Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

lunes, 20 de octubre de 2014

Maneja a toda velocidad, pero protégete… usa tu casco, por Juan Antonio López Baljarg

Reproducimos el artículo de Juan Antonio López Baljarg, publicado originalmente en Yo Influyo.

“antes de subirte a la motocicleta, recuerda: puedes manejar a la velocidad que quieras, sin respetar ninguna ley de tránsito, pero eso sí, ¡protégete! Usa tu casco”.

¡Qué absurdo! Y así de absurda y de irresponsable resulta la iniciativa que promueven las autoridades frente a los “derechos sexuales y reproductivos”.

Puede ser fácil irse con la finta cuando se usa la palabra “derechos” y pensar que esta iniciativa representa un beneficio para los niños, niñas y adolescentes de México. Sin embargo, debemos entender los problemas que se encuentran implícitos en esta propuesta, consecuencia de una irresponsable iniciativa y/o de una estrategia de manipulación.

Dentro de la gama de “derechos sexuales y reproductivos” de esta iniciativa, se encuentra el decidir de manera libre el número y espaciamiento de hijos que se deseen. ¿Una niña de 10 años por qué tendría que decidir cuántos hijos desea tener, por lo menos por qué a esa edad?

Es claro que es una propuesta disfuncional (en el mejor de los casos), porque la niñez no es el momento adecuado para que una persona forme una familia.

Un “derecho” más: recibir información y tener acceso a los métodos anticonceptivos de manera gratuita y suficiente. ¿Un niño de 8 años por qué debería tener acceso a un preservativo?, por ejemplo. ¿Tendrá la madurez emocional y psicológica para iniciar su vida sexual?

Más que una medida de “protección”, una vez más el Estado se estaría equivocando, acelerando la edad para iniciar una vida sexual, cuando no se cuenta con un nivel de responsabilidad adecuado para asumir consecuencias de tal grado. Más que una medida de prevención, es un problema más.

Último “derecho”: contar con servicios médicos y jurídicos que les permitan construir su identidad sexual. En primer lugar, no es lo mismo hablarle de derechos médicos y jurídicos a un niño o niña de 6 años que un adolescente de 17 ¡y mucho menos sobre identidad sexual!

El aspecto de la madurez psicológica y emocional no se está tomando en cuenta en esta iniciativa, que al analizarla, más que una propuesta de derechos, parece más bien una irresponsable y absurda permisividad, manipulada por las corrientes relativistas de nuestra sociedad.

Y faltan muchas preguntas por responder…

¿Dónde queda la figura de los padres? ¿No son ellos los primeros, por derecho y obligación, a tener voz en estos temas?

Muchos derechos… ¿y las obligaciones?

Mucha información… ¿y la formación?

Mucha libertad… ¿y la responsabilidad?

¿Es así como el Estado quiere formar a las nuevas generaciones?

El tema es muy amplio, del cual vale la pena seguir hablando. Por el momento es importante exigir: que no se acomoden las leyes a conveniencia de ciertos grupos liberales, manipuladores e irresponsables. Y sobre todo, que no se trastoquen los verdaderos derechos de los niños, niñas y adolescentes, ya que esta iniciativa, más que beneficiarlos, los convierte en víctimas.

@juanlbaljarg

No hay comentarios:

Publicar un comentario