Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
48% Alcanzado
$360.000 Donados
Días que faltan
8 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

miércoles, 4 de febrero de 2015

Comunicado de la Red Familia Colombia contra la adopción por parejas del mismo sexo

La Red Familia Colombia y su Movimiento de Padres UN PASO AL FRENTE, se adhiere al Comunicado de las organizaciones de la sociedad civil y no gubernamentales, en favor del derecho prevalente de los menores de edad a ser educados por un padre y una madre ante la tentativa de la Corte Constitucional de promover en próximos días la adopción de menores para parejas del mismo sexo.

Si no haces parte de ninguna organización, manifiéstate firmando la petición: Petición a los magistrados 

COMUNICADO DE LAS ORGANIZACIONES

DE LA SOCIEDAD CIVIL

Febrero 3 de 2015

Señores Magistrados
Corte Constitucional de Colombia

Nos vemos en la obligación de manifestarnos y expresar nuestro profundo desacuerdo por la forma como el poder judicial se toma atribuciones que no le competen y pretende legislar sobre una materia que debería regular el Congreso de la República y no el poder judicial.

Es bien sabido que la interpretación de la norma, incluso de la misma Constitución, es una de las situaciones que más suscita debate para el ejercicio del juez, pero en este caso la norma principal – la Constitución Política colombiana– es absolutamente clara en establecer que la familia está compuesta por la voluntad libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio o por la voluntad de conformarla” (art. 42, Constitución Política de Colombia).

Así las cosas, en este apartado no puede haber lugar a interpretaciones sobre el concepto de familia, sin que esto implique desconocimiento de las demás realidades de hogares que no tienen esta estructura. Sin embargo la misma Constitución es muy clara en establecer que la estructura familiar compuesta por un hombre y una mujer y su progenie se constituye como el modelo de familia. Y finalmente éste termina siendo el modelo de familia, no sólo en Colombia sino a nivel internacional, en virtud de que la ciencia, la psicología, la psiquiatría y la misma pediatría han demostrado la relevancia y trascendencia que tienen la figura paterna y la figura materna en la educación, conformación de la identidad y el desarrollo íntegro de los menores de edad.

Por esta razón es que los debates sobre la adopción de menores por parte de parejas del mismo sexo suscita una gran variedad de reflexiones, ya que el derecho de adopción no es un “derecho de constituir familia”, sino que es el derecho que recae sobre los menores de edad de ser educados, de ser posible, por sus padres biológicos, o en casos diferentes, por las figuras paternas y maternas (abuelos, tíos) que mejor los puedan orientar.

Sin embargo, en todos los casos estos son debates que deben darse al interior de los fueros legislativos, donde la ciudadanía, como constituyente primario, tiene la principal potestad de dirimirlos. Por ello, los integrantes de la Corte Constitucional no pueden arrogarse la potestad de dirimir asuntos que son cruciales para el futuro de la sociedad colombiana, e imponer a puerta cerrada sus opiniones e ideologías personales sobre temas tan cruciales para una sociedad.

Reiteramos nuestra profunda consternación por estos acontecimientos, teniendo que recordar (de manera lamentable) a quienes deberían ser protectores de la Constitución Política en Colombia, que sus opiniones no pueden estar por encima de lo que la misma Constitución establece, y que no pueden atribuirse el “derecho” de imponer a la fuerza paradigmas sociales que están seriamente revaluados en diferentes lugares del mundo y por diversos expertos.

El derecho prevalente siempre será el de los niños, y no pueden ponerse por encima intereses ni opiniones de otras comunidades como la LGBT.

Por lo tanto, nos unimos al clamor de miles de colombianos que ya exigen a través de medios virtuales (casi 5000 ciudadanos han firmado la petición: http://www.citizengo.org/es/16304-renuncie) que la Corte Constitucional no continúe cometiendo más atropellos en contra de la familia constitucionalmente establecida, y que se protejan los derechos de los menores colombianos.

Por lo anterior:

1. No reconocemos como válida la intervención de un magistrado cuyos intereses personales estuvieron comprometidos con un caso anterior de adopción para una pareja de lesbianas, en el que el sobrino del magistrado resultó ser el padre biológico (supuestamente inexistente) del niño cuya custodia estaba en consideración. Es una vergüenza que se considere legítima su intervención, y que además se reconozca su “autoridad” después de lo sucedido con el caso anterior. El magistrado Jorge Iván Palacio estaría cometiendo prevaricato.

2. No es legítimo que la Corte Constitucional continúe imponiendo posturas e ideologías a espaldas de los colombianos, y que no someta estos asuntos cruciales a la voluntad popular y al poder legislativo, único facultado para legislar y dirimir sobre estas cuestiones.

3. Por lo tanto no es democrático ni digno de un Estado de Derecho el que las corporaciones públicas, y más la Corte Constitucional (elegida por el mismo Senado de la República) imponga medidas en contra de la voluntad del constituyente primario, que es el pueblo colombiano. En Colombia, por desgracia, asistimos a la dictadura de los jueces ideologizados que parecen no respetar la Constitución Política, el Estado de Derecho ni los derechos fundamentales de los mismos colombianos.

4. Exigimos que los jueces que están vinculados en este proceso sean debidamente intervenidos y que sus actuaciones sean vigiladas por las autoridades competentes, ya que nuestros derechos y los derechos de nuestros menores están siendo violentados por una corporación pública que somete el interés general a los intereses particulares de sus integrantes y a las demandas de comunidades particulares.

5. Exigimos que este debate se dé a puerta abierta, de manera pública y con toda la ciudadanía colombiana, y que sea ella misma la que decida el destino de las futuras generaciones.

Esta es la Corte Constitucional que pasará a la historia de Colombia como el organismo más agresivo en la destrucción de la familia natural, que puso por encima de los derechos de los menores los intereses de lobbys políticos.

La ciudadanía colombiana no se quedará inmóvil ante estos atropellos, y no permitirá que la democracia y los derechos de los menores continúen estando al arbitrio de las opiniones de jueces malintencionados y poco éticos.

Firma:

- Red Familia Colombia

- Movimiento de Padres de Familia UN PASO AL FRENTE

Si quieres que tu organización haga parte de este comunicado en favor de la defensa de la familia, pero sobre todo en favor del derecho prevalente que tiene todo menor de edad a ser educado por un padre y una madre, envía un correo a: movilizateyacolombia@gmail.com con el nombre de tu organización a más tardar el miércoles 4 de febrero a las 12:00 de la noche.

Se hará una copia escrita de este comunicado a cada uno de los magistrados de la Corte Constitucional, el día jueves 5 de febrero, adjuntando en medio digital los documentos legales, científicos y de opinión que respaldan el hecho de que la educación de los menores debe darse en el seno de una familia constituida por un hombre y una mujer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario