Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

viernes, 8 de septiembre de 2017

¿Conversiones milagrosas u oportunismo hipócrita?

screenshot-twitter.com 2017-09-08 09-26-01

El Papa Francisco llegó el pasado miércoles a Bogotá, y el día de ayer se reunió con el presidente de la república, luego los obispos, los jóvenes y en las horas de la tarde celebró la Santa Misa en el Parque Simón Bolívar. La conmoción ha sido tal que media ciudad estuvo paralizada durante todo el día, y tanto la Plaza de Bolívar, el Parque Simón Bolívar y todas las calles por las que transitó el Papamóvil han estado abarrotadas de gente. El país católico se ha dejado ver, demostrando que Colombia sigue siendo un país mayoritariamente católico.

El primer encuentro del día con el presidente Santos en la plaza de armas del Palacio de Nariño nos ha dejado a muchos con una gran sorpresa al ver en primera fila a los adalides del “Estado Laico”, los que reclamaban la desaparición del Catolicismo de la vida pública y la separación absoluta entre la Iglesia y el Estado. Vimos a Claudia López y Angélica Lozano, agresivas activistas en favor de la agenda homosexual y el asesinato de los no nacidos, al igual que el excongresista y ahora asesor presidencial Camilo Sánchez, al comunista Iván Cepeda o el ministro Guillermo Rivera. Vimos al senador Musa Besaile Fayad, famoso por haber confesado recientemente haber comprado fallos a los magistrados de la Corte Suprema, así como al hombre más rico de Colombia, Luis Carlos Sarmiento Angulo. Así mismo, el activista homosexual Mauricio Albarracín, o el reconocido blasfemo Daniel Samper Ospina muy pendientes de la visita del Papa por twitter.

Ante semejante contradicción sólo caben dos opciones: O bien estas personas han sido tocadas por la gracia y la venida del Papa ha significado para ellos una conversión radical, o se trata simplemente de la hipocresía de quien busca apenas salir en la imagen para contagiarse de la popularidad papal y no esperan a que el Papa vuelva a Roma para reanudar su persecución contra la Fe y la Moral católicas. ¿Veremos a Claudia López y Angélica Lozano convertidas defendiendo la familia que Dios creó? ¿Veremos a Mauricio Albarracín defendiendo el derecho de los colegios católicos a vivir el Evangelio? ¿Veremos a Luis Carlos Sarmiento abandonando la usura? ¿Veremos a Iván Cepeda renegando del ateo Comunismo? ¿Veremos a Camilo Sánchez y Guillermo Rivera defendiendo el derecho a la vida de los niños por nacer? ¿Veremos a Daniel Samper arrepentido de cada una de sus blasfemias contra Cristo, la Virgen María y la Iglesia Católica? Roguemos a Dios que así sea.

Ver a semejante multitud de católicos, 1,3 millones, reunidos para la Misa junto al Santo Padre trae inevitablemente una idea a la mente. ¿Qué pasaría si ese mismo número de católicos, si esa misma multitud estuviera por la ciudad evangelizando, predicando a Cristo? ¿Qué pasaría si esos mismos católicos salieran a la calle a movilizarse cada vez que el Estado amenaza la Fe y la Moral de la Iglesia? Esperemos que la venida del Papa haya despertado en muchos el sentido de pertenencia a la Iglesia Católica y el deber de defenderla ante los ataques de sus enemigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario