Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
48% Alcanzado
$360.000 Donados
Días que faltan
8 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

miércoles, 9 de noviembre de 2016

La derrota de Hillary Clinton es una victoria para la Iglesia Católica y la causa provida

Resultado de imagen para clinton planned parenthood

Anoche, pasada la media noche se conocieron los resultados de las elecciones en los Estados Unidos. Donald Trump derrotó a Hillary Clinton, pero además los Republicanos mantuvieron la mayoría en el Senado y la Cámara de Representantes. Una derrota rotunda la que sufrió Hillary Clinton, sucesora propuesta por el nefasto gobierno de Barack Obama, y con ella Planned Parenthood y el Lobby LGBT que pusieron todo su capital al servicio de su campaña.

Aunque son muchos quienes legítimamente han dudado de la “conversión” de Donal Trump a la causa provida, ha hecho promesas concretas tales como suspender la financiación pública a la Planned Parenthood, y prohibir los abortos tardíos. Justamente estas dos promesas fueron contestadas inmediatamente por Hillary Clinton, que defendió públicamente la práctica de abortos hasta el noveno mes del embarazo y la financiación pública de la multinacional abortista a través del sistema de salud.

Pero además, Hillary Clinton representaba la continuidad de las políticas más represivas de Obama, especialmente las violaciones contra la Libertad Religiosa de las organizaciones confesionales, a las que pretendía someter a prácticas criminales como la financiación de anticonceptivos y abortifacientes, la eliminación de los baños separados por sexo, o la imposición de la Ideología de Género a las instituciones sin ánimo de lucro, y la imosición de la agenda gay como elemento fundamental de su política exterior. Una victoria de Clinton hubiera significado al menos otros 6 años de guerra abierta contra la Fe, y además hubiera determinado la cooptación de la Corte Suprema de Justicia por parte de los sectores más radicales.

Por eso la victoria de Trump es en cierto modo una victoria, no tanto por lo que podamos esperar de su presidencia, como por aquello de lo que nos hemos librado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario