerdo con su informe anual los ingresos  de la entidad abortista se originan principalmente por los servicios de anticoncepción (41,2%), de apoyo diagnóstico el (17,9%) y de salud sexual y reproductiva el (14,9%), entre los que se encontraría la realización abortos, principalmente farmacológicos a través del Misoprostol. De acuerdo con información oficial, disponible en el Ministerio de Salud y Protección Social y en la Superintendencia de Salud, las unidades de negocio más rentables de la IPS Profamilia en 2012 fueron la de Mercadeo con ingresos de $35 mil millones por Mercadeo, y la de “Quirófanos y salas de parto” con $21 mil millones.


Fuente: www.profamilia.org.co.

En este último rubro se encuentran las casi 6.000 cirugías ginecológicas reportadas por la entidad, que promociona la realización de abortos como si se tratara de un método de planificación, lo cual queda en evidencia al ver su publicidad sobre la aplicación que le da la entidad a la Sentencia de la Corte Constitucional que despenalizó del aborto en Colombia, disponible en la página web que Profamilia creó para ofrecer el servicio de aborto: www.profamilia.org.co/aborto/.

 

Video de Profamilia en la que se ofrece el aborto para las mujeres a quienes el embarazo les produce un fuerte “estrés” y les resulta inconveniente:

Evolución ingresos de Profamilia 2001-2012:

Analizando la evolución de los ingresos de Profamilia en la última década queda claro que esta filial de la organización internacional IPPF, más allá de un gran poder político que ejerce a través de las mesas de trabajo permanente en las que participa con el Gobierno Nacional y los Entes Territoriales para definir las políticas públicas sobre “Salud Sexual y Reproductiva”, así como con sus aliados en los organismos de cooperación internacionales y órganos multilaterales (USAID, Naciones Unidas), también tiene un gran poder económico que le permiten influir en la opinión pública a través de campañas de comunicación, sostener un equipo de expertos que se encarga de hacer una labor de “relaciones públicas” en el sector médico y ante los medios de comunicación, que le han permitido lograr que los puntos de vista que promueve sobre la sexualidad, sean prácticamente indisputables ante la opinión pública actual.

También le permiten mantener operaciones de capacitación permanentes dirigidas a jóvenes y a profesores en las principales ciudades del país. En 2012 por ejemplo, llegaron con actividades de adoctrinamiento ético y sexual a 2.476 jóvenes en 13 ciudades del país, con complicidad de los colegios y de las Secretaría de Educación, con seguridad en la gran mayoría de los casos sin que los padres de familia de estos jóvenes conozcan y aprueben los contenidos de esas capacitaciones.

Finalmente, esa capacidad de influencia social se consolida a través de la influencia en el sector público y privado que logra a través de sus aliados, de quienes recibe donaciones, aportes en especie y respaldo político.

Entre los aliados de Profamilia se destacan el Fondo de Población de Naciones Unidas, la Organización Panamericana de la Salud, el Open Society Institute (George Soros), Dejusticia (Rodrigo Uprinmy), la Refinería de Cartagena, las Universidades del Rosario y de Los Andes y las fundaciones Corona, Julio Mario Santodomingo y Hernán Echavarría Olózaga.

Frente a semejante capacidad de influencia y de cooptación del sector público, es muy difícil imaginar que vayan a cambiar las desastrosas políticas de salud pública que se han implementado en Colombia en los últimos 20 años, a través de las cuales se ha  promovido comportamientos de riesgo entre menores de edad, se ha disparado el embarazo en adolescente y, más grave aún que todo lo anterior, se ha desequilibrando la vida afectiva de los jóvenes desbordando su dimensión sexual, dificultando su capacidad para establecer una vida familiar estable y fecunda, beneficiando únicamente a Profamilia y los demás empresarios de la industria del sexo, a través de multimillonarios contratos pagados con el dinero de todos los ciudadanos.

Sólo una gran movilización ciudadana que pida cuentas a los funcionarios encargadas del diseño de las políticas públicas de salud, y sobretodo, una nueva generación de jóvenes capaces de cuestionar con argumentos sólidos la visión deshumanizada que predomina actualmente sobre la sexualidad, podrá romper con esa instrumentalización del Estado que ha logrado Profamilia en estos últimos 60 años, poniendo los recursos de los colombianos al servicio de sus intereses económicos e ideológicos.
Ingresos Profamilia 2001-2012

Ingresos Profamilia 2001-2012. Fuente: Superintendencia de Salud

No hay comentarios:

Publicar un comentario