Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

sábado, 10 de enero de 2015

Lo que nos recuerdan los hechos de París, por Martín Buteler

Reproducimos el artículo de Martín Buteler, publicado originalmente en Adelante la Fe.

El triste suceso acaecido el día de la fecha en la ciudad de París, pone nuevamente sobre el tapete el muy complejo tema de las relaciones entre Occidente y el Islam. Está claro que nos referimos al ataque perpetrado por creyentes musulmanes contra la redacción de la publicación Charlie Hebdo, que acabó con el lamentable saldo de 12 muertos y otros tantos heridos. Lo que el presidente galo Francois Hollande no vaciló en calificar como “atentado”, se había anunciado como amenaza en numerosas ocasiones, a raíz de una serie de caricaturas satíricas relativas a Mahoma y al Islam, aparecidas sucesivamente en la revista durante los últimos meses, y que terminaron por desatar la represalia con las consecuencias tan trágicas que hoy se pueden observar.

La primera y más inmediata conclusión que sugiere el episodio tiene que ver con la patente dificultad que engendra, para una sociedad que se autodefine como diversa y pluralista, la convivencia en su seno con una comunidad de las características del Islam, esencialmente dogmática y excluyente, lanzada ahora a la conquista progresiva del continente europeo, cuyos índices demográficos de población musulmana son cada vez más altos. De ahí que, por bien intencionadas que sean las tentativas de diálogo interreligioso, la realidad es que no parecen ser fructíferas, en orden a alcanzar un modus vivendi que garantice un mínimo de paz social, entendida esta como ausencia de conflictos civiles.

Ahora bien, es preciso ir más a fondo en la comprensión de la problemática de marras, y para ello hay que detenerse en la consideración del actual estado de la sociedad occidental, que ya no es posible seguir denominando con el nombre de “Cristiandad”. Lo que llamamos “Occidente”, en efecto, no es más que el residuo, la triste versión secularizada de lo que en algún momento fue conocido con aquel título glorioso, mal que les pese a los hijos de la Revolución.

Entre las declaraciones a los medios de prensa que se hicieron públicas durante la jornada, nos ha llamado especialmente la atención una de ellas, por cuanto refleja lo que precisamente queremos señalar. El personaje en cuestión, haciendo profesión de ateísmo, afirmaba que en Francia la religión era vista simplemente como una “filosofía”, una “idea”, y que por ello se podía hacer de Mahoma una caricatura como se podía hacerla “de Carlos Marx” (sic); en definitiva, Mahoma era un personaje sagrado, pero solo para los musulmanes…

No seremos nosotros, ciertamente, los encargados de reivindicar la figura del Profeta, pero sí creemos que los dislates proferidos por este tipo de pseudo-intelectualidad son dignos de atención, en la medida en que permiten comenzar a entender el fenómeno de la avasalladora expansión musulmana en Europa, que no parece encontrar nada mejor que ofrecer como resistencia que la religión de la libertad y el relativismo, o lo que es lo mismo, de la democracia moderna. La pena que causa oír en boca de los más altos mandatarios del mundo, ante el hecho consumado, las lamentaciones que invocan como valor supremo el de la “libertad de expresión” (“La libertad es más fuerte que la barbarie”, ha dicho el mismo Hollande, por ej.), nos recuerda el “pensamiento débil” de que hablara el filósofo Gianni Váttimo para referirse a la post-modernidad, desertora de los valores absolutos que dieron nacimiento a nuestra civilización. Es precisamente este pensamiento débil el que opera como caldo de cultivo para el avance en terreno propio de un mundo tradicionalmente adversario del occidente cristiano.

Ante la explosión de las invasiones bárbaras en el siglo V, el escritor Salviano de Marsella sugirió la original interpretación que veía en los saqueos de las distintas tribus el castigo divino debido al pecado de los cristianos. En este sentido, no es aventurado afirmar que el azote islámico constituye la recompensa, por lo menos natural, a la apostasía de Occidente. Europa, en particular, no parece darse cuenta de ello, con todo, y nada indica que en el futuro lo advierta, sumergida en la inmanencia del materialismo imperante.

El trágico desenlace de las sátiras de la revista en cuestión nos recuerda, de una forma impensada, lo que hemos olvidado quizá, a fuerza de tolerar toda clase de blasfemias e injurias contra nuestras propias realidades sagradas, a saber, la verdad de que toda libertad debe reconocer sus límites en valores más elevados. Quiera Dios que esta amarga experiencia nos lo enseñe.

Martín Buteler

No hay comentarios:

Publicar un comentario