Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

viernes, 31 de marzo de 2017

Obispo de Sincelejo se avergüenza de las familias católicas y se alía con el lobby gay

Captura de pantalla 2017-03-31 11.41.52Hace un par de días informábamos sobre la campaña emprendida por el Lobby gay contra la parroquia de Cristo Rey en Sincelejo, Sucre, por un mural que fue pintado por los padres de familia en agosto de 2016 para denunciar la imposición de la Ideología de Género en los colegios. La noticia hoy es que tras una reunión entre las organizaciones LGBT y el obispo de Sincelejo, Mons. José Crispiniano Clavijo Méndez, el obispo se alineó con el lobby gay y se declaró avergonzado por el mural pintado por la comunidad.

“El motivo de la reunión fue un hecho que nos avergüenza, por lo cual a nombre de la Iglesia pido perdón a las personas afectadas, pero pues resultó que la reunión nos abrió caminos, no solamente para un comunicado conjunto de reconciliación, sino para mucho más, para continuar un diálogo, un acercamiento, unas convicciones de que la casa de Dios cabemos todos, de que el Cristo que está a mi lado murió por todos, no hizo discriminación y de que Dios mismo hace llover sobre justos e injustos, sobre malos y buenos, porque en Dios no cabe acepción de personas.” dijo el prelado.

El lobby gay sólo conoció del mural que decía “La venganza de la comunidad LGTBI… se realiza hoy: donde mas nos duele …nuestros hijos. No es la mejor manera de buscar la paz” hace unos días, y el periódico El Espectador afirmó falsamente que “Los habitantes del barrio Las Américas, en Sincelejo (Sucre), despertaron este martes con un nuevo y llamativo grafiti en el vecindario”. Desmintiéndolos, el pároco de Cristo Rey, confirmó a los medios que el mural había sido pintado por las familias en agosto de 2016, en el contexto de las marchas contra la imposición de la Ideología de Género por parte del Ministerio de Educación.

En la rueda de prensa, el obispo añadió: “¿De esto qué surge? Pues va a surgir, no solamante unas conclusiones y ya, sino una apertura a un trabajo conjunto a través de la pastoral social, que es la entidad de la Iglesia encargada de continuar con los diálogos, con los acercamientos, y unas tareas que nos vamos a proponer y que quedarán consignadas en el comunicado conjunto que redactaremos en breve.”

A la pregunta de un periodista, el obispo respondió: “esas tareas, irán encaminadas a un acercamiento, a un diálogo, a mirar cómo la Iglesia puede apoyarlos a ellos en sus acciones, en sus actividades, cómo puede ayudar también a los que sufren, a los que son discriminados, e igualmente de parte de la Iglesia un compromiso a ser más comprensivos, con las situaciones que ellos plantean, de las leyes que los amparan, se va a poponer una socialización de la ley antidisciminación, y pues que los mensajes de la Iglesia sean más positivos, más incluyentes, y más hacia lo que quiere Nuestro Señor, que no hablemos un lenguaje de guerra sino de paz.”

Al final de la reunión, el obispo ordenó el reemplazo del mural con un nuevo mensaje: “Hermanos: También en la diversidad se expresa la tolerancia, el amor y la fraternidad. Porque el amor de Dios es para todos sus hijos”. A través de las redes sociales, la diócesis compartió el texto del comunicado conjunto en el cual se consigna que (subrayas nuestras):

La Diócesis de Sincelejo asume el compromiso de generar espacios de sensibilización direccionados a fomentar la inclusión y el respeto en las comunidades parroquiales. Se compromete al Secretariado Diocesano de Pastoral Social de la institución para que inicie la formulación de proyectos de atención psicosocial y de formación. Las organizaciones se comprometen a ayudar en la dinamización y socialización de la ley antidiscriminación en los entes que la Diócesis considere pertinentes, y el apoyo para lograr que los miembros del sector acojan los proyectos y aprovechen los espacios que se logren construir.

Valga recordar que la Ley 1421 (Antidiscriminación) ha sido invocada en varias oportunidades contra miembros de la Iglesia Católica por reafirmar la doctrina de la Iglesia Católica sobre la perversidad intrínseca de los actos homosexuales. El más emblemático de esos casos, fue la demanda del periodista homosexual Felipe Zuleta Lleras contra Mons. Juan Vicente Córdoba, secretario de la Conferencia Episcopal en ese entonces, por su oposición al “matrimonio” homosexual y a la adopción de menores por parejas del mismo sexo. Desde su misma aprobación por parte del Congreso de la República, grupo católicos como el Consejo Nacional de Laicos denunció que la ley 1421 se convertiría en una mordaza para silenciar la Doctrina Católica sobre la homosexualidad.

Mons. José Crispiniano Clavijo Méndez fue ordenado sacerdote de la diócesis de Valledupar, y en 2015 fue nombrado obispo de Sincelejo por el Papa Francisco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario