Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Únete a Voto Católico Colombia

viernes, 27 de enero de 2017

P. Luis Carlos Uribe Medina rompe el silencio y expone su versión sobre su suspensión a divinis

Captura de pantalla 2017-01-27 02.17.00

El pasado 16 de enero, el P. Luis Carlos Uribe Medina, sacerdote de la Diócesis de Pereira, fue suspendido a divinis por su obispo, Mons. Rigoberto Corredor, bajo la acusación de haber expresado “rechazo a las enseñanzas doctrinales y pastorales del Santo Padre Francisco, principalmente con respecto al Matrimonio y la Eucaristía”, y por lo tanto haberse “apartado públicamente de la comunión con el Papa y con la Iglesia.” Luego de unas semanas de silencio, el padre Uribe ha concedido una entrevista al canal católico Teleamiga, en la que presenta su versión de los hechos, y explica que la suspensión se debe a su rechazo de la posibilidad de dar la comunión a los adúlteros públicos.

Según explicó en la entrevista, el P. Luis Carlos tomó la iniciativa y acudió ante su obispo entre abril y mayo, luego de la publicación de Amoris Laetitia,  para expresarle su preocupación sobre el numeral 305 de la exhortación, que habla de admitir a los sacramentos a las parejas que se encuentran en una situación objetiva de pecado. La respuesta del obispo fue que se debia referir a las parejas que viven en continencia, lo cual no satisfizo al sacerdote, dado que tales parejas ya no se encuentras en situación de pecado. Posteriormente, acudió de nuevo el padre en septiembre, para pedirle a Mons. Corredor que rechazara públicamente el documento de los obispos de la diócesis de Buenos Aires en que interpretan la exhortación apostólica Amoris Laetitia, en el que se afirma la posibilidad de que los divorciados vueltos a casar puedan acceder a la comunión; documento que fue avalado por el Papa Francisco diciendo que “no hay otra interpretación”.

Esta solicitud del padre no recibió respuesta de Mons. Rigoberto Corredor. Posteriormente el presbítero presentó al obispo las indicaciones sobre la Amoris Laetitia publicadas para la Diócesis de Roma, la diócesis particular del Papa Francisco, que también permite la comunión para los divorciados vueltos a casar sin que vivan en continencia. “El que no rechaza el error, lo acepta” dijo el presbítero citando al Papa Félix III, expresando su deber de denunciar tales violaciones contra la Doctrina de la Iglesia.

Sobre la suspensión, el presbitero señaló que fue su decisión personal el retirarse del ministerio parroquial. “A mí no me echó el señor obispo, yo me salí y él después sentenció todo lo que yo hice, porque tiene toda la obligación, porque no puedo estar donde yo como cabeza, pretendiendo, que una doctrina vaya contra el Señor”, dijo.

“Si le damos el permiso a una sola pareja, los que están en proceso de nulidad dirán ‘¿y nosotros para qué  estamos buscando la nulidad si estos ya tienen permiso?’, y los que están viviendo en continencia dirán ‘¿Y nosostros para qué nos estamos conteniendo si estos pueden tener relaciones?’, y ya después cuando todos los que viven en adulterio hagan esto, entonces los que viven en fornicación dirán ‘Pues yo no estoy casado por la Iglesia pero tengo una mujer, igual a como éste tiene una segunda, pues también yo puedo confesarme y comulgar’, y los homosexuales dirán ‘pues si estos comulgan, yo también tengo derecho’.”

“La mayoría de los sacerdotes de obispos saben cuál es la Doctrina, y yo sé que la gran mayoría la sabe, la cree y la ama. Que a nosotros nos ha llegado esto desde arriba, como una lluvia que nos toca a todos”, agregó el sacerdote “A mí me suspenden, pero me suspenden sin haber hecho nada contra la palabra de Dios.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada