Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

domingo, 20 de julio de 2014

Más denuncias contra la vacuna del VPH, gobierno insiste en continuar con la vacunación

Nuevas denuncias sobre efectos adversos de la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano se suman a las que ya habíamos informado hace unos meses. En este caso, son 23 menores del municipio de Carmen de Bolívar quienes afirman haber sufrido efectos secundarios luego de la aplicación de la vacuna, entre ellos, dolores de cabeza, adormecimiento de las extremidades y parálisis.

La respuesta del Ministerio de Salud sigue siendo la negación automática de tales efectos y la defensa del programa de vacunación. Afirman que “todos los estudios realizados en torno a la vacunación contra el VPH no han mostrado aumento de enfermedades o alteraciones en el grupo de niñas vacunadas”.

Sin embargo, otra es la opinión de la endocrinóloga española Carme Valls Llobet quien en Bogotá presentó un panorama distinto al que muestra el gobierno nacional. En entrevista con El Espectador, explicó no sólo las causas de la preocupación alrededor de la vacuna contra el VPH, sino también la razón del gobierno para insistir en continuar con el programa:

¿Cuál es su opinión sobre una vacuna cuyo uso se ha generalizado en niñas y jóvenes de Colombia y otros países: la que eliminaría el riesgo de contraer el virus del papiloma humano, VPH (infección de transmisión sexual causante del cáncer de cuello uterino)?

Trabajo en una organización científica sin ánimo de lucro que se llama Centro de Análisis y Programas Sanitarios (CAPS), en Barcelona. Cuando salió la vacuna, lo primero que nos preguntamos en el Centro fue si había evidencia científica de que curaba el cáncer de cérvix para justificar una inversión de $400 euros por dosis, por cada niña de cada población. La respuesta hasta el momento es que nadie ha demostrado que eso sea cierto. Sin embargo, esa vacuna se está aplicando en muchas partes del mundo hace 6 o 7 años. Después vino un segundo problema: el cáncer de cérvix (cuello uterino) no produce anticuerpos en sangre como los que generan las enfermedades contagiosas. El virus del papiloma es de piel, por tanto, no genera anticuerpos y para hacer una vacuna contra ese virus, le tenían que poner un elemento que hiciera que el cuerpo los fabricara.

Y ¿en qué consiste el problema?

En que hicieron la vacuna con aluminio para crear anticuerpos pero este elemento produce efectos secundarios ¿Cuáles efectos? Según a quien se la apliquen y dependiendo de su sistema inmunológico, se pueden generar enfermedades autoinmunes. Nadie advirtió que se tuviera que hacer un análisis previo de la niña que iba a ponerse la vacuna. Como sabemos que no todo el mundo tiene las mismas condiciones, ha habido efectos adversos en algunas jóvenes. Por ejemplo, el síndrome de Guillain-Barré que paraliza el cuerpo. Las reacciones alérgicas serían pasajeras pero si se desarrolla una enfermedad autoinmune severa, puede afectarse el sistema nervioso central. Y eso sí es grave.

¿Hay casos en que hayan ocurrido problemas delicados de salud por la vacuna?

En España conocemos casos de niñas que han hecho convulsiones y epilepsia y que han entrado en coma después de la aplicación. Cualquier médico sabe que una vacuna puede producir encefalitis y mortalidad en una probabilidad baja de una en cada millón de habitantes, pero esta VPH está dando más problemas que las demás, sobre todo en la segunda dosis.

Cuando se toma una decisión de política pública en salud sobre vacunas, como ha ocurrido con esta VPH en Colombia, no es fácil echar para atrás la medida porque la inversión económica es cuantiosa.

Es cierto. El problema es que como es tan cara y ha sido una política de salud pública darla, ahora nadie sabe cómo retirarla. Multiplique 400 euros por niña de 10 años en todas las poblaciones y añada que se distribuye gratuitamente, a un costo enorme para los Estados que invirtieron en ella.

¿Es verdad que, no obstante el problema económico, varios países están pensando en retirar la vacuna?

En enero de este año, Japón organizó un congreso sobre el tema con expertos mundiales que están investigando a raíz de que en Canadá hubo tres muertes. La investigación sobre estos casos concluyó que el complejo aluminio-vacuna produjo encefalitis. Después ha habido casos de niñas que han quedado con insuficiencia ovárica posterior a la aplicación de la vacuna, es decir que han quedado menopáusicas a los 20 años. En España hay dos casos. En Estados Unidos hay un grupo especializado que tiene recopiladas las muertes por efectos secundarios de la VPH.

¿Han dejado de aplicar la vacuna en esas naciones?

Sí. Japón ha decidido no vacunar, no recomendar la vacuna y no pagarla. India, en donde ha habido problemas de mortalidad desde el año 2010, optó por no pagarla y por revisar su política al respecto. Y Francia, que hizo un congreso reciente en el Senado, afirmó que no debía pagarse con dinero público y que no la recomendaría. Esta discusión interna está en todos los servicios de sanidad del mundo. Añado que en Alemania, el mismo profesor que recomendó la VPH al principio, ahora está planteando que no ha debido aplicarse, también por otra razón científica: la vacuna solo cubre dos cepas de las que producen cáncer de cérvix y hay 17 cepas que la pueden provocar.

Es decir ¿tampoco es eficiente para evitar el cáncer de cérvix?

Es eficiente para las dos cepas porque es capaz de producir una inmunidad muy alta pero no sucede lo mismo con las 15 restantes. Por tanto, no pueden asegurarnos que no habrá ningún tipo de cáncer de cérvix.

En conclusión, ¿usted recomendaría no poner la vacuna?

Eso es lo que recomendamos aunque sabemos que no puede bajarse la guardia para prevenir el cáncer de cérvix. La única manera científica que va bien para la prevención por el momento, es la de las citologías vaginales; y con el dinero que se gasta en la vacuna, sería mucho mejor que se fortalecieran los programas que las incentivan para que las mujeres se la hagan periódicamente.

¿Ponerse la vacuna contra el virus de papiloma humano podría inocular cáncer?

No. El cáncer no funciona así. Pero insisto en que los efectos secundarios sobre el sistema neurológico, son delicados.

¿Esos efectos se producen de manera inmediata o mucho tiempo después de aplicada la vacuna?

Por lo que hemos visto, de un mes a seis meses después. En consecuencia, el seguimiento a las niñas debe realizarse en ese periodo. También sabemos, como le dije, que se presentan muchos efectos en la segunda dosis. Ahora, hay que advertir que no todas las vacunadas padecen efectos secundarios. No hay que asustar a la gente sino prevenirla. Adicionalmente, a las jóvenes que aseguran que se les presentaron efectos secundarios, se les ha de examinar y reconocer que sí tienen relación con la vacuna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario