Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Únete a Voto Católico Colombia

jueves, 12 de enero de 2017

La Mujer y la serpiente, por Germán Mazuelo-Leytón

Reproducimos el siguiente artículo de Germán Mazuelo-Leytón, publicado originalmente en su blog en el portal católico Adelante la Fe.

Resultado de imagen para german mazuelo leytonEste 2017, es un año que se sitúa en la Historia de la Salvación como un año de especial relevancia en los hitos mariano-salvíficos de la última centuria.

¿Qué celebra un católico en 2017?

Los hijos de María, celebramos el 13 de mayo de 2017, el Jubileo Centenario de las apariciones de la Madre de Dios y Madre nuestra en Fátima.

Pero también este año glorioso de 2017, y fatimista por excelencia, marca tres hechos:

  1. Un siglo de la llegada de los bolcheviques al gobierno en Rusia.
  2. La Francmasonería celebrará la tercera centuria de su fundación de 1717.
  3. Los protestantes celebrarán quinientos años del cisma de Lutero aquel 1517.

CINCO SIGLOS DE LA REBELIÓN DE LUTERO CONTRA DIOS.

«Lutero establece un abismo impasable».[1]

En el siglo XVI, que la historia considera el inicio de los tiempos modernos, el mal provino de Alemania con la revolución protestante:«con la afirmación del hombre, la ruptura entre el cielo y la tierra por la negación de las mediaciones que los unan: Cristo, María, y primero que todo la Iglesia”, [2] echó raíces el Jansenismo “que logró enfriar el corazón del mismo Cristo». Lutero fue el gran divisor que dio inicio a la rebelión de los tiempos modernos contra Dios.

Como respuesta a la negación de Su amor, Cristo mismo vino una vez más para abrirnos Su Corazón por medio de las revelaciones a Santa Margarita María de Alacoque.

Paray-le-Monial constituye todo un acontecimiento en la historia de la Iglesia «que fue al mismo tiempo tanto antiguo como nuevo: antiguo porque la profecía siempre había sido un factor, y nuevo por la forma que tomó».

La rebelión contra Dios alcanzó su punto culminante en el siglo XVIII cuando el hombre rechazó al Dios Verdadero para hacerse su propio dueño con la Revolución Francesa. «El primer gran acto de rebelión política organizada contra Dios. Fue una consecuencia de la negación y de las rupturas del siglo XVI, del enfriamiento de la fe del siglo XVII, de la exaltación de la razón del siglo XVIII, y de la explotación de esta rebelión por el poder de la Francmasonería».

Dos grandes manifestaciones sobrenaturales: Lourdes 1858 y Fátima 1917, «se produjeron cuando más necesidad tenía el mundo de ellas. La primera de las manifestaciones celestes se verificó en el año en que nacieron las ideas que han formado nuestro mundo moderno y la segunda en el año en que esas ideas se tradujeron en hechos»: en 1858 John Stuart Mill publicó su «Ensayo sobre la libertad», Darwin su «Origen de las especies», Richard Wagner compuso sus óperas «con las que hizo revivir el mito de la superioridad de la raza teutónica» y Carlos Marx escribió su «Introducción a la teoría política».

«De estos cuatro hombres nacieron las ideas madres que han regido y dominado al mundo» los últimos cien años.

Como sabemos ese mismo año nuestra Señora en Lourdes vino a confirmar la definición del dogma de la Inmaculada Concepción, que cuatro años antes el Papa había hecho, así en el preciso momento que el mundo negaba la culpa de origen, y, sin saberlo, afirmaba que toda persona nace sin pecado original, nuestra Bendita Madre declaraba «Yo sola soy la Inmaculada Concepción».[3]

LA FRANCMASONERÍA

En efecto, ha sido obra de la masonería que Francia la hija mayor de la Iglesia se hubiera apartado de la Verdadera Fe.

Carlton J. H. Hayes, renombrado historiador escribió:

«En Francia, donde la francmasonería fue abiertamente ateísta en sus principios, y en su tendencia práctica, casi todos los políticos radicales eran masones».[4]

Fueron los autores de la creación de una Francia impía Garibaldi, Jules Ferry (redactor de las infames leyes laicas de 1881 que secularizaron las escuelas de Francia), Arístide Briand, George Clemenceau y Emile Combes (un activo y radical miembro de la masonería francesa quien hizo cumplir rigurosamente las Leyes de Asociación que pretendían nacionalizar todas las propiedades de la Iglesia).[5]

Franklin Delano Rooselvet y Harry S. Truman, masones de grado 33, atiborraron de jueces masónicos la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos, entre 1941 y 1971 nunca hubo en dicha Corte menos de 5 jueces masones o pro masonería, y en esos tres decenios dichos jueces hicieron en ese país lo que se hizo con la Francia del siglo diecinueve: secularizaron a través del poder judicial, al otrora Estados Unidos temeroso de Dios. [6]

En efecto la masónica Corte Suprema de los Estados Unidos declaró ilegal la oración en las escuelas, legitimó la pornografía, legalizó el aborto, etc.

En todos los países de tradición católica, la masonería a través del poder judicial laicizaron los estados, promulgaron leyes inicuas.

La masonería conduce a los hombres a la idolatría del hombre bajo la máscara de creer en Dios. En los días de su fundación la logia masónica enfocó directamente su ataque contra la autoridad del Romano Pontífice, dice: La autoridad es el mal, y el más grande mal es la autoridad representada por el Papa.

EL COMUNISMO

Los escritos de Marx exponen el propósito verdadero del comunismo: el exterminio de la religión y la abolición de todas las libertades bajo una dictadura única-mundial; que el enemigo último del marxismo no es el capitalismo, sino Dios mismo: No es la religión la que crea al hombre, sino el hombre que crea la religión… la religión es el gemido de la criatura oprimida… es el opio del pueblo. La destrucción de la religión, como una felicidad ilusoria del pueblo, es el requisito de su felicidad verdadera.[7]

Richard Wurmbrandt dice «es esencial declarar enfáticamente, que Marx y sus compañeros, siendo anti-Dios, no eran ateos (como públicamente fingían ser)», sino que «odiaban a un Dios en quien creían, de lo que resulta que el comunismo, es esencialmente y por último una guerra contra la religión, en palabras de Marx “el ateísmo es el primer principio del comunismo”. También Lenín afirmó: «Dios es el enemigo personal de la sociedad comunista».[8]

«Si oís hablar de la maldad diabólica de unos hombres cuya bandera está enrojecida con la sangre de sus víctimas; si oís hablar de los que martirizan los cuerpos y las almas, creando lo que podríamos llamar martirios áridos, como el de Mindszenty, Stepinac y Beran, estad seguros de que las mentes hechas pedazos y los cuerpos macilentos provocarán un castigo del cielo más terrible que el originado por la sangre del inocente Abel, y que alboreará un nuevo día de esperanza cuando estos varones perseguidos entonen un “réquiem” sobre la tumba de los que ganaron una batalla, pero perdieron la guerra. Dios no consiente nunca el mal sin sacar de él un bien».[9]

El objetivo del Dragón Rojo[10] es hacer que toda la humanidad se aparte y abstenga de glorificar a la Santísima Trinidad, el Dragón Rojo busca oscurecer la obra del Padre que es la creación, difundiendo el ateísmo a un grado nunca antes conocido. Busca destruir la obra del Hijo que es su Iglesia, difundiendo en ella el error y la infidelidad como un cáncer.Bloquea la obra del Espíritu Santo, que es la santificación, causando la pérdida del sentido del pecado en incontables almas a través de la negligencia del Sacramento de la Confesión.[11]

Fátima es la aparición mariana clave de nuestros días, porque el mensaje de Nuestra Señora no puede ser comprendido completamente sin conocer el comunismo ateo, sin saber lo que pasó en Rusia. Al respecto, Nuestra señora al respecto, hizo pedidos generales y un pedido particular: para impedir el castigo del mundo por medio de la guerra, el hambre y las persecuciones contra la Iglesia y el Santo Padre, Ella dijo: «Vendré a pedir la consagración de Rusia a Mi Corazón Inmaculado y la Comunión Reparadora de los primeros sábados».

Nuestra Señora cumplió su palabra, y el 13 de junio de 1929 en Tuy, España, en una aparición imponente y sublime, que representaba a la Santísima Trinidad, Ella dijo a la Hermana Lucía: «Ha llegado el momento en que Dios pide que el Santo Padre haga, en unión con todos los obispos del mundo, la consagración de Rusia a Mi Corazón Inmaculado».

Pero no se ha escuchado la petición de Nuestra Señora a Sor Lucía, Rusia no se convirtió, vino la II Guerra Mundial y los errores de Rusia, del comunismo ateo, se extendieron en el mundo entero.

GÉNESIS 3, 15

Luego del pecado de origen cometido por nuestros padres en el Paraíso, Dios dijo a la serpiente:

«Pondré enemistades entre ti y la mujer y entre tu descendencia y la suya; ella misma te aplastará la cabeza, y tú pondrás asechanzas contra su talón».[12]

«Por esta divina profecía (Gen 3, 15), el misericordioso Redentor de la humanidad, Jesucristo, el unigénito Hijo de Dios, fue claramente preanunciado; que Su beatísima Madre, la Virgen María, fue proféticamente indicada; y, al mismo tiempo, la misma enemistad de ambos contra el Malo fue significativamente expresada. De ahí que, tal como Cristo es Mediador entre Dios y hombre, asumió forma humana, borró lo escrito en el decreto existente contra nosotros, lo clavó triunfalmente en la Cruz, para que la Santísima Virgen, unida a Él en el más íntimo e indisoluble vínculo, fuera, con Él y por Él, eternamente enemistada con la maligna Serpiente, y más completamente triunfara sobre ella…».[13]

«Como “Madre de los redimidos”. María es la “Mujer”… que grita en sus dolores de parto, en tormento por dar a luz (Ap 12, 2). Este texto se refiere precisamente al Calvario, o a la Mujer “permaneciendo al pie de la Cruz de Jesús” (Jn 19, 25), para Ella que en el Gólgota fue constituida “verdadera Madre de los miembros de Jesucristo”, para usar la expresión de San Agustín… “Mujer, he ahí a tu hijo” y “la Mujer que grita sus dolores de parto, en tormento de dar a luz” están mutuamente relacionados los textos y cuando son leídos, forman una unidad revelando el misterio de María Corredentora.Juan 19 y Apocalipsis 12, escribe Rene Laurentin, empalman precisamente el uno con el otro. En los dos textos la maternidad de María en relación con los discípulos está penetrada por el contexto del sufrimiento”».[14]/ [15]

«Dios no ha hecho ni formado nunca más que una sola enemistad, mas ésta irreconciliable, que durará y aumentará incluso hasta el fin, y es entre María, su digna Madre, y el diablo; entre los hijos y servidores de la Santísima Virgen y los hijos y secuaces de Lucifer, de suerte que el más terrible de los enemigos que Dios ha creado contra el demonio es María».[16]

Es por lo tanto necesario establecer el lugar correcto de María al lado de Jesús para preparar el cumplimiento de la promesa hecha por Nuestra Señora de Fátima, que era la conversión de Rusia y un período de paz mundial. Hoy, es el largamente esperado Triunfo de su Corazón Inmaculado prometido en Fátima, que traerá la paz al mundo. El mundo católico, los hijos de María, anhelamos esta victoria, la promesa de que Rusia se convertiría, condicionada a una solemne consagración de Rusia hecha por el Romano Pontífice en unión de todos los obispos del mundo al Corazón Inmaculado de María, y en el reconocimiento de toda la Iglesia de que dicha victoria se estaba dando por el Corazón de la Señora.

CORRELACIÓN

Debido a la perpetua lucha mística con Satanás –donde está en juego la salvación eterna de las almas- Nuestra Madre celestial todavía sigue ofreciendo sus dolores místicos de parto por todos nosotros los creyentes, al mismo tiempo que actúa como Medianera de todas las Gracias, para santificarnos.

«Las apariciones de la Milagrosa en París (1830) representan el inicio de una nueva etapa para la humanidad. Si se hubiera hecho más caso de estas revelaciones las apariciones de Lourdes (1858) se habrían producido también en París. Entre ambas distan 28 años, al igual que entre las de Fátima (1917), las de Ámsterdam (1945), las de Akita (1973), y la milagrosa lacrimación de una copia de la Señora de todos los Pueblos en Colombia (2001). Con esta identidad de intervalos la Providencia nos indica la correlación entre ellas.

Además estando Ida Peerdeman en la capilla de la Milagrosa en París el 31 de mayo de 1969 sintió en su interior las palabras «lo que fue comenzado aquí será continuado por la Señora de todos los Pueblos».

También Sor Lucía al contemplar la imagen de la Milagrosa en la capilla del colegio de la Hijas de la Caridad en Tui exclamó espontáneamente «¡Así la vi yo en Fátima!», contó el P. Veremundo Pardo.

Y el 13 de octubre de 1973, 56 aniversario del milagro del sol en Fátima, la Virgen se aparece en una reproducción en madera de la Señora de todos los Pueblos en Akita. Precisamente 56 es el número de sus apariciones en Holanda».[17]

Aquí vemos que en estos tres mensajes: Fátima, Amsterdam y Akita hay una correlación, están entrelazados guiando el destino de la humanidad: «La justicia de Dios debe intervenir en la historia en algún punto, porque no permitirá al Mal que siga devorando almas eternamente».[18]

La Sagrada Escritura empieza y termina con la batalla entre la Mujer y la antigua serpiente. Esta batalla, del Dragón Rojo contra la Verdadera Religión, «es también guerra de sus respectivas iglesias: la sinagoga de satanás (masonería) contra la Iglesia de Cristo, es decir, es el establecimiento de la enemistad interpuesta por Dios entre la serpiente y la Mujer y entre los linajes o descendencias de ambos».[19]


Germán Mazuelo-Leytón

[1] DE SAINTE MARIE, P. JOSEPH, Nuestra Señora de Fátima en el cumplimiento de la profecía bíblica

[2] DE SAINTE MARIE, P. JOSEPH, Nuestra Señora de Fátima en el cumplimiento de la profecía bíblica.

[3] Cf.: SHEEN, Arzobispo Mons. FULTON J., La virgen y Rusia.

[4] HAYES, CARLTON J. H., A political and Cultural History of Modern Europe, Vol. 2, p. 555.

[5] Cf.: HAYES, Idem., Vol. 2, p. 564).

[6] FISHER, PAUL, Behind the Lodge Door, págs. 131-134, 160ss, 255, 159, Apéndice A.

[7] MARX, KARL, Crítica de la filosofía de Hegel.

[8][8] OUSSET, J., Le marxisme-laninisme , p.132.

[9] SHEEN, Arzobispo Mons. FULTON J., La Virgen y el sol.

[10] Ap 12, 3.

[11] Cf. SHAMON, P. ALBERT, Apocalipsis el libro para estos tiempos.

[12] Gén 3, 15.

[13] PAPA PÍO IX, Encíclica Ineffabilis Deus, 8-XII-1854.

[14] MANELLi, P. STEFANO, Fundamentos II, página 101.

[15] MAZUELO-LEYTÓN, GERMÁN, La Señora, el Dragón y el Anticristo, http://adelantelafe.com/la-senora-el-dragon-y-el-anticristo/

[16] MONTFORT, San LUIS Mª GRIGNION DE, Tratado de la Verdadera Devoción.

[17] Hoja digital Periscopio.

[18] SHEEN, Arzobispo Mons. FULTON J.

[19] Cf. Gén 3, 15 hasta Ap12, 1.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada