Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

sábado, 21 de septiembre de 2013

Alcaldía de Bogotá promueve ideología de género entre los funcionarios públicos

La Alcaldía Distrital de Bogotá, a través de la dirección de diversidad sexual de la Secretaría de Planeación está realizando una encuesta entre todos los funcionarios públicos del Distrito, titulada “Ambientes Laborales Inclusivos”, en la cual se les interroga específica y exclusivamente sobre discriminación contra personas LGTB. En la pregunta 2.01. se interroga a los encuestados por las razones por las cuales se han sentido discriminados, y se presenta una lista de 15 opciones como “Identificarse como lesbiana, gay, bisexual o transgenerista”, “Forma de vestir”, “Apariencia física (peso, estatura, rasgos)”, “Por NO tener pareja, hijos o personas a cargo”, pero ninguna opción sobre sentirse discriminado por sus creencias o prácticas religiosas.

El resto de la encuesta gira alrededor de la discriminación contra personas LGTB, e incluso se pregunta si en cada entidad hay capacitación en temas LGTB, grupos de apoyo LGTB o personas declaradamente LGTB en cargos directivos. Por último, se  pregunta la identidad del encuestado, distinguiendo entre el “sexo con que fue registrado al nacer” y el “género con que se identifica”, y si la persona se declara como LGBT, se despliega una nueva sección de la encuesta sobre la discriminación que la persona haya sentido por ser LGBT. Preocupa que dado el nivel de subjetividad de las preguntas sobre discriminación percibida por los LGBT, sólo se pregunte a los LGBT, y por tanto no exista un control metodológico sobre el factor subjetividad de las respuestas.

Preocupa aún más, el Instructivo de la encuesta, y la presentación adjunta, pues revelan todo un programa de´imposición de la Ideología de Género en las entidades públicas. Para la muestra, un ejemplo:

3.2.4 Sexo de nacimiento

El sexo es una categoría construida culturalmente, que desde el siglo XVIII se entiende en la cultura occidental (Europa y EEUU, principalmente) a partir de nociones biológicas que dividen a los seres humanos en mujer y hombre. Esto es lo que se llama dimorfismo sexual. Esta noción nutre también una clasificación cultural y dicotómica hecha para todos los mamíferos en general y otras familias animales, dividiéndolos en hembras y machos según el sistema reproductivo y de acuerdo con las características genéticas, endocrinas, anatómicas y fisiológicas.

Sin embargo, estas nociones han sido cuestionadas gradualmente al establecerse que incluso en términos genéticos no existe, de manera objetiva, tal dimorfismo sexual y que más bien existe una amplísima gama de variaciones genéticas y fenotípicas no dimórficas en donde caben hombres y mujeres con fenotipos y genotipos muy variados, así como personas intersexuales. Esta última es una categoría que viene a enriquecer el constructo binario que sólo contemplaba hombre y mujer. Las personas intersexuales fueron llamadas durante mucho tiempo hermafroditas, en una traslación incorrecta de un concepto biológico aplicable para determinadas especies.

3.2.4.1 Mujer

Una mujer es la idea que se ha construido culturalmente de una persona que tiene caracteres sexuales primarios (genotipo) y secundarios (fenotipo) predominantemente femeninos.

3.2.4.2 Hombre

Un hombre es la idea que se ha construido culturalmente de una persona que tiene caracteres sexuales primarios (genotipo) y secundarios (fenotipo) predominantemente masculinos.

[…]

3.2.6 Identidad de género

La identidad es la construcción cultural que se genera en el marco de las relaciones sociales mediante la que se definen los atributos de los individuos y los colectivos que marcan la diferencia entre lo propio y lo diferente en un proceso permanente de construcción subjetiva, intersubjetiva y socio-cultural.

Las identidades de género, como todas las identidades, se configuran en un proceso de heterodesignación (generalmente violento) y de autonombramiento (generalmente asociado con la autoconstrucción del sujeto político y social). Es decir, las identidades pueden ser impuestas desde afuera o construidas desde el individuo. Por esto, resulta difícil definir las formas de nombramiento que aluden a identidades de género. Se intenta a continuación, una definición, que pretende sólo ubicar de manera general ciertas identidades de género.

Preocupa que junto a este manual de adoctrinamiento, la presentación que le acompaña anuncie la institución de un ‘Acta de Compromiso’, “mediante el cual las y los servidores públicos que la suscriben establecen un compromiso de no discriminación por orientación sexual e identidad de género en su calidad de servidores públicos”. Resulta difícil creer que puede firmarse el acta sin asumir las definiciones que el instructivo impone. Cabe preguntarse si la firma de tal acta será voluntaria, o el que no la firme se expone a ser objeto de discriminación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario