Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Únete a Voto Católico Colombia

Proyectos en trámite en el Congreso

sábado, 25 de febrero de 2017

¿Permite el Nuevo Código de Policia que los homosexuales se besen en las Iglesias?

screenshot-www.cromosomax.com 2017-02-25 11-12-39El portal católico Razón+Fe, publicó un artículo alertando sobre el peligro que existe bajo el Nuevo Código de Policía, de que los homosexuales se amparen en el artículo 33 para organizar "besatones" en las Iglesias a modo de provocación, y buscar que se impongan multas de 100.000 pesos a los templos que lo impidan. El texto del artículo 33 es el siguiente:

Artículo 33°. Comportamientos que afectan la tranquilidad y relaciones respetuosas de las personas. Los siguientes comportamientos afectan la tranquilidad y relaciones respetuosas de las personas y por lo tanto no deben efectuarse:

1. En el vecindario o lugar de habitación urbana o rural: Perturbar o permitir que se afecte el sosiego con:

a) Sonidos o ruidos en actividades, fiestas, reuniones o eventos similares que afecten la convivencia del vecindario, cuando generen molestia por su impacto auditivo, en cuyo caso podrán las autoridades de policía desactivar temporalmente la fuente del ruido, en caso de que el residente se niegue a desactivarlo;

b) Cualquier medio de producción de sonidos o dispositivos o accesorios o maquinaria que produzcan ruidos, desde bienes muebles o inmuebles, en cuyo caso podrán las autoridades identificar, registrar y desactivar temporalmente la fuente del ruido, salvo sean originados en construcciones o reparaciones en horas permitidas;

c) Actividades diferentes a las aquí señaladas en vía pública o en privado, cuando trascienda a lo público, y perturben o afecten la tranquilidad de las personas.

2. En espacio público, lugares abiertos al público, o que siendo privados  trasciendan a lo público:

a) Irrespetar las normas propias de los lugares públicos tales como salas de velación, cementerios, clínicas, hospitales, bibliotecas y museos, entre otros.

b) Realizar actos sexuales o de exhibicionismo que generen molestia a la comunidad.

c) Consumir sustancias alcohólicas, psicoactivas o prohibidas, no autorizados para su consumo.

d) Fumar en lugares prohibidos.

e) Limitar u obstruir las manifestaciones de afecto y cariño que no configuren actos sexuales o de exhibicionismo en razón a la raza, origen nacional o familiar, orientación sexual, identidad de género u otra condición similar.

Como puede verse, el Numeral 2, literal e) podría utilizarse para pretender la organización de tales "besatones" homosexuales en los templos católicos. La definición de "lugares abiertos al público, o que siendo privados  trasciendan a lo público", ciertamente incluye los templos.

Ahora bien, dos literales del mismo artículo podrían invocarse para prevenir tales hechos: el literal b) que prohible los "actos sexuales o de exhibicionismo" en estos mismos lugares. La redacción permite entender que los actos de exhibicionismo pueden ir más allá de los actos sexuales, y ante todo remite a la intención de exhibir, que es el propósito de tales besatones. Por otro lado, el literal a) prohibe "Irrespetar las normas propias de los lugares públicos", que por ser parte del num. 2 claramente incluye a aquellos lugares privados "que trasciendan a lo público", como los templos, por lo que podría ser invocado para impedir tales actos y cualquier otro tipo de profanaciones.

De hecho, mientras que para el lliteral e) se contempla una Multa Tipo 1, que es de 100.000 pesos, para los literales a) y b) se contemplan Multa Tipo 3 que viene siendo de aproximadamente 400.000 pesos, por lo que los homosexuales que intentasen cometer tales actos de provocación, se arriesgan a una multa mucho mayor que la que podrían ocasionar contra las iglesias.

Con esto, tampoco hay que relajarse y bajar la guardia. La aplicación del literal a), por ejemplo, queda un poco sujeta a la contingencia de que las autoridades admitan considerar como "exhibicionismo" a los actos homosexuales cuando son realizados con el propósito de ser vistos. En segundo lugar, la aplicación del literal b) requiere que la Iglesia pretenda el reconocimiento del Estado de las normas canónicas previstas para los lugares sagrados como "normas propias" de los templos. En ambos casos parece un poco obvio, pero la experiencia en nuestro país nos ha enseñado no confiar mucho en la racionalidad de la magistratura colombiana.

Leer más...

jueves, 23 de febrero de 2017

ALERTA: Senado aprobó constitucionalización de los acuerdos con las FARC

C5OPCXrWcAEDEVaEl pasado martes, la Plenaria del Senado aprobó con una votación de 55 a 10 el Proyecto de Acto Legislativo 01 de 2016 Senado que busca incluir los acuerdos firmados con las FARC un artículo transitorio en la Constitución e impedir que sean objeto de modificación u oposición por parte de futuros gobiernos. Como el proyecto está siendo tramitado por vía de “Fast Track” sólo tendrá que surtir un debate más ante la Plenaria de la Cámara de Representantes para convertirse en reforma constitucional, en lugar de los 8 debates requeridos.

El proyecto creará el siguiente artículo dentro de la Constitución Política:

Artículo transitorio xx. En desarrollo del derecho a la paz, los contenidos del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, firmado el día 24 de noviembre de 2016, que correspondan a normas de Derecho Internacional Humanitario o Derechos Fundamentales definidos en la Constitución Política y aquellos conexos con los anteriores, serán obligatoriamente parámetros de interpretación y referente de desarrollo y validez de las normas y las leyes de implementación y desarrollo del acuerdo final.

Las instituciones y autoridades del Estado tienen la obligación de cumplir de buena fe con lo establecido en el Acuerdo Final. En consecuencia, las actuaciones de todos los órganos y autoridades del Estado, los desarrollos normativos del acuerdo final y su interpretación y aplicación deberán guardar coherencia e integralidad con lo acordado, preservando los contenidos, los compromisos, el espíritu y los principios del acuerdo final.

A pesar de que el Acuerdo con las FARC fue rechazado por el pueblo en el plebiscito del 2 de octubre de 2016, el gobierno resolvió implementar los acuerdos por la fuerza, y apoyándose en la Corte Constitucional y el Consejo de Estado dieron por vigente el Acto Legislativo 01 de 2016 que establece el “Fast Track” para que la implementación de los acuerdos se haga en 3 debates en lugar de 8, y sin posibilidad de modificaciones por parte de los congresistas, a pesar de que el artículo 5° del mencionado Acto Legislativo establecía que sólo entraba en vigencia luego de la “refrendación popular” del acuerdo final.

Con la aprobación de esta reforma constitucional, el gobierno prevé impedir que un futuro gobierno u otros mecanismos como el referendo puedan tumbar los acuerdos con las FARC. Consolidando así el desconocimiento material y formal de los resultados del plebiscito del 2 de octubre. El ex procurador Alejandro Ordóñez, ha denunciado la maniobra como “ilegal” y ha dicho que “Ningún gobierno futuro tiene porque acatar nada de lo incluido en la acción ilegal del fast track.”

La votación en la Plenaria del Senado fue la siguiente:

SI: Musa Besaer Fayad (Partido de la U), Bernardo Elias Vidal (Partido de la U), Roosvelt Rodriguez Rengifo (Partido de la U), Jose A. Gnecco Zuleta (Partido de la U), Oscar M. Lizcano Arango (Partido de la U), Miguel Amin Escaf (Partido de la U), Eduardo E. Pulgar Daza (Partido de la U), Roy Barreras Montealegre (Partido de la U), Maritza Martinez Aristizabal (Partido de la U), William J. Chamorro Cruz (Partido de la U), Armando Benedetti Villaneda (Partido de la U), Sandra E. Villadiego Villadiego (Partido de la U), German D. Hoyos Giraldo (Partido de la U), Milton A. Rodríguez Sarmiento (Partido de la U), Andres Garcia Zuccardi (Partido de la U), Angel Custodio Cabrera Baez (Partido de la U), Manuel M. Enriquez Rosero (Partido de la U), Carlos E. Soto Jaramillo (Partido de la U), Horacio Serpa Uribe (Partido Liberal), Andres Cristo Bustos (Partido Liberal), Juan Manuel Galan Pachon (Partido Liberal), Arleth Casado De Lopez (Partido Liberal), Guillermo Garcia Realpe (Partido Liberal), Alvaro Ashton Giraldo (Partido Liberal), Mario A. Fernandez Alcocer (Partido Liberal), Rodrigo Villalba Mosquera (Partido Liberal), Edinson Delgado Ruiz (Partido Liberal), Luis Fernando Duque Garcia (Partido Liberal), Efrain J. Cepeda Sarabia (Partido Conservador), Javier M. Delgado Martinez(Partido Conservador), Nidia M. Osorio Salgado (Partido Conservador), Miryam A. Paredes Aguirre(Partido Conservador), Hernan F. Andrade Serrano (Partido Conservador), Carlos E. Enriquez Maya (Partido Conservador), Jorge H. Pedraza Gutierrez (Partido Conservador), Juan Samy Merheg Marun (Partido Conservador), Juan Manuel Corzo Roman (Partido Conservador), Carlos F. Galan Pachon (Cambio Radical), German Varon Cotrino (Cambio Radical), Juan Carlos Restrepo Escobar Partido (Cambio Radical), Bernabe Celis Carrillo Partido (Cambio Radical), Antonio Guerra de la Espriella (Cambio Radical), Claudia N. Lopez Hernandez (Partido Verde), Antonio Navarro Wolff (Partido Verde), Jorge I. Ospina Gomez (Partido Verde), Jorge E. Prieto Riveros (Partido Verde), Alexander Lopez Maya (Polo Democrático), Jesus A. Castilla Salazar (Polo Democrático), Segundo S. Niño Avendaño (Polo Democrático), Mauricio Aguilar Hurtado (Opción Ciudadana), Antonio J. Correa Jimenez (Opción Ciudadana), Julio Miguel Guerra Sotto (Opción Ciudadana), Luis Evelis Andrade Casama (MAIS), Marco Anibal Avirama A. (ASI), Doris Clemencia Vega Quiroz (Opción Ciudadana).

NO: Maria Guerra De La Espriella (Centro Democrático), Leon Rigoberto Baron Neira (Centro Democrático), Susana Correa Borrero (Centro Democrático), Alfredo Rangel Suarez (Centro Democrático), Ivan Duque Marquez (Centro Democrático), Jose Obdulio Gaviria Velez (Centro Democrático), Orlando Castañeda Serrano (Centro Democrático), Nohora Stella Tovar Rey (Centro Democrático), Viviane A. Morales Hoyos (Partido Liberal), Sofia A. Gaviria Correa (Partido Liberal).

Leer más...

El concilio anti-dogma, por Germán Mazuelo-Leytón

Reproducimos el siguiente artículo de Germán Mazuelo-Leytón, publicado originalmente en su blog en Adelante la Fe.

Resultado de imagen para german mazuelo leyton votocatolico.coLas definiciones dogmáticas de la Iglesia Católica son provocadas por el surgimiento de los errores. No indican pues una novedad en la fe de la Iglesia, sino más bien fuera de ella: en el campo oscuro de las negaciones y de las herejías.

Por eso cuando consta de la fe precedente de la Iglesia es tanto más evidente cuanto más tardías son las actuaciones del magisterio eclesiástico. La Iglesia, como es lógico, no condena los errores hasta que aparecen, ni define las cuestiones hasta que se discuten.[1]

Citemos algunas de las corrientes heterodoxas modernas, condenadas por los Sumos Pontífices:

  1. El agnosticismo, que afirma la imposibilidad de conocer a Dios.
  2. El racionalismo, que niega la posibilidad de lo sobrenatural, de la revelación y del milagro.
  3. El subjetivismo, que dice que la fuente de la religión es el hombre, el sentimiento.
  4. El evolucionismo, que afirma que se da una evolución intrínseca del dogma.

Citemos asimismo a las principales figuras heterodoxas:

Schleiermacher, Hermes, Günther, Harnack, Sabatier, Loisy, Tyrrell, Le Roy.

El dogma en sentido material es una verdad contenida en las fuentes de la divina Revelación; en sentido formal es una verdad revelada por Dios y propuesta como tal por el Magisterio de la Iglesia a los fieles con la obligación de creer en ella. Entendido de esta manera el dogma es una verdad divina y por lo tanto inmutable.[2]

Los modernistas, equiparando el dogma a una expresión simbólica del sentimiento religioso en perenne desarrollo o a una forma práctica de la conciencia religiosa han admitido una evolución intrínseca del dogma, que debe responder a las frases indefinidas de aquel sentimiento y conciencia.

Esos errores fueron condenados por el Papa San Pío X, en la encíclica Pascendi y el Decreto Lamentabili, así como por el Papa Pío XII en la encíclica Humani generis.[3]

Contra los errores del modernismo:

«Los dogmas que la Iglesia presenta como revelados, no son verdades bajadas del cielo, sino una interpretación de hechos religiosos que la mente humana se elaboró con trabajoso esfuerzo».[4]

«Los dogmas, los sacramentos, la jerarquía, tanto en su noción como en su realidad, no son sino interpretaciones y desenvolvimientos de la inteligencia cristiana que por externos acrecentamientos aumentaron y perfeccionaron el exiguo germen oculto en el Evangelio».[5]

El mismo Pontífice en la introducción de su magistral encíclica Pascendi advierte:

«Cada modernista presenta y reúne en sí mismo una variedad de personajes… el filósofo, el creyente, el apologista, el reformador»…

El fundamento epistemológico del modernismo no es otro que el agnosticismo, según el cual el conocimiento racional del hombre se limita exclusivamente al mundo de la experiencia. La religión surge, según él, del principio de la inmanencia vital (inmanentismo), es decir, de la indigencia de lo divino que hay en el alma del hombre. Las verdades religiosas se hallan sujetas a una constante evolución sustancial (evolucionismo), en consonancia con el progreso universal de la cultura.[6]

« …nada debe quitarse de cuanto ha sido definido, nada mudarse, nada añadirse, sino que debe conservarse puro, tanto en la palabra como en el sentido».[7]

En cambio, la destrucción del «dogma, su origen y su naturaleza es el punto capital de la doctrina de los modernistas».[8]

Los dogmas de la fe son verdades bajadas del cielo; no son interpretaciones y la herejía modernista tiene como epicentro considerar la fe como un sentimiento, para los modernistas la emoción excita la piedad y esta impone la fe y el dogma, de ahí que la verdad sea relativa.

Así, «la religión que describe Schleiermacher pretende más que nada ser conciliadora. Está hecha para reconciliar a los mundanos con la fe y para reconciliar a todas las confesiones en torno a la esencia del cristianismo. Para eso, a Schleiermacher le basta referirse a sus maestros, Kant y Hegel. Del primero toma las ideas inmanentistas que oponen el mundo exterior incognoscible y la conciencia individual, reina y centro de todo lo conocido. Ésta actúa como juez último de la fe, pues una religión es auténtica sólo cuando satisface las tendencias naturales del hombre. Schleiermacher hace suya la idea de Kant de que las doctrinas y los ritos de la Iglesia son puros símbolos, sin significado intelectual, pero válidos, sin embargo, como principios de vida por su elemento interior y moral. Hegel deja también su impronta en nuestro teólogo del romanticismo. Según las doctrinas hegelianas, los dogmas son sólo símbolos aproximativos; más allá y por encima de ellos hay que elevarse hasta la idea; y ésta, una vez alcanzada, de subjetiva se vuelve objetiva».[9]

De tal forma que se ataca el término dogmatismo, a fin de darle un sentido distinto, desde presupuestos hegelianos más o menos explícitos, ya que la mejor manera de destruir alguna cosa es reemplazarla con otra.[10]

Los dogmas son, por sí propios, baluartes de la Iglesia. Por lo tanto, es obvio que la demolición de los baluartes ocasionará el insidioso debilitamiento de las definiciones dogmáticas — al mismo tiempo que, con fingidas alabanzas, los «nuevos teólogos» neomodernistas exaltan los dogmas que ellos mismos están socavando. Pues bien. Se pueden destruir los dogmas de varias maneras: 1) simplemente ignorándolos, y así dejarán de existir a todos los efectos; 2) sustituyendo conceptos claros por otros ambiguos; por ejemplo, sustituyendo «es» por «subsiste»; 3) desacreditando un dogma por considerarlo «una teología anacrónica»… 4) pretendiendo que no existen definiciones dogmáticas infalibles, que los católicos tengan que creer literalmente, y 5) siempre que se trate acerca del dogma de la no salvación fuera de la Iglesia, refiriéndose, de modo insistente, a los no católicos con la expresión «creyentes» o «cristianos».[11]

En ese arco, «el rosacruz, Dr. Rudolf Steiner, fundador de la Sociedad Antroposófica, declaró en el año 1910: “Necesitamos un Concilio y un Papa que lo convoque”. El entusiasmo con que el mundo acogió el Concilio, ¿no fue fomentado, acaso, desde allí? El concepto dominante, es la palabra “nuevo”. Roca predice una “nueva religión”, un “nuevo dogma”, un “nuevo ritual”, un “nuevo sacerdocio”. A los nuevos sacerdotes los denomina “progresistas”, habla de “supresión” de la sotana y del matrimonio de los sacerdotes y confiesa: “El salvador religioso, político y social, dominará sobre la humanidad por medio de instituciones IMPERSONALES (institutions impersonelles)”. En relación con esta palabra, se ha señalado con razón cómo aparece por todos lados, en la Colegialidad, en las innumerables “conferencias, comisiones, comités y reuniones”. Casi estamos tentados de decir que la persona ha sido apartada y que domina la anonimidad. Aquí evidentemente se manifiesta el plan satánico. Ya no cuenta la persona, que recibe su máxima consagración por la Trinidad y el Dios-Hombre y que ahora se ve ahogada por la colectividad, bajo diversas formas.»[12]

El Papa Pío XI habría pensado en la idea de reiniciar el Concilio Vaticano, que había quedado interrumpido en 1870 a causa de acontecimientos violentos. De la misma forma, es evidente como declaró el cardenal Doménico Tardini, que el Papa Pío XII había pensado en ese reinicio, o en la convocatoria de otro Concilio. Fue Juan XXIII quien debido a «una repentina inspiración» convocó a la verificación de un nuevo Concilio, con una triple finalidad: la renovación interna de la Iglesia, la difusión del Evangelio en el mundo, y el diálogo con el mundo moderno.

El Concilio Vaticano II se verificó entre los años 1962-1965, pretendió ser un concilio general de la Iglesia Católica, pero en realidad fue una revolución en contra de los 2000 años de enseñanza y tradición católica, y como consecuencia fue responsable de los increíbles malísimos frutos y revolucionarios cambios que a posterior sucedieron «no fue una nueva primavera para la Iglesia, como lo había imaginado su promotor, pero fue una inesperada revolución en todos los sectores de la Iglesia, incluido el campo social (…) Una honda simpatía por la solución socialista e incluso marxista-leninista se imponía en el mundo, que todavía desconocía en su propia carne la cruel experiencia del socialismo real, y fascinaba a intelectuales y estudiantes, sin excluir a los seminarios y al clero más joven. Fidel Castro y Che Guevara eran sus ídolos. (…) Los movimientos que se consideraban y proclamaban «progresistas», fuertemente intelectualizados, apoyados en los medios de comunicación, agudizaron la conciencia revolucionaria («concienciación» era el vocablo entonces divulgado por Paulo Freire). El que no comulgaba con ellos era sumamente descalificado como reaccionario, burgués y conservador».[13]

El Pbro. Luigi Villa en su extraordinario estudio sobre el Vaticano II, afirma: «Se puede observar también que en los textos del Vaticano IIfaltan las definiciones dogmáticas y las correspondientes condenas para quien no acepta la doctrina. Pero el Vaticano II nada ha definido. Entonces, nadie puede apelar a eso. Por ejemplo: en la “Constitución litúrgica” está ignorada deliberadamente la doctrina de Pío XII en su “Mediator Dei”; como se ignora también la “Pascendi” de San Pío X, en la que se condena al Modernismo; así como en la declaración sobre “libertad religiosa” fue ignorado el “Syllabus” de Pío IX, que condenaba, en el nº 15, la tesis que afirma que cada hombre es líbre de abrazar aquella religión, que en conciencia, le parezca verdadera, lo que excluye los derechos de Dios revelante, frente a quien el hombre no tiene ningún derecho de elección, sino solo el deber de obedecer. En el nº 14, condena también a aquellos que afirman que la Iglesia no tiene ningún derecho de ejercer la potestad judicial y coercitiva».

«Pero entonces, ¿el Espíritu Santo no asistió a los Papas del Concilio…? Mons. Spadafora lo explica así: «La asistencia del Espíritu Santo presupone que, de parte del Papa hay una correspondencia sin reservas; si esta correspondencia falta, la asistencia del Espíritu Santo es puramente negativa, esto es, impide solo que el Vicario de Cristo imponga a la Iglesia, como un dogma infalible, el error[14]

«Esos seglares católicos, esos sacerdotes, que se jactan de restauradores de la Iglesia ¿se atreven a atacar la obra de Jesucristo y hasta la propia persona de Nuestro Señor Jesucristo?

En apretada falange asaltan con audacia todo cuanto hay de más sagrado en la obra de Jesucristo, sin respetar la propia persona del Divino Reparador, que rebajan, con sacrílega temeridad, a la categoría de puro y simple hombre».[15]


Germán Mazuelo-Leytón

[1] Fe Católica 4, pág. 92.

[2] Cf.: CONCILIO VATICANO, DB, 1800.

[3] PARENTE, Diccionario de teología dogmática.

[4] SAN PIO X, Decreto Lamentabili, 3 de julio de 1907, nº 22.

[5]  Ibíd., nº 54.

[6] OTT, LUDWIG, Manual de teología dogmática.

[7] GREGORIO XVI, Mirari vos, nº 7, 15-8-1832.

[8] Cf.: SAN PIO X, Pascendi, cap. VIII.

[9] BOURMAUD, DOMINIQUE, Cien años de modernismo.

[10] MAZUELO-LEYTÓN, GERMÁN, La “Nueva Cristiandad” – o los 5 mandamientos de la auto-demolición: 2) Inmanencia del mundohttp://adelantelafe.com/la-nueva-cristiandad-o-los-5-mandamientos-de-la-auto-demolicion-2-inmanencia-del-mundo/

[11] KRAMER, P. PAUL, La última batalla del diablo.

[12] GRABER, Mons. RUDOLF, Atanasio y la Iglesia de nuestro tiempo (En su lucha contra el Modernismo).

[13] KLOPPENBURG, Mons. BOAVENTURA, América Latina.

[14] VILLA, Pbro. LUIGI, Vaticano II, ¡Giro a 180º!

[15] SAN PIO X, Catecismo sobre el modernismo, nº 7.

Leer más...

miércoles, 22 de febrero de 2017

«El laicismo es una estafa, un Estado no puede ser religiosamente neutro» Duq. Paul von Oldenburg

(Adelante la Fe) La Casa de los Oldemburgo es una familia noble originaria del norte de Alemania, que llegó a ser una de las dinastías reales más influyentes de toda Europa. El Duque Paul de Oldenburg es dirigente de la TFP alemana y responsable en Bruselas del Escritorio de representación de la Federación Pro Europa Cristiana. Está casado con una española, Doña Pilar Méndez de Vigo Oldenburg, y el castellano es la lengua del hogar.

En esta entrevista analiza, desde la Tradición, la decadencia de Fe de occidente y la crisis en la misma Iglesia. A los lectores de este portal les desea que hagan vida el propio nombre de la web… ¡Adelante la Fe!

Nos gustaría que nos dijese alguna palabra sobre la personalidad del Profesor Plínio Corrêa de Oliveira quien, como fundador de la TFP brasileña e inspirador de todas las otras, es en cierta forma la pauta de su actuación aquí al frente de la sección de Bruselas de la Federación Pro-Europa Christiana.

Efectivamente el pensamiento y la obra Profesor Plinio Corrêa de Oliveira están en la raíz de mi actuación aquí. Nuestra Federación, que normalmente designamos por su sigla más corta FPEC, representa a las TFPs europeas u otras organizaciones afines inspiradas por la misma idea de una presencia o una militancia católica en los problemas culturales, socio-económicos y políticos de nuestros días.

El Señor Doctor Plinio, como lo llamamos y recordamos afectuosamente con esta fórmula tan típica de Portugal, nació en 1908 en un momento auge del embate liberal-anticlerical contra la Iglesia y poco antes que a esta ofensiva se sumase la del comunismo con la revolución del 17.

Desde muy joven se destacó como un notable pensador católico y hombre de acción. O sea, no sólo fue autor de libros muy difundidos, sino que también fue líder del movimiento católico de su país, el Brasil. Fue diputado en la Asamblea Constituyente de 1934, en la que defendió los intereses de la Iglesia ante los desafíos del laicismo. Fue Profesor Universitario en la Universidad Católica de San Pablo. Como escritor, produjo 19 títulos y como periodista, millares de artículos en la prensa brasileña y de otros países.

Su militancia podemos caracterizarla como una defensa del Papado, de los derechos de la Iglesia, del Occidente Cristiano – el ideal de Cristiandad marca profundamente todo su pensamiento. Por ello enfrentó ideológicamente los totalitarismos nazi y comunista, se opuso a las ideas del Humanismo Integral de  Maritain, denunció los aspectos deletéreos del american way of life en cuanto negadores del pecado original y generadores del neo-paganismo contemporáneo. El aspecto más marcado de su vida pública fue, sin duda, su lucha contra las dos vertientes que más trataron de deformar la Iglesia Católica en el siglo XX: de un lado, el progresismo católico, que trata de adaptar la religiosidad de la Iglesia a los desvíos modernos o contemporáneos y, de otro, la izquierda católica que trata de utilizar la Iglesia como instrumento para hacer avanzar las revoluciones del momento. Podríamos considerar a la Teología de la Liberación como un producto del progresismo católico que objetiva dar un apoyo doctrinario o pseudo-teológico al socialismo, a la guerrilla marxista y a la posterior deconstrucción del modo de vida en el que sobreviven tantos elementos cristianos.

Como dije, la fundación de Tradición Familia y Propiedad en el Brasil, y la inspiración de las organizaciones del mismo nombre por el resto del mundo, y la actuación de todas ellas desde mediados del siglo XX hasta el presente, marcan la trayectoria central de lo que fue la obra del Profesor Plínio Corrêa de Oliveira.

¿Cómo nació la Federación Pro-Europa Cristiana y como definiría su finalidad?

No estamos enamorados de la globalización. Quien nos conozca un poco, sabe que vemos en ella el avanzar pernicioso de una masificación que está eliminando las características de cada país europeo. A nuestro ver, esta diversidad que se disuelve es un elemento central de la Cristiandad. Para peor, la Torre de Babel que se construye viene cargada de contenidos anti-cristianos, neo-paganos, cuando no directamente esotéricos.

Sin embargo, y hasta por ello mismo, surgió para nosotros la necesidad de representar en Bruselas ante las instancias políticas comunitarias la acción de cada una de las asociaciones europeas hermanadas en una visión cristiana de la sociedad.

Es nuestra tarea habitual hacer llegar los documentos que producen al Parlamento o a la Comisión Europea. Esta presencia nos ha dado ocasión de unirnos a otras iniciativas afines, como la de One of Us cuando pidió el cese del financiamiento a experimentos con embriones humanos.

El escritorio de la FPEC en Bruselas ha sido lugar de encuentro de diputados o activistas europeos o americanos, tanto del norte como del sur, que llegan aquí movidos por objetivos que coinciden con los nuestros.

También en nuestro auditorio se realizan conferencias públicas donde especialistas de los temas más variados mantienen actualizado a un público exigente y cosmopolita que caracteriza a la Bruselas de hoy.

¿Considera que sea necesario hoy más que nunca defender la Cristiandad?

Defender la Cristiandad es un deber específico de los cristianos laicos en cualquier época histórica. Lo recuerda hasta la Lumen Gentium al decir: “A los laicos corresponde, por propia vocación, tratar de obtener el reino de Dios gestionando los asuntos temporales y ordenándolos según Dios.” (LG, 31) Destaco el por propia vocación… Con más abundancia puede verse el mismo principio en la Quas Primas de Pio XI o en documentos de San Pío X como Il fermo propósito...

El Profesor Plinio, por su lado, escribía que la perfección cristiana individual genera, necesariamente, una cultura católica. Y ésta, a su vez, una Civilización católica. De manera tal que quien quisiese prohibirnos la construcción de la Ciudad de Dios estaría, aunque no lo pretendiera, perjudicando nuestra aspiración a la santidad. Y así mostraba el desatino liberal de pretender que podíamos reducir la religiosidad al mero ámbito individual sin perjuicio de la misma vida cristiana.

Este llamado de los católicos a promocionar la Cristiandad se torna hoy más imperioso porque este objetivo es claramente combatido por un neo anticlericalismo virulento que se manifiesta, por ejemplo, en el rechazo de incluir la mención a las raíces cristianas en la Constitución Europea y tantas otras ofensivas contra las manifestaciones públicas de la Fe.

Además de lo que denomina ‘neo-anticlericalismo, ¿no hay otras maneras menos visibles de negar o desvirtuar este aspecto visible del Reino de Cristo?

Me gusta la pregunta porque, aunque muy genérica, suscita otras reflexiones y profundizaciones. Yo diría que las actuales interpretaciones prevalecientes sobre la Amoris Laetitia, al pretender justificar la comunión y la absolución para adúlteros o concubinos, basadas en supuestos derechos de la conciencia subjetiva e ignorando la valoración moral del comportamiento formal o material de quien vive en situación objetiva de pecado, es una manera de reducir la vida espiritual y la práctica religiosa a dimensiones invisibles e individualistas. La dimensión social del acto de fe y de la Iglesia es evacuada, al estilo protestante.

En ese sentido, la reciente película “Silencio”, de Martín Scorsese, nos propone como héroe o como modelo al protagonista, un joven jesuita que apostata públicamente y reitera anualmente su apostasía, que pasa toda su vida sin jamás hablar de Dios ni señalar su Fe por ninguna señal externa; cuando tal personaje muere, al ser cremado según el ritual budista, la cámara focaliza una pequeña crucecita apretada entre sus manos. Esa Fe escondida, intimista, podríamos llamarla, no puede ser un ideal para ningún cristiano. Una concepción así hubiera sido muy fácil de seguir para San Pedro, o para Santo Tomás Moro, para la infinidad de mártires de los primeros siglos, o, ya que hablo para españoles, los tantísimos mártires de vuestra Guerra Civil.

Cree entonces que por detrás de las interpretaciones prevalecientes de la Amoris Laetitia, ¿se esconde lo que llama una Fe intimista, una Fe que se esconde, una actitud que no confiesa la Fe?

A tomar las cosas por ese lado, la doctrina de la Iglesia nos enseña que no juzguemos el interior: apenas los hechos exteriores. Pero, como acabo de decir, las interpretaciones heterodoxas a que aludo sobrestiman este aspecto. Claro, el interior, cabe a Dios juzgarlo. Pero la conciencia debe ser recta y cabe a la Iglesia formarla, insistiendo en que hay actos exteriores objetivamente censurables. Hecha esta salvedad me parece que sí hay una gran coincidencia de factores que inducen hoy a una Fe y a una Moral subjetivas, intimistas, que vienen acompañadas de la pretensión de una religión “à la carte”, que no es la que Dios reveló y mandó seguir, sino la que yo escojo según mi fantasía y en la que no hay ninguna autoridad que tenga el derecho de enseñarme lo que debo creer o practicar. Los sociólogos de la religión caracterizan esta actitud individualista con la fórmula “believing but not belonging”: creer en algo, pero no afiliarse a nada. La consecuencia moral es construirse una ética individual según sus caprichos. Y el corolario extremo es la negación de la realidad natural, como en la ideología de género.

¿Considera tan importante esa exteriorización y socialización de la Fe en prácticas o en símbolos?

No soy yo quien lo considera así. Es Jesucristo quien, al instituir los sacramentos, asoció a cada uno de ellos una señal visible del mismo. Y tan importante es que, de no haber la señal, se llama la materia del sacramento, el agua en el Bautismo o los santos óleos en la Extrema Unción, no hay sacramento. Y note que la esencia de todo sacramento es la comunicación de la gracia. O sea, una realidad sobrenatural. Pero que para ser comunicada exige una marca sensible, la materia.

Lo mismo vale para la propia Iglesia. Como decía Bossuet, ella es Cristo diseminado y comunicado, pero no es apenas un Cuerpo Místico, sino la sociedad visible de todos los que profesamos la misma fe, recibimos los mismos sacramentos y estamos sometidos a los mismos pastores. Negar la realidad visible, social, jerárquica y jurídica de la Iglesia es protestantismo puro.

De ese carácter visible de la Iglesia resulta la necesidad de una profesión pública de la fe. Cuentan, no sé si sea verdad, que cuando Santo Tomás Moro se negaba a aceptar el adulterio de Enrique VIII, su amigo, el Duque de Norfolk le habría aconsejado que firmase el documento de aceptación para escapar a la muerte. “No son más que palabras y Dios sólo mira los corazones” habría dicho el duque. A lo que el futuro mártir habría respondido: “Y cuando le decimos a Dios que le amamos, o que nos perdone nuestros pecados, ¿qué es lo que hacemos sino decir palabras?

Lo mismo vale para la Cristiandad. Las sociedades son creaturas de Dios – autor del instinto de sociabilidad y, en cuanto realidades naturales y visibles, ellas tienen la obligación de rendir gloria a Dios de manera colectiva y pública. Una sociedad no puede ser apenas “vitalmente cristiana”, como querían Maritain y el Cardenal Journet, porque eso corresponde, en el plano social, al mismo “intimismo” desviado que hemos criticado en el plano individual.

Además, el laicismo es una mentira y una estafa, porque un Estado nunca puede ser religiosamente neutro: lo vemos en Europa, dónde se está imponiendo la religión del hombre, con sus dogmas y su nueva moral de los “derechos humanos”, que incluyen el aborto, el casamiento homosexual, la eutanasia, etc. Y ya está preparada la nueva Inquisición, bajo el supuesto de que afirmar la existencia de una Ley divina superior a las leyes del Estado, es fundamentalismo. La alternativa es clara: o volvemos a la Cristiandad o seremos los dhimmis de una sociedad oficialmente atea… o islámica, como prevé la novela Sumisión de Michel Houellebecq.

¿Cómo caracterizaría la crisis actual de la Iglesia?

Considero que la Iglesia vive la crisis más aguda de su historia. Si damos una mirada hacia los varios aspectos del mundo de hoy vemos herejías por todas partes, vemos profanación de los sacramentos, vemos menospreciadas la virginidad y la castidad según el propio estado, vemos el divorcio, el concubinato, el adulterio aceptados con normalidad, los hijos ilegítimos, los hijos que no conocieron a alguno de sus progenitores, hasta la Extrema unción despreciada.

Es claro que si la sociedad está así, ello se debe en parte a que la Iglesia, que debiera santificarla y salvarla, también atraviesa un momento que deja mucho que desear. En vez de evangelizar el mundo, se optó por dialogar con él, especialmente en lo que caracteriza la “modernidad”. El resultado fue la teología existencialista de Rahner, la moral de situación de Marciano Vidal, la teología de la liberación marxista de Gustavo Gutiérrez, etc. O sea, que en vez de convertirnos para adaptar nuestras creencias y nuestras vidas al Bien y a la Verdad revelados, hacemos una “relectura” del Evangelio para aceptar el neo-paganismo moderno y la Revolución anti-cristiana.

¿Estamos perdidos? ¿O hay esperanza?

Fátima, la gran esperanza, es el título de una de nuestras campañas más importantes en alguno de los países que representamos aquí en Bruselas. Fátima, no es una esperanza, es una certeza. Si el mundo no se enmendaba, advirtió en 1917, vendría un gran castigo pero al final Su Inmaculado Corazón triunfaría. Y como prueba de la veracidad de este anuncio pronosticó varios otros sucesos, que ocurrieron todos, e hizo el portentoso milagro del sol.

El triunfo del Inmaculado Corazón de María es la gran esperanza, y la gran certeza, que nos aguarda en el horizonte.

Y nuestra querida Europa, ¿cómo la ve?

Nuestra querida Europa…Cuando hablamos de ella hablamos de la Cristiandad. A pesar de que el Reinado Social de Cristo puede ser instaurado en diversos marcos culturales, fue históricamente aquí en Europa que se instaló y de aquí navegó hasta los confines del mundo. Ustedes, ibéricos, españoles y portugueses, cargan ese mérito histórico.

Estoy seguro que cuando esperamos que el corazón de María triunfe esperamos también que Europa cristiana vuelva. No imagino un Reino Social de Cristo sin Europa.

Me parece que nuestro continente se convulsiona hoy en la etapa final de una crisis. Las utopías liberales y socialistas se agotaron. El mundo quiere otra cosa. Pero Jesús es el único camino. No debemos buscar salvaciones fuera del Cristianismo. En ese sentido, de nuevo, Fátima es la gran esperanza. Su apelo a la conversión profunda y sincera, atendido, es lo único que podrá salvarnos.

¿Cómo se despediría de nuestros lectores españoles  y por extensión de toda Hispanoamérica donde tanto se lee este portal?

Parafraseando a María Antonieta les diría que el castellano es la más bella lengua cuando la oigo en los labios de mi mujer y de mis hijos.

Espero no ofender a mis compatriotas alemanes ni a los nacionales de otros países agregando que quien no aprecia el modo de ser católico de un español le falta algo en su catolicidad. Tal vez el “sí, sí; no, no” y la altanería caballeresca debieran caracterizar a todos los hijos de la Iglesia pero en el caso de España lo es de un modo insustituible. España llevó la Fe a Hispanoamérica. Pienso en combatientes que van al combate cantando “Viva la muerte”, o que en un Viernes Santo honran al Señor crucificado cantando “soy el novio de la muerte”. Esta frontalidad va de maravillas con una Santa Teresa que le reprocha a Jesús de tener tan pocos amigos porque a los que tiene los trata tan mal.

Quería entonces decirles a todos los españoles católicos que los necesitamos. Que Europa precisa católicos así. Vuelvan a ser así, o continúen siéndolo, por el bien de ustedes y por el bien de la Iglesia.

Javier Navascués

Leer más...

martes, 21 de febrero de 2017

13 Cardenales, 5 Arzobispos y 10 Obispos favorables a las dubia sobre Amoris laetitia

TNX-14716-small_161120-064020_mi201116est_1191

Luego de la publicación de la exhortación apostólica Amoris Laetitia, la Iglesia atraviesa un grave periodo de división respecto de la interpretación del texto. Desde antes de su publicación, 30 cardenales habían escrito por diversos medios al Papa Francisco para advertirle sobre graves errores contenidos en el borrador de la exhortación apostólica que ellos habían recibido. Muchos obispos, incluyendo las conferencias episcopales de Alemana, Malta, han expedido “aplicaciones de la Amoris Laetitia” en que se permite abiertamente la comunión de los adúlteros públicos. Incluso, indicaciones parecidas de la provincia de Buenos Aires, Argentina, y de la diócesis de Roma, contaron con el aval expreso del Papa Francisco.

Cuatro Cardenales, Burke, Brandmüller, Meisner y Caffarra, presentaron en septiembre, de forma privada, una solicitud oficial de aclaración en forma de dubia (un procedimiento habitual por el que se exponen dudas en materias de Fe o moral al Papa para que las resuelva) con cinco preguntas concretas en torno a la interpretación de la Amoris Laetitia y su relación con el magisterio precedente. Luego de dos meses sin respuesta del Papa, y con la certeza de que el Papa había decidido no responder, decidieron publicar la carta.

Desde entonces, los cuatro cardenales han sido objeto de ataque por parte de eclesiásticos afines al Papa Francisco, varias indirectas agresivas lanzadas por el Papa en sus pronunciamiento público e incluso medios de comunicación de izquierda. El Cardenal Burke, por ejemplo, fue objeto de una maniobra agresiva por parte de la Santa Sede en la intervención de la Soberana Orden de Malta dejándole sin funciones y acusándole de ser el causante de la crisis. También ha sido acusado por medios liberales de estar tramando una conspiración con el presidente estadounidense, Donald Trump, para derrocar a Francisco.

No obstante, a pesar de la persecución y aislamiento contra los cuatro cardenales. 28 altos prelados se han pronunciado públicamente a favor de las dubia, o han ordenado en sus diócesis la disciplina recogida por Juan Pablo II en la Familiaris Consortio, el Catecismo de la Iglesia Católica o el Código de Derecho Canónico.

La lista la recopila el blog CATHOLICVS.

  1. S. E. R. Walter Card. Brandmüller, Presidente emérito del Comité Pontificio de Ciencias Históricas.
  2. S. E. R. Raymond Leo Card. Burke, ex Prefecto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica y Patrón de la ex Soberana Orden de Malta.
  3. S. E. R. Carlo Card. Caffarra, Arzobispo emérito de Bolonia (Italia)
  4. S. E. R. Joachim Card. Meisner, Arzobispo emérito de Colonia (Alemania).
  5. S. E. R. Robert Card. Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.
  6. S. E. R. Paul Josef Card. Cordes, Presidente emérito del Pontificio Consejo "Cor Unum".
  7. S. E. R. George Card. Pell, Prefecto de la Secretaría de Economía de la Santa Sede.
  8. S. E. R. Wilfrid Fox Card. Napier, Arzobispo de Durban (Sudáfrica).
  9. S. E. R. Gerhard Ludwig Card. Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.
  10. S. E. R. Renato Raffaele Card. Martino, Cardenal Protodiácono, Presidente emérito del Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz, Presidente emérito del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes y ex Observador Permanente de la Santa Sede en las Naciones Unidas.
  11. S. E. R. Camilo Card. Ruini, Vicario General emérito de Su Santidad para la diócesis de Roma, Arcipreste emérito de la Basílica Papal de Letrán, Gran Canciller emérito de la Pontificia Universidad Lateranense y Presidente emérito de "Peregrinatio ad Petri Sedem".
  12. S. E. R. Francis Card. Arinze Prefecto emérito de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.
  13. S. E. R. Joseph Card. Zen Ze-kiun S.D.B., Arzobispo emérito de Hong Kong
  14. S. E. R. Mons. Charles Joseph Chaput, O.F.M. Cap., Arzobispo Metropolitano de Filadelfia (EE.UU.).
  15. S. E. Mons. Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata (Argentina).
  16. S. E. Mons. Tomash Peta, Arzobispo Metropolitano de la Archidiócesis de Santa María en Astaná (Kazajistán).
  17. S. E. Mons. Jan Pawel Lenga, Arzobispo emérito de Karagandasu (Kazajistán).
  18. S. E. Mons. William E. Lori, Arzobispo de Baltimore, Maryland (EE.UU.).
  19. S. E. Mons. Fernando Arêas Rifan, Obispo de la Administración Apostólica Personal de San Juan María Vianney (Brasil).
  20. S. E. Mons. Steven Lopes, Obispo del Ordinariato Personal de la Cátedra de San Pedro (EE.UU.).
  21. S. E. Mons. Jan Wątroba, Obispo de Rzeszów y Presidente del Consejo para la Familia de la Conferencia Episcopal Polaca (Polonia).
  22. S. E. Mons. Ratko Peric, Obispo de Mostar-Duvno (Bosnia y Herzegovina).
  23. S. E. Mons. Vitus Huonder, Obispo de Coira -Chur- (Suiza).
  24. S. E. Mons. Antonio C. Rossi, Obispo de Frederico Westphalen (Brasil).
  25. S. E. Mons. David Kagan, Obispo de Bismarck, Dakota del Norte (EE.UU.).
  26. S. E. Mons. Jósef Wróbel, Obispo titular de Suas y auxiliar de Lublin (Polonia).
  27. S. E. Mons. Athanasius Schneider, Obispo titular de Celerina y auxiliar de María Santísima en Astaná (Kazajistán).
  28. S. E. Mons. Andreas Laun, Obispo auxiliar de Salzburgo, miembro de los Oblatos de San Francisco de Sales y Profesor de Teología Moral en la Facultad de Filosofía y Teología de Heiligenkreuz (Austria).
Leer más...

Panel de EWTN analiza el actual “desastre” en la Iglesia Católica: “Da la sensación de un cisma”

Featured Image

El pasado jueves, Raymond Arroyo, invitó al padre Gerald Murray, abogado en derecho canónico, y a Robert Royal de The Catholic Thing, su programa en EWTN, The World Over, en el que los tres discutieron sobre la “extraña” declaración del consejo de cardenales asesores del Papa reafirmando su lealtad y su confianza con él. En el programa se llegó a un análisis sombrío de la confusión causada por Amoris Laetitia y la crisis que atravieza la Iglesia Católica.

A continuación pueden ver la grabación del programa (en Inglés), o pueden leer la transcripción del panerl, hecha por LifeSiteNews, y traducida por el portal Adelante la Fe.

Transcripción

RAYMOND ARROYO: Y esta semana, los principales consejeros del papa Francisco se juntaron a defenderlo, algo nunca visto. Los nueve cardenales de todo el mundo, asignados por Francisco para aconsejarlo sobre el manejo de la Iglesia, se tomaron el trabajo de demostrar públicamente su apoyo al Papa y sus enseñanzas. El Concilio de Cardenales publicó una declaración prometiendo su pleno soporte al trabajo del Papa y su adhesión y lealtad a la figura del Papa y su magisterio. Esto voto de confianza tan inusual aparece en un momento muy serio, un momento de tensión en el Vaticano en que se alzan grandes  preocupaciones sobre la dirección de la enseñanza papal y la reforma de la curia. Continuaremos con esto luego, con la patrulla papal…

Mientras tanto, continúa la controversia sobre un documento de enseñanza papal sobre la comunión para los católicos divorciados vueltos a casar por civil. Otro oficial del Vaticano intenta explicar el documento contradiciendo otras interpretaciones de la Santa Sede. ¿Dónde estamos?  La patrulla papal, Robert Royal y el padre Gerald Murray están aquí conmigo para explicarlo [cuando] regresemos con The World Over…

Bienvenidos otra vez a The World Over. En Roma hicieron mucha publicidad para el lanzamiento de un libro que pretende ser una respuesta oficial a las preguntas sobre Amoris Laetitia. Las cosas se complicaron. El autor, y jefe del Vaticano para la interpretación de textos legisltativos, no apareció en su propia conferencia de prensa. A los que asistieron se les dijo que el libro no es una respuesta oficial a la Dubia. ¿Entonces por qué seguimos esperando una clarificación definitiva de esta enseñanza papal sobre el divorcio, nosotros que somos católicos casados en comunión? Para ayudarnos a procesar todo esto y más, nos acompaña aquí en el estudio la patrulla papal. A mi lado está el editor a cargo de The Catholic Thing, el Dr. Robert Royal y vía satélite desde Manhattan está el padre Gerald Murray, abogado canónico y sacerdote extraordinario. Padre, gracias por estar aquí con nosotros. Gracias a los dos por estar aquí…

Comencemos con este controvertido – fue promocionado como libro, pero no es realmente un libro, son 51 páginas. Un título conciso, en un típico estilo del Vaticano, titulado El Octavo Capítulo de la Exhortación Post-sinodal, por el ya mencionado Cardenal Francesco Coccopalmerio, en el que afirma lo siguiente – esto dice el cardenal – los divorciados vueltos a casar, parejas de facto, aquellas que conviven, no son ciertamente modelos de unión en armonía con la doctrina católica, pero la Iglesia no puede mirar para otro lado. Por lo tanto, los sacramentos de la reconciliación y comunión deben ofrecerse incluso a las llamadas familias heridas y a todos aquellos que, a pesar de vivir en situaciones fuera de línea con los cánones matrimoniales tradicionales, expresan el deseo sincero de acercarse a los sacramentos tras un período apropiado de discernimiento.

Padre Murray, ¿qué cree usted de todo esto, es suficiente tener buenas intenciones para recibir la comunión en la Iglesia Católica?

Fr. MURRAY: Esto es un verdadero desastre, lo diré sin rodeos. Es una contradicción directa con lo que la Iglesia ha enseñado siempre, lo que Juan Pablo II, ahora San Juan Pablo, enseñó en Familiaris Consortio y en documentos subsecuentes. El hecho de decir que la gente que vive en una unión adúltera no es un modelo exacto del matrimonio católico pero no obstante debiera recibir la comunión – esto es hacer a un lado el mensaje del Evangelio. La comunión es el Pan de Vida dado a los que se acercan al altar con la disposición correcta, lo que significa que si cometen pecado mortal, deben ir a confesarse. Si alguien planea cometer un pecado mortal en los próximos días, entonces no puede confesarse porque no puede arrepentirse. Es así – hay muchas frases hechas, muchos eufemismos. Los que contradicen objetivamente la verdad de Cristo no debieran recibir la comunión. Creo que los cardenales están cometiendo un terrible error aquí y lo lamento.

RAYMOND ARROYO: Bob…en el fondo, ¿qué es lo que sucede? Esto se promocionó – se vendió – como una especie de respuesta, la respuesta oficial a la famosa dubia que el cardenal Burke y los otros tres cardenales presentaron. Una dubia no es más que una serie de preguntas – respuestas por sí o por no es todo lo que se pide – para aclarar si los católicos divorciados vueltos a casar sin nulidad pueden recibir la comunión. Es una pregunta sencilla. A último momento, el cardenal Coccopalmerio, quien debía aparecer para responder las preguntas, faltó a la conferencia de prensa. Y luego, el p. Costa, miembro de la oficina de prensa de la Santa Sede, dijo que no es la respuesta oficial del Vaticano, pero que tiene autoridad y que forma parte del diálogo. ¿Qué es esto?

ROBERT ROYAL: Bueno, es difícil decirlo, por supuesto. Pero si tuviera que adivinar, pareciera ser parte de algo de lo que hablamos antes y que muchos otros han discutido. Y es que el Santo Padre tiene un conjunto de principios por los cuales le gusta moverse. Él utilizó los mismos principios cuando era Arzobispo de Buenos Aires y uno de ellos es que la Iglesia no tiene que ‘dominar espacios’ como él dice. Permite al tiempo desarrollar cuestiones y discusiones que se producen – que está bien si eres el Arzobispo de Buenos Aires. El problema que tenemos aquí – y creo que la ausencia de Coccopalmeiro señaló una especie de nerviosismo personal de su parte, pero también creo que lo que vimos desde el comienzo con Amoris Laetitia, es que hay reticencia a tomar una posición.  Entonces – esta es solo otra voz, y tenemos cardenales, como dice el p. Murray hoy en The Catholic Thing, si puedo mencionarlo por el magnífico artículo de esta mañana – otra vez tenemos los niveles más altos, exceptuando el más alto, diciendo cosas contradictorias que también…como dijo el padre, contradicen toda la tradición de la Iglesia. La única manera de resolver esto es que el propio Santo Padre de un paso al frente. Ya lo dije antes. Después de Humanae Vitae, cuando Pablo VI tomó una postura impopular sobre la anticoncepción afirmando la enseñanza de la Iglesia, hubo controversia en todos lados pero no había dudas acerca de lo que dijo.

Ahora, todo lo que tenemos es este diálogo que se está dando. Así que no tenemos ni fidelidad a la enseñanza católica ni un cambio definitivo en la disciplina.

RAYMOND ARROYO: Padre Murray, el cardenal Coccopalmerio dijo esto…planteó esto como ejemplo para justificar y sustentar su interpretación de Amoris Laetitia. Dijo, ‘Una mujer que lleva 10 años casada con un hombre abandonado por su primer mujer, quien lo dejó con sus tres hijos pequeños, están en esta situación,’ y luego dijo que, ‘la mujer tiene plena consciencia de estar en una situación irregular. Ella sinceramente quiere cambiar su vida, pero claramente, no puede. De hecho, si abandonara la unión, los niños se quedarían sin madre. Por lo tanto, la unión no estaría cumpliendo el deber moral hacia esas personas inocentes.’

¿Usted cree este argumento?

Fr. MURRAY: No, en absoluto. En primer lugar, esos niños ya tienen una madre. …[la mujer mencionada es] la segunda esposa que actúa en el rol de la madre. Pero ellos tienen una madre, y esa madre tiene un deber para con esos niños. En segundo lugar, la Iglesia Católica enseña que si hay una razón seria para que aquellos en un segundo matrimonio inválido permanezcan juntos por el bien de los niños u otras razones – por ejemplo, cuidar de un esposo enfermo – entonces deben vivir como hermanos. El pecado es adulterio. No está permitido cometer adulterio. Esto es en verdad – es el sexto mandamiento. Lo que me desconcierta realmente en toda esta discusión es la resistencia a describir las cosas tal cual son. Adulterio significa adulterio. Uniones irregulares – podemos tener – ‘irregular’ tiene toda clase de significados. Aquí estamos hablando de la verdad del Evangelio. El Señor reafirmó de manera bastante clara la invalidez de decir que puedes tener una segunda esposa – ‘el hombre que se divorcia de su mujer y se casa con otra comete adulterio.’ Debiéramos tener la franqueza del Evangelio. Eso es lo que ha pedido el Papa, y coincido con Bob – el único que puede resolver este debate es el papa Francisco y creo, saben, a modo de súplica de parte de un sacerdote en las trincheras, que la caridad pastoral requiere de él que resuelva todas estas dudas confusas porque nadie sale bien parado cuando un cardenal critica a otro y luego los sacerdotes como yo tenemos que salir en TV a decirle a la gente, ‘no, las cosas no cambian aunque un cardenal diga que cambian.’

Esto es confuso.

RAYMOND ARROYO: Ahora bien, usted escuchó la opinión del cardenal Coccopalmerio, y nos dijeron en la conferencia de prensa por el lanzamiento de este libro – desearía poder escribir un libro de este tamaño – que tiene la misma interpretación que los obispos de Malta, Alemania, y Buenos Aires – pero desafía, o al menos parece, la interpretación de la Congregación para la Doctrina de la Fe. La semana pasada, el cardenal Gerhard Mueller dijo esto acerca de Amoris Laetitia. Dijo, ‘Para nosotros el matrimonio es la expresión de la participación de la unidad entre Cristo esposo y la Iglesia su esposa. Esta no es, como algunos han dicho durante el Sínodo, una simple vaga analogía. ¡No! Esta es la sustancia del sacramento, y ningún poder en el Cielo y en la Tierra, ni un ángel, ni el Papa, ni un concilio, ni una ley de los obispos, tiene la facultad de modificarla. Amoris Laetitia debe ser interpretada a la luz de la doctrina de la Iglesia.’

Ahora, Bob, aquí estamos, y hemos estado recibiendo correos electrónicos toda la noche. ¿Quién está en lo cierto? ¿Lo está la CDF? ¿O están en lo cierto el cardenal Coccopalmerio y los obispos de Malta y Alemania?

ROBERT ROYAL: Sabes, es interesante, en esta conferencia de prensa en la que se presentó esta especie de respuesta a la dubia y, usted ya sabe que se dio marcha atrás, había un periodista que dio un paso al frente y dijo, ‘bien, debemos hacer la pregunta, ¿quién creó estas normas …?’

Pienso que es una buena pregunta para hacer. Porque es Jesús quien creó esta norma. Era una norma que escandalizaba a los fariseos sometidos a los judíos estrictos de su tiempo. Esto es algo que la Iglesia siempre ha enseñado. Ahora tenemos un conflicto, no solo entre los cardenales actuales, pero hacen que parezca que los que permanecen fieles a la enseñanza son una especie de fariseos – como los que Jesús enfrentó con su esta enseñanza que ellos intentan defender. Aquí está sucediendo algo muy extraño, y debería decir que esto solo puede empeorar con el paso del tiempo, a medida que la gente va eligiendo un lado o el otro sobre un asunto que debe ser determinado por los niveles más altos de la Iglesia.

RAYMOND ARROYO: Da la sensación – da la sensación de cisma. No es un cisma, pero da la sensación de uno, porque la gente toma partido y no es solo cualquier persona. Como dice el artículo del padre Murray – Choque de Cardenales se titula el artículo, cuando los cardenales chocan  – y esto es lo que parecemos estar viendo, es muy confuso para la gente en casa y la gente observando en todo el mundo, no solo aquí en los Estados Unidos o en esta mesa.

ROBERT ROYAL: Y me gustaría agregar algo más. Debo hacerlo – aún no hemos visto el texto completo, no he visto el texto en italiano, lo recibiré pronto. Me parece que en los fragmentos publicados han ido más allá de hablar simplemente de los divorciados vueltos a casar en circunstancias especiales – hay buenas intenciones, hay un problema – [para] hablar también de las parejas que conviven. Parece estar en el lenguaje – y en otras circunstancias irregulares.

Si usted habla con cualquier teólogo moral con peso, con credibilidad, siempre fue enseñanza católica que no puede hacerse el mal para producir un bien. Por lo tanto no se puede decir, ‘deberías continuar cometiendo adulterio para que surja algo bueno de ello.’

RAYMOND ARROYO: Para que él o ella se sienta querido.

ROBERT ROYAL: Usted sabe, la gente puede decir, si mato a tal o cual, puede surgir este bien de ello. Bueno, es verdad, pero no tiene permiso para asesinar a nadie.  

RAYMOND ARROYO: Hmm.

ROBERT ROYAL: Por lo tanto, hay una muy extraña confusión que se está esparciendo más y más por este deseo de regularizar lo irregular. Es la única manera de verlo.

RAYMOND ARROYO: Padre Murray, hubo una interesante – Bob antes utilizó la palabra extraña – declaración de apoyo esta semana. Se refería a lo extraño de toda esta situación, no este evento en particular – el concilio de cardenales, los nueve que aconsejan al papa Francisco – publicaron un voto de lealtad al Papa esta semana. Otra vez, el cardenal  Francesco Coccopalmerio, quien aparentemente tuvo una semana muy  agitada, hablaba con Associated Press, y dijo esto: ‘el cardenal Rodriguez Maradiaga’ – otro miembro del panel de nueve cardenales – ‘hizo una declaración en nombre de todos nosotros [de] plena lealtad al papa Francisco y su obra. Estamos aquí para ayudarlo. Él sabe que lo amamos y estamos con él…’

¿Qué le parece? Jamás había visto algo así, como una especie de promesa de confianza. Quiero decir, el Parlamento ha hecho esto en Inglaterra, pero jamás vi que se hiciera en el Vaticano.

Fr. MURRAY: No me gustó cuando me enteré porque agrega otro elemento político a lo que ya tenemos. Como dice usted, esto es algo que sucede en una democracia parlamentaria. Ahora mismo se está llevando a cabo un debate teológico serio en la Iglesia, sobre el significado del capítulo ocho de Amoris Laetitia [y] si es que el papa Francisco pretende cambiar la enseñanza de la Iglesia respecto a la imposibilidad de las personas en relaciones adúlteras de recibir dignamente la sagrada comunión. El cardenal Burke y los otros cardenales quieren una solución – hicieron algo muy respetuoso al presentarlo – [ellos no son] los únicos que se preguntan. Y por otro lado, está la imprenta del Vaticano lanzando este libro de Coccopalmerio, que jamás habría sido publicado con los pontífices anteriores, se lo garantizo. Los obispos de Malta dijeron, ‘si te sientes en paz con Dios, adelante, ve y recibe la comunión. Esto no es teología católica. Es una especie de psicología pop…esa no es la Iglesia Católica fiel al Señor.

Entonces, usted sabe, se supone que todos los católicos son leales al Papa. Somos leales al Papa porque él es el líder de nuestra Iglesia. Cuando hay desacuerdo sobre algo que él dice o escribe, lo respetuoso no es cerrar la boca y pretender que no hay problema. Lo respetuoso es hacer lo que el cardenal Burke [está haciendo], ‘Santo Padre, no comprendemos lo que esto significa. Por favor, clariféquelo.’

¿Qué tenemos ahora? Básicamente, esta especie de partido de boxeo. Un cardenal dice esto, otro cardenal dice aquello, ¿y qué se supone que hagamos, aplaudir para un lado o el otro? Es ridículo. Queremos saber cuál es la verdad. Queremos saber que la Iglesia Católica continúa proclamándola, y eso es lo que le pedimos que haga el Santo Padre.

RAYMOND ARROYO: Robert Royal…

ROBERT ROYAL: Es muy extraño tener un voto de plena confianza en el Papa. No creo que esto haya ocurrido antes en toda la historia de la Iglesia. Y sin embargo – y creo que esto es importante, quizás negativo frente a lo positivo – lo consideraron necesario. Así que deben tener – incluso dentro del grupo cerrado de consejeros – deben tener la sensación de que necesitaban afirmar algo por la amenaza que parece venir de afuera. Y no es sólo del cardenal Burke…

RAYMOND ARROYO: Bueno, Coccopalmerio hizo referencia a los carteles que invadieron Roma y que reportamos la semana pasada, con comentarios sarcásticos tales como ‘¿dónde está su misericordia?’ Y también hubo una burla de L’Osservatore Romano que mencionó algo de  esto.

Quizás fue el conjunto de esas críticas sarcásticas y quisieron dar la cara para mostrar, ven, estamos todos con el Papa.

ROBERT ROYAL: Lo gracioso es que usualmente, cuando en un sistema parlamentario se expresa plena confianza en alguien, es porque está a punto de ser expulsado de su cargo.

RAYMOND ARROYO: de perder el cargo.

ROBERT ROYAL: Supongo que en los niveles más altos sienten no sólo que hay oposición, sino que además es importante. Y que algo debe hacerse para afirmar la lealtad al Santo Padre, cosa que – coincido con el padre, todos lo sentimos – el problema es que él [el papa Francisco] nos puso a todos en una situación en la que es imposible. Queremos ser fieles a él personalmente, y a él como cabeza de la Iglesia, el sucesor de Pedro, pero ¿a qué estamos siendo fieles, y qué es lo que él nos está diciendo?

RAYMOND ARROYO: Quisiera pasar al correo de algunos televidentes, que están llegando rápido y furiosamente, también en twitter. Este es el primero: ‘¿Cuál es el rol de los fieles en la corrección del clero que apoya la lectura heterodoxa de Amoris Laetitia?’ ¿Padre Murray?

Fr. MURRAY: Bueno, el [laicado] debe dar testimonio de su adhesión a la verdad de la fe, y lo hace expresando en su propia vida que no tomará ventaja del supuesto permiso para recibir la comunión indignamente, y no alentará a la gente a hacerlo. Y hará saber sus prepocupaciones a sus pastores, tal como establece la ley canónica.

Es interesante. El clero suele hablar de la piedad popular como una fortaleza de la Iglesia. Ciertamente lo es. Bueno, también lo es la fidelidad popular. ¿Usted sabe cuántos sacerdotes se han descarriado desde el Concilio, usted sabe, hace más de 50 años ya, y el pueblo se queda con la boca abierta, y dice, ‘Padre, ¿realmente lo cree?’ Y es como si intentaran hacer entrar en razones a esos sacerdotes que tomaron el mal camino. Los laicos están llamados a dar testimonio de la fe.

RAYMOND ARROYO: Quisiera pasar a esta otra pregunta que llegó, y es una bastante común: ‘Si hubiera un cisma, ¿la Iglesia estaría automáticamente del lado del Papa? ¿Cómo discernimos el lado correcto?’ Robert Royal.

ROBERT ROYAL: Es una pregunta muy difícil, porque no ha habido una circunstancia en la que un Papa se empeñara en enseñar algo que parece contradecir la tradición antigua y permanente de la Iglesia Católica. Creo que nos veremos intentando desenmarañarlo y eso y va a ser muy, muy doloroso. Puede durar décadas. Ya ocurrieron cosas así en el pasado. Pero no hay – no creo que haya un mecanismo automático aquí, o principio automático que podamos aplicar.

RAYMOND ARROYO: Wow. Territorio desconocido. Padre Gerald, le daré la última palabra y la última pregunta: ‘el cardenal Mueller y el cardenal Coccopalmerio representan interpretaciones de Amoris diametralmente opuestas…y ya que el Papa no dará una respuesta definitiva, ¿dónde nos deja?’

Fr. MURRAY: Bueno, sabe usted, creo que parte de – lo bueno del debate actual, incluso si a veces resulta amargo, es que está captando la atención del Papa. En mi opinión, la falta de respuesta a la dubia es un error. El Papa dice que es un hombre de diálogo y de encuentro. Y le creo. Le tomo la palabra. Pero a veces el diálogo puede no ser sobre asuntos que él elige. Entonces, la gente se acerca y le dice, ‘Santo Padre, no nos gusta esta confusión, este lío que surgió tras Amoris Laetitia, por favor resuélvalo para nosotros.’

El criterio para el juicio es siempre la verdad proclamada por la Iglesia desde el principio. Y seré muy claro otra vez. Ya dije esto muchas veces en su programa: jamás en la historia de la Iglesia ha dicho la Iglesia que las personas que viven en estado de adulterio y planean continuar así tienen derecho a recibir la comunión. Es una contradicción directa con las palabras de Cristo. Hay que dejarlo en claro, usted sabe, sin importar lo que digan los cardenales, los laicos, sacerdotes, es todo para bien, porque quizás el Papa diga, ‘miren, voy a dar marcha atrás y decir que ya no puedo tomar este camino… debo decir que tienen razón. Es un error seguir por este camino.’

Esa es mi oración y mi esperanza en este asunto.

(Traducción de Marilina Manteiga)

Leer más...

lunes, 20 de febrero de 2017

Lo que los medios callan sobre Norma McCorvey, la mujer usada para legalizar el aborto en EE.UU.

Resultado de imagen para norma mccorvey pro-life

El día de ayer, 18 de febrero, murió Norma McCorvey, conocida por el pseudónimo de “Jane Roe” que fue usado por la Corte Suprema de los Estados Unidos en el famoso caso Roe vs. Wade que llevó a la legalización del aborto en el país norteamericano en 1973. Los medios de comunicación, nacionales e internacionales, han presentado a McCorvey como “la mujer por la que el aborto se hizo legal en los Estados Unidos” omitiendo en buena medida la razón por la que años después se convirtió en activa opositora al aborto.

En 1970 McCorvey fue presentada por dos abogadas Linda Coffee y Sarah Weddington, ante una corte de Texas como una mujer en embarazo producto de una violación, el caso terminó ante la Corte Suprema, la cual falló en 1973 que el aborto era un “derecho de la mujer”, y ningún Estado podía prohibirlo del todo. Algunos expertos han resaltado las coincidencias textuales tan marcadas entre el fallo Roe vs. Wade que legalizó el aborto en los Estados Unidos, y la sentencia C-355 de 2006 que legalizó el aborto en Colombia.

En 1995, veinte años después de la sentencia, el grupo Operación Rescate -grupo cristiano antiaborto- se instaló junto a la clínica en la que Norma trabajaba. Una oportuna conversación con el reverendo Phillipp Benthem -miembro de Operación Rescate- dio un giro completo a su vida: Norma se convirtió y comenzó a trabajar para Operación Rescate. Abandonó su homosexualidad, así como a su entonces pareja, Connie González, que también se convirtió al cristianismo. Además, Norma escribió un libro titulado Won by Love en el que cuenta su historia.

Norma MacCorvey volvió a salir a la luz como opositora al aborto, denunciando que todo el fallo de Roe vs Wade estaba basado en una mentira, pues ella jamás fue víctima de violación. “En 1973, yo era una chica de veintiún años, muy confundida, con un hijo y con un embarazo no planeado,” dijo. “En aquel entonces luché para obtener un aborto legal, pero la verdad debe ser dicha: tengo tres hijas y nunca tuve un aborto.”

“Toda la industria del aborto está basada en una mentira, estoy dedicada a gastar el resto de mi vida deshaciendo la ley que lleva mi nombre,” dijo McCorvey.

En 2012, McCorvey volvió a aparecer en un video, pidiendo a los estadounidenses no votar por Barack Obama:

Soy Norma McCorvey, la Jane Roe de la sentencia Roe vs. Wade que trajo es asesinato “legal” de niños a los Estados Unidos. Fui persuadida por abogadas feministas a mentir, a decir que fui violada y necesitaba un aborto. Todo fue una mentira. Desde entonces, más de 50 millones de bebés han sido asesinados. Llevaré este peso hasta mi tumba. Por favor, no sigan mis errores. No voten por Barack Obama, Obama asesina bebés.

Norma murió de insuficiencia cardíaca a los 69 años de edad. La muerte le sobrevino mientas residía en un lugar de cuidado de ancianos en donde residía.

A continuación pueden ver el testimonio de Norma McCorvey (En Inglés).

Leer más...

viernes, 17 de febrero de 2017

Papa Francisco ha vaciado la Pontificia Academia para la Vida

ROMA, 17 de febrero de 2017 (LifeSiteNews)  La Pontificia Academia para la Vida, hasta hace poco un bastión de la ortodoxia dentro del Vaticano, se ha quedado sin miembros y actualmente ha quedado prácticamente cerrada luego de las recientes reformas del Papa Francisco a la institución.

El Papa Francisco publicó unos nuevos estatutos para la Academia el 18 de Octubre, y removió a todos sus miembros.

“El periodo de todos los miembris terminó el pasado 31 de Diciembre, y actualmente se encuentra en espera de los nuevos nombramientos,” dijo a LifeSiteNews, Fr. Andrea Ciucci, miembro del Pontificio Consejo para la Familia.

“Esperamos que los nuevos miembros sean designados por el Santo Padre en las próximas semana,” explicó Ciucci. Ellos esperan el nombramiento de 75 miembros ordinarios, dijo. Junto a los nombramiento ordinarios, el Papa lanzaría un sub-grupo llamado “Colegio de Jóvenes Académicos”, consistiendo en investigadores más jóvenes en los campos de la Pontificia Academia. Todos juntos, los nuevos nombramientos no excederán 100 miembros.

Christine de Marcellus Vollmer, miembro de la Academia desde su fundación por San Juan Pablo II en 1994, envió a LifeSiteNews la carta de Navidad de la Academia en que se daban las nuevas directivas y se explicaban los cambios.

La carta, dirigida a todos los miembros anunciaba el nombramiento del Arzobispo Vincenzo Paglia como presidente así como la reforma de los estatutos. Al mismo tiempo, se anunció que las reuniones periódicas anuales serían suspendidas, des-invitando a los participantes a futura asambleas.

Vollmer explicó que en Mayo, los miembros de la Academia fueron invitados a una asamblea general en Marzo de 2017 la cual quedó “pospuesta” indefinidamente. La noticia del aplazamiento fue seguida por un documento explicando que todos los miembros fueron “suspendidos”. Recientes noticias han dejado prever que la siguiente asamblea general tendrá lugar en Octubre de 2017.

Las asambleas de la Academia reúnen a especialistas de todo el mundo para discutir un tema específico y ofrecer un intercambio de experiencia interdisciplinar.

Otro miembro de la Academia, que pidió permanecer anónimo por “temor a comprometer su reelección”, confirmó estos desarrollos.

“Yo recibó una carta”, dijo la fuente a LifeSiteNews por email. “Dijeron que estaban reconfigurando [la Academia]. Dijeron que la gente sería notificada de reelección. No he estuchado nada hasta ahora pero cuando pregunté, [dijeron que] la gente podría esperar escuchar de ello en Abril o Mayo. La reunión será en Octubre.”

El el Sitio web de la Academia, la lista de miembros ordinarios aparece actualmente vacía, mientras que todos los anteriores 172 miembros aparecen registrados con sus periodos terminados el 31 de Diciembre de 2016. La “Oficina Central” aparece conformada por el Arzobispo Paglia y su equipo de siete personas.

El año pasado el Papa Francisco remplazó la dirección de la Academia y cambió sus estatutos. Sus reformas incluyeron la remoción del requisito para los miembros de hacer una declaración pro-vida.

Vollmer comentó con preocupación que “Originalmente cada uno de nosotros debía hacer un juramento frente al Nuncio Apostólico de nuestro país de que seríamos Servidores de la Vida y mantendríamos la enseñanza del Magisterio sobre la Vida. Por supuesto, no hemo vito el nuevo “compromiso” pero el lenguaje de los nuevos estatutos suena tibio, y como la Academia ahora estará abierta a gente de cualquier religión, o de ninguna, es dudoso que puedan comprometerse muy seriamente con la Humamae Vitae.”

El cambio de atención de la cuestiones morale a una aproximación meramente científica es otra preocupación creciente.

“El otro énfasis que percibo es que [la Academia] se ha vuelto. aparentemente, sólo interesada en ciencia. La Pontificia Academia de la Ciencia ya cubre esto, con científicos de todas las religiones o ninguna, y está llena de Premios Nobel. La Pontificia Academia para la Vida fue fundada con una mezcla intencional de especialistas incluyendo abogados, doctores, periodistas, líderes pro-vida, psiquiatras, activistas pro-familia, sacerdotes, profesores, etc. El propósito de los fundadores fuera que la Academia fuera capaz de estudiar y analizar las causas de las tendencias anti-vida, y hallar formas de contrarrestarlas. Conocí a los fundadores, especialmente a Jerôme Lejeune, muy bien. Esta era la tarea, y lamentablemente con su muerte el discurso se volvió más dirigido a la “ciencia dura”, en lugar de la “ciencia pro-vida”, explicó Vollmer.

El periodista Maike Hickson de OnePeterFive señaló que muchos de los miembros destituidos, incluyendo los cardenales Carlo Caffarra y Willem Eijk, asi como los profesores Josef Seifert y Robert Spaemann, tienen algo en común: Sus objeciones públicas a la Amoris Laetitia y la liberalización de la Doctrina Moral de la Iglesia que esta implica.

El Arxobispo Paglia es conocido por su apoyo a la distribución de la Comunión para los divorciados “vueltos a casar”. El Papa Francisco también lo nombró como gran canciller del Instituto Juan Pablo II para el Matrimonio Familia, tradicionalmente un baluarte de la firme enseñanza moral basada en los textos de San Juan Pablo II y su doctrina.

El arzobispo Paglia publicó un libro entre los dos sínodos sobre la familia, sugiriendo abrir la puerta a la Comunión para divorciados “vueltos a casar”. Fue titulado “Familia e Iglesia: un vínculo indisoluble.” Él también invitó a parejas homosexuales al Encuentro Mundial de las Familias en Filadelfia en 2015.

“Como Presidente de la Pontificia Academia para la Vida, le urjo a lidiar con los nuevos retos sobre el valor de la vida.” dijo el Papa a Paglia en su carta de nombramiento. Aquí, el Papa Francisco también señaló que la “ecología humana” necesita mayor énfasis y que “ayudaría a recuperar el balance original de la creación entre la persona humana y el universo entero”.

El vaciamiento de los Dicasterios Vaticanos no es algo infrecuente en el Pontificado del Papa Francisco. Hace muy poco la Congregación para el Culto Divino sufrió una remezón con el nombramiento de figuras progresistas y opuestas al Prefecto, el Cardenal Sarah, así como la Congregación para la Doctrina de la Fe, en cabeza del Cardenal Müller, quien recibió la orden de remover a tres de sus mejores teólogos, por orden directa del Papa Francisco. “Yo soy el Papa, y no necesito dar ninguna explicación sobre mis decisiones. He decidido que tienen que irse, y tienen que irse”, habría dicho el Papa Francisco a Müller cuando éste le preguntó la razón de las destituciones.

Leer más...

miércoles, 15 de febrero de 2017

Miércoles 1 de marzo comienza "40 Días por la Vida" a nivel nacional

Captura de pantalla 2017-02-15 12.41.27Bogotá, Martes14 de febrero de 2017 (Gaudium Press) Desde el próximo 1 de marzo y hasta el 9 de abril se realizará en Colombia la Campaña "40 días por la vida", la cual hace parte del movimiento internacional "40 Days for Lilfe" (www.40daysforlife.com). Su objetivo es, de acuerdo a sus organizadores, "convocar a la comunidad en un mismo espíritu de unidad, para hacer una vigilia de oración y ayuno durante 40 días y noches seguidas frente a un centro abortista. Esto con el fin de hacer una penitencia por amor para orar por el fin del aborto y así, dar un mensaje de esperanza a la comunidad y a las mujeres y hombres que enfrentan un embarazo inesperado".

La Vigilia se realizará en 23 ciudades de todo el país, y será esta la 4ta. Edición. Expresan sus promotores que la labor realizada ya ha logrado concientizar a importantes sectores de la sociedad sobre la terrible realidad del aborto, y que igualmente se ha podido ilustrar sobre la materia a un importante número de madres que deseaban abortar. En Bogotá, capital del país, el progreso es notorio, pues en el año 2015 la Campaña se concentró en una sola zona de la ciudad, mientras que para este año se alcanzarán cuatro zonas.

"Lo avalo, lo avalamos, todos estamos de acuerdo en la Iglesia Católica y ojalá se haga más. Esto ha sido todo un signo, es una voz que clama en el desierto y ha sido atendida y ha habido conversiones y cambios de quienes iban a entrar al sitio de aborto y al ver esto y la oración, salían y preguntaban y se cuestionaban. Cambiaron. Y tenemos los testimonios de tantas chicas que iban a abortan, y gracias a esto, y a la oración y al Espíritu Santo no abortaron y ahora son misioneras de la vida, son evangelizadoras de la vida", declara Mons. Juan Vicente Córdoba, presidente de la Comisión de Vida de la Conferencia Episcopal de Colombia, quien narra queen el pasado acudió a una de estas vigilias a altas horas de la madrugada en compañía del Nuncio Apostólico en el país, evidenciando sus frutos.

¿Por qué 40 días? se preguntan los organizadores, y ellos mismos responden: "Noé experimentó una transformación después de 40 días de lluvia; Moisés fue transformado después de 40 día en el Monte Sinaí; David fue transformado por Goliat en el desafío de 40 días; Elías se transformó cuando Dios le dio 40 días de resistencia a la comida; Nínive se transformó cuando Dios le pidió a la ciudad permanecer fiel durante 40 días; Jesús transformó el mundo después de los 40 días ayunando en el desierto; Los discípulos se trasfomaron después de pasar 40 días con Jesús luego de su Resurrecion".

Los organizadores están programando sesiones de formación previas a la campaña, los días 16, 20 y 23 de febrero, en Bogotá, en la Calle 69 # 11A-09. 

Más informaciones, por ejemplo en cómo participar de la campaña, en 40diasporlavidacolombia@gmail.com o en (+57) 3223417515

Leer más...

Campaña de aborto del Parlamento Europeo busca adoctrinar a los niños

my-body-my-rights2

NUEVA YORK, 10 de febrero (C-Fam) El Parlamento Europeo ha lanzado una campaña para promover el aborto entre los adolescentes del continente.

En una reciente conferencia interactiva, “Mi cuerpo, mis derechos”, una campaña titulada “#AllofUs” trató de adoctrinar a los futuros líderes europeos. El Grupo de Alianza Progresista de los Socialistas y Demócratas y la Alianza de los Demócratas y Liberales organizaron el evento para el Grupo de Europa (ALDE), los Verdes y la Izquierda Unitaria Europea (GUE).

La misión explícita de la campaña es “movilizar el apoyo al derecho de acceso a la anticoncepción moderna y al aborto seguro y legal” bajo los auspicios de los “salud sexual y reproductiva, y derechos sexuales y reproductivos”. (SDSR). Este evento fue descrito como un “abordaje de los desafíos relacionados con la salud sexual y reproductiva de los jóvenes adolescentes”.

La conferencia afirmó ser una “oportunidad para discutir diferentes estrategias dirigidas a mejorar el acceso de los jóvenes a la información, anticoncepción y servicios de asesoramiento mediante el desarrollo de servicios de salud amigables, y empoderarlos para participar en las decisiones que afectan sus vidas”.

Esta afirmación se refiere al reciente restablecimiento de la Política de la Ciudad de México por el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, que restó millones de dólares a la industria internacional pro-aborto. También se refirió a la multiplicación y aumento del apoyo a los movimientos pro-vida y a los líderes pro-vida en toda Europa.

La agenda de la conferencia decía: “No sólo en los Estados Unidos, donde un vicepresidente ultra conservador quiere regresar el tiempo. También en Europa estamos siendo testigos de una severa reacción conservadora en el área de salud sexual y reproductiva y derechos sexuales y reproductivos (SDSR), por ejemplo en Hungría, Polonia, Reino Unido y otros países”.

La referencia al “empoderamiento de la juventud” sugirió ir más allá del ya controversial derecho de los adolescentes a acceder al aborto de manera libre y confidencial.

Citando a la OMS y su consulta regional en curso sobre el desarrollo del plan de acción europeo para la SDSR 2017-2021, el proyecto de programa de la conferencia mencionó “la importancia de invertir en una educación sexual integral y adecuada para los niños de todos los grupos de edad”. Informó “la necesidad de incluir a los niños, niñas y adolescentes, así como a sus padres, a través de una estrategia de política europea inclusiva que abarque la importancia de la salud y los derechos sexuales y reproductivos”.

Junto con los representantes de los grupos pro-aborto, algunos miembros del Parlamento Europeo participaron activamente en la conferencia. Entre estos miembros se encontraban Terry Reinkte, un miembro alemán del Partido Verde, Malin Björk, miembro sueco de la Izquierda Unitaria Europea, y Maria Arena, miembro belga del Grupo de Alianza Progresista de los Socialistas y Demócratas (S & D). Si bien su presencia demuestra el compromiso persistente de la izquierda europea con la promoción del aborto como derecho humano, también entre los jóvenes, cabe destacar que cada uno de ellos forma parte del Comité Europeo de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género (FEMM). A petición de FEMM, la Dirección General de Política Interior del Parlamento Europeo publicó recientemente un estudio sobre «Salud y derechos sexuales y reproductivos».

La semana pasada, una joven política francesa, Marion Maréchal-Le Pen, les hizo retroceder diciendo que el aborto no puede ser considerado una forma de “empoderamiento”. Hablando en el Parlamento francés, Maréchal-Le Pen condenó un nuevo proyecto de ley que pretende limitar la libertad de expresión del pueblo francés mediante la prohibición de sitios web contra el aborto. En una nota personal, ella dijo que ella está feliz de haber nacido como “un accidente”.

Leer más...

martes, 14 de febrero de 2017

¿Es responsable la Iglesia por los abusos cometidos por los sacerdotes?

Captura de pantalla 2017-02-14 10.38.19Desde la semana pasada, el Arzobispo de Cali, Mons. Darío de Jesús Monsalve, se encuentra en el ojo del huracán por la publicación en los medios de comunicación de los argumentos usados por la diócesis para negar responsabilidad en el abuso sexual cometido por el sacerdote William Mazo contra dos menores de edad. La denuncia la había hecho el abogado de las víctimas Elmer Montaña, quien afirmó que en los argumentos de la diócesis se afirma que la familia era también responsable de los abusos, y que Mons. Monsalve le habría ofrecido dinero a cambio de desistir en la denuncia contra la diócesis.

El Arzobispo de Cali ha salido a desmentir al abogado, afirmando que las afirmaciones que él acusa se refieren a un proceso de conciliación en que la Arquidiócesis ofreció diferentes vías de reparación a las víctimas (Apoyo psicológico, laboral, educativo, etc.) pero que el abogado insistía en que debía ser monetaria, según el obispo, porque de ahí esperaba jugosos honorarios. Sobre la acusación a la corresponsabilidad de la familia en los abusos, el obispo ha dicho que esos argumentos fueron elaborados por el abogado que representa a la Arquidiócesis, y que en privado revisarán si se mantendrán o no.

Respecto de los primero, sin tener constancia alguna sobre si la versión real es la del abogado o la del obispo, queda claro que la discusión entre las partes se refiere estrictamente al dinero: El abogado acusa a la diócesis de ofrecerle dinero para no indemnizar a las familias, y el arzobispo acusa al abogado de no admitir para las familias ningún tipo de indemnización que no sea monetaria. ¡Cuánto bien haría a la Iglesia que los obispos fueran igual de celosos para defender la Fe y la moral de sus fieles como lo son para defender las arcas eclesiásticas! Nunca se escuchó a los prelados salir a aclarar la confusión provocada por declaraciones del Papa Francisco, si no únicamente cuando criticó las “listas de precios” que había en algunas parroquias.

Respecto del argumento invocado por el abogado de la diócesis, es claro que el obispo admitió que ese argumento existía, lo cual es inaceptable para la Iglesia. La Iglesia debe ser un lugar seguro para los niños. Si los padres tuvieran que desconfiar de los sacerdotes, no habría ni monaguillos, ni schola cantorum, ni grupos de catequesis, y todos los esfuerzos que desde el clero se vienen haciendo para crear normas y procedimientos estrictos sobre prevención y atención de casos de abuso serían en vano.

Ahora, la cuestión central es ¿Es responsable la Iglesia por los abusos sexuales cometidos por los sacerdotes? A lo que como católicos no podemos más que responder con un claro: SI. Sí, siempre y cuando se compruebe que hubo negligencia por parte de las autoridades eclesiales al no seguir las normas sobre prevención de abusos, o que hubo encubrimiento al desestimar denuncias o rehusarse a castigar al clérigo, teniendo conocimiento de sus actos. Es decir, sólo se puede condenar a la Iglesia como responsable de los abusos, cuando pueda demostrarse tal responsabilidad a partir de la acción u omisión de los superriores frente a hechos conocidos o denunciados.

No es conspiranoia, sino que hay suficientes testimonios y evidencias, de que a mediados del siglo XX la Iglesia Católica sufrió un proceso masivo de infiltración por agentes comunistas y homosexuales activos. La Dra. Bella Visono Dodd, miembro del Partido Comunista Americano, declaró publicamente en varias oportunidades, incluso ante un comité de la Cámara de Representantes estadounidense, haber recibido la orden desde Moscú de que había que acabar a la Iglesia “desde adentro”, y afirmó haber infiltrado alrededor de 1.200 jóvenes comunistas en seminarios católicos. En entrevista con Alice Von Hildebrand, Dodd dijo que cuando trabajaba para el partido, contaban con no menos de cuatro cardenales que dentro del Vaticano los apoyaban. Así mismo, existe el testimonio del ex agente de la policía secreta rumana Ion Mihai Pacepa, sobre cómo la Teología de la Liberación fue construída y diseñada en la KGB como parte de los planes del general soviético Aleksandr Sakharovsky para exportar el Comunismo a Iberoamérica.

También es conocida la investigación hecha por el P. Dariusz Oko de la Arquidiócesis de Cracovia, Polonia, que expone la infiltración homosexual en la Iglesia Católica y la constitución de una “homomafia” que establecía redes hasta los más altos cargos de la curia para protegerse y encubrirse mutuamente. Son también públicamente conocidos los casos de monseñor Battista Ricca, que cuando fue nuncio en Uruguay vivió amancebado con un guardia suizo y que luego el Papa Francisco nombró como prelado para el IOR, o el Cardenal Godfried Danneels, que admitió haber hecho parte de una “mafia” para combatir a Benedicto XVI y nombrar un nuevo Papa, que defendió la legalización del “matrimonio” homosexual en Bélgica, que protegió a un obispo pederasta, Roger Vangheluwe, y que fue nombrado por el Papa Francisco como “experto” para el Sínodo de la Familia en 2015.

Es evidente que la crisis sobre abusos sexuales de clérigos en la Iglesia Católica tiene su origen en esta infiltración y mafia intra-eclesial. Por eso, la justicia civil hace un gran favor a la Iglesia descubriendo tales redes de responsabilidad y encubrimiento. El problema es que tal justicia no se ha dado, salvo en contados casos, como el del Card. Daneels. La mayoría de las veces la justicia civil se limita a diluir la responsabilidad concreta de los jerarcas cómplices en condenas “a la Iglesia” en general, lo cual no sólo no hace justicia a la institución, sino que tampoco ayuda a destapar las complicidades por parte de las autoridades eclesiales.

La controversia no es nueva, pues ya el año pasado hubo una sentencia que declaraba a la Iglesia como responsable de abusos y la obligaba a pagar una indemnización. Pero de nuevo, como en otros casos, la sentencia se limitaba a condenar a la Iglesia en general sin demostrar responsabilidad concreta y directa por parte de los superiores del sacerdote abusador. Bajo los mismos principios, debería condenarse a la Alcaldía Distrital de Bogotá por los 91 casos de abuso sexual cometido en colegios públicos.  Pero en estos casos, los fallos judiciales parecen más orientados a perjudicar simbólica y económicamente a la Iglesia, que a encontrar la verdad sobre los hechos denunciados y hacer justicia a las víctimas.

Leer más...