Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
48% Alcanzado
$360.000 Donados
Días que faltan
8 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

miércoles, 23 de noviembre de 2016

¿Sacralización de la sodomía?, por Germán Mazuelo-Leytón

Reproducimos el artículo de Germán Mazuelo Leytón, publicado originalmente en su blog en el portal Adelante la Fe.

Resultado de imagen para germán mazuelo leytónSan Pablo denunció la estrecha asociación entre la cultura homosexual con el rechazo a Dios y la idolatría (Rom 1, 18-32). «La condenación fue hecha por causa de su asociación con la idolatría».

Como observa Santo Tomás, no lo hizo empujándolos al mal, sino abandonándolos, retirando de ellos su gracia. Así cayeron en grandes errores y en vicios vergonzosos (Gil. 5, 19; Ef. 4, 19).

Lo mismo hizo con Israel según el Salmo 80, 13. La Sagrada Escritura nos pone de aviso que esa forma pagana de vivir es incompatible con el Dios Verdadero[1], y San Pablo nos advierte que habrán tiempos en los que la verdadera doctrina será rechazada, despreciada, y los que la sigan perseguidos.[2]

«Por primera vez en la historia del Occidente cristiano, y quizás de la humanidad, la sociedad enfrenta no sólo a grupos dispersos de homosexuales influyentes sino a un movimiento organizado y visible de homosexuales declarados, que no sólo se jactan de sus hábitos, sino que se unen en un intento de imponer su ideología a la sociedad». «No es un movimiento de derechos civiles, ni aún un movimiento de liberación sexual, sino una revolución moral dirigida a cambiar la visión mortal que la gente tiene sobre la homosexualidad». [3]

Informes recientes señalan dos hechos bastante preocupantes:

El primero, indica que «los miembros de la Academia pontificia por la vida ya no tendrán que firmar una declaración manifestando que sostienen las enseñanzas pro-vida de la Iglesia».

Los estatutos aprobados por el Obispo de Roma, además de eximir a los integrantes de la misma, de firmar la Declaración de los servidores de la vida ha modificado partes sustanciales del objetivo de la Academia pontificia por la vida, por ejemplo el párrafo § 3, que en su nueva versión incluye la engañosa y ambigua palabra «género»:

«La Academia tiene una tarea de carácter prevalentemente científica, dirigida a la promoción y defensa de la vida humana (cf. Vitae Mysterium, 4). En particular, se estudian los diversos aspectos que se relacionan con el cuidado de la dignidad de la persona humana en las diferentes edades de la existencia, el respeto mutuo entre géneros y generaciones, la defensa de la dignidad de cada ser humano, la promoción de una calidad de la vida humana que integre valor material y espiritual, con vistas a una auténtica “ecología humana”, lo que puede ayudar a recuperar el equilibrio original de la Creación entre el ser humano y el universo entero».[4]

La Academia pontifica por la vida, al incorporar el término «género», incorpora sutilmente la falaz ideología de género como dice el prestigioso abogado argentino Jorge Scala una de las formas actuales de gnosticismo; es atea y anti tea: reconoce a Dios y pretende combatirlodestruyendo la familia.

Los lobbies promotores de leyes de género aplican su táctica, en un movimiento de pinzas, utilizando para ello los medios de propaganda (de ideas) y de publicidad (de mercancías), y el sistema educativo formal.

Es una estrategia en tres tiempos: «la primera consiste en utilizar una palabra del lenguaje común, cambiándole el contenido en forma subrepticia; luego, se va bombardeando a la opinión pública, a través de los medios de masas y la escuela -esto último por la mayor receptividad de los niños-, utilizando la vieja palabra, pero acercándose progresivamente al nuevo significado de la misma; y, finalmente la gente acepta el término antiguo, con el nuevo contenido. El prototipo de esta táctica es la palabra género.

Los promotores de dicha ideología sostienen que el sexo no es determinado genéticamente al nacer, sino que éste se construye, de tal forma que viene a ser el resultado del medio ambiente, los factores educativos y sociales y el deseo individual de cada cual el que determina la opción sexual.

Es diabólica esa teoría ya que busca eliminar al varón y la mujer, para llegar a una especie andrógina (que reúne los dos sexos en el mismo individuo).

El Papa Benedicto XVI ha dicho: «La ideología de género es la última rebelión de la creatura contra su condición de creatura. (Con ella) el hombre moderno se considera un ser autónomo que se construye a sí mismo; una pura voluntad que se auto-crea y se convierte en un dios para sí mismo».

Las leyes de género –graduales en los métodos pero radicales en los objetivos, al negar la naturaleza– abren las puertas de par en par a nuevas exigencias de grupos minoritarios que buscan, la destrucción del matrimonio y la familia.

El segundo hecho señala que mediados de este mes de noviembre 2016 «se han reunido en Asís más de 500 líderes de pastoral familiar para reflexionar sobre Amoris Laetitia y delinear las líneas pastorales en la materia. Aunque realmente había poco para reflexionar, sino que se trataba de tomar nota de lo que los responsables de la Conferencia Episcopal Italiana ya habían decidido. Y detrás de muchos discursos ahumados -al menos como aparece en la reseña de los tres días, publicada ayer en el periódico Avvenire- es evidente que los objetivos son dos, los de siempre: comunión de divorciados y vueltos a casar y promoción de la homosexualidad.[5]

En Italia precisamente muchas diócesis han establecido un «ministerio de acompañamiento a los homosexuales» que no es otra cosa que el fomento de las asociaciones LGBT, y que dada esa orientación no buscan el bien de las personas con tendencias homosexuales sino que se convierten en un activismo homosexualista.

«No es casualidad que la difusión y la creciente aceptación social de la homosexualidad estén acompañadas de una seria crisis en el ámbito del matrimonio y de la familia, con una mentalidad ampliamente difundida hostil a la vida, así como de una espantosa libertad sexual. (…) Sucesivamente, el ejercicio de la sexualidad se fue separando cada vez más del matrimonio y, sobre todo con la difusión mundial de los métodos anticonceptivos, de la procreación. Se afirmó que la “vieja” comprensión de la sexualidad correspondía a otra cultura, que en el ínterin se había transformado.» (Card. Ratzinger).

Apelando al argumento del sentimentalismo, los lobbies manipulan abiertamente las emociones del público. El movimiento homosexual tiene dos pilares básicos en forma de dogmas: Que se nace homosexual, y que no se puede cambiar. Nadie nace de esta manera, lo dice la ciencia, y por tanto, el cambio es posible.

Mientras la doctrina católica hace diferencia entre tendencia homosexual y conducta homosexual, los lobbies mentalizan en el público la idea de que la Iglesia se colocó fuera de la realidad, y que no toma en cuenta el desarrollo científico al respecto. Califican de carreristas y fanáticos de la Iglesia a los defensores del matrimonio según el Plan de Dios, y conjuntamente, buscan la aprobación de leyes que equiparen las uniones de personas del mismo sexo con el matrimonio, así como la adopción de niños por parte de parejas del mismo sexo. Paralelamente la inquisición rosa persigue a quienes no piensan como dichos promotores de la ideología homosexualista.

Afirma James Parker ex líder del lobby gay de Londres: «Ahora tengo claro que la persona no nace gay y que cualquier persona puede desarrollar esta identidad (heterosexual) que yo he encontrado».

La doctrina católica, como sabemos, se opone a la posibilidad de que una pareja homosexual o lesbiana pueda adoptar niños, por el daño psicológico y moral que éstos puedan recibir. Pero no sólo la Iglesia. La lesbiana francesa Nathalie de Williencourt, líder de Homovox, una de las asociaciones homosexuales más influyentes de Francia, declaró lo siguiente: «creemos que los niños tienen derecho a tener un padre y una madre, posiblemente biológicos, que posiblemente se amen. Un niño que nace del fruto del amor de su padre y de su madre tiene el derecho a saberlo. Si las parejas homosexuales adoptan niños que ya están privados de sus padres biológicos, entonces (los niños) estarían sin un padre y sin una madre por segunda vez».

En las uniones del mismo sexo el «misterio nupcial» –don que procede de Dioses prostituido al carecer de reciprocidad, y al rechazar la diferencia sexual asimétrica. Podemos decir, pues, que lo esencial para el matrimonio, como sacramento, es el «lenguaje del cuerpo», releído en la verdad. Precisamente mediante él se constituye, en efecto, el signo sacramental. [6]

Como dice Monseñor Straubinger: La perversión sexual tan extendida en los centros de cultura moderna, es consecuencia de la apostasía de nuestro siglo, que lo asemeja a aquellos tiempos paganos señalados por S. Pablo. La santa crudeza con que habla el Apóstol nos sirva de ejemplo de sinceridad y amor a la verdad. «El mundo suele escandalizarse de las palabras claras más que de las acciones oscuras».

Estremecedora la pastoral de los obispos de Italia que sacraliza, ni más ni menos, la práctica sodomítica.

Germán Mazuelo-Leytón


[1] cf. Éxodo 34,13; Sirácides 48,1; 1 Reyes 18, 21.

[2] cf. Hebreos 13, 9.

[3] En defensa de una Leyu superior, Acción Familia.

[4] cf. Quirógrafo, 15 de agosto de 2016.

[5] http://religionlavozlibre.blogspot.com/2016/11/conf-epicopal-italiana-promovera-la.html

[6] JUAN PABLO II, 12-01-1983.

No hay comentarios:

Publicar un comentario