Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
48% Alcanzado
$360.000 Donados
Días que faltan
8 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

viernes, 21 de octubre de 2016

FIRMA: Señores Obispos, Pedimos una evaluación moral clara del acuerdo de La Habana

El pasado 2 de Octubre, los colombianos fuimos citados para votar la refrendación de los acuerdos de La Habana entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC. Desde la Iglesia Católica, personalidades como el ex presidente del Tribunal Eclesiástico Nacional Mons. Libardo Ramírez, la procuradora delegada para los derechos de la familia, la infacia y adolesencia Ilva Myriam Hoyos, el ex procurador Alejandro Ordóñez, La Red Familia Colombia, y el Consejo Nacional de Laicos, entidad reconocida por la Conferencia Episcopal, advirtieron sobre diferentes aspectos de los acuerdos de paz que lesionaban gravemente la Vida y la Familia, como la inclusión del “Enfoque de Género y diversidad sexual” como eufemismo para encubrir la Ideología de Género que los padres de familia rechazaron en las marchas del pasado 10 de agosto, y los “Derechos Sexuales y Reproductivos” con los que se viene promoviendo la anticoncepción, el aborto y el libertinaje sexual entre los menores de edad.

En esa oportunidad, se dijo desde la Conferencia Episcopal :

Este enfoque ideológico, que el Cardenal Salazar ha definido como “peligroso y destructivo”, no ha sido invención de la Ministra Parody. Se ha convertido en pieza imprescindible de las políticas estatales, no solo de este gobierno, que –hay que reconocerlo y denunciarlo- ha terminado potenciando la nefasta influencia de esta ideología, hasta el punto de incluir sus postulados en el texto de los acuerdos de paz. Es pues claro, que el problema al que nos enfrentamos es mucho mayor y más grave que el de las modificaciones de los manuales de convivencia escolar. La ideología de género, incluida en los acuerdos de paz, entrará –sin mayores debates- a hacer parte de nuestro ordenamiento constitucional. Algo se tendrá que decir también sobre esto…

Quienes nos sumergimos en la lectura del documento, encontramos la confirmación de tales denuncias, pues el “enfoque de género y diversidad sexual” aparece reiteradamente a lo largo de todo el acuerdo de paz. Además, el carácter ideológico del “Enfoque de Género y diversidad sexual” ha sido evidenciado por el mismo equipo de negociadores. Humberto de la Calle, jefe de la delegación de gobierno, dejó claro en un discurso presentando el trabajo de la subcomisión, que “desde el gobierno, la delegación procuró que las discusiones fueran más allá de una concepción de género tradicional”, y que “hablar de personas del género masculino o femenino en términos de sexo masculino o femenino es un expresión jocosa”, porque “no se nace mujer, se llega a serlo, y hoy podríamos decir, no se nace hombre, se llega a serlo”.

No obstante, a partir de la victoria del NO en el plebiscito del 2 de octubre, por diversas vías, el gobierno y los medios de comunicación han pretendido negar que la Ideología de Género se encuentre presente en los acuerdos, acusando a quienes hemos advertido de ello como “desinformadores” y a los fieles católicos que por proteger la Vida y la familia votaron NO en el plebiscito de “ignorantes”. Lamentablemente a estas acusaciones se han sumado las intervenciones de algunos obispos, que por apoyar el proceso de paz no han dudado en atacar a sus propios feligreses.

Mientras el pasado 14 de octubre, la asamblea general del Episcopado Colombiano publicó un comunicado en que invita a las partes negociadoras a escuchar los reclamos legítimos de los colombianos: “Solicitamos al Presidente de la República y a las instituciones responsables del país que acojan los aportes que están surgiendo de diversos miembros de la sociedad, para configurar este proyecto, que dé unidad nacional y que dé respuesta a los múltiples problemas que tenemos”, “la unidad de los colombianos, la defensa de la vida y de la familia, la educación, la participación política, la solidez de la democracia y de las instituciones, las víctimas de la violencia, el narcotráfico, la corrupción, la crisis de la salud, la crisis de la justicia, la inequidad social y la ideología de género.”, Mons. Luis Augusto Castro, presidente de la Conferencia Episcopal ha dicho ante los medios de comunicación que “Lo primero que tengo que decir es que [la ideología de género] no existe dentro de los acuerdos de paz”, y que quienes advirtieron de ello “interpretaron mal el término ‘género’, como pura ideología,”.

Por eso, como fieles laicos queremos presentar esta solicitud filial ante el Episcopado Colombiano para que corrija los mensajes contradictorios y se pronuncie frente a los aspectos morales del acuerdo. Firma Aquí, y envía esta carta a la Secretaría General de la Conferencia Episcopal de Colombia, para que los obispos se pronuncien de forma clara, precisa y pedagógica sobre cada uno de los aspectos morales contenidos en los Acuerdos de La Habana, en especial sobre cada uno de los apartados en los que se menciona el “Enfoque de Género”, de modo que los católicos podamos hacer un juicio moral sobre las implicaciones que lo acordado entre el Gobierno y el grupo guerrillero FARC-EP puedan tener en el bien común, en el orden social y político de nuestro país.

Carta respetuosa de fieles laicos al Episcopado Colombiano

Confiados en estar movidos por el sensus fidei (instinto de la fe) que Dios concede a todos los fieles, y por el deseo de fortalecer la unidad de la Iglesia colombiana y su acción misionera, los abajo firmantes queremos manifestar nuestra extrañeza y preocupación por los mensajes contradictorios que hemos recibido por parte de la Jerarquía en los últimos días, en relación con el proceso de negociación del gobierno con las FARC-EP.

Quienes hemos asumido con valentía y sacrificio la defensa de la Vida y la Familia en el orden social y político, recibimos con esperanza y alegría el mensaje de respaldo de nuestra Conferencia Episcopal del pasado 14 de octubre, en cual pide al Gobierno que sean tenidos en cuenta nuestros aportes en esta materia, y coincide con nuestra preocupación por la infiltración de la “ideología de género” en los acuerdos de La Habana.

Sin embargo, mucho mayor eco han tenido las declaraciones del Presidente de la Conferencia Episcopal, Mons. Luis Augusto Castro, en las cuales expresa que el tema de vida y familia en los Acuerdos de La Habana eran cosas de expertos, que no eran importantes para “el común del país”, al tiempo que de forma tajante concluyó que la ideología de género “no existe dentro de los acuerdos de paz”, que nuestras denuncias fueron una simple estrategia para “asustar a la población”, la cual “se comió el cuento”.

Dichas palabras nos hieren profundamente porque deslegitiman nuestro trabajo y aportes, dejándonos como manipuladores e ignorantes.

Como fieles católicos, respetuosos de nuestros Obispos y necesitados de su orientación, les solicitamos se pronuncien de forma clara, precisa y pedagógica sobre cada uno de los aspectos morales contenidos en los Acuerdos de La Habana, en especial sobre cada uno de los apartados en los que se menciona el “Enfoque de Género”, de modo que los católicos podamos hacer un juicio moral sobre las implicaciones que lo acordado entre el Gobierno y el grupo guerrillero FARC-EP puedan tener en el bien común, en el orden social y político de nuestro país.

Les renovamos nuestros sentimientos de filial adhesión y oramos por ustedes, confiados en que el Señor sabrá iluminarlos y fortalecerlos en estos momentos en los que la Iglesia y el país tanto necesitan de su discernimiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario