Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Únete a Voto Católico Colombia

lunes, 30 de enero de 2017

30 cardenales advirtieron que Amoris Laetitia debilitaría la enseñanza de la Iglesia sobre el matrimonio

cardenales

ROMA, 23 de enero de 2017 (LifeSiteNews) Los fieles católicos se sorprenderían de saber que al menos treinta cardenales expresaron reservas al Papa Francisco sobre su exhortación Amoris Laetitia antes de que fuera publicada en abril de 2016.

Los treinta cardenales, escribiendo al Papa Francisco individualmente o en grupos pequeños, intentaron disuadir al Papa de publicar Amoris. Le advertían que no sólo debilitaría las enseñanzas de la Iglesia sobre el matrimonio, sino también sobre la Eucaristía y la confesión, segun informó el diario francés Le Figaro el pasado Agosto.

Los cardinales sólo presentaron sus inquietudes después de revisar extensamente el texto de la exhortación, de acuerdo con el privilegio de su oficio, informó Le Figaro.

Una fuente dentro del Vaticano confirmó a Edward Pentin para el National Catholic Register la existencia de las cartas de los treinta cardenales, afirmando que a partir de ese momento, el Papa tomó la costumbre de rehusarse a responder a las preocupaciones levantadas por su exhortación.

Amoris Laetitia, como producto de dos sínodos sobre la familia, debía ser un documento que fortaleciese a las familias cristianas a vivir su vocación. Sin embargo, en lugar de ello, sus enseñanzas ambiguas sobre cuestiones morales cruciales que enfrentan las familias, ha dado a los obispos liberales la licencia de permitir a los Católicos civilmente divorciados y vueltos a casar, viviendo en adulterio, recibir la Santa Comunión.

Guías pastorales que permiten a los adúlteros acercarse a comulgar han sido escritas por los obispos de Malta, el obispo de San Diego, y los obispos de Argentina

El obispo de Kazajistán Athanasius Schneider explicó en una entrevista con LifeSiteNews en julio pasado que admitir a los adúlteros activos a la Santa Comunión profana tres sacramentos católicos:

“Una vez se admite a los divorciados y vueltos a casar a la Santa Comunión sin pedirles primero vivir en continencia y no violar sus vínculos matrimoniales sacramentales –sin requerirles el arrepentimiento y una seria intención de no pecar en el futuro, es decir, dispensándolos de este requisito– estamos al mismo tiempo destruyendo, desecrando, tres sacramentos que Cristo nos dio: El sacramento de la penitencia, el sacramento de la Eucaristía, y el sacramento del Matrimonio,” dijo.

Schneider ha criticado las guías pastorales que permiten a los católicos que viven en segundas uniones, sin abstenerse de los actos conyugales, recibir la comunion, afirmando que les conceden “el permiso de no observar el Sexto Mandamiento”.

Los clérigos que escriben tales guías para satisfacer a tales pecadores, están en realidad dicéndoles que pueden “continuar disfrutando del adulterio,” dijo.

La semana pasada, Schneider, junto a los otros dos obispos de Kazajistán, lanzó una “Cruzada Espiritual” pidiendo a los fieles oración constante para que el Papa Francisco “revoque de manera inequívoca” las guías pastorales que contravienen la Fe.

Los pastores que aprueban una unión adúltera y permiten a tales parejas recibir la Comunión son cómplices en “una ofensa contínua contra el vínculo sacramental del matrimonio, el lazo numpcial entre Cristo y la Iglesia, y el lazo nupcial entre Cristo y el alma del individuo que recibe su Cuerpo Eucarístico,” escribieron los tres obispos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada