Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Únete a Voto Católico Colombia

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Obispos podrían declarar formalmente un error en la enseñanza del Papa: Cardenal Burke

Resultado de imagen para Burke Pentin

Reproducimos la entrevista de Edward Pentin, vaticanista del National Catholic Register, al Cardenal Raymond Burke sobre la carta que junto a otros tres cardenales ha enviado al Papa Francisco pidiendo una aclaración frente a expresiones de la Amoris Laetitia. La traducción al Español ha sido hecha por InfoVaticana.

Eminencia, ¿qué es lo que se pretende alcanzar con esta iniciativa?

La iniciativa está dirigida a una sola cosa, a saber, el bien de la Iglesia, que, en este momento, está sufriendo una tremenda confusión en al menos estos cinco puntos. Hay una serie de otras cuestiones también, pero estos cinco puntos críticos tienen que ver con los principios morales irreformables. Así que, como cardenales, juzgamos que es nuestra responsabilidad solicitar una aclaración con respecto a estas cuestiones, con el fin de poner fin a esta propagación de la confusión que en realidad está llevando a la gente al error.

¿Está escuchando a mucha gente con esta preocupación por la confusión?

Donde quiera que vaya lo escucho. Los sacerdotes están divididos entre sí, sacerdotes de obispos, obispos entre sí. Hay una tremenda división en la Iglesia, y ese no es el camino de la Iglesia. Es por ello que fijamos estas cuestiones morales fundamentales que nos unifican.

¿Por qué es el capítulo 8 de Amoris Laetitia de tal preocupación en particular?

Debido a que ha sido la fuente de todas estas discusiones confusas. Incluso las directrices diocesanas están confundidas y en el error. Tenemos un conjunto de directivas en una diócesis; por ejemplo, diciendo que los sacerdotes son libres en el confesionario, si lo juzgan necesario, para permitir que una persona que está viviendo en una unión adúltera y continúa haciéndolo tenga acceso a los sacramentos – mientras que, en otra diócesis, de acuerdo con lo que la práctica de la Iglesia ha sido siempre, un sacerdote es capaz de conceder tal permiso a los que hacen el firme propósito de enmienda a vivir la castidad en el matrimonio, es decir, como hermano y hermana, y sólo para recibir los sacramentos en un lugar donde no sean motivo de escándalo. Esto realmente tiene que ser abordado. Pero luego están las cuestiones adicionales en duda, aparte de esa pregunta en particular de los divorciados y vueltos a casar, que se engloban bajo el término “mal intrínseco”, con el estado de pecado y con la noción correcta de conciencia.

Sin la aclaración que están buscando, está diciendo, por lo tanto, que esta y otras enseñanzas en Amoris Laetitia van en contra del principio de no contradicción (que indica que una afirmación no puede ser a la vez verdadera y falsa al mismo tiempo cuando se trata con el mismo contexto )?

Por supuesto, ya que, por ejemplo, si se toma el tema del matrimonio, la Iglesia enseña que el matrimonio es indisoluble, de acuerdo con la palabra de Cristo: “El que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio.” Por lo tanto, si usted está divorciado , no puedes entrar en una relación matrimonial con otra persona a menos que el vínculo indisoluble al que estás sujeto sea declarado nulo, inexistente. Pero si decimos, bueno, en ciertos casos, una persona que vive en una unión matrimonial irregular puede recibir la sagrada comunión, a continuación, una de las dos cosas tiene que ser el caso:

O bien el matrimonio en realidad no es indisoluble – como, por ejemplo, en la “teoría de la iluminación” del cardenal Kasper, quien sostiene que el matrimonio es un ideal al que no podemos llegar de forma realista las personas. En tal caso, hemos perdido el sentido de la gracia del sacramento, que permite a los casados vivir la verdad de su pacto matrimonial -, o bien la santa comunión no es comunión del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Por supuesto, ninguno de los dos es posible. Están en contradicción con las enseñanzas constantes de la Iglesia desde el principio y, por lo tanto, no puede ser verdad.

Algunos verán esta iniciativa a través de una lente política y la criticarán como un conflicto “conservador versus liberal” , algo que usted y los otros firmantes rechazan. ¿Cuál es su respuesta a esa acusación?

Nuestra respuesta es simplemente esto: No estamos tomando algún tipo de posición dentro de la Iglesia, como una decisión política, por ejemplo. Los fariseos acusaron a Jesús de tomar parte en un lado de un debate entre los expertos en la ley judía, pero Jesús no hizo eso en absoluto. Hizo un llamamiento al orden que Dios puso en la naturaleza desde el omento de la creación. Dijo: A Moisés se le permite el divorcio debido a su dureza de corazón, pero no fue así desde el principio. Así que simplemente estamos exponiendo lo que la Iglesia siempre ha enseñado y practicado al hacer estas cinco preguntas que se ocupan de la enseñanza y la práctica constante de la Iglesia. Las respuestas a estas preguntas proporcionan una herramienta esencial para la interpretación de Amoris Laetitia. Tienen que ser expuestas públicamente debido a que muchas personas están diciendo: “Estamos confundidos, y no entendemos por qué los cardenales o alguien con autoridad no habla y nos ayudan.”

¿Es un deber pastoral?

Así es, y yo puedo asegurar que conozco a todos los cardenales que participan, y esto ha sido algo que hemos llevado a cabo con el mayor sentido de nuestra responsabilidad como obispos y cardenales. Pero también se ha llevado a cabo con el mayor respeto por el ministerio de Pedro, porque si el Ministerio Petrino no se atiene a estos principios fundamentales de la doctrina y la disciplina, entonces, en la práctica, la división ha entrado en la Iglesia, lo cual es contrario a nuestra propia naturaleza .

¿Y el ministerio de Pedro, también, cuyo propósito principal es la unidad?

Sí, como dice el Concilio Vaticano II, el Papa es el fundamento de la unidad de los obispos y de todos los fieles. Esta idea, por tanto, de que el Papa tiene que ser algún tipo de innovador, que encabeza una revolución en la Iglesia o algo similar, es completamente ajena a la Función de Pedro. El Papa es un gran servidor de las verdades de la fe, ya que han sido pronunciadas en una línea ininterrumpida desde los tiempos de los apóstoles.

¿Es por eso que hacen hincapié en que lo que está haciendo es un acto de caridad y la justicia?

Absolutamente. Tenemos esta responsabilidad ante las personas para las que somos obispos, e incluso un mayor responsabilidad como cardenales, que son los principales asesores del Papa. Para nosotros permanecer en silencio acerca de estas dudas fundamentales, que han surgido como resultado del texto de Amoris Laetitia, sería, por nuestra parte, una grave falta de caridad hacia el Papa y una grave falta en el cumplimiento de los deberes de nuestra propia misión en la iglesia.

Algunos podrían argumentar que solamente son cuatro cardenales, entre los cuales usted es el único que no está retirado, y esto no es muy representativa de toda la Iglesia. En ese caso, se podría preguntar: ¿Por qué el Papa debería escucharles y responderles?

Bueno, los números no son el problema. La cuestión es la verdad. En el juicio sobre Santo Tomás Moro, alguien le dijo que la mayoría de los obispos ingleses habían aceptado la orden del rey, y él dijo que podía ser cierto, pero que los santos en el cielo no la aceptaban. Ese es el punto aquí. Me gustaría pensar que a pesar de que otros cardenales no firmaron este documento, comparten la misma preocupación. Pero eso no me molesta. Incluso si fuéramos uno, dos o tres, si se trata de una cuestión de algo que es cierto y es esencial para la salvación de las almas, entonces tiene que ser dicho.

¿Qué pasa si el Papa no responde a su acto de justicia y de la caridad y no da la aclaración de las enseñanzas de la Iglesia que se espera lograr?

Entonces tendríamos que hacer frente a esta situación. Existe, en la Tradición de la Iglesia, la práctica de la corrección al Romano Pontífice. Es algo que es claramente bastante raro, pero si no hay respuesta a estas preguntas, entonces yo diría que sería cuestión de hacer un acto formal de corrección de un error grave.

En un conflicto entre la autoridad eclesial y la Sagrada Tradición de la Iglesia ¿cuál es vinculante para el creyente y que tiene la autoridad para determinar esto?

Lo que es vinculante es la tradición, y la autoridad eclesial existe sólo en servicio de la tradición. Pienso en ese pasaje de San Pablo en la Carta a los Gálatas (1: 8): “Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.”

Si el Papa enseñara un grave error o herejía, ¿qué autoridad legítima puede declarar esto y cuáles serían las consecuencias?

Es deber en tales casos, e históricamente ha sucedido, de cardenales y obispos dejar claro que el Papa está enseñando un error y pedirle corregirlo.

Publicada en National Catholic Register. Traducción de InfoVaticana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada