Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Únete a Voto Católico Colombia

martes, 4 de octubre de 2016

Entrevista con padre de familia testigo de la repartición de condones e imágenes a niños en Trujillo

14484802_10209284821511939_3170049100863211700_n

Voto Católico Colombia tuvo la oportunidad de entrevistar a Fabián Camacho, uno de los padres de familia del municipio de Trujillo, Valle, que fueron testigo de cómo niños y adolescentes del colegio Sagrado Corazón de Jesús estaban siendo expuestos a material con imágenes gráficas de sodomía y contenidos de ideología de género en una actividad llamada “Semana Andina” organizada por el Ministerio de Salud.

Voto Católico Colombia: ¿En qué día se realizó este evento?

Fabián Camacho: Eso fue el jueves de esta semana (29 de septiembre), en el parque principal.

VCCol: ¿Qué instituciones estaban organizando esto?

FC: Pues hasta donde tengo entendido, el Hospital, con la Secretaría de Salud de la Alcaldía, y también había también un stand LGTBI ahí. Esos tres son los que estaban ahí, creo que todo organizado por la alcaldía.

VCCol: En las imágenes se alcanza a ver unos logos adicionales...

FC: Esos folletos los tenían allí en el Stand. Ese día yo llegué con mi esposa, y vimos todo lo que estaba pasando, la badera LGBTI y el stand, y todos los niños del colegio Sagrado Corazón. Había unos niños de primaria. Mi esposa me dijo “Ojalá el niño de nosotros no lo tengan ahí”. Claro, dicho y hecho, ahí estaba el niño de nosotros.

VCCol: ¿Su hijo en qué grado se encuenta?

FC: Él está en quinto de primaria, él tiene 10 años.

VCol: Porque según  la responsable del evento, era dirigido a mayores de 14 años…

FC: Sí, eso es lo que dijeron después. Yo ese día solamente llegué y vi lo que estaba sucediendo. Yo ni sabía que eso lo iban a hacer.

VCCol: ¿Es decir que fue hecho sin avisarles a los padres de familia?

FC: No, nosotros no nos habíamos dado por enterados. El evento decía que era la “Semana Andina”, algo sobre prevención del embarazo. Ahí había una tarima en la que estaban cantando y bailando, pero obviamente unas canciones con una letra muy pasadas y pesadas para un niño. Nos pareció que la actividad no era propia para un niño de esa edad: Allí estaban repartiendo condones. Entonces, mi esposa vio que el niño de nosotros estaba ahí. Nosotros hemos tratado de educar a nuestros dos hijos (de 10 y de 5 años) con valores y buenas costumbres. Mi esposa se indignó, yo también me sentí muy mal, porqu qué va a estar haciendo un niño ahí. Entonces el niño le dijo mi esposa: “Mamá, yo no quiero estar acá´. Acá nos están diciendo un poco de cosas raras, un poco de cosas malucas”. Ella le respondió “No señor, usted se me va para el colegio”, “Ah, pero es que la profesora no nos deja ir”. “Dígale a su profesora que usted se me va para el colegio”.

Ahí también estaba la primita de él, que tiene la misma edad. Entonces yo me los llevé para el colegio, para el Sagrado Corazón. Resulta que cuando llegamos allá, el profesor encargado de ellos y dice “¿Y ustedes por qué se vinieron?”. Entonces le expliqué lo que habíamos visto, que ahí estaba el stand LGBTI con unos folletos y estaban repartiendo condones, y que pues para nosotros ese no era el lugar para nuestro niño. El profesor también se indignó y llamó por el celular para que le trajeran de vuelta a los niños.

Yo dejé a los niños y me devolví. Vi que los niños estaban reunidos alrededor de ese stand, entonces le dije a mi esposa: “Voy a ir a ver qué es lo que les están diciendo a los niños ahí”. Yo me hice un ladito, y le dije a la persona del stand que si podía coger algunos de los folletos. “Si, claro”, yo cogí alguno de esos folletos, y luego llegó otro muchacho del mismo grupo de ellos y sacó más material, y me entregó también. Yo los miré y dije “Uy no, esto no está bien”. Se los mostré a mi esposa, ella los miró, y quedó más indignada todavía.

Nos fuimos para el colegio y pedimos entrevistarnos con el rector del colegio. Le comentamos y él dijo que efectivamente había dado permiso para que le llevaran los niños, pero como era una actividad de la “Semana Andina”, él pensó que era una actividad de concursos, de bailes, y cosas así.

VCCol: ¿O sea, que ni el rector ni el profesor estaban enterados de lo que iba a haber en el evento?

FC: No, para nada. Es más, el rector nos mostró el documento que le enviaron en que los invitaban al evento, donde decía que se iba a hablar de prevención del embarazo. Pero en ningún momento se menciona nada de los folletos que estaban repartiendo. “Donde ellos me hubieran mostrado estos folletos, tengan la seguridad de que yo no hubiera dejado ir ni siquiera a uno de los muchachos de la institución. Yo no sabía”. Dijo “Me siento engañado. Voy a hablar con esta gente del hospital, voy a hablar con quien tengan que hablar, pero esto me lo tienen que explicar. Porque yo no sabía que fuera a haber un stand LGBTI”.

Yo no puedo asegurar que ellos le estaban entregando los folletos a los niños. Los folletos estaban sobre la mesa y los niños estaban ahí alrededor de la mesa, mirando esas imágenes que tenían los folletos. Yo sí vi que les estaban repartiendo condones a los niños, varios niños tenían condones. A nuestro juicio, esa actividad no era para un niño, menos de primaria. El rector quedó indignado, los padres que también vieron eso dijeron que iban a levantar una queja.

Mi esposa publicó las fotos de los folletos por Facebook, diciendo que los padres de familia debían pronunciarse. Y entonces salieron a decir que esos folletos nunca existieron, que eso era una mentira. Que las fotos eran descargadas de internet, y nosotros ¿En razón de qué ibamos a armar semejanta alboroto? Yo estuve ahí con ella, y vi lo que estaba pasando, y vi los folletos. Por ahí escuchamos que la iban a demandar que por calumnia y no se qué. Los folletos que recogimos se quedaron con el rector del colegio porque él iba a presentar una queja. Obviamente yo los tengo que reclamar, porque pues esos son pruebas de lo que estaban presentando. Nosotros nos vamos a quejar porque esa actividad no era apta para niños, y las canciones que estaban cantando allí tampoco eran aptas. Mi esposa está hablando con un amigo que es abogado para reparar un documento y recojer las firmas de los padres.

VCCol: ¿Cuando usted vio a los niños reunidos alrededor de ese stand, vio niños menores que el suyo?

FC: Sí, los niños eran de primaria, alrededor de 8-10 años. De todas maneras, así hubieran sido de 12, tampoco me parece correcto que los expongan a esos contenidos. Mi esposa no se quedó callada, ella quiso que los padres de familia se dieran cuenta. Porque si nosotros dejamos pasar esto, imagínese con qué otra clase de actividad irán a salir después. Necesitamos protestas, que los padres de familia también se hagan escuchar.

VCCol: Entonces ustedes están preparando un documento y recogiendo firmas…

FC: Si, porque tenemos que poner la queja ante la alcaldía. Los organizadores del evento salieron a hablar en la emisora del municipio diciendo que eso de los folletos era mentira, que ellos no entregaron eso. Pero muchas personas estuvieron ahí y vieron lo que se estaba mostrando. Nosotros tenemos que poner la queja y decir que ese tipo de actividades no es apta para niños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada