Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Únete a Voto Católico Colombia

martes, 17 de noviembre de 2015

20.000 abortos no les basta, su sed de sangre pide más

Lobby aborto

Según informa RCN, el Ministerio de Salud ha informado que en dentro del sistema de salud se han practicado alrededor de 20.000 abortos desde el 2009, mientras que antes de 2009 la cifra total es de unos 300 abortos en total. Esto tiene total sentido si se considera que fue en 2009 cuando la Corte Constitucional resolvió la sentencia T-388/09 en la cual introduce la idea de que el aborto es un “derecho”, y de paso afirma que la causal salud incluye cualquier riesgo para la salud mental, por donde se han venido colando abortos por cualquier motivo. Esto echa por tierra la tan repetida afirmación de que la legalización de los aborto los reduciría: al igual que como ocurrió en España (y como advertimos en su momento), la legalización del aborto lo ha multiplicado unas 66,6 veces (curiosa cifra). Pero tal como se pudo ver en el pasado foro sobre el aborto, esto aún no calma la sed de sangre de la industria del aborto en nuestro país, y por eso es que entre el lobby abortista (Profamilia, Oriéntame, DeJusticia, WLW) y el gobierno nacional vienen trabajando en tenaza para tratar de exprimir aún más dinero de los vientres de las colombianas.

La estrategia tiene varios puntos, y uno de ellos es el proyecto de ley que anunció el Fiscal General para legalizar el aborto en cualquier circunstancia. Proyecto que ha recibido críticas desde todos los sectores, desde una sorpresiva crítica por parte de reconocidas promotoras del aborto, como las lesbianas Angélica Lozano y Claudia López (luego nos hemos enterado que la “confrontación” es porque ellas también están trabajando en un proyecto igual y de seguro están molestas con que el Fiscal les quite protagonismo), hasta de las bancadas relativamente conservadoras en el Congreso de la República. Tanto rechazo debe ser un buen síntoma, ¿no? En realidad, la función que cumple el Fiscal es diseñada y aprobada por el lobby del aborto (por eso el Ministro de Salud, Alejandro Gaviria, nunca niega estar de acuerdo con el proyecto), y se trata de lanzar una propuesta radical para generar rechazo y debate, que les permita consolidar la sentencia C-355/06 como un punto “de consenso” con los sectores conservadores en el Congreso. Cuando la despenalización actual del aborto se haya convertido en un “incuestionable” entre los políticos, entonces ahí si dirigirán todos sus esfuerzos a la legalización total.

De hecho, esta legalización total que propone el Fiscal Montealegre, no es una propuesta nueva. En el 2012, una comisión asesora de política criminal, a la que pertenecía el actual ministro de justicia, Yesid Reyes Alvarado, ya había propuesto la liberalización del aborto junto con la de las drogas. Ahora, el Ministro de Salud, Alejandro Gaviria, sale a decir que “no lo ve necesario” ¿Por qué? Porque le parece que con la jurisprudencia actual ya se pueden practicar todos los aborto. Sin ninguna vergüenza, el ministro admite lo que veníamos denunciando, el uso de la causal salud como coladero para el aborto libre, y le parece que se debería seguir por ese camino.

Pero, el tema del proyecto del Fiscal hizo que una noticia mucho más grave pasara de agache: El gobierno, desconociendo una sentencia del Consejo de Estado de 2013, sacó el Misoprostol de la lista de medicamentos de control especial, con lo cual ya no habrá el seguimiento a las compras del químico, tal como había determinado el Consejo de Estado para evitar el posible abuso de este como abortivo casero. La exclusión venía siendo reclamada por parte del lobby del aborto, con lo cual se hace patente la hipocresía cuando todavía se atreven a decir que hay que legalizar el aborto para evitar el aborto clandestino: Ellos al apoyar medidas como la liberalización del Misoprostol (y más ahora el Ministro de Salud anunció además que traerá a Colombia la Mifepristona), lo que están buscando es la multiplicación de los abortos caseros, y así crean el problema de salud pública que se inventaron como excusa para legalizar el aborto, con el fraudulento estudio Guttmacher de los 400.000 abortos, que ni siquiera abortistas como Mauricio Rubio se lo tragan.

El lobby del aborto tiene sed de sangre, 20.000 asesinatos en 6 años no les bastan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada