Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Únete a Voto Católico Colombia

martes, 11 de octubre de 2016

Parlamento polaco rechaza ley que protegía la vida, luego de intervención de los obispos

Resultado de imagen para polish parliament abortion bishops

La verdad sobre el rechazo del proyecto de ley anti-aborto en Polonia: La voz de los obispos fue decisiva.

Nos sorprende escuchar las noticias que aparecen en los medios occidentales sobre la supuesta "derrota del Partido Ley y Justicia y los obispos" en la lucha por la prohibición total del aborto en Polonia.

Esto exige una rectificación categórica, porque la verdad es completamente diferente! El proyecto de ley, firmado por más de medio millón de polacos fue rechazado con los votos de los diputados el partido Ley y Justicia. Esto sucedió porque los obispos dieron su permiso para rechazar el proyecto de ley.

A la luz de la información aparecida en algunos medios de comunicación occidentales, queremos dejar las cosas claras. Los hechos son los siguientes:

En primer lugar, el Parlamento polaco autorizó el trámite legal de ley civil que exige la protección total de la vida desde la concepción hasta la muerte natural. Este no fue un proyecto de ley creado por el Partido Ley y Justicia, sino el resultado de una iniciativa popular, preparado por una ONG de católicos, representada por el Comité "Stop Aborto".

En segundo lugar, el proyecto de ley fue aceptado para su primera etapa del proceso legislativo con los votos del Partido Ley y Justicia, quien se comprometió a debatir todas las iniciativas populares, e hizo esto para diferenciarse de sus predecesores en el gobierno. En este momento, los diputados del Partido Ley y Justicia elogiaron la iniciativa, declarándose categóricamente pro-vida por el hecho de ser católicos.

En tercer lugar, manifestaciones que traen a la memoria reuniones satánicas, se produjeron en Polonia y evidentemente asustaron al gobierno. A pesar del hecho de que estas manifestaciones fueron organizadas por personas y organizaciones que han sido siempre hostiles al Partido Ley y Justicia y en general hacia la derecha polaca y la Iglesia, los políticos del partido en el poder, sin embargo, se asustaron de lo que podría resultar de estas protestas. Esto ocurrió a pesar de que durante el trascurso del año pasado ha habido las numerosas protestas de la oposición, y que frente a ellas el gobierno mantuvo la cabeza fría, ignorándolas por completo.

En cuarto lugar, las protestas de las feministas forzaron al Partido Ley y Justicia a convocar de manera precipitada y embarazosa una sesión ilegal de una comisión parlamentaria, y en ella recomendar el rechazo de la iniciativa popular por el parlamento. Ese mismo día - y esto debe ser especialmente realzado - la Conferencia Episcopal polaca publicó un documento sorprendente, en el que se oponía a la iniciativa legal de los pro-vida, porque el proyecto de ley pedía la punición de todos los responsables de la realización de un aborto, incluyendo a las mujeres que permiten que sus hijos sean asesinados.

En quinto lugar, el Partido Ley y Justicia votó por el rechazo de la iniciativa popular con una mayoría aplastante en la segunda etapa del proceso legislativo (en Polonia, la aprobación de una ley tiene tres etapas), y no permitió un debate a fondo del problema o que se hicieran preguntas. Los autores del proyecto de ley (es decir, los católicos en la mencionada ONG) fueron informados de que un debate sobre el proyecto de ley tendría lugar apenas unas horas antes de la reunión de la comisión, por lo tanto antes de la votación final, y esto a pesar del hecho de que las reglas del Parlamento polaco requieren que esto ocurra con tres días de antelación. Como resultado de este mini golpe, algunos representantes de los autores del proyecto de ley no llegaron a tiempo al Parlamento.

En sexto lugar, los políticos del Partido Ley y Justicia de repente decidieron que se sienten incómodos con la idea de castigar a las mujeres que abortan, como se estipula en el proyecto de ley de iniciativa popular. A pesar de tener los votos necesarios para simplemente borrar esta sección de la ley y seguir trabajando en el proyecto legislativo eliminando las consecuencias penales para las mujeres que matan a sus hijos, se abstuvieron de hacer esto. Fue evidente que hubo un completo acuerdo con la posición de los obispos polacos emitida el mismo día en que fue a toda prisa decidió rechazar el proyecto de ley en su totalidad. Consecuencia: el Parlamento rechazó la iniciativa popular. De los 460 diputados, apenas 50 votaron a favor del proyecto.

En séptimo lugar, los diputados del Partido Ley y Justicia que, de repente, cambiaron su posición, hicieron mención a la posición oficial de los obispos. Krystyna Pawlowicz escribió abiertamente en su página de Facebook que "fue el episcopado quien nos autorizó a hacer esto".

Estos hechos demuestran de forma irrefutable que decir que esto fue un "revés para el Partido Ley y Justicia y los obispos" a respecto de la defensa de la vida es una mentira intencional. Los políticos del Partido Ley y Justicia y los miembros del gobierno están contentos con el resultado. Aun así, un día después del rechazo del proyecto de ley emitieron un comunicado en que afirman que “la plena protección de la vida desde la concepción hasta la muerte natural” debe seguir siendo el objetivo de los miembros del Parlamento. Este comunicado fue emitido unas horas después de la primera declaración de los obispos, que ellos que aceptaron en su sentido literal, por lo que rechazaron la iniciativa popular para la completa defensa de la vida inocente por nacer.

Sławomir Skiba
Polonia Christiana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada