Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Únete a Voto Católico Colombia

jueves, 2 de febrero de 2017

“Una clarificación es gravemente necesaria”: Clérigos Católicos piden al Papa Francisco

8120482139_566f3b641a_h(Catholic Herald) Una asociación internacional de sacerdotes católicos ha publicado una declaración de apoyo a las dubia presentadas por cuatro cardenales, pidiendo la clarificación de la Amoris Laetitia. Las Confraternidades De Clérigos Católicos, que representa a más de 1.000 sacerdotes en Gran Bretaña, Irlanda, Australia y los Estados Unidos, dicen que una clarificación es “gravemente necesaria para corregir el mal uso de la Exhortación Apostólica para socavar la sagrada Tradición”.

La declaración, reproducida por completo al final del artículo, dice que “la unidad de la Iglesia” y la “salvación de las almas” están amenazadas por la difundidas interpretaciones divergentes de la exhortación apostólica del Papa Francisco, publicada en Abril de 2016. “Nosotros, por lo tanto, agradecemos a los cuatro eminentes cardenales que han recientemente presentado sus dubia a la Santa Sede”.

Las dubia son cinco preguntas para ser respondidas afirmativa o negativamente, que buscan arrojar claridad sobre la Amoris Laetitia. Incluyen la pregunta de si la exhortación permite que los divorciados vueltos a casar civilmente pueden acceder a la comunión sin decidierse a vivir “en completa continencia”, y si los actos intrínsecamente malos tienen alguna excepción.

Después de la publicación de la Amoris Laetitia, algunos obipos han reafirmado la doctrina establecida por Juan Pablo II en la Familiaris Consortio sobre el matrimonio, la comunión y la vida moral. Otros, por el contrario, han defendido que la Amoris Laetitia permite que los adúlteros públicos puedan acercarse a la comunión. Es el caso de las conferencias episcopales de Malta, Alemania, los obispos de la provincia de Buenos Aires, y la Diócesis de Roma.

Las Confraternidades dicen que es esencial acompañar a las personas “viviendo en situaciones complejas”, lo cual es “más fácil cuando la Iglesia expone su doctrina firme y claramente.”

Ellos agregan que la disciplina debería seguir a la doctrina, y dicen: “En particular, a causa de la mucha confusión en el presente, es necesario dejar claro que la Santa Comunión no puede ser distribuida a alguien que elige vivir en una relación sexual con una persona distinta a su marido o mujer, con quien tiene un matrimonio válido.”

Declaración de las Confraternidades de Clérigos Católicos

Como miembros de las Confraternidades Internacionales de Clérigos Católicos, creemos que tendría gran valor una interpretación autorizada de la exhortación apostólica Amoris Laetitia, en línea con la enseñanza y la práctica constante de la Iglesia. Esta declaración surge ante la continua y extendida divergencia de comprensiones y la creciente división en la práctica. Una clarificación es evidentemente necesaria para corregir el mal uso de la Exhortación Apostólica para  socavar la sagrada Tradición. Nosotros, por lo tanto, agradecemos a los cuatro eminentes cardenales que han recientemente presentado sus dubia a la Santa Sede, pidiendo tal clarificación. Las Confraternidades reconocen que esta acción ha sido tomado por amor a la Iglesia y preocupación por la salvación de las almas. Como los cardenales mismos han dejado claro, este paso ha sido dado con total respeto por nuestro Santo Padre, el Papa Francisco, y no debería en ningún caso ser usado para pomover la división en la Iglesia. El grave peligro a la unidad de la Iglesia, debido al creciente relativimo moral, debe ser honestamente enfrentado y claramente remediado.

Como pastores de almas, tenemos muy presente los retos que enfrentan los hombres y las mujeres de hoy. Nos esforzamos por ayudar a nuestra gente, a menudo viviendo en situaciones complejas, para escuchar la llamada de Cristo y su Evangelio. Esta tarea se hace más sencilla cuando la Iglesia exponde su doctrina firme y claramente. Es así mismo esencial que la disciplina de la Iglesia debe siempre seguir su enseñanza dogmática. En particular, a causa de la mucha confusión en el presente, es necesario dejar claro que la Santa Comunión no puede ser distribuida a alguien que elige vivir en una relación sexual con una persona distinta a su marido o mujer, con quien tiene un matrimonio válido. Aquellos que se encuentran en esta situación merecen, por supuesto, un apoyo pastoral y deben ser ayudados a pertenecer a la Iglesia, tanto como sus sus circunstancias lo permiten. En conexión con lo anterior, es importante declarar que la conciencia no es una ley en sí misma que reemplaza la Ley de Dios por el juicio privado, sino un eco de la voz del Creador. La dignidad de la conciencia debe ser asistida para superar toda ignorancia y protegerla de irse “rogresivamente entenebreciendo por el hábito del pecado.” (Gaudium et Spes, 16).

Pedir tal clarificación, que reitera la enseñanza perenne de la Iglesia, es un acto de amor filial por parte de los hijos fieles de la Iglesia, que miran a nuestro Pastor Supremo buscando su guía paternal. Es nuestro deseo que esta dilucidación no permitirá a nosotros y a otros sacerdotes y diáconos católicos continuar nuestro ministerio de forma fiel y efectiva. Esperamos que esta solicitud de clarificación sea una ocasión para el Santo Padre para alimentar y apacentar al rebaño a él confiado por el Señor, y para apoyarnos a nosotros, el clero, en hacer lo mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada