Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

jueves, 5 de diciembre de 2013

¡Si se puede! El pueblo croata cierra las puertas al “matrimonio” homosexual

La noticia de el pasado domingo ha sido motivo de regocijo para los católicos en general, y para quienes defendemos la familia en particular: El pueblo croata ha aprobado en Referéndum una modificación a la Constitución que establece que el matrimonio será exclusivamente entre un hombre y una mujer. Aunque el golpe venía siendo avisado por las encuestas previas a la votación, es indudable que representa un revés absoluto para la agenda global LGBT que pregonaba la inevitabilidad de su causa.

La dureza del golpe radica fundamentalmente en que el caso está cerrado. Ha sido el pueblo croata el que se ha manifestado y ninguna autoridad podrá revertir esa decisión sin estar actuando inconstitucionalmente. Incluso una acción a nivel internacional, vía Tribunal Europeo de Derechos Humanos por ejemplo, sería una violación abierta del principio de soberanía y de libre determinación de los pueblos, además de indudablemente antidemocrática.

Esta es la diferencia cualitativa frente a las reformas pro-matrimonio que fueron aprobadas por vía de Referéndum en 30 Estados de los Estados Unidos. Allí la Corte Suprema y los órganos federales han servido para que en el último año se hayan subvertido tales reformas por vía judicial. En Croacia el caso ha quedado cerrado en las urnas y (conociendo el espíritu de ese pueblo) una subversión de esta decisión provocaría una revolución automática.

Referéndum en Mostar

La prensa global, que el lunes lamentaba los resultados, tratará de barrer prontamente con la noticia y evitar que la gente recuerde que el Lobby gay puede ser derrotado. Nosotros, por el contrario, no podemos perder la oportunidad de aprendizaje que los croatas nos ofrecen. Desde ya esbozo algunas lecciones:

  1. Actuar rápido: La indignación de la opinión pública tiende a enfriarse con el pasar de los días y a acomodarse a las nuevas circunstancias. Entre más tiempo se deja pasar, resultará más difícil movilizar a la gente, pues aumentará la percepción de que no vale la pena hacerlo. También es claro que la mejor ofensiva es el ataque y resulta mucho más difícil aprobar este tipo de reformas cuando ya hay normas o jurisprudencia en sentido contrario.
  2. No confiar en los políticos: Si los croatas se hubieran sentado a esperar que los políticos de derecha presentasen una reforma tal, probablemente el gobierno ya habría hecho aprobar una ley de uniones homosexuales. Por el contrario el movimiento ciudadano que surgió de forma autónoma logró una movilización tal, que consiguió que los parlamentarios se tuviesen que subir al tren y aprobar la convocatoria a Referéndum.
  3. Apoyo decidido por parte de la Iglesia: Aunque en ocasiones la Iglesia dude de su propia influencia o capacidad de convocatoria, sigue siendo un referente absoluto en cuestiones morales. Por esta razón fue de radical importancia el apoyo claro, directo y decidido por parte de la Iglesia al Referéndum. Si no lo hubiera hecho, o de forma más bien tímida, probablemente habría generado dudas entre los fieles laicos, quienes tal vez, se hubieran decidido por la abstención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario