Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

martes, 31 de marzo de 2015

¿Bautizar, o no, a “hijos” de parejas LGBT?, por P. José Luis Aberasturi y Martínez

Reproducimos este importante artículo del P. José Luis Aberasturi y Martínez, publicado originalmente en el sitio Adelante la Fe.

En la Diócesis de Osma-Soria acaba de hacerse pública una orientación pastoral, dirigida a los párrocos, para que acepten al Sacramento del Bautismo a los niños de parejas homosexuales, cualquiera que haya sido el método usado para su “producción” (lo de “producción” lo pongo yo, intencionadamente): adopción legal, inseminación, alquiler de útero, etc.

La razón aducida es que “el pequeño debe ser acogido con la misma atención, ternura y solicitud que reciben los otro niño”, dejando claro que “no pretende juzgar la conciencia de nadie”, pero sin olvidar constatar, como no podía de ser otra manera, que “sea objetivamente contradictoria con las enseñanzas de la Iglesia Católica” la conducta moral de esas parejas.

Para dar mayor énfasis, la circular se apoya en recordar la gratuidad del Bautismo, señalando además que, “la Iglesia y los padres privarían al niño de la gracia inestimable de ser hijo de Dios si no le administraran el Bautismo”.

Pues me da que, en la Iglesia Católica, si esto sigue adelante, vamos a aportar a la historia y a la ciencia acumulada de la Humanidad un hallazgo como nunca se había logrado: LA CUADRATURA DEL CIRCULO. ¡Sí, señor! Y como estamos en una página como esta, añadiré: ¡Amén. Aleluya!

¿Por qué “cuadratura del círculo”? Porque la Iglesia, y lo digo sin juzgar las intenciones de ningún pastor ni de ninguna oveja –esto hay que decirlo obligatoriamente, tal como están las cosas: en caso contrario quedas como un patán o un ultramontano del siglo IX-, con estas directrices, la Iglesia, se contradice a sí misma: Y un reino dividido contra sí mismo, no puede subsistir (Jesucristo). Y, si no se remedia –aún hay tiempo, que conste-, estamos abocados a ello.

¿Por qué lo digo? Porque esta bienintencionada pastoral se da de bruces con el Derecho Canónico, que rige jurídicamente la vida de todos en la Iglesia: Jerarquía y fieles; pero, muy en primerísimo lugar, de la Jerarquía, que ES JERARQUÍA PORQUE SIRVE A LOS FIELES, porque “el hombre es el lugar de la Iglesia”, como dijo san Juan Pablo II.

Ahora bien: ¿cómo sirve la Iglesia –la Jerarquía- al hombre? Desde la diaconía de la VERDAD y del BIEN y en orden a LA SALVACION. Si olvidase esto, traicionaría a todos: a Jesús, en primer lugar, y por eso mismo y como consecuencia necesaria, a las almas todas.

A la hora del Bautismo, es cierto que, sin él, no podemos ser hijos de Dios: nos hace hijos suyos, nos infunde la Fe, la Esperanza y la Caridad, nos infunde todas las demás virtudes –cardinales, morales-, comunicamos en el tesoro de gracia –Comunión de los Santos- que es la Iglesia y se nos abren las puertas del Cielo, porque al perdonarnos el pecado original nos rescata del poder de las tinieblas. Por eso el Bautismo es un principio absoluto para el que tiene posibilidad de acceder a él y hacerse cristiano, católico.

Pero, como con cualquier otro Sacramento, si nos quedásemos sólo en el ex opere operato –en lo que el Sacramento es y opera por sí mismo- estaríamos cayendo en un sacramentalismo ciego e inútil. Y quizá incluso sacrílego.

Por eso la Iglesia, Madre y Maestra, desde siempre, ha tenido también en cuenta –y así lo ha ENSEÑADO y EXIGIDO- el ex opere operantis; de tal manera que, sin certificarse de este último extremo, no permite el acceso al Sacramento correspondiente. Al menos, hasta no hace muchos años.

¿Por qué? Porque ha atendido siempre la advertencia del mismo Jesús: No podéis echar las perlas a los cerdos. Y porque acceder a un Sacramento sin las condiciones requeridas para su validez y licitud es NO RECIBIRLO, en el mejor de los casos: porque puede perfectamente ser pecado mortal, y no recibir la gracia sacramental específica.

Por ejemplo: si uno “comulga” EN PECADO MORTAL, no ha comulgado; sino que peca gravemente: COMETE UN SACRILEGIO. Por eso recuerda la Iglesia –o recordaba hasta no hace mucho- las condiciones para acceder a la Comunión: ausencia de pecado grave, y el ayuno preceptivo.

Y en el caso del Bautismo, ¿qué recuerda y exige la Iglesia, Madre y Maestra? Pues que no se puede bautizar sin permiso de los padres; por ejemplo. O que no se puede admitir al bautismo si no hay seguridades de que la criatura VA A SER EDUCADA EN LA FE CATOLICA.

En el Bautismo de infantes, a la entrada de la iglesia, el párroco pregunta a los padres y padrinos: -“¿Qué pedís para este niño?”. Y contestan: -“La Fe”. Y ante la pregunta respecto al por qué, contestarán: -“La salvación”.

¿Qué van a contestar una pareja de lesbis ante estas preguntas? ¿Si es bebé masculino –caso de que lo reconozcan así, como macho-: “Esperamos que le salga un buen novio” Y si es fémina, “una buena novia, y rica”? Si viven como viven, con declaración expresa de seguir igual, ¿habrá que ser obispo o párroco para creerse que hay garantías de SER EDUCADO FE”? ¿A qué jugamos?

Como no se puede acceder a casar a una pareja SI NO SON HOMBRE y MUJER, SI ESTAN ATADOS POR ANTERIOR MATRIMONIO, SI NO SON LIBRES PARA CASARSE, y SI NO SON CAPACES DE SABER LO QUE HACEN Y DE ASUMIR LOS COMPROMISOS MATRIMONIALES: por ejemplo, SI EXCLUYEN A PRIORI LOS HIJIOS.

Y, ¿a quién corresponde la vigilancia y las garantías del EX OPERE OPERANTIS? A la Jerarquía, en todos sus niveles.

En esta pastoral, a la espera de lo que decida la Iglesia universal o la Conferencia Episcopal, se hacen oídos sordos, se cierran los ojos, se endurece el corazón –para con Dios, aunque “aparentemente” se abra para la criaturita: no es verdad, es sólo apariencia-, se obnubila el entendimiento, y se desfiguran la VERDAD y el BIEN, recibidos de Jesús, como depósito y administradores en su Iglesia.

Es, al pie de la letra, lo que tantas veces echará en cara Jesús a los jerarcas religiosos de su época: Teniendo ojos, no veis; teniendo oídos, no oís; y teniendo entendimiento, no entendéis. Y rechazarán a Jesús, y lo cambiarán por Barrabás, y lo entregarán para crucificarlo.

Así veo las cosas, después de 35 años de sacerdote. Y, a veces, tiene uno la tentación de pensar si en la Iglesia todavía alguien cree en algo que sea VERDAD, o si alguien cree aún en Jesucristo y pretende ser fiel a lo que dijo y a lo que hizo.

Y, para terminar, me gustaría recordar lo que advirtió Newman -siendo anglicano y sin saber que iba a acabar católico y cardenal- a su iglesia: que si ganaba la nueva tendencia “liberal” –que por aquel entonces no era muy numerosa, pero venía pegando fuerte-, la iglesia anglicana desaparecería.

Y es lo que estamos viendo. Como vemos que desaparece la Iglesia Católica donde renuncia a defender la Verdad Revelada, y donde ceja en su empeño de salvar al hombre. El BUENISMO no arregla nada porque NO ES SALVADOR, es CONDENADOR.

Padre José Luis Aberasturi y Martínez

Leer más...

Corte niega ampliación del plazo para protocolo de eutanasia pero no ha resuelto la nulidad

screenshot-www.minsalud.gov.co 2015-03-31 14-00-07

La Corte Constitucional ha negado la solicitud de ampliación del plazo que solicitó el Ministerio de Salud para publicar el protocolo de atención a las solicitudes de eutanasia que le exigió la Corte en la sentencia T-970 de 2014. Según la sentencia, el ministerio tenía 30 días para expedir el protocolo, pero el Ministerio lo considera un plazo insuficiente “por la complejidad del tema”. Los 30 días siguen corriendo entonces, y se cumplen el próximo 20 de abril.

Sin embargo, según el comunicado del Ministerio, “El MSPS tampoco tiene información sobre las respuestas de la Corte Constitucional frente a la nulidad propuesta por la Procuraduría General de la Nación y la aclaración de fallo presentada por el rector del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, y por Ana Isabel Gómez Córdoba, autora del concepto académico de la Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud”.

Cabe preguntarse cómo es que la Corte decide primero sobre si el plazo establecido en la sentencia es el correcto, y luego sobre si la sentencia está o no viciada de nulidad. El desdén generalizado de la Corte hacia los recursos de nulidad contra sus propias sentencias es una de las principales faltas contra la transparencia y el derecho que son cometidas a menudo por el alto tribunal. La Corte no sólo posterga indefinidamente resolverlas, sino que ha tomado la costumbre de que la nulidad sea examinada por el mismo magistrado sustanciador de la sentencia en cuestión, así que no cabe esperar imparcialidad ninguna en el proyecto de fallo respecto de la nulidad. Sólo así se entiende, por ejemplo, que cuando la Procuraduría demandó de nulidad la sentencia T-585 de 2010, por haber encontrado alteraciones en el material probatorio, la respuesta de la Corte al resolver la nulidad fue prohibir que las instituciones de salud y las entidades judiciales entregaran información a la Procuraduría sobre abortos. También sólo por este mismo desdén se explica que una sentencia viciada de nulidad por razones de público conocimiento,  como la SU-617 de 2014 haya sido tenida como fundamento de otra decisión posterior la C-071 de 2015, antes de decidir las demandas de nulidad que sobre esa sentencia pesan.

Ahora, con el escándalo que se ha destapado alrededor de la Corte, y que se están proponiendo toda clase de medidas para devolverle la credibilidad al alto tribunal, proponemos que las sentencias no sean tenidas como jurisprudencia vigente mientras tengan demandas de nulidad en trámite, y hayan sido debidamente publicadas. Así mismo, que las nulidades de las sentencias no puedan ser asignadas al mismo magistrado que sustanció la sentencia demandada. De todas formas somos escépticos frente al escándalo y las medidas que se proponen, pues es gracias a la falta de transparencia en la Corte Constitucional que el lobby gay y el del aborto han obtenido allí tantas victorias en contra de las instituciones democráticas.

Leer más...

lunes, 30 de marzo de 2015

Hipocresía LGBT: Protestan contra campaña para que familias adopten niños

Según informa El Espectador, el senador Orlando Castañeda, la representante a la Cámara Esperanza Pinzón, la concejal Clara Sandoval, la Organización Claudia Rodríguez de Castellanos, la Fundación Un Solo Corazón y la iniciativa 1H+1M, todos vinculados a la Misión Carismática Internacional, han lanzado el movimiento “Yo Adopto – Niños con Papá y Mamá”, con el cual se busca promover la adopción de niños que por tener enfermedades graves o tener más de dos hermanos, difícilmente serán adoptados por las parejas actuales.

La presentación se hizo a las 7:00 de la noche del pasado sábado, durante un encuentro en la calle 22C # 31-01 y al que asistieron casi 1.000 familias. Los hogares que tienen hijos menores de edad con características especiales fue uno de los temas del encuentro. Para esto, Isaiev Leygen y Svetlana, una pareja ucraniana que adoptó a siete niños portadores de VIH (acción por la que obtuvieron el reconocimiento “Familia Orgullo de Ucrania” en 2012), fue una de las invitadas para dialogar con el público y contar su experiencia.

¿Quién podría oponerse a la posibilidad de que los niños en situación de vulnerabilidad tuvieran un padre y una madre? Pues al lobby LGBT no le ha caído nada bien la propuesta. Para la representante a la Cámara Angélica Lozano “esta organización, compuesta por los mismos promotores del referendo que pretende limitar la adopción sólo a parejas heterosexuales y es liderado por la senadora Viviane Morales, está usando de excusa a los niños para discriminar a los homosexuales.” Incluso han llegado a decir que que movimientos como “Yo adopto – Niños con papá y mamá” van en contra de la constitución de 1991 e implican un retroceso.

Esto recuerda el caso de Eunice y Owen Johns, de 62 y 65 años, una pareja británica que había cuidado a 15 niños como padres sustitutos, pero a los que dos jueces de Nottingham en 2011 declararon incapaces para adoptar, a causa de sus convicciones cristianas de que el “estilo de vida homosexual” es inaceptable. Según el fallo, poner a niños al cuidado de los Johns podría "generar un conflicto con el deber de la autoridad local de salvaguardar y promover el bienestar de los niños", dado que sus convicciones fueron vistas como “perjudiciales” para el desarrollo de los niños.

Por lo visto, para los homosexuales, que impulsan la adopción por parejas del mismo sexo alegando defender los derechos de los menores, que haya más familias (hombre y mujer) dispuestas a adoptar a los niños en condiciones de vulnerabilidad, representa de algún modo una amenaza para sus pretensiones. Si más familias buscan la adopción habrá menos niños disponibles para las parejas homosexuales, y eso es lo que les preocupa. Para ellos lo importante no es que los niños tengan una familia, sino que los homosexuales consigan adoptar.

Ahí es donde se ve que lejos de interesarse por el interés superior del menor, así lo digan las demandas por todos lados, lo que mueve el lobby a favor de la adopción de niños por parejas homosexuales, es, según hemos venido denunciando, convertir a los niños en un objeto de consumo más, subordinado al “proyecto de vida” de los homosexuales.

Leer más...

sábado, 28 de marzo de 2015

“la Teología de la Liberación no es más que la radicalización del Modernismo”: Julio Loredo

(Adelante la Fe) Fundada en 1971 para fusionar cristianismo y marxismo, la Teología de la Liberación fue condenada por la Iglesia. Después de la caída del comunismo, se “recicla”, asumiendo las nuevas ideologías ecologistas y LGBT. Y hoy en día parece haber encontrado un nuevo crédito, incluso dentro de los muros del Vaticano. Aunque Julio Loredo, en el libro recientemente dedicado a ella, la defina “un salvavidas de plomo.” En esta entrevista, explica por qué.

Leonardo Boff, de 76 años, brasileño, es un ex sacerdote franciscano que se “autoredujo” –como escribe en su blog– al estado laical antes de la inevitable intervención del Vaticano, que puntualmente llegó. Boff es un “gran hombre” de la Teología de la Liberación, que no ha dejado de cultivar, aunque condenado por la Iglesia e incluso después de arrojar la sotana. Arrojada a su manera, por supuesto. Esto es, por su propia admisión, continuando a “celebrar” bautismos, matrimonios, los sacramentos en general, aunque ya no tenga autoridad para todo eso.

Hace unos meses Boff volvió a la primera plana de la prensa italiana por haber declarado a la ANSA[1] que había enviado al papa Francisco material para su próxima encíclica, como él mismo papa le había pedido. También hace un año Boff dijo que le había  escrito, siempre detrás de su solicitud, para abogar una vez más a favor de la “causa” de un Concilio Vaticano III.

Es suficiente este dato para entender cómo la Teología de la Liberación de ninguna manera está muerta. Al contrario, sus “profetas” no pierden oportunidad para difundirla por todas partes. Incluso presumiendo de crédito. El hablador Boff ha dicho a los periódicos que él considera que el Papa viene “del caldo de la Teología de la Liberación latino-americana, atribuyéndole  “una verdadera revolución en los hábitos y en los comportamientos de la Iglesia”, y recordando cómo el Papa quiso encontrarse con el fundador de la teología de la liberación, Gustavo Gutiérrez, y su exponente más conocido, Arturo Paoli.

Por lo tanto, hoy en día, de la Teología de la Liberación se puede y se debe seguir hablando. Por qué sigue siendo un peligro, un riesgo, una tentación presente en la Iglesia, a pesar de todo.

“Roma locuta”, pero la causa parece cualquier cosa menos “terminada”. ¿Cómo es eso? Se lo preguntamos a Julio Loredo, autor del libro recientemente publicado con el título Teología de la Liberación– Un salvavidas de plomo para los pobres, publicado por Cantagalli.

La Teología de la Liberación empezó a difundirse rápidamente en 1971 con la publicación del libro homónimo de Gustavo Gutiérrez. En 1979, durante la Tercera Asamblea General de la Conferencia Episcopal de América Latina-CELAM, celebrada en México, el Papa Juan Pablo II hizo varias intervenciones que desautorizaron algunos aspectos de esta doctrina. Sin embargo, ciertos pasajes que se podían interpretar de diversas maneras, el silencio sobre ciertos aspectos del credo revolucionario y la falta de una verdadera condenación provocaron que el mensaje papal no lograra bloquear totalmente su camino.

En 1984 llegó la Instrucción “Libertatis Nuntius”, firmada por el cardenal Joseph Ratzinger en la cual se condenó, incluso con tonos muy fuertes, algunos puntos clave de la Teología de la Liberación, como el uso del análisis marxista, la perspectiva temporal e historicista de la religión y la práctica subversiva. Fue entonces cuando el futuro Benedicto XVI definió el comunismo una “vergüenza de nuestro tiempo.”

Mas dos años después vio la luz la Instrucción “Libertatis Conscientia”, con un tono muy diferente, tanto como para enfatizar aspectos positivos de la Teología de la Liberación. El clima, sin embargo, había cambiado: el colapso del socialismo real, con el que la Teología de la Liberación estaba en simbiosis, marcó también su fin, al menos en su forma original.

Después de un cuarto de siglo, por sorpresa, aquí está, solemnemente “liberada de la aduana” (este es el término utilizado) por el mismo Vaticano.

Se habla de una “nueva primavera”, favorecida también por la elección del primer Papa latino americano. Gustavo Gutiérrez fue recibido en audiencia por el Papa. Hasta el Osservatore Romano dedicó a la Teología de la Liberación dos páginas completas llenas de elogios. Se celebró en el Vaticano el Encuentro Mundial de los movimientos populares, que reunió a las siglas de la izquierda alineadas con la Teología de la Liberación. De una de sus figuras expresivas, Mons. Oscar Romero, fue aprobado el proceso de beatificación. Todo esto plantea serias preocupaciones, sobre todo por el uso instrumental que de eso se pueda hacer, en apoyo de la extrema izquierda.

En su libro usted define la Teología de la Liberación un “salvavidas de plomo para los pobres”: ¿por qué?

Sus partidarios la presentan como una teología “de los pobres para los pobres”, es decir la única que favorecería el bienestar para ellos, “liberándolos” de toda explotación. Esto es una mentira. Un estudio, incluso superficial, muestra que donde se han aplicado sus postulados, el resultado ha sido un aumento dramático de la pobreza y de los problemas sociales. No es, por lo tanto, una opción preferencial para los pobres cuanto para la propia pobreza. Por otra parte, habla de “libertad”, pero, en los hechos, se alinea con las dictaduras, siempre que sean comunistas. Para ello, el teólogo jesuita Horacio Bojorge acuñó la frase, que yo uso en el subtítulo de mi libro, “salvavidas de plomo.” Lejos de ayudar a los pobres, la Teología de la Liberación los hunde. Se trata entonces de  una corriente teológicamente herética y políticamente perjudicial.

En una época en la que la historia ha decretado claramente la derrota del comunismo, ¿cómo es posible seguir creyendo en una corriente de pensamiento, que propone “introducir el marxismo en la teología”?

Respondo en dos niveles. En primer lugar, debemos reconocer con pesar que no pocos personajes católicos, incluso prelados de la Curia, todavía hoy proponen el marxismo como método válido de análisis para satisfacer las necesidades de los pobres. Por otra parte, ya en 1989, previendo la caída del comunismo, los mismos teólogos de la liberación empezaron a deshacerse de él, sustituyéndolo  con ideologías más adecuadas para la nueva era revolucionaria. De este esfuerzo nació una plétora de “nuevas” teologías de la liberación, insertas en la revolución cultural moderna: teología negra, teología feminista, teología gay, teología ecológica, teología lésbica y así sucesivamente. Es decir, entran en simbiosis con los nuevos movimientos revolucionarios, como las lobby LGBT.

Quien dijo que el comunismo y el Reino de Dios eran esencialmente lo mismo, fue Leonardo Boff, que se declaró muy cercano al Papa…

El ex fraile franciscano brasileño Leonardo Boff, uno de los fundadores de la Teología de la Liberación, en repetidas ocasiones ha públicamente manifestado su apoyo al Papa Francisco. La última con motivo del artículo de Vittorio Messori en el Corriere della Sera, en el cual el conocido escritor manifestó respetuosamente algunas preocupaciones acerca del actual pontificado. Ya son muchos los teólogos de la liberación, que han expresado disposiciones similares. Y eso me preocupa. Boff, que convive con su ex secretaria, una mujer casada y con seis hijos, es promotor de la Ecoteología de la liberación, de matriz panteísta. Sería realmente absurdo que sus ideas encuentren lugar en una encíclica papal. Dicho esto, Boff tiene razón al creer que el papa Francisco encaja en la versión argentina de la Teología de la Liberación, llamada “populista”, y no en la marxista, representada por el mismo Boff. Esta versión argentina tiene connotaciones que la diferencian de las otras versiones en aspectos no secundarios.

En su opinión, hoy en día, ¿la Teología de la Liberación tiene algo que ofrecer a la Iglesia?

Voy a ser muy franco. Si realmente debemos ver en ella algo positivo, quizás sería su énfasis en la acción concreta, incluso política, como parte integral de la práctica de la fe, algo hoy descuidado por muchos movimientos –excelentes en otros aspectos– que quisieran ver a los católicos confinados en las sacristías o en la vida privada. Lástima que la acción propuesta por la teología de liberación, sea la antítesis de la doctrina católica. Incluso, no es una contribución original de la Teología de la Liberación. Era parte del ser católico, hasta que, a mediados del siglo pasado, se empezó a eliminar el carácter militante de la Iglesia. Hemos pasado de la militancia a los testimonios y de éstos a la presencia, que, como sabemos, es la antesala de la ausencia. ¿Podemos maravillarnos si los malos se han aprovechado de este vacío?

¿La Teología de la Liberación es el problema? O es orgánica y absorbida por la más amplia herejía sectaria del Modernismo?

En mi libro muestro cómo la Teología de la Liberación no es más que la radicalización del Modernismo a través de las versiones extremas de la llamada Nouvelle théologie. Como ya antes, el Modernismo fue una radicalización del catolicismo liberal y democrático. Estamos frente a un proceso histórico revolucionario, que conlleva consecuencias cada vez más extremas a partir de los axiomas igualitarios y liberales sobre los que se basa. Por otra parte, como lo admite el mismo Ernesto Buonaiuti, después de todo, el Modernismo se ha quedado en un círculo bastante limitado de intelectuales. Los errores modernistas y neo-modernistas, en cambio, se han difundido en la Iglesia a raíz de los cambios culturales que se produjeron en el siglo XX, contaminando grandes sectores de la Acción Católica y del laicado. El análisis de estos factores culturales en el aumento de las herejías de hoy es un punto fundamental de mi libro.

¿Considera que la Teología de la Liberación es un movimiento destinado a apagarse de forma espontánea o cree que cada católico tiene el deber de luchar contra ella?

Esperar que el mal salga espontáneamente me parece, en cualquier caso, la mejor manera de dejarle el camino libre y de renunciar a las promesas bautismales. Además debemos considerar que la Teología de la Liberación se inserta en un proceso histórico que continúa, sin que la parte católica levante  barreras significativas. Este silencio ensordecedor por parte de no pocas autoridades eclesiásticas frente a la terrible revolución que se está realizando, se configura tal vez como el aspecto más apocalíptico de la situación actual.

Mauro Faverzani
Fuente: Radici Cristiane N ° 102 – marzo 2015,  por Mauro Faverzani

Leer más...

viernes, 27 de marzo de 2015

Benedetti radica proyecto para crear la “unión civil” para las parejas del mismo sexo

El senador Armando Benedetti ha radicado el proyecto de ley 141 de 2015 Senado, con el cual pretende crear la figura de la “unión civil” para abrir la puerta al “matrimonio” entre parejas del mismo sexo, sin que tenga esa denominación. En el proyecto se indica explícitamente que la “unión civil” es perfectamente homóloga al matrimonio.

Así se puede observar en el articulado del proyecto:

Artículo 1°. Definición. La Unión Civil es un acto jurídico, celebrado ante notario, mediante escritura pública, entre personas del mismo o de diferente sexo que se denominarán cónyuges, bajo su consentimiento libre y espontáneo, con el objeto de formar una comunidad de vida permanente y apoyarse mutuamente.

(…)

Artículo 8°. Derechos. Los cónyuges que conformen una Unión Civil tendrán los mismos derechos de los cónyuges unidos mediante el vínculo del matrimonio en materia civil, sucesoral, patrimonial, penal, de seguridad social y de cualquier otra índole.

Con esto, el senador pretende valerse del “nominalismo” jurídico de quienes creen que el problema del “matrimonio” homosexual está expresado sólo en el nombre. Por esta vía, se crea una institución paralela del matrimonio, con todos los derechos que éste implica, pero sin cumplir con sus finalidades. Como se observa en la definición propuesta, no se contempla la procreación dentro del objeto de la unión.

En la exposición de motivos, Benedetti afirma que el proyecto surge en respuesta al exhorto de la Corte Constitucional en la sentencia C-577 de 2011. Sin embargo, como hemos señalado una y otra vez, la mencionada sentencia reconoce que existe una diferencia esencial entre la familia que conforman hombre y mujer, y las parejas homosexuales, que exige una diferencia en la protección que reciben.

Empero, no sobra advertir que, con base en el marco constitucional vigente, la Corte ha señalado que existen elementos presentes en las uniones maritales heterosexuales y que no lo están en las homosexuales, los cuales “son suficientes para tenerlas como supuestos distintos, además de la obvia diferencia de su composición”. Así, en la concepción del Constituyente, la igualdad de derechos entre el hombre y la mujer tiene como presupuesto la unión heterosexual y la debilidad de la cónyuge o de la compañera permanente se presenta en el contexto de la heterosexualidad y de la discriminación por razón de sexo, a lo que se agrega que, “sin postular que la protección legal deba cesar por ausencia de hijos”, la hipótesis “más general y corriente” consiste en que las uniones heterosexuales tengan descendencia, mientras que, en principio, ello no sería posible tratándose de las parejas homosexuales.

El proyecto de Benedetti, aunque parezca distinguir nominalmente las dos instituciones, les da a las personas que conforman la “unión civil” el mismo carácter de “cónyuges” que si estuvieran en matrimonio. Así es que la “unión civil” tendría en todo el mismo estatus legal del matrimonio. La aprobación de este proyecto por parte del Congreso sería una afirmación de igualdad esencial entre las dos figuras, en detrimento del matrimonio, como bien lo hemos demostrado en el Concepto Oficial al Proyecto de ley 47/12 Senado.

Leer más...

jueves, 26 de marzo de 2015

Proyecto de Ley 141 de 2015 Senado (Unión Civil Homosexual)

El senador Armando Benedetti presentó un proyecto de ley para crear la figura de “unión civil” que sin llamarse “matrimonio” sería homóloga del matrimonio pero abierta para las parejas del mismo sexo. En el proyecto se establece explícitamente que esta “unión civil” comportaría exactamente todos los derechos propios del matrimonio.

Artículo 1°. Definición. La Unión Civil es un acto jurídico, celebrado ante notario, mediante escritura pública, entre personas del mismo o de diferente sexo que se denominarán cónyuges, bajo su consentimiento libre y espontáneo, con el objeto de formar una comunidad de vida permanente y apoyarse mutuamente.

(…)

Artículo 8°. Derechos. Los cónyuges que conformen una Unión Civil tendrán los mismos derechos de los cónyuges unidos mediante el vínculo del matrimonio en materia civil, sucesoral, patrimonial, penal, de seguridad social y de cualquier otra índole.

Nótese como en el objeto de esta nueva figura, tampoco se contempla la procreación. Con este proyecto, es evidente que Benedetti apunta a tomar la palabra de algunos congresistas que se opusieron al proyecto de legalizar el “matrimonio” homosexual, centrándose únicamente en la palabra matrimonio, y no en la homologación entre la familia y las uniones homosexuales.

____________________________________________

Proyecto de ley 141 de 2015 Senado

“por medio de la cual se regula la unión civil entre personas y se dictan otras disposiciones”

Autor: Armando Benedetti

Proyecto original (17 de marzo)  - Gaceta (125/15)

Primer debate en la Comisión I del Senado

Ponente: Juan Manuel Galán

Ponencia primer debate (27 de mayo) – Gaceta (339/15)

Leer más...

miércoles, 25 de marzo de 2015

Lobby gay se hace más descarado en reclamar su derecho a la fabricación de menores por FIV

Picture-71-630x311

Según recoge el diario El Espectador, el lobby homosexual, encabezado por las organizaciones Colombia Diversa y DeJusticia, han presentado una tutela para que la Corte Constitucional obligue a la Registraduría Nacional a reconocer como “hijos nacidos de parejas del mismo sexo” a aquellos que los homosexuales hayan recibido como producto de Técnicas de Reproducción Asistida, con donación o compra de gametos, y alquiler de vientres.

En el documento se pide al alto tribunal proteger los derechos de los hijos biológicos de parejas gais procreados mediante tratamientos científicos. Esto con base en la historia de Luis y Ernesto, una pareja homosexual cuyo caso ejemplifica las dificultades que tienen que pasar las familias homoparentales para inscribir a sus hijos biológicos. Llevaban 10 años de casados cuando decidieron tener hijos. Entonces acudieron a una clínica en San Diego (Estados Unidos) y se sometieron a un procedimiento médico científico que se desarrolló en la clínica La Jolla “mediante la fertilización in vitro de los óvulos de una mujer donante con los espermatozoides de ellos, obteniéndose un embarazo gemelar”.

El proceso culminó con el nacimiento por cesárea de Santiago y Sebastián, el 10 de abril de 2014, en el hospital Sharp Grossmonth de San Diego. Los menores fueron registrados como hijos biológicos de la pareja gay en California. Pero cuando Luis y Ernesto acudieron al consulado colombiano para que les expidiera el registro civil de nacimiento y los pasaportes para sus hijos, éste no hizo nada. Fue el inicio de un largo calvario para la familia. El 18 de abril de 2014, ante la negativa del consulado, la pareja regresó a Colombia junto con sus hijos, que ingresaron en calidad de turistas. Por eso no podían permanecer más de tres meses, plazo que vencía el 18 de julio.

Este caso ejemplifica perfectamente cómo la Ideología de Género choca frontalmente con la realidad y la respuesta del progresismo es pretender obligar a todos a precipitarnos hacia el absurdo. Con la tutela, quieren forzar a la Registraduría a obviar que no existen los hijos biológicos de parejas homosexuales, sino que los menores en cuestión son hijos biológicos de uno de los homosexuales y la mujer que donó sus gametos. Hábilmente, se está omitiendo toda referencia a la madre gestante de los menores, no aclaran si fue la misma que donó los óvulos o si fue otra mujer que alquiló su vientre para gestar a los mellizos.

El colmo de este absurdo vino con la decisión del Tribunal de Medellín, que acepta de cabo a rabo la idea de que los menores eran “hijos biológicos” de la pareja homosexual y obligó a la Registraduría a registrarlos como tales.

El 20 de junio de 2014 el Tribunal de Medellín les dio la razón. Paralelamente, la Registraduría reconsideró el caso y al final registró a los menores. Esto no impidió que el Tribunal le hiciera un llamado de atención porque, con su omisión, “se vulneraron derechos fundamentales de los niños, tales como la igualdad y la no discriminación”. De la misma forma, el fallo sostuvo que la Registraduría se equivocó al analizar este caso como si fuera de adopción. “Lo narrado da cuenta de que el nacimiento de los niños se produjo con ocasión de un procedimiento científico con el material genético de sus padres”, procedimiento avalado por la legislación colombiana.

Según la decisión del Tribunal de Medellín, los niños procreados mediante tratamientos científicos “tienen iguales derechos y deberes que los procreados naturalmente”. Por eso concluyó que era necesario proteger los derechos de los menores a tener un nombre y una nacionalidad, a tener una familia y no ser separados de ella, a la salud y a la seguridad social, servicios a los que no hubieran podido acudir sin un registro civil de nacimiento.

De hecho, el absurdo se torna cínico cuando el Tribunal afirma que la decisión busca defender la igualdad entre los menores procreados por Alquiler de Vientres y los procreados naturalmente. Supóngase que al no disponer de los costos para realizar el tratamiento de Fecundación In Vitro, la pareja homosexual hubiera acudido a la mujer “donante” para tener relaciones sexuales con ella, acordando previamente que los hijos que ella tendría serían entregados a la pareja homosexual para que fueran registrados por ellos como “hijos biológicos”. ¿Queda alguna duda de que nos encontramos ante un caso de trata de personas? Cuando la Corte falla a favor de la pareja, lo que hace es negar el derecho de los menores a su identidad biológica, a su familia (su padre y su madre biológicos), negando la protección de estos menores frente a los hijos que son procreados naturalmente.

Ahora, el insaciable lobby gay ha llevado la tutela hasta la Corte Constitucional porque no quiere que el caso quede en la pareja, sino que el absurdo se convierta en regla general. Esto puede convertirse en una oportunidad para que la Corte deshaga el esperpento resuelto por el Tribunal de Medellín y defienda el derecho de los menores frente a la manipulación de los homosexuales. El lobby gay está obsesionado con convertir a los niños en un objeto de consumo, y en el colmo del cinismo dicen hacerlo para “garantizar los derechos de los niños”.

Leer más...

viernes, 20 de marzo de 2015

Foro: Semana Santa y Seguridad en Bogotá (firma la petición)

El movimiento Amor por la Familia que lidera el concejal Marco Fidel Ramírez está invitando al foro “Semana Santa y Seguridad en Bogotá” en que se debatirá sobre la criminalidad y el aumento de incidentes de violencia en las fechas de la semana santa. El foro será el 25 de marzo a las 10:00 AM, en la Universidad Minuto de Dios (Cra. 73A No. 81 B – 20). Participarán el P. Diego Jaramillo, representantes de la Conferencia Episcopal, la Arquidiócesis de Bogotá, el consejo Evangelístico de Colombia. La entrada es libre, informes en el teléfono 208 82 12.

También se ha creado una petición online para pedir al Alcalde Mayor de Bogotá, Gustavo Petro, que decrete ley seca durante la semana santa y coordine con la Policía Nacional un plan desarme entre el 29 de marzo y el 4 de abril. Esto con el propósito de evitar los excesos que a menudo ocurren durante tales fechas.

Éste pronunciamiento que los bogotanos estamos moviendo en redes sociales, tiene 3 peticiones específicas para el Señor Alcalde Mayor de Bogotá en la Semana Santa:

1. Que en Bogotá se decrete Ley Seca durante ese tiempo.

2. Que se ponga en marcha el Plan desarme  de armas blancas y corto punzantes.

3. Que se mantenga la prohibición  de porte de armas de fuego.

La razón es muy sencilla, no se está respetando la  Semana Santa ni la Administración Distrital se ha interesado en tomar medidas radicales frente a tantas muertes, robos, riñas, maltratos y accidentes que se están presentando en los últimos años durante el transcurso de ella.

¿Sabías que en lo que va corrido del año, se han presentado 218 asesinatos en la capital, donde las personas entre los 20 y 29 años, están encabezando esa lista de víctimas? Ver Noticia.

¿Sabías que 45 personas mueren cada mes en accidentes de tránsito en Bogotá y la mayoría de éstos hechos son relacionados con el alcohol?  Ver Noticia.

¿Sabías que un estudio realizado en 2014 por el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, reveló que en la capital hay 377 riñas por cada 100.000 habitantes? Ver Noticia.

¿Sabías que La encuesta realizada a 9.867 personas hecha por la Cámara de Comercio en diciembre del 2014, reveló que la mayoría de los entrevistados creen que aumentó la inseguridad y la delincuencia en Bogotá? Ver Noticia.

¿Sabías que éste 2015 según la Secretaría de la Mujer se presentaron 118 femicidios y 3.340 casos de presunto delito sexual en Bogotá? Ver Noticia.

"Aunque no todos confesamos las mismas creencias ni compartamos la misma fe, sí somos un gran número de personas los que estamos interesados en que por lo menos ésta Semana Santa del 2015, todos estos altos índices de violencia e inseguridad bajen y disminuyan drásticamente en Bogotá."

Por eso, mediante ésta petición, es necesario que la Administración Distrital, en cabeza del doctor Gustavo Petro:

  • Decrete en la Semana Santa acciones que  fomenten el respeto, la convivencia y la solidaridad ciudadana, antes y durante ésta celebración solemne.
  • Que la Alcaldía Mayor trabaje de la mano con la Policía Metropolitana de Bogotá para  brindar garantías de seguridad a los ciudadanos y así reducir el número de víctimas por robo, riñas, muertos, heridos  y accidentes de tránsito.
  • Que Petro nos incluya en su “Bogotá Humana”, que tenga en cuenta a la comunidad creyente y  mantenga a toda costa el orden público, evitando la realización de espectáculos públicos y eventos que perturben, alteren, trastornen o que vayan en contra de nuestras creencias.

Somos miles los Bogotanos creyentes que queremos que la “Bogotá humana” nos deje de discriminar y nos incluya dentro de sus acciones Administrativas.

"Queremos que la Semana Santa se respete y se promuevan los principios y valores fundamentales para que en Bogotá se respire un ambiente menos tenso, menos envidioso, menos violento y se retomen los tiempos de reflexión espiritual."

Leer más...

jueves, 19 de marzo de 2015

Colombia no es “insensible” ante situación de cristianos en Medio Oriente: P. Pedro Mercado

(CEC) Así lo aseguró el secretario adjunto, encargado de las relaciones con el Estado y director del departamento de Promoción de la Unidad y el Diálogo, padre Pedro Mercado Cepeda, luego de que repercutiera la noticia de que Colombia no firmó una declaración de apoyo a los cristianos en Medio Oriente, que lideró la Santa Sede esta semana.

El sacerdote explicó que la Iglesia Católica en Colombia no estaba enterada de esta propuesta y por ello no se hizo la ambientación ante las autoridades colombianas. En ese sentido aclaró que el Estado colombiano "no es insensible" ante la situación de los cristianos que sufren violencia a causa de su Fe.

"Posiblemente faltó mejor comunicación. Esperaremos eventuales indicaciones de la Santa Sede antes de proceder", aseguró el sacerdote.

El padre Mercado Cepeda también recordó que la solidaridad de la iglesia en Colombia frente a esta realidad "es clarísima". "Nos duele profundamente esa situación y a través de instituciones como 'Ayuda a la Iglesia que sufre' estamos colaborando", puntualizó.

El sacerdote anticipó que la siguiente semana el Comité Ecuménico dará a conocer un comunicado sobre esos temas. Recordó que en pasadas reuniones está instancia ha reflexionado la realidad de los cristianos en Medio Oriente.

"En la pasada reunión ordinaria del Comité Ecuménico invitamos al representante de la Comunidad musulmana en Colombia, el Sheik Ahmad Tayel, y analizamos juntos y desde diversos aspectos, las relaciones entre cristianos y musulmanes así como la preocupante situación de violencia que nuestras comunidades sufren en Oriente Medio."

Declaración de apoyo

Esta semana la Santa Sede con más de 50 naciones respaldó una declaración de "Apoyo a los Derechos Humanos de los cristianos y otras comunidades, sobre todo el Oriente Medio". La declaración, en sus puntos centrales, pide apoyar la presencia histórica de los grupos étnicos y religiosos en Medio Oriente. También advierte que el Estado Islámico (IS) es una grave amenaza y que podría exterminar a los cristianos presentes en ese territorio. La declaración fue liderada por la federación Rusa, Líbano y la Santa Sede.

El documento recibió el apoyo de Albania, Andorra, Armenia, Australia, Austria, Bielorrusia, Bélgica, Bosnia Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Canadá, Chile, República Checa, Congo, Croacia, Cuba, Chipre, Dinamarca, El Salvador, Finlandia, Macedonia, Francia, Alemania, Grecia, Guatemala, Haití, Honduras, Hungría, Islandia, Irak, Irlanda, Israel, Italia, Liechtenstein, Luxemburgo, Mali, Malta, Mónaco, Holanda, Noruega, Panamá, Paraguay, Perú, Filipinas, Polonia, Portugal, República of Corea, Rumania, San Marino, Serbia, Eslovaquia, Eslovenia, Somalia, Malta, España, Suiza, Reino Unido, Estados Unidos, Venezuela y Zambia. Colombia no firmó la declaración.

Leer más...

miércoles, 18 de marzo de 2015

El fracaso de la ralliement pastoral de León XIII, por Roberto de Mattei

Reproducimos este importantísimo artículo del profesor Roberto de Mattei, traducido y publicado por el sitio web Adelante la Fe.

León XIII (1878-1903) ha sido sin duda alguna uno de los papas más importantes de los tiempos modernos, no sólo por la duración de su pontificado –superada sólo por la del Beato Pio IX–, sino sobre todo por la amplitud y riqueza de su magisterio. Este comprende encíclicas fundamentales como Aeterni Patris (1879) sobre la restauración tomista de la filosofía, Arcanum (1880) sobre la indisolubilidad del matrimonio, Humanum genus (1884) contra la masonería, Immortale Dei (1885) sobre la constitución cristiana de los estados, y Rerum Novarum (1891) sobre la cuestión obrera y social.

El magisterio del papa Gioacchino Pecci se nos presenta como un corpus orgánico, en continuidad con las enseñanzas de su predecesor Pío IX y su sucesor Pío X. La verdadera originalidad y novedad del pontificado leonino tiene que ver por el contrario con la política eclesiástica y con la actitud pastoral frente a la modernidad. El reinado de León XIII se caracterizó en efecto por el ambicioso proyecto de reafirmar el primado de la Sede Apostólica mediante una redefinición de sus relaciones con los estados europeos y la reconciliación de la Iglesia con el mundo moderno. Dicho proyecto giró en torno a la política de ralliement, o sea, de acercamiento a la Tercera República francesa, de carácter masónico y laicista.

La Tercera República conducía a una violenta campaña de descristianización, sobre todo en el ámbito de la enseñanza escolar. Para León XIII, la responsabilidad de semejante anticlericalismo correspondía a los monárquicos que combatían a la República en nombre de su fe católica. De esa manera suscitaban el odio de los republicanos al catolicismo. Para desarmar a los republicanos, era preciso convencerles de que la Iglesia no era adversa a la República, sino tan sólo al laicismo. Y para convencerlos, no debía haber otro medio que apoyar las instituciones republicanas.

En realidad, la Tercera República no era una república abstracta, sino la república centralizada y jacobina hija de la Revolución Francesa, y el programa de laicización de Francia no era un elemento accesorio, sino la propia razón de ser del régimen republicano. Eran republicanos porque eran anticatólicos. En la monarquía odiaban a la Iglesia, del mismo modo que los monárquicos eran antirrepublicanos porque eran católicos y en la monarquía amaban a la Iglesia.

La encíclica Au milieu des sollicitudes, de 1891, con la que León XIII introdujo elralliement, no pedía a los católicos que se hicieran republicanos, pero las instrucciones de la Santa Sede al nuncio y a los obispos, provenientes del Pontífice mismo, interpretaban la encíclica en este sentido. Se ejerció sobre los fieles una presión sin precedentes, hasta el punto de hacerles creer que quien seguía sosteniendo públicamente la monarquía cometía un pecado grave. Los católicos se dividieron en dos corrientes: la de los ralliés y la de los refractarios, como ya había sucedido en 1791 con la Constitución Civil del Clero. Los que se adhirieron alralliement acogieron de buen grado las indicaciones pastorales del Papa porque le atribuían infalibilidad en todos los ámbitos, incluso en el terreno político y el pastoral. Los refractarios, que eran católicos con más formación teológica y espiritual, opusieron por el contrario resistencia a la política de ralliement, sosteniendo que por ser un acto pastoral no podía considerarse infalible, y podía tratarse por tanto de una política errónea. Jean Madiran, que ha desarrollado una lúcida crítica del ralliement (en Les deux démocraties, NEL, Paris 1977), ha observado que León XIII exigía a los monárquicos que abandonasen la monarquía en nombre de la religión a fin de librar con más eficacia la batalla en defensa de la fe. Pero lejos de librar dicha batalla, llevó a cabo con el ralliement una ruinosa política de distensión con los enemigos de la Iglesia.

A pesar del empeño de León XIII y de su Secretario de Estado Mariano Rampolla del Tindaro, esta política de diálogo fracasó estrepitosamente, no logró los objetivos que se proponía. La actitud anticristiana de la Tercera República se volvió más vehemente, culminando en la Ley de Separación de Iglesia y Estado del 9 de diciembre de 1905, conocida como Ley Combes, la cual suprimió toda financiación y reconocimiento públicos de la Iglesia; consideraba a la religión apenas en su dimensión privada y no en la social; y declaraba la incautación de los bienes eclesiásticos por parte del Estado, mientras los edificios de culto eran transferidos gratuitamente a “asociaciones de culto” elegidas por los fieles sin aprobación de la Iglesia. El Concordato de 1801, que había regulado durante un siglo las relaciones entre Francia y la Santa Sede, y que León XIII había querido preservar a toda costa, se hacía miserablemente pedazos.

A la batalla republicana contra la Iglesia le salió al paso, sin embargo, el nuevo papa Pío X, elegido al solio pontificio el 4 de agosto de 1903. Con las encíclicasVehementer nos del 11 de febrero de 1906, Gravissimo officii del 10 de agosto del mismo año y Une fois encore del 6 de enero de 1907, Pío X, ayudado por su Secretario de Estado Rafael Merry del Val, protestó enérgicamente contra las leyes laicistas y exhortó a los católicos a oponerse por todos los medios legales a fin de preservar la tradición y los valores de la Francia cristiana. Ante esta firmeza, la Tercera República no se atrevió a llevar a cabo la persecución con todas sus consecuencias, a fin de evitar mártires, y renunció a cerrar las iglesias y encarcelar a los sacerdotes. La política sin concesiones de Pío X resultó prudente y sagaz. La ley de separación no se aplicó jamás con rigor, y la exhortación papal contribuyó a un gran renacimiento del catolicismo en Francia en vísperas de la Primera Guerra Mundial. La política eclesiástica de san Pío X, contraria a la de su predecesor, supone una condena histórica e inapelable al ralliement.

León XIII no profesó jamás los errores liberales. Al contrario, los condenó explícitamente. No obstante, el historiador no puede dejar de ver una contradicción entre el Magisterio del papa Pecci y su actitud política y pastoral. En las encíclicas Diuturnum illud, Immortale Dei y Libertas, reitera y desarrolla la doctrina política de Gregorio XVI y Pío IX, pero la política del ralliementcontradecía sus premisas doctrinales. Más alla de cuáles fueran sus intenciones, León XIII alentó en la práctica las mismas ideas y tendencias que condenaba en el plano doctrinal. Si al discurso liberal atribuimos el significado de una actitud espiritual, de una tendencia política a las concesiones y avenencias, llegaríamos a la conclusión de que León XIII tenía espíritu liberal. Ese espíritu liberal se manifestaba sobre todo en el intento de resolver con las armas de la negociación diplomática y las concesiones los problemas que planteaba la modernidad, en vez de mantenerse firme en los principios y librar la batalla política y cultural. En este sentido, como he demostrado en en mi reciente libro Il ralliement di Leone XIII. Il fallimento di un progetto pastorale (Le Lettere, Firenze 2014), las consecuencias principales del ralliement fueron, más que de orden político, de orden psicológico y cultural. Esta estrategia fue la que adoptó el Tercer Partido eclesiástico que a lo largo del siglo XIX trató de asumir una postura intermedia en la contienda entre modernistas y antimodernistas.

El espíritu de ralliement o adhesión al mundo moderno persistió durante más de un siglo, y sigue constituyendo la gran tentación a la que está expuesta la Iglesia. En este aspecto, un Papa de sana doctrina como León XIII cometió un grave error de estrategia pastoral. La fuerza profética de san Pío X se mantiene, por el contrario, dentro de la estrecha coherencia de su pontificado entre la Verdad evangélica y la vida experimentada por la Iglesia en el mundo, entre teoría y  práctica, entre doctrina y pastoral, sin ninguna concesión a las lisonjas de la modernidad.

Roberto de Mattei

Leer más...

martes, 17 de marzo de 2015

Colombia no firmó la declaración de apoyo a los Cristianos perseguidos en oriente medio

La delegación de la Santa Sede ante la ONU junto a las delegaciones de Rusia y el Líbano propusieron ante la asamblea general una declaración de apoyo a los derechos humanos de los cristianos y otras comunidades religiosas, particularmente en el medio oriente. La declaración recibió las firmas de otros 60 países, entre los cuales no está Colombia.

"El Medio Oriente - se lee en el documento - está viviendo una situación de inestabilidad y  el conflicto se ha intensificado recientemente. Las consecuencias son desastrosas para toda la población de la región. La existencia de diferentes comunidades religiosas está seriamente amenazada. Los cristianos son particularmente atacados y su propia existencia está en duda. Son frustrados los esfuerzos para construir un futuro mejor para todos. Somos testigos de una situación en la cual la violencia, el odio religioso y étnico, el radicalismo fundamentalista, el extremismo, la intolerancia, la exclusión, la destrucción del tejido social de la sociedad y del interés común  se están convirtiendo en las características de un modelo político y social invivible que pone en peligro la existencia misma de muchas comunidades y especialmente la cristiana".

"Millones de personas huyeron o fueron obligadas a abandonar sus tierras ancestrales. Los que viven en las zonas de conflicto o en las zonas controladas por los grupos terroristas están bajo la amenaza constante de violaciones de derechos humanos, la represión y el abuso. Las comunidades y los individuos son víctimas de actos de barbarie de la violencia: privados de sus hogares, expulsados ​​de sus tierras de origen, se les venden como esclavos, asesinados, decapitados y quemados vivos. Decenas de iglesias cristianas y santuarios antiguos de todas las religiones fueron destruidos La situación de los cristianos en Oriente Medio, una tierra donde han vivido durante siglos y tienen derecho a permanecer, creando profundas preocupaciones. Hay más y más razones para temer seriamente por el futuro de las comunidades cristianas que tienen más de dos mil años de existencia en esta región, donde el cristianismo ha tenido un lugar y comenzó su larga historia. Las contribuciones y construcciones positivas de los cristianos son bien conocidas en varios países y sociedades en el Medio Oriente".

"Confiamos en que los gobiernos, todos los líderes civiles y religiosos de Oriente Medio, se unan a nosotros para denunciar esta situación alarmante y para la construcción conjunta de una cultura de la convivencia pacífica. En nuestro mundo globalizado, el pluralismo es un enriquecimiento. La presencia y contribución de las comunidades étnicas y religiosas son un reflejo de la diversidad antigua y tienen un patrimonio común. Un futuro sin las diferentes comunidades en el Medio Oriente será un alto riesgo de nuevas formas de violencia, la exclusión y la falta de paz y desarrollo".

"Pedimos a la comunidad internacional dar apoyo a la presencia histórica arraigada de todas las comunidades étnicas y religiosas en el Medio Oriente. Aquí aparecieron las religiones del mundo, incluyendo el cristianismo. Ahora viven bajo seria amenaza existencial del llamado  'Estado islámico' (Daesh) y Al Qaeda y grupos terroristas afiliados, que trastornan la vida de todas estas comunidades, y crean el riesgo de la desaparición completa de los cristianos. Este apoyo ayudará a los países de la región para reconstruir sociedades pluralistas saludables y sistemas políticos que garanticen los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos. Por lo tanto hacemos un llamamiento a todos los Estados a reafirmar su compromiso de respetar los derechos de todos, en especial el derecho a la libertad de religión, consagrado en los instrumentos internacionales sobre derechos humanos fundamentales".

El documento recibió el apoyo de Albania, Andorra, Armenia, Australia, Austria, Bielorrusia, Bélgica, Bosnia Herzegovina, Brasil, Bulgaria, Canadá, Chile, República Checa, Congo, Croacia, Cuba, Chipre, Dinamarca, El Salvador, Finlandia, Macedonia, Francia, Alemania, Grecia, Guatemala, Haití, Honduras, Hungría, Islandia, Irak, Irlanda, Israel, Italia, Liechtenstein, Luxemburgo, Mali, Malta, Mónaco, Holanda, Noruega, Panamá, Paraguay, Perú, Filipinas, Polonia, Portugal, República of Corea, Rumania, San Marino, Serbia, Eslovaquia, Eslovenia, Somalia, Malta, España, Suiza, Reino Unido, Estados Unidos, Venezuela y Zambia. Colombia no firmó la declaración.

Leer más...

lunes, 16 de marzo de 2015

O con Jesucristo o Contra Jesucristo, Carta Pastoral de San Ezequiel Moreno

Reproducimos, por su absoluta actualidad, un fragmento de una de las Cartas Pastorales de San Ezequiel Moreno, obispo de Pasto, publicada el 29 de octubre de 1897.

Los liberales que hacen guerra franca a Jesucristo, y se despachan a su gusto contra todo lo que le pertenece, con ruido y escándalo; los que le persiguen de un modo más moderado y sin grandes alborotos; los que buscan el modo de que el liberalismo sin dejar de ser tal. ande unido con el catolicismo con perjuicio de éste; y los que ayudan y protegen a todos ésos en su obra liberalesca, es claro y manifiesto que están contra Jesucristo y no militan en el bando de los que están con Él. Pero ocurre, que hay católicos que creen po-der permanecer neutrales y no pertenecer a ninguno de esos dos bandos opuestos, que hoy se disputan el gobierno de los pueblos, aspirando el uno a regirlos según la ley de Dios y enseñanzas de la Iglesia y el otro sin tener en cuenta para nada lo que manda Dios y lo que enseña la Iglesia.

Este es otro error que es preciso disipar, y a eso dedico este apartado.

Ese estado neutral, ese puesto medio en que quieren permanecer algunos católicos es una ilusión, una quimera, un engaño completo, porque jamás ha existido, ni existirá. Así lo declaró formalmente Jesucristo en su Evangelio cuando dijo: “El que no está conmigo, está contra mí”…

Tiene Jesucristo la plenitud de autoridad sobre las naciones, los pueblos y los individuos, y puede imponer su ley a unos y otros con pleno derecho a ser obedecido. Las naciones pues, los pueblos y los individuos que están neutrales, y les sea indiferente el que Jesucristo sea o no sea obedecido, están contra El, porque no le procuran una obediencia que le corresponde, y dejan que no se le rinda el homenaje que se le debe como a soberano Señor de todo, y permiten hasta que se le insulte y desprecie.

Jesucristo tiene derecho a que todo sea para El, para gloria suya, y todo por consiguiente debe ordenarse a ese fin en el gobierno de las naciones, de los pueblos, de las familias y en la conducta de los individuos. Los que no procuren ese estado de cosas; aquellos para quienes sea indiferente que se le dé o no se le dé gloria a Jesucristo, que se le reconozca o no por soberano Señor de todo, que se le sirva o no, están contra Jesucristo.

De aquí se puede deducir que un gobierno aun cuando no dicte leyes de persecución contra la Iglesia de Jesucristo con sólo el hecho de mostrarse indiferente para con ella, está ya contra Jesucristo. Esto se comprenderá mejor con un ejemplo.

Supongamos que un hombre se presente de repente en una casa y dirigiéndose puñal en mano a la señora de ella, le exige cuánto dinero guarda en sus arcas, so pena de hundirle el puñal en el pecho. Allí mismo esta un hijo de la señora, fuerte y robusto, que puede muy bien defender a su madre y librarla de aquel peligro, pero lejos de hacer eso dice para sí: “Ahí se las arregle mi madre como pueda. Si la roban, que la roben; si no quiere dar el dinero y la matan, que la maten; nada tengo que ver en eso; observaré una conducta neutral”. ¿Quién no dirá, en este caso, que ese hijo, en el mero hecho de no obrar a favor de su madre pudiendo hacerlo, obró contra su madre? Esto es indudable, porque la madre salió perjudicada, por no haberla defendido su hijo.

Hace lo mismo un gobierno que ve y observa los daños que se hacen a la Religión de Jesucristo y dice como aquel hijo: “Ahí se las haya la Religión como pueda. Si se blasfema de Dios que se blasfeme; si se propagan errores contrarios a sus doctrinas, que se propaguen; si desaparece totalmente de los pueblos, que desaparezca, si Jesucristo es olvidado por completo, me da lo mismo; no tengo que ver en eso. Yo he de permanecer neutral”. ¿Quién puede dudar, preguntamos de nuevo, de que ese gobierno está contra Jesucristo?

La misma doctrina se puede aplicar a los individuos que pueden y deben hacer algo por Jesucristo, y no lo hacen. Hoy se encuentran muchos de esos, que dicen muy frescos: no me meto en política; allá se las arreglen; que suba el que quiera; lo mismo me importa que manden unos, como que manden otros. ¿ Quién no ve que estos hombres están contra Jesucristo, puesto que nada les importa que suban al poder hombres que le persigan en su Iglesia, en sus ministros y en sus cosas?

Hay otros muchos de los que cada uno de ellos se explica de este modo: Sensible es todo lo que está pasando; grande es el peligro en que nos hallamos; los enemigos de Dios trabajan con ardor; pero ¡qué hemos de hacer! Yo con nadie pienso meterme; no es cuestión de indisponerse con nadie.

Algunos o muchos de los que hablan de ese modo, pueden hacer mucho por Jesucristo, o por su posición social, o por su talento, o porque disponen de no pocos recursos, no lo hacen, y dejan que trabajen los enemigos de Jesucristo, con tal de que esos enemigos de Jesucristo sean amigos de ellos, y no los persigan como hacen con el Divino Maestro: ¿Diremos que estos están con Jesucristo, siendo amigos de sus enemigos, y no oponiéndose a sus planes de guerra a Jesucristo, pudiendo hacerlo?

Basta: esos neutrales están juzgados por Jesucristo con esta sentencia que dio contra ellos:“Quien no está conmigo, está contra mí”.

San Ezequiel Moreno

Leer más...

viernes, 13 de marzo de 2015

Congresistas no están de acuerdo con legalizar el aborto, “matrimonio” o adopción gay

826x583xSocial2-20.png.pagespeed.ic.TuMhoGlOID(MOE) La Misión de Observación Electoral (MOE), con el apoyo del USAID y la Embajada de Suecia, aplicó una encuesta de opinión en el mes de noviembre de 2014 a 211 Senadores y Representantes a la Cámara que representan el 80% del congreso, para conocer su percepción sobre temas sociales, políticos, electorales, económicos y agenda de negociación.

En las entrevistas realizadas de manera personal por la MOE a los Congresistas, se encuentra que en general sobre temas sociales las opiniones de los congresistas son preponderantemente conservadoras. Esto lo demuestra que el 71% de los congresistas está en desacuerdo con que parejas homosexuales se les permita adoptar y un 53% no está de acuerdo con el matrimonio de parejas del mismo sexo.

Llama la atención que de todas las preguntas realizadas en la encuesta en la que menos acuerdo hay es en la Legalización de la Eutanasia donde el 43% del Congreso está de acuerdo y el 44% está en desacuerdo. El 13% de los Congresistas no respondieron esta pregunta.

Sobre la posible penalización del consumo de la dosis mínima el 61% de los encuestados se mostraron en desacuerdo. La ampliación de la despenalización del aborto por fuera de los tres casos de la sentencia C-355 de 2006 es rechazada por el 62% de los congresistas.

A continuación, pueden encontrar el informe completo de la encuesta:

Leer más...

miércoles, 11 de marzo de 2015

¿Qué está pasando estas 2 semanas en la ONU y la mujer?, por Andrea Garzón

Reproducimos el artículo de Andrea Garzón, activista colombiana presente en la Comisión del Estatus de la Mujer, publicado originalmente en el sitio de la International Youth Coalition.

11031163_10155314622670182_7345090835123401263_nLa Comisión del Estatus de la Mujer (CSW), es el principal órgano intergubernamental mundial que dedica exclusivamente dos semanas al año la promoción de la igualdad de género y de empoderamiento de las mujeres en el mundo.

De acuerdo con ONU Mujer, la CSW (siglas en inglés – Commission on the Status of Women), es un instrumento que promueve los derechos de la mujer, documentan la realidad de la vida de las mujeres en todo el mundo y se configuran los estándares globales en igualdad de género y  de empoderamiento de la mujer.

Este año, se conmemoran los 20 años de la aplicación de la Declaración de Beijín, miles de personas, representando Organizaciones No gubernamentales o de la sociedad civil, representantes de los Estados Miembro de la ONU y de las diferentes entidades de la ONU han venido a Nueva York a discutir avances y cómo se ha aplicado la  Declaración de Beijín de 1995 y la plataforma de acción, el documento de política

En el mundo en el que nos movemos, es cautivante como la globalización ha ido acelerando procesos tecnológicos, de comunicaciones, de conflictos y hasta de resolución de los mismos para mantener un equilibrio de paz, o al menos alguna estabilidad, buscando que los derechos humanos se cumplan cabalmente, tratando de resolver todo tipo de problema social, económico o cultural.

De esta forma este año en el ya tercer día de la Comisión   para el Estatus de la Mujer no solo se quiere  enfocar en la Declaración de Beijín y la Plataforma de Acción, que incluyan los retos actuales que afectan esta implementación y el compromiso con la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, abordando las oportunidades de implementar estos dos últimos temas en la agenda post-2015.

De estafo forma, se encuentran muchos intereses de por medio, no solo los que representan los delegados los países miembro que atienden la Comisión sino también, las diferentes realidades que vienen a presentar diferentes Organizaciones Internacionales No Gubernamentales, quienes de alguna manera u otra trabajan con poblaciones que requieren de apoyo en diversos campos y áreas de acción, sobre todo en países vulnerables a la pobreza, desigualdad, discriminación, explotación y diversas formas de violencia.

Pero no todo es color de rosa en este maravilloso evento, en el que miles se encuentran. Como había mencionado anteriormente, hay muchos intereses de por medio que no tienen en cuenta valores fundamentales como: la dignidad de la persona humana, la familia como fundamento de una sociedad, aborto como mayor expresión de violencia contra la mujer, la mujer como pila dador de vida y gestora de diversidad en la exploración de recursos,  y así podríamos seguir haciendo toda una larga lista.

Es muy claro que el trabajo estas dos semanas está enfocado en imponer una agenda completamente direccionada a la implementación de los mal llamados derechos sexuales y reproductivos como derechos humanos, y la ideología de género dentro de lo que ya se ha mencionado, la igualdad de género.

Son dos semanas en las que se estará amenazando constantemente la dignidad de la mujer en muchos ámbitos, no se tiene ni siquiera presente los derechos de las niñas no nacidas, ni se muestra a la mujer empoderada en su rol de madre, creadora y quien guarda y protege la vida de otro ser humano, capaz de consolidar familia (evidente o no con la ayuda o no, del hombre).

Sí, las mujeres, necesitamos tener oportunidades, debemos tener garantías de participación, seguridad, no violencia, educación, un buen desarrollo, etc., pero todo esto y lo que nos queramos imaginar, no debe estar supeditado a deseos externos para la imposición de un modelo único de mujer, no nosotras como mujeres necesitamos rescatar no solo que significa ser mujer con dones únicos, sino también rescatar lo que nos hace diferentes de los hombres pero igualmente complementarios el uno al otro para la continua construcción de una sociedad que aprecie la vida, que valore el rol de un ser a imagen y semejanza de Dios,  creación perfecta. LA MUJER.

Leer más...

martes, 10 de marzo de 2015

ONU medirá el acceso al aborto y la agenda LGBT de los países como indicadores de “derechos humanos”

banki

Nueva York, 6 de marzo de 2015 (C-Fam) El aborto para las adolescentes y los derechos para los homosexuales pueden convertirse en indicadores de progreso en la nueva agenda de desarrollo de la ONU.

Los funcionarios de las Naciones Unidas han elaborado una lista preliminar de indicadores para medir el desarrollo antes de la nueva ronda de negociaciones para el programa de desarrollo post 2015 que iniciará en dos semanas. Los indicadores podrían servir de palanca a los gobiernos y a los activistas que presionan a los países para que se deshagan de las protecciones a los niños por nacer y que buscan convertir a la orientación sexual y a la identidad de género en causal jurídica de no discriminación.

La lista de más de 300 indicadores modelo enviados a oficinas de estadística nacional la semana pasada incluye marcadores para el aborto, la autonomía sexual y protecciones especiales para personas que se identifican como lesbianas, gais, bisexuales y transexuales (LGBT).

La división de estadística de la ONU y los funcionarios de la Organización en términos más generales (cuya tarea será recopilar y analizar la información provista por los gobiernos) compilaron los indicadores pese a las polémicas en torno al aborto y los derechos reproductivos y a dificultades para cuantificar objetivamente normas sociales vinculadas a la sexualidad.

Se pidió al jefe de estadística de la ONU, Stefan Schweinfest, que preparara el modelo de indicadores recién en enero, ante lo cual dijo que era «imposible» terminarlo a tiempo.

«Va en contra de la naturaleza y la biología de los estadísticos mostrar el trabajo en progreso», explicó a los delegados en una sesión informativa la semana pasada. Dijo que la comisión de estadística decidiría qué es «confortable» compartir con la Asamblea General.

Schweinfest fue categórico al sostener que la función de la estadística no es política, sino técnica. Un delegado brasileño clave le llamó la atención al respecto.

«La comunidad estadística está aquí para ayudarnos a nosotros (los gobiernos)», afirmó. «Nos esforcemos para mantener esa separación. Pero no es siempre el caso».

Los indicadores están pensados como ejemplos de cómo se evaluará el progreso nacional en desarrollo, en los 17 objetivos y 169 metas acordados por la Asamblea General el año pasado. Los líderes políticos lanzarán oficialmente el nuevo esquema en septiembre.

El listado incluye indicadores para medir el acceso ilimitado a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluso para adolescentes, y disposiciones jurídicas que garantizan la autonomía sexual y los derechos reproductivos (término a menudo utilizado como eufemismo del aborto).

Los indicadores propuestos asimismo exponen un esquema para promover los derechos LGBT a través de los objetivos de desarrollo de la ONU.

Un indicador dentro de la meta de «inclusión» pretende medir el «porcentaje de población que informa la existencia de discriminación percibida». El documento de referencia para los indicadores modelo explica que la orientación sexual y la identidad de género son causales de discriminación como la raza y la religión. Mientras que hay poco consenso sobre el aborto en las Naciones Unidas, el tema de la orientación sexual y la identidad de género es una continua fuente de asperezas.

El documento de referencia hace propuestas aún más atrevidas.

Sugiere que se mida si un país es culpable de violaciones de los derechos humanos en base a las opiniones de comités de la ONU que rutinariamente dicen a los países que el aborto es un derecho, y que debería otorgarse protecciones y beneficios especiales a las personas que se identifican como LGTB, aunque la mayoría comprende que cuando lo hace excede sus facultades.

También propone que las leyes de discriminación positiva y otras, como la de los delitos motivados por el odio o protecciones para el lugar de trabajo deberían utilizarse para medir el progreso en integración.

Leer más...

lunes, 9 de marzo de 2015

"La homosexualidad se ha convertido en un asunto político para reorganizar la sociedad a partir de ella"

(Portaluz) Para decenas de intelectuales en todo el orbe la reorganización social que busca la ideología de género es una revolución cultural, totalitaria. A ellos se suma ahora desde París el destacado psicoanalista Tony Anatrella en entrevista difundida por revista Tempi. Una nueva utopía. Fundada sobre la ciega reivindicación de la orientación sexual para reorganizar la sociedad y hacer realidad el sueño de la igualdad sin singularidad.

Profesor de filosofía y psicología en París, Anatrella es también Consultor del Pontificio Consejo para la Familia, del Consejo Pontificio para la Salud y ha publicado numerosas investigaciones sobre la materia como La teoria del gender e l’origine dell’omosessualità (San Paolo 2012) y Il regno di Narciso (San Paolo 2014).

Profesor Anatrella, desde hace algún tiempo usted denuncia a la teoría de género como una ideología totalitaria y ha escrito que, como el marxismo en el siglo pasado, el género sería el campo de batalla en este siglo. ¿No es excesivo?

Dejemos claro lo siguiente: no debemos confundir los estudios de género que analizan la relación entre hombres y mujeres en la sociedad, en diferentes ámbitos culturales, con el fin de lograr un mayor respeto a su dignidad, igualdad y la respectiva vocación, con la teoría de género, inspirada en diferentes corrientes de pensamiento… Es cierto que a similares habilidades o competencias, un hombre y una mujer podrían ejercer las mismas responsabilidades, pero el problema aquí es que con ello se quiere hacer creer que psicológicamente y socialmente el hombre y la mujer son iguales. Sin embargo, los hombres y las mujeres no pueden hacer sistemáticamente las mismas tareas o sostener la misma representación simbólica, empezando por la maternidad y la paternidad. Esta perspectiva igualitarista ha distorsionado y complicado las relaciones entre los dos sexos y explica en parte -aunque no es la única razón- el por qué las relaciones de pareja se han vuelto difíciles y por qué muchos no quieren casarse o tienen miedo del matrimonio. La sociología constata un fenómeno siempre recurrente en la historia: Cuando las mujeres entran en masa en un sector de actividad, los hombres desaparecen. Pero la ideología de género va más allá, afirmando que la sexualidad biológica no es importante en el desarrollo psicológico. En realidad, la psicología de cada uno de nosotros se desarrolla en la medida en que ocurre la internalización de la propia corporeidad sexual. Los distintos autores que proponen la ideología de género también argumentan que tenemos que pensar de manera diferente la sexualidad y la organización de la sociedad. Ya no definen la sexualidad a partir de sólo dos identidades sexuales existentes, hombre y mujer, porque según ellos esto es injusto, sino a partir de la libre orientación-opción sexual… heterosexualidad, homosexualidad, bisexualidad, transexualidad, etc. De esta manera todo el mundo estaría en condiciones de igualdad, mientras que si sólo se afirma la identidad del hombre y de la mujer se excluiría a otras formas de la sexualidad. ¿Cómo no ver que este punto de vista es contrario al dato de la realidad?

¿Es utópico plantear la igualdad?

Lo real es que la identidad sexual refiere al ser de la persona, mientras que la orientación sexual se relaciona con los impulsos sexuales. …Durante setenta años, la sociedad estuvo dominada por la ceguera ante una ideología basada en una pseudo-igualdad y en la creencia de que el ser humano es el producto de una cultura… Lo mismo que ahora la teoría de género sostiene a su vez sobre la identidad sexual. Pero si la persona fuese simplemente el producto de una cultura, se convierte en un autómata y su singularidad desaparece. El género es totalitario en la medida que en occidente se busca reorganizar políticamente la sociedad desde el punto de vista poco realista de la orientación sexual, como en el caso del matrimonio entre personas del mismo sexo. Ello pues la homosexualidad no puede estar en el origen de la pareja conyugal, ni de la familia, ya que esta forma de sexualidad entre dos personas del mismo sexo no tiene -en el plano psicológico, corpóreo y fisiológico- las mismas características de aquella fundada en la alteridad sexual, que es posible sólo en la relación hombre-mujer. Y puesto que en el sentido estricto la llamada pareja y familia homosexual no existe, podemos entender que se trata de un artificio y una corrupción del lenguaje. Con la palabra siempre es fácil engañar, dando nombres a la realidad más en función de los propios fantasmas que de lo real. Pero aún así, la homosexualidad se ha convertido en un asunto político para reorganizar la sociedad a partir de ella. Progresivamente en muchos países europeos se consolida un sistema represivo, incluso desde el ámbito judicial, para imponer este nuevo principio. Lo que está en cuestión no son las personas gay, que deben ser respetadas como ciudadanos, sino una voluntad militante y política para hacer de la homosexualidad una regla que forme parte del orden de la pareja y la familia. Los propios militantes que están luchando por esta causa dicen claramente que es necesario abrir el matrimonio a todos para mejor destruirlo, con el fin de lograr la igualdad de todas las diferentes formas de relación (lésbico, gay, heterosexual, transexual, transgénero, etcétera). Encontramos la misma idea (absolutista destructora) en el inicio de la aplicación del marxismo en los países comunistas.

Usted ha manifestado que es un error aceptar leyes de compromiso como las uniones civiles ¿Por qué?

Son hipócritas y un error en el sentido de que es un matrimonio de serie B con la mayor parte de los beneficios del matrimonio. La opinión pública ha sido moldeada para aceptar las uniones civiles como un mal menor, cuando en realidad es una plataforma para permitir luego el matrimonio entre personas del mismo sexo. Por el contrario, uno habría esperado una ley, un contrato de asociación de los bienes, abierto a todos los ciudadanos sin distinción, con ciertas ventajas fiscales; especialmente con respecto a la posesión de la propiedad y la herencia. Pero las leyes de uniones civiles han comenzado a desdibujar la realidad del matrimonio, lo que nos ha traído hoy a la confusión y la devaluación del matrimonio basado en la diferencia de los sexos. Estas leyes son hechas a la medida de la inestabilidad de las relaciones y la inmadurez afectiva de la época actual. Es posible suponer además que desde el momento en que el matrimonio está abierto a las personas homosexuales, corre el riesgo de que la gente ya no desee casarse porque la imagen del matrimonio se torna confusa y contradictoria. Por otra parte, es interesante observar que en la mayoría de los países que han permitido el matrimonio entre personas del mismo sexo, estos matrimonios disminuyeron año tras año, hasta que se vuelven inexistentes. En otras palabras, hemos conmocionado el código civil… pervirtiendo el matrimonio a los intereses de una pequeña minoría de personas y aquí en este campo de ruinas de lo que fue la hermosa realidad del matrimonio, la confusión de sentimientos e identidades tienen un impacto en la vida emocional y sexual de las jóvenes generaciones…. Las leyes de uniones civiles y el matrimonio entre personas del mismo sexo tienen un impacto en la representación social de la sexualidad.

Leer más...

sábado, 7 de marzo de 2015

La Coherencia del Discurso: Vida y Mujer, por Dra. Danelia Cardona

Reproducimos el artículo de la Dra. Danelia Cardona, Directora del Departamento de la Conferencia Episcopal para la Promoción y Defensa de la Vida, publicado originalmente en el sitio web de la CEC.

Son muchos los católicos confundidos con la Marcha por la Vida que se organiza este domingo, que interesantemente, se autodenomina alegórica a la Vida en el Día Internacional de la Mujer.

La coherencia del discurso es sin duda el elemento que engaña al que no tiene acceso a la información ni a la Verdad. No se puede ser "progresista" y promover una marcha por la vida, donde la vida "es sagrada" cuando esta vida sólo se considera existente en la persona que ya nació. La vida de toda persona comienza desde el momento mismo de la concepción: se unen 23 cromosomas (humanos, no de otra especie) de cada progenitor, para luego formar un nuevo código genético que le corresponde a ese nuevo ser. Nadie más tendrá ese código genético, que pertenece, reitero a la raza humana. Y reitero este punto porque son muchos los argumentos que tratan de definir el inicio de la vida humana sobre un montaje de falacias que se alejan de un hecho simple pero contundente: una nueva vida humana comienza cada vez que se unen un espermatozoide y un óvulo. Este nuevo ser, con 46 cromosomas humanos, con un código genético humano único que es único e irrepetible, se ira dividiendo en un ser pluricelular por sí mismo, no por influencia hormonal de su madre, sino por un proceso autógeno donde el mismo se va dividiendo para luego pasar a ser las etapas más tempranas del ser humano: mórula, trofoblasto, embrión. Toda vida es sagrada, si, desde el momento de la concepción hasta la muerte natural.

La mujer y la vida. Los derechos de la mujer se establecen alrededor de la discriminación que sufrió por un trato desigual en esferas sociales como el trabajo, la remuneración económica y por supuesto, el derecho al sufragio. Los derechos sexuales y reproductivos que tratan de promover las organizaciones abortistas y los comités no vinculantes que desarrollan jurisprudencia no doctrinal (o "soft law") no han sido reconocidos como tales y se quedan en la lucha por promover el aborto "legal y seguro". Incoherencia es considerarse "pro-mujer" y someterla a la experiencia traumática del aborto bajo unos derechos inexistentes como son los que han denominado "sexuales y reproductivos". La mujer es fuente de vida, no sólo biológica, sino también intelectual, profesional y espiritual. La manera de amar de la mujer es diferente a la del hombre, y por eso tiene un rol diferente en la sociedad, que no es igual a la del hombre. Por supuesto, se necesita de equidad en las oportunidades laborales, la remuneración económica y su reconocimiento como constructora de sociedad; pero esto no implica eliminar una de sus dimensiones que la hacen co-creadora de la humanidad: gestar y dar a luz a nueva vida. Por, lo tanto, la vida de la mujer también es sagrada y todo aborto destruye esa capacidad de amar, de dar vida, inherente a cada mujer.

Pedimos a nuestros líderes de opinión, gobernantes y demás servidores públicos coherencia en su discurso, contrario a lo que dirán los analistas, esto les suma credibilidad, no lo contrario.

Leer más...