Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
48% Alcanzado
$360.000 Donados
Días que faltan
8 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

lunes, 6 de febrero de 2017

Educación, Salud y Religión: Los frentes de ataque de la agenda LGBT de la ONU

vitit-muntarbhorn

Nueva York, 3 de febrero de 2017 (C-Fam) El nuevo zar de la ONU para asuntos LGBT delineó una estrategia para su periodo de tres años, ante docenas de buócratas de la ONU, delegados afines a la causa y activistas en una reunión la semana pasada.

Vitit Muntarbhorn, el recién nombrado  Experto Independiente de la ONU sobre orientación sexual e identidad de género habló de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el trabajo de las agencias de la ONU para impulsar los objetivos, como “un buen punto de entrada para nosotros”.

El profesor de leyes tailandés y activista homosexual, también describió los temas de salud, educación y religión como “puntos de entrada suaves” y advirtió que “orientación sexual e identidad de género” no son categorías cerradas, prometiendo asegurarse de que ningún grupo sea pasado por alto.

Sólo delegados de los países que apoyan la agenda LGBT asistieron al evento. Otros, que se opusieron a la creación del cargo de experto LGBT no querían legitimar su trabajo asistiendo a la reunión.

Las agencias de la ONU, favorables a la agenda LGBT, se apiñaron en un pequeño salón de juntas de la ONU para describir sus actuales esfuerzos para promover los “derechos LGBT”. Aunque el cargo apenas si sobrevivió al escrutinio de la Asamblea General el pasado diciembre, el sentimiento de triunfo era palpable. Incluso ONU Hábitat, que hasta ahora se había opuesto a la agenda LGBT, pidió guía sobre cómo integrar los “derechos LGBT” en el desarrollo urbano.

Muntarbhorn explicó que las agencias de la ONU deberían ser exponencialmente más influyentes a causa de sus recursos.

Él describió la educación como un punto de entrada a los niños, para que “nazcan y sean criados desde muy jóvenes” con la actitud apropiada. Mencionó específicamente las campañas anti-bullying. Adicionalmente, en el frente de Salud, sufirió que la comunidad médica deber ser alineada para condenar cualquier forma de terapia para ayudar a los individuos a resolver o cambiar una atracción no deseada por el mismo sexo.

Un representande del Fondo de la ONU para la Niñez (UNICEF) llamó a que los Estado “provean a las parejas y niños LGBT con el reconocimiento legal de su entidad familiar.” Muntarbhorn envió una señal de precaución aunque sin excluir la propuesta por entero.

“No pienso lanzarme en el derecho al matrimonio como un primer asunto, aunque es un tema importante,” dijo. “El primer tema aquí es que somos anti-crimen, anti-asesinatos, anti-tortura,” dijo partiendo de una lectura más limitada del concepto de “discriminación”. También admitió que sostiene una definición “abierta” de la familia. 

Cuando fue confrontado sobre el choque entre “derechos LGBT” y Libertad Religiosa, por parte de Henk Jan van Schothorst del Concejo Cristiano Trasatlántico, las respuestas de Muntarbhorn fueron categóricas.

“Hay algunos derechos absolutos,” dijo, “pero hay algunos que no lo son”. Él pasó a afirmar que “la Libertad de Expresión, y la Libertad de Religión” no son derechos absolutos y podrían ser restringidos si fuere necesario.

Mientras llamaba al consenso, el respeto y el diálogo, se mostraba irritado.

“Podemos estar de acuerdo o no sobre si la familia debería ser grande o pequeña, lo cual no es totalmente definido” dijo –en lo que parecía un guiño sobre control demográfico– pero enfatizó que “sin importar las diferencias, no puedes matar gente. Lo siento por eso.”

Muntarbhorn describió su deseo de involucrarse con el “corazón de la religión, sin que la mitología invalide el corazón de la religión.” Citó ejemplos de tradiciones religiosas que apoyarían la homosexualidad y la transexualidad y denunciaban las leyes anti-sodomía como una imposición colonial.

Dijo que le gustaría “abrir las puertas a una comprensión e interpretación humana (de la religión), dialogante y complementaria de los derechos humanos”, acogiendo la invitación del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) para asistir a eventos con los grupos religiosos que apoyan el aborto y los “derechos LGBT”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario