Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Voto Católico Colombia necesita tu ayuda

$750.000
0% Alcanzado
$0 Donados
Días que faltan
0 Patrocinadores

Únete a Voto Católico Colombia

martes, 7 de noviembre de 2017

Editorial: La tentación del católico informado

Resultado de imagen para vatican politics

Desde que fundamos Voto Católico Colombia en 2011, nuestra labor ha sido continuamente la de un profeta de calamidades, alertando sobre la guerra cultural que desde el gobierno nacional, el Congreso y las Cortes se venía lanzando contra la sociedad colombiana. En cuestión de 10 años, Colombia ha pasado de ser un país defensor de la vida y la familia, a estar a la vanguardia en la institucionalización de la inmoralidad. Como si fuera poco, en 2013 con el escándalo del Ciclo Rosa en la Universidad Javeriana se hizo evidente cómo el enemigo estaba dentro de la Iglesia, lo cual quedó confirmado en el sínodo extraordinario de la Familia en 2014.

Ciertamente, de las tareas más difíciles a través de estos años ha sido informar adecuadamente a los católicos para hacerles ver la situación alarmante de nuestro país y de la Iglesia Católica. Es algo tan duro de reconocer que hasta cierto punto logramos entender las resistencias de quienes aún teniendo los hechos enfrente se niegan a admitir "que la barca de Pedro parece que amenaza con zozobrar", parafraseando a Benedicto XVI.

No obstante, nos preocupa mucho ver cómo entre catolicos informados y concientes de lo grave de la realidad actual, una atención desmesurada por los grandes problemas que afectan a la Iglesia nos distrae de la batalla espiritual inmediata que ocurre al interior de cada uno. Siendo la política el ámbito de los problemas que afectan al conjunto de la sociedad, es además natural que esta clase de tentación afecte particularmente a los católicos que están inmersos en la esfera política, aunque en los convulsos tiempos actuales cualquiera podría sufrirla.

Tal como dice la carta del P. Weinandy OFM, si Cristo permite hoy tales persecuciones a la Iglesia es porque está probando los corazones de sus fieles, como antesala de lo que puede ser el Juicio Final. Ante la prueba, de nada nos servirá haber denunciado las múltiples traiciones al Evangelio cometidas por parte de la alta jerarquía eclesiástica si en nuestras obras no resultamos ser moralmente mejores. En el día del juicio no se nos examinará si estuvimos en el bando correcto, sino que se nos examinará en el amor, es decir, si supimos responder adecuadamente a la Gracia de Dios.

No se crea que minusvaloramos la gravedad de los hechos de nuestros tiempos, o que pensamos que estar informado y concientes de la calamitosa actualidad sea dañino para las almas. En absoluto, un principio irrenunciable de Voto Católico Colombia es que la Verdad jamás podrá dañar el alma, porque toda Verdad proviene del Espíritu Santo. Pero si la verdad temporal no está acompañada de un cultivo profundo de la vida interior, vale lo que un metal que resuena. Por eso, que no nos ocurra que por tratar de ganar la guerra de la Iglesia, terminemos perdiendo la batalla por nuestra alma, que es la que de verdad importa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario