Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Proyectos en trámite en el Congreso


viernes, 31 de octubre de 2014

MinEducación dejó evaluación del Programa de Educación para la Sexualidad en manos del UNFPA

En respuesta a un derecho de petición presentado por la Red Familia Colombia, el Ministerio de Educación Nacional ha informado que el Programa Nacional de Educación para la Sexualidad y Construcción de Ciudadanía se encuentra en proceso de evaluación por parte del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y la Universidad de los Andes, en virtud del convenio de cooperación internacional 828 de 2013. Es importante señalar que el UNFPA ha sido parte del proceso de formulación e implementación del PESCC, así como del diseño y ejecución del Conpes 147 sobre prevención del embarazo en la adolescencia.

Resulta preocupante que el gobierno nacional esté sometiendo toda la política pública de educación sexual y afectiva a los criterios de una institución comprometida con las agendas malthusianas de control demográfico y promoción de la industria del aborto y los anticonceptivos como el UNFPA.

A continuación pueden ver la exposición que hizo en el 2011 Amparo Medina, ex-delegada para ecuador del UNFPA, sobre la estrategia de este organismo de la ONU para la promoción del aborto y la anticoncepción a través de convenios sobre planes educativos y programas de salud.

Leer más...

ALERTA: Proyecto de “marihuana medicinal” despenalizaría el cultivo doméstico de cannabis

Según recoge RCN Radio, la ponencia del senador Juan Manuel Galán al Proyecto de Ley 80 de 2014 Senado implica que no habría ninguna limitación para quien quiera cultivar cualquier cantidad de cannabis, siempre y cuando se afirme que es con fines terapéuticos. Con la misma excusa, podrían excederse los límites que la ley establece como “dosis mínima”. Esto confirma nuestro concepto, de que este proyecto sólo buscaba utilizar el “fin terapéutico” como caballo de Troya para colar la legalización de las drogas.

Actualmente, el código penal establece:

Artículo 375. Conservación o financiación de plantaciones. [Penas aumentadas por el artículo 14 de la ley 890 de 2004] El que sin permiso de autoridad competente cultive, conserve o financie plantaciones de marihuana o cualquier otra planta de las que pueda producirse cocaína, morfina, heroína o cualquiera otra droga que produzca dependencia, o más de un (1) kilogramo de semillas de dichas plantas, incurrirá en prisión de noventa y seis (96) a doscientos dieciséis (216) meses y en multa de doscientos sesenta y seis punto sesenta y seis (266.66) a dos mil doscientos cincuenta (2.250) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Si la cantidad de plantas de que trata este Artículo excediere de veinte (20) sin sobrepasar la cantidad de cien (100), la pena será de sesenta y cuatro (64) a ciento ocho (108) meses de prisión y multa de trece punto treinta y tres (13.33) a setenta y cinco (75) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Artículo 376. Tráfico, fabricación o porte de estupefacientes. [Modificado por el artículo 11 de la ley 1453 de 2011] El que sin permiso de autoridad competente, introduzca al país, así sea en tránsito o saque de él, transporte, lleve consigo, almacene, conserve, elabore, venda, ofrezca, adquiera, financie o suministre a cualquier título sustancia estupefaciente, sicotrópica o drogas sintéticas que se encuentren contempladas en los cuadros uno, dos, tres y cuatro del Convenio de las Naciones Unidas sobre Sustancias Sicotrópicas, incurrirá en prisión de ciento veintiocho (128) a trescientos sesenta (360) meses y multa de mil trescientos treinta y cuatro (1.334) a cincuenta mil (50.000) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Si la cantidad de droga no excede de mil (1.000) gramos de marihuana, doscientos (200) gramos de hachís, cien (100) gramos de cocaína o de sustancia estupefaciente a base de cocaína o veinte (20) gramos de derivados de la amapola, doscientos (200) gramos de droga sintética, sesenta (60) gramos de nitrato de amilo, sesenta (60) gramos de ketamina y GHB83, la pena será de sesenta y cuatro (64) a ciento ocho (108) meses de prisión y multa de dos (2) a ciento cincuenta (150) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Si la cantidad de droga excede los límites máximos previstos en el inciso anterior sin pasar de diez mil (10.000) gramos de marihuana, tres mil (3.000) gramos de hachís, dos mil (2.000) gramos de cocaína o de sustancia estupefaciente a base de cocaína o sesenta (60) gramos de derivados de la amapola, cuatro mil (4.000) gramos de droga sintética, quinientos (500) gramos de nitrato de amilo, quinientos (500) gramos de ketamina y GHB, la pena será de noventa y seis (96) a ciento cuarenta y cuatro (144) meses de prisión y multa de ciento veinte y cuatro (124) a mil quinientos (1.500) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Estas sanciones quedarían en el aire con la ponencia propuesta por el senador Galán:

Artículo 3º. El artículo 375 de la Ley 599 de 2000 tendrá un nuevo inciso tercero del siguiente tenor: “Las sanciones previstas en este artículo, no aplicarán en los eventos relacionados con el uso terapéutico, medicinal o científico del cannabis. El Gobierno Nacional deberá expedir la reglamentación necesaria para la materia”.

Artículo 4º. El artículo 376 de la Ley 599 de 2000 tendrá un nuevo inciso cuarto del siguiente tenor: “Las sanciones previstas en este artículo, no aplicarán en los eventos relacionados con el uso terapéutico, medicinal o científico del cannabis. El Gobierno Nacional deberá expedir la reglamentación necesaria para la materia”.

Así es que sólo se necesitará aducir el fin terapéutico de la marihuana procurada, según el mecanismo que el gobierno decida implementar, para poder cultivar, portar y traficar con cualquier cantidad de la droga.

Ante la pregunta de RCN, el senador Juan Manuel Galán confirmó que le están apuntando a la despenalización total del cultivo y porte de marihuana: “Esto estaría sujeto a la reglamentación del proyecto y normatividad que expida el Invima, las autoridades sanitarias, el Ministerio de Justicia y de Salud, que liderarán una mesa intersectorial, en donde quedarían consignados los detalles de en qué condiciones se autorizan esos cultivos, pero no se perseguirían penalmente, eliminaríamos el tipo penal que hoy está

Leer más...

jueves, 30 de octubre de 2014

En EEUU amenazan con cárcel a clérigos y pastores que no celebren «bodas gays»

En EEUU ya empiezan: amenazan con cárcel a clérigos y pastores que no celebren «bodas gays»

(Massimo Introvigne / Religión en Libertad) No digáis que no os lo habíamos dicho. En este periódico hace tiempo explicamos que allí donde aprueban las leyes sobre la homofobia, allí donde las uniones civiles y los «matrimonios» homosexuales son reconocidos, allí donde se sostiene que los derechos de los homosexuales a no ser discriminados prevalecen sobre cualquier otro derecho, es sólo cuestión de pocos años que se arresten y encarcelen también a los sacerdotes y pastores que se nieguen a «casar» a personas del mismo sexo.

Hoy tenemos que confesar a nuestros lectores que nos habíamos equivocado. Pensábamos que era cuestión de pocos años; en realidad, es cuestión de pocos meses.

En los Estados Unidos, país con una gran tradición de respeto por la libertad religiosa, ya han llegado a ello.

Los jueces lo imponen a votantes y cargos electos

El 13 de mayo de 2014, el Tribunal Federal de Apelación para el Noveno Circuito ha ordenado al Estado de Idaho que empiece a celebrar «matrimonios» entre personas del mismo sexo el 15 de octubre de este año, una de las tantas decisiones con las que los jueces pisotean en nombre de los derechos de los homosexuales tanto la voluntad de las autoridades estatales elegidas por los ciudadanos, como de los mismos votantes que ya se expresaron en sentido contrario mediante un referéndum.

El 15 de octubre, en Idaho, los homosexuales han empezado a «casarse», en el ayuntamiento. Pero bastaba leer las publicaciones LGBT para saber que, vencida la batalla con el Estado, sus lobbies y sus abogados se preparaban para combatir la siguiente, esta vez contra las iglesias y las comunidades religiosas, para obligar a los sacerdotes y a los pastores a «casarlos».

Dos pastores pentecostales bajo acoso

Dos días después de la fecha del 15 de octubre, el 17, dos homosexuales contactaron con los cónyuges Donald y Evelyn Knapp, pastores de la Iglesia del Evangelio Cuadrangular, en la risueña ciudad de Coeur d’Alene, Idaho.

Que la ciudad es risueña no es una simple nota de color. Goza de una extraordinaria posición sobre un lago que ofrece numerosos rincones pintorescos y románticos; además, está rodeada por altas montañas cubiertas de nieve durante varios meses. Celebrada en muchas canciones, Coeur d’Alene es una meta amada por los turistas, pero sobre todo por un turista particular. Se va a Coeur d’Alene para casarse, y para hacerse fotografiar vestidos de boda con su fondo de increíbles panoramas.

Por este motivo, una causa relacionada con matrimonios en Coeur d’Alene tiene todos los papeles para convertirse en un caso nacional.

En lo que respecta a la Iglesia del Evangelio Cuadrangular, es una de las mayores denominaciones del protestantismo pentecostal, presente también en Italia. Para quien se asombre del adjetivo "cuadrangular" y pueda pensar en doctrinas bizarras, precisamos que el nombre de la comunidad hace referencia a los cuatro Evangelios y a los cuatro roles de Jesucristo que salva, bautiza en el Espíritu Santo(después de todo, se trata de pentecostales), sana y reina.

Los cónyuges Knapp son ancianos pastores de esta comunidad – están a punto de celebrar sus bodas de oro; de hecho, están casados desde hace cuarenta y siete años –, muy conocidos y respetados en Coeur d’Alene.

La Iglesia del Evangelio Cuadrangular rechaza el «matrimonio» homosexual, como muchísimas otras Iglesias y comunidades religiosas. Por lo tanto, cuando reciben la petición de «casar» a dos hombres, los dos cónyuges se niegan en nombre de su doctrina.

El lobby gay contaba con un alcalde idóneo

A este punto entra en acción el alcalde Steve Widmyer, el cual forma parte del partido independiente de izquierdas, Balance North Idaho, que derrotó por sorpresa tanto a los republicanos, hegemónicos en el Estado, como a los demócratas, en varias elecciones municipales celebradas en 2013.

Que haya sido el alcalde el que se ha movido induce a la reflexión, porque se trata de una estrategia, ya internacional, de los activistas LGBT: contar con la política y la magistratura, pero cortejar e intentar que intervengan también los alcaldes, como sucede en Italia - de manera asombrosa - en estos días, con los primeros ciudadanos violando las leyes y desafiando los preceptos y registrando los «matrimonios» homosexuales celebrados por italianos en el extranjero.

En muchos Estados americanos los alcaldes tienen poderes de policía y pueden efectivamente mandar a la cárcel a quien viola sus órdenes.

Por lo tanto, el alcalde ha notificado a los esposos Knapp la orden que les impone celebrar inmediatamente el «matrimonio» entre los dos homosexuales. Si se niegan, deberán pagar una multa de mil dólares por cada día de retraso en la celebración del «matrimonio». Además, serán arrestados y descontarán 180 días de cárcel por cada día de retraso.

Como ha explicado el alcalde – que debe ser mejor en matemáticas que en temas de libertad religiosa –, esto significa que si los dos ancianos pastores mantuvieran su rechazo durante un mes, es decir, treinta días, deberían pagar treinta mil dólares y permanecer en la cárcel catorce años; es decir, verosímilmente transcurrirían en la cárcel todo el tiempo que les queda de vida.

El alcalde sostiene que en todo esto no hay ninguna violación de la libertad religiosa, porque – a diferencia de cuanto sucede en la Iglesia católica, pero con modalidades comunes a muchas denominaciones protestantes – los matrimonios en la comunidad de los pastores Knapp no son gratuitos, sino que están sometidos al pago de una cuota fija.

Además, si se solicita, la iglesia se ocupa de las flores y de la música y, por regularidad fiscal, emite una factura de una sociedad constituida a este propósito.

¿Católicos protegidos? No: es un precedente

Se podría pensar que esto proteja por lo menos a los católicos, pero es evidente que el lobby LGBT quiere construir un caso piloto, que utilizarán para sostener que también quien se casa en la Iglesia católica hace normalmente una ofrenda, que constituye un pago disfrazado y que, obviamente, si se pide, paga las flores y la música.

Evangélicamente convencidos de que se tiene que obedecer a Dios y no a los hombres, los dos pastores se han negado a «casar» a los homosexuales, declarando que prefieren ir a la cárcel.

Afortunadamente, como saben los lectores de esta publicación, en los Estados Unidos existe una organización grande y guerrera de juristas y abogados que luchan por la causa de la libertad religiosa, de la vida y de la familia, la Alliance Defending Freedom (www.alliancedefendingfreedom.org), muy temida por el lobby LGBT porque ha ganado el 75% de las causas en las que ha participado.

El pasado mes de julio publicamos una entrevista exclusiva con su presidente, el católico Alan Sears (publicada en español por ReL aquí, ndt), el cual concede pocas. La Alliance Defending Freedom ha entendido la puesta en juego a nivel nacional implícita en el caso de Coeur d’Alene y se ha hecho cargo del caso de los esposos Knapp, notificando a la ciudad del estado de Idaho una acto de citación, que ha hecho público, y que ya ha tenido como primer resultado el bloqueo de la ejecución de la orden del alcalde, por lo que por el momento los dos pastores pentecostales no irán a la cárcel. La batalla legal se anuncia larga y decisiva para la libertad religiosa en los Estados Unidos.

Houston y su alcaldesa lesbiana militante

Tiene un paralelo en una gran ciudad, Houston, en Texas, donde una asombrosa ordenanza del alcalde - como puede verse, está claro que es el momento de los alcaldes - requiere a una serie de pastores «sospechosos» que registren, hagan transcribir y transmitan al Ayuntamiento los textos de todas sus predicaciones donde se mencione la homosexualidad, en modo tal que pueda verificarse si pueden ser incriminados según las leyes sobre la homofobia. También en este caso los pastores están defendidos por la Alliance Defending Freedom. [El caso de Houston y su alcaldesa lesbiana militante ReL lo recogía aquí en español].

¿No sucederá en nuestro país? «Ilusión, dulce quimera eres tú», cantaba hace muchos años Claudio Villa. Tal vez prefiráis la versión de Aurelio Fierro, pero las cosas no cambiarían.

Los lobbies gais ya han anunciado que después de los Estados, también las Iglesias estarán obligadas a «no discriminar» y a «casar» a los homosexuales.

¿Imposible en los países donde la Constitución protege la libertad religiosa? Pero en teoría ningún Estado la protege más que los Estados Unidos y mirad lo que ocurre.

El precedente europeo: caso Ladele

En lo que respecta a Europa, el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos nos ha explicado con el caso «Ladele», de 2013, según el cual una funcionaria del estado, cristiana e inglesa, no quiso celebrar una unión civil entre dos personas del mismo sexo, que el derecho de los homosexuales a no ser discriminados prevalece sobre la libertad religiosa. La apelación ha sido rechazada y la sentencia es definitiva. [ReL lo recogía con otros 3 casos aquí].

Los sacerdotes, en Italia, ¿están protegidos por el Concordato? Tal vez pensaba lo mismo el cardenal Fernando Sebastián cuando en una entrevista afirmaba con tranquilidad que los actos homosexuales son una «forma deficiente» de expresión de la sexualidad.

Es verdad, podría haber utilizado otra palabra: pero no quería ofender y explica que «deficiente» significa, etimológicamente, falto de algo. Pero después de todo, habrá pensado, en España existe el Concordato y yo no soy un simple sacerdote, acabo de ser nombrado cardenal, soy amigo del popularísimo Papa Francisco y tengo 84 años.

El 6 de febrero de 2014 el cardenal Sebastián fue inscrito en el registro de los investigados por incitación a la discriminación de los homosexuales y a la homofobia. Se arriesga a cumplir dos años de prisión. No sé vosotros, pero yo empezaría a preocuparme.

(Traducción del italiano de La Nuova Bussola Quotidiana por Helena Faccia Serrano, Alcalá de Henares)

Leer más...

miércoles, 29 de octubre de 2014

Guía sexual para adolescentes, por Pilar Guembe y Carlos Goñi

Reproducimos este artículo de Pilar Guembe y Carlos Goñi, publicado originalmente en su blog Familia Actual en Aceprensa.

Hay cientos de publicaciones, sobre todo en Internet, aunque también en revistas y libros, que son auténticas guías sexuales para adolescentes. Entre las recomendaciones sobre moda, estudios, cine, música, relaciones con los padres, redes sociales, amistades… un chico o una chica a partir de doce años puede encontrar un consultorio sexológico, donde recibe consejos faltos de sensibilidad, sin ningún respeto a la intimidad y de contenido que raya lo pornográfico.

Estas webs donde los adolescentes se encuentran en su ambiente, donde se habla sobre sus cosas y con un lenguaje muy suyo, tienen miles de visitantes. Algunas de ellas disponen de una publicación en formato revista o libro. Tomemos, como ejemplo, un libro que ha vendido en Cataluña veinte mil ejemplares en un mes. En él se incluyen ciertos consejos que no consideramos adecuados para un chico o una chica que comienza a despertar a la sexualidad.

Una simple ojeada a estos materiales es suficiente para hacerse una idea de lo que encuentran nuestros hijos fuera de casa, si no somos nosotros los que tomamos la iniciativa. La educación de los hijos, también y en especial la de la sexualidad, corresponde a los padres. No hacerlo por miedo, desconocimiento, vergüenza, apuro, falta de tiempo o por cualquier otra excusa y no hacerlo en el momento oportuno, deja a nuestros hijos en manos de “los otros padres”, que dan consejos al por mayor, no sabemos con qué intenciones.

Los adolescentes acuden a este tipo de webs o libros no sólo por pura curiosidad, sino porque piensan que allí no hay una mano adulta que los dirija. Sin embargo, nada más alejado de la realidad: este tipo de materiales están confeccionados por adultos con voz de adolescentes, por adultos que se hacen pasar por “adolescentes maduros” que aconsejan a otros adolescentes. Con esta estrategia se meten en el bolsillo a miles de chicos y chicas y nos usurpan a los padres la autoridad que nos corresponde. Quizá porque nos la dejamos quitar.

Ninguna guía sexual para adolescentes es adecuada, porque la educación de la sexualidad necesita, más que otra cosa, una comunicación personal. El café para todos que ofrece este tipo de materiales suele estar demasiado cargado, de manera que resultan más estimulantes que educativos y alteran el desarrollo natural en vez de encauzarlo. Desde un libro, una revista o una web no se puede educar en la sexualidad, como mucho se puede informar, y en demasiados casos deformar, porque para hacerlo es necesario establecer una relación personal que cumpla estos requisitos:

  • Acompañar el momento evolutivo de nuestro hijo: sin adelantarnos demasiado ni llegar tarde.
  • Adecuarse a su personalidad: cada hijo es hijo único.
  • Respetar su intimidad: hacerlo con mucha delicadeza.
  • Atenerse a una visión antropológica integral: la sexualidad afecta a toda la persona.

Eso sólo lo podemos hacer los padres, y lo tenemos que hacer.

Leer más...

martes, 28 de octubre de 2014

Lo que El Tiempo no cuenta sobre la eutanasia en Bélgica

El diario El Tiempo acaba de publicar una entrevista hecha a la presidente de la Asociación Derecho a Morir Dignamente de Bélgica, Jacqueline Herremans, quien vino a Colombia a apoyar el lobby pro-eutanasia que viene haciendo la misma asociación en nuestro país. En esa entrevista, Herremans pone las normas belgas como ejemplo a seguir en Colombia, sin embargo, omite datos importantes sobre la realidad de la eutanasia en Bélgica, datos que incluso son contradictorios con la imagen que quiere vender.

Empecemos por la misma definición de eutanasia que ella da:

Es un acto practicado por un tercero, con la intención de poner fin a la vida de una persona, a solicitud de esa misma persona, y debe darse bajo tres condiciones: que sea voluntaria, es decir que sea solicitada de manera explícita y repetida por un paciente adulto, sin presiones externas; que el paciente esté sufriendo física o mentalmente, de manera insoportable, y que sufra una lesión o una condición patológica seria e incurable. Se trata de personas que no tengan esperanza de sanar, no necesariamente que estén en fase terminal.

Increíblemente, la “experta” belga en eutanasia parece ignorar que su propio país aprobó el pasado marzo la eutanasia para menores de edad, bajo solicitud de sus padres. A diferencia de Holanda, donde se estableció una edad mínima de 12 años, no hay edad mínima para la solicitud de eutanasia. Basta con el consentimiento de los padres y la autorización del médico para que se realice el homicidio de los menores. Prácticamente la misma normativa que el programa Aktion T4 del Tercer Reich.

En la entrevista, Herremans afirma que “Como está normado en los países que la permiten, esta clase de solicitudes se basan en la autonomía personal de los pacientes”. Esto, que se supone es la base de toda legalización de la eutanasia, según el concepto de “muerte digna”, contrasta con la realidad práctica de esos mismos países. En 2010 un estudio sobre el rol de las enfermeras en la eutanasia encontró que en la región belga de Flandes, alrededor del 45% de las eutanasias fueron practicadas sin solicitud o consentimiento explícitos por parte del paciente. En el estado de Oregon, en los Estados Unidos, las estadísticas revelan que el suicidio asistido se ha disparado entre los mayores de 65 con buen nivel de ingresos, ante la presión de médicos y familiares. Una encuesta hecha en el 2011 en Holanda reveló que el 36% de los médicos se sienten presionados por los familiares del paciente para practicar la eutanasia.

Resulta entonces absurdo que los activistas belgas vengan a proponer la legalización del homicidio en sus países como ejemplo a seguir en el nuestro, cuando la experiencia confirma la pendiente resbaladiza en que se precipitan las naciones al convertir la profesión médica en un instrumento de muerte.

Leer más...

viernes, 24 de octubre de 2014

Ayuda a la Iglesia que Sufre abre sede en Bogotá

Captura de pantalla 2014-10-24 11.15.01

(CEC) Cada cinco segundos en el mundo se celebra una Eucaristía para ayudar a un sacerdote o misionero. Esta es una de las acciones que realiza Ayuda a la Iglesia que Sufre (AIS), una fundación pontificia alemana que el 27 de noviembre abrirá una oficina en Bogotá, Colombia.

AIS busca en Colombia:

  • Informar lo que ocurre en países donde existe intolerancia religiosa con los cristianos católicos,
  • expandir la ayuda a la Iglesia colombiana y
  • abrir una puerta a los colombianos para ser benefactores.

"Colombia es uno de los países más católicos del mundo, es un pulmón vocacional y de una amplia religiosidad, además de ser un país grande", destacó el director ejecutivo de AIS en Bogotá, Diego Rodríguez Lizcano.

Entrevista: Diego Rodríguez Lizcano cuenta la historia de AIS

AIS ayuda a la Iglesia colombiana desde la década de los 60. Su primera acción fue colaborar a sacerdotes antioqueños con un medio de transporte para realizar su labor pastoral. Rodríguez Lizcano comenta que esta experiencia fue diferente porque los transportes no fueron carros, sino burros y caballos.

Desde esa oportunidad AIS ha colaborado a la Iglesia colombiana en diferentes momentos, por ejemplo en el sostenimiento o construcción de parroquias y seminarios o en situaciones de dolor, como la ayuda prestada tras la masacre de Bojayá.

La inauguración de la sede de AIS se realizará el 27 de noviembre en la parroquia Cristo Rey en Bogotá a las 6:30 p.m. con la presencia del Cardenal Rubén Salazar Gómez y el Nuncio Apostólico en Colombia, Monseñor Ettore Balestrero.

"Queremos hacer una acto simbólico que marque el inicio de nuestras acciones y que con seguridad va traer muchos beneficios para todos los colombianos", afirmó Diego Rodríguez Lizcano.

Datos:

  • AIS tiene sedes en 21 países en el mundo.
  • Ayuda en 140 países.
  • Aprueba 5 mil proyectos durante el año.
  • En América Latina tiene sedes en Chile, Brasil, México y Colombia
Leer más...

miércoles, 22 de octubre de 2014

Sobre el carácter no razonable de los actos homosexuales, por P. Martin Rhonheimer

Reproducimos el artículo del P. Martin Rhonheimer, profesor de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz en Roma, traducido en el blog de Sandro Magister.

Martin RhonheimerQuiero profundizar aquí la idea central de la «verdad de la sexualidad», es decir, la idea que la sexualidad humana posee su verdad propia que, sin desvalorizar la bondad intrínseca como vivencia afectiva y sensual, la trasciende y la integra en el conjunto de la dimensión espiritual de la persona humana. […]

La verdad de la sexualidad es el matrimonio. Es la unión entre personas en las que la inclinación es vivida como elección preferencial – «dilectio» – y en la que se convierte en amor, donación mutua, comunión indisoluble, abierta a la transmisión de la vida y amistad en vistas de una comunidad de vida que perdura hasta la muerte. Así, en este contraste preciso – el contexto de la castidad matrimonial que incluye el bien de la persona y se trasciende hacia el bien de la especie humana – es que la vivencia sexual, también en sus dimensiones afectivas, impulsivas y sensuales se presenta también como auténtico «bonum rationis», como algo intrínsecamente razonable y bueno para la razón. […]

Los actos sexuales – a saber, la cópula carnal – y la vivencia sexual, en cuanto actos razonables, son entonces necesariamente y por su propia naturaleza expresión de un amor en el contexto de la transmisión de la vida.

Por el contrario, una actividad sexual que excluya por principio tal contexto, tanto en modo intencionalmente buscado (como en el caso de la anticoncepción referida a actos heterosexuales) como en modo «estructuralmente» dado (tal es el caso de los actos homosexuales) no es un bien para la razón, precisamente como sexualidad y como vivencia sexual. Se pone a nivel de un mero bien de los sentidos, de una afectividad truncada, estructuralmente reducida al nivel sensual, instintivo e impulsivo.

Tal reducción sensual del amor y de la afectividad es también lógicamente posible en el caso de los actos heterosexuales, también más allá del caso de la anticoncepción, y en el matrimonio. Pero en el caso de la homosexualidad esa reducción no es solamente intencional y voluntariamente buscada, sino «estructural», dada por el hecho mismo que se trata de personas del mismo sexo, que por motivos biológicos y por su misma naturaleza no pueden ser procreativos.

La causa última de este tipo de reducción está en el hecho que se trata – sobre la base de las elecciones conscientes y libres – de una sexualidad sin obligación o sin «misión», de una inclinación sensual que no se trasciende hacia un bien humano inteligible por encima de la sola vivencia sensual. La experiencia – también la de los homosexuales practicantes, muchas veces tan dolorosa – lo confirma. […]

En el caso de la homosexualidad, la separación entre sexualidad y procreación es entonces estructural. Por eso se trata también de actos estructuralmente no razonables y, en consecuencia, moralmente no justificables por su misma naturaleza. Son lo que tradicionalmente los moralistas llaman un pecado «contra naturam», aunque en el horizonte de una afectividad orientada hacia la satisfacción del impulso sensual esos actos pueden parecer razonables y justificables y, al menos por un cierto tiempo, pueden ser subjetivamente vividos como tales.

La amplia cultura hodierna de separación entre sexualidad y procreación torna cada vez más difícil la comprensión de la intrínseca no-razonabilidad de los actos homosexuales. Esta cultura, favorita a nivel global por el fácil acceso a los medios anticonceptivos y ahora convertida en algo normal, es el carácter distintivo de esa «revolución sexual» que es también una verdadera y auténtica revolución cultural. Una de las consecuencias de esta revolución es que el matrimonio es cada vez menos entendido como proyecto de vida y más concretamente como proyecto con una trascendencia social, vale decir, capaz de unir a dos personas que miran al futuro y que tienen como objetivo común el de constituir una familia que persista en el tiempo.

En este sentido, las uniones homosexuales no pueden definirse como familias, aun cuando en su seno se encuentren niños adoptados o «hechos» mediante modalidades de tecnología reproductiva. Esas «familias» formadas por parejas del mismo sexo no son más que una imitación de lo que es la verdadera familia: un proyecto realizado por dos personas mediante su amor, su don recíproco en la totalidad de su ser corpóreo y espiritual. Las «familias» de parejas homosexuales no podrán realizar jamás este proyecto, ya que el amor que está a la base de estas uniones – a saber, los actos sexuales que pretenden ser actos de amor esponsal – es estructural y necesariamente infecundo, dada su propia naturaleza.

Por cierto, es diferente el caso de una pareja heterosexual que por razones que son independientes de la voluntad de ambos partner no puede tener hijos y por esta razón adopta uno o más niños. En este caso, en efecto, su unión es por su propia naturaleza – vale decir, estructuralmente – de tipo generativo. Por esta razón es que cambia también la estructura intencional y el carácter moral del acto de adopción: éste adquiere el valor de una realización alternativa de algo para lo cual la unión conyugal está predispuesta por naturaleza, y solamente impedida por «accidens». La no-fecundidad es entonces «praeter intentionem» y no entra en la valoración moral. Así el acto de adopción puede participar en la estructura de fecundidad intrínseca del amor matrimonial.

No se puede decir lo mismo en el caso de una pareja formada por personas del mismo sexo. En este caso, la infecundidad es estructural y es asumida intencionalmente a través de la libre decisión de formar justamente este tipo de unión. Aquí no existe ningún nexo entre el amor matrimonial y la adopción, ya que el primero (el amor matrimonial que incluye la apertura a la dimensión procreativa) está totalmente ausente. Por eso el acto de adopción en una unión homosexual es pura imitación – un acto falso – de aquello para lo cual el matrimonio está predispuesto por su propia naturaleza.

Una última observación: todo juicio sobre la homosexualidad, su intrínseca no razonabilidad e inmoralidad, se refiere obviamente sólo y únicamente a los actos sexuales entre personas del mismo sexo. Pero no se trata de un juicio sobre la mera disposición a tales actos que, aunque se la considere no razonable, no tiene carácter de error moral, en la medida en que esa disposición no es apoyada.

Y mucho menos se trata de un juicio sobre las personas con tendencias homosexuales, sobre su dignidad y su valor moral, el cual puede ser puesto en discusión solamente por la práctica de actos homosexuales y por la elección de un respectivo estilo de vida, libremente elegido como bien, porque constituiría una elección moralmente equivocada y por eso mala, capaz de alejar del verdadero bien humano.

Por el contrario, un homosexual que se abstenga de la práctica de actos homosexuales puede vivir la virtud de la castidad y todas las otras virtudes, llegando también al más elevado nivel de santidad.

P. Martin Rhonheimer, sacerdote de la Prelatura del Opus Dei

Leer más...

martes, 21 de octubre de 2014

IV Congreso Internacional en Reconocimiento de la Fertilidad

ecard

(CEC) Con el lema: "Una investigación, consulta y docencia punteras al servicio de la familia y la vida", la Universidad Pontificia Bolivariana (UPB), celebrará en Medellín del 7 al 9 de noviembre el IV Congreso Internacional en Reconocimiento de la Fertilidad.

Uno de los objetivos propuestos según sus organizadores será el de avanzar en el conocimiento científico, ético y práctico de los Métodos de Reconocimiento de la Fertilidad y la educación sexual para la vida y la familia.

Será un espacio donde se presentarán investigaciones recientes y significativas en relación con los Métodos de Reconocimiento de la Fertilidad (MRF) y experiencias de trabajo relacionadas con su aplicación en los diversos ámbitos.

La organización del Congreso estará a cargo del Instituto para el matrimonio y la familia de la UPB.

Fecha: noviembre 7 al 9 de 2014

Lugar: Universidad Pontificia Bolivariana Medellín - Colombia

Beneficios: Avanzar en el conocimiento científico, ético y práctico de los Métodos de Reconocimiento de la Fertilidad y la educación sexual para la vida y la familia

Público objetivo: Instructores y usuarios de Métodos de Reconocimiento de la Fertilidad - Profesionales de la salud - Educadores - Padres de Familia - Agentes de Pastoral Familiar

Contenido: Habrá seis (6) mesas redondas, cada una con cuatro (4) conferencias y un coloquio

  • Mesa 1: Una investigación que reúne ciencia y ética para reconocer y cuidar la fertilidad
  • Mesa 2: Un tratamiento de las relaciones familiares desde el reconocimiento del aporte particular específico
  • Mesa 3: La enseñanza de los MRF en el ARF educa la sexualidad
  • Mesa 4: Una educación de la sexualidad para la familia y la vida
  • Mesa 5: Ética del Área de Reconocimiento de la Fertilidad
  • Mesa 6: Un tratamiento clínico de la infertilidad razonable

Inversión: $ 230.000.oo pesos colombianos (COP). Incluye refrigerios y acceso a memorias

Horario:

  • Viernes 7: 9:00 am a 6:00 pm
  • Sábado 8: 8:00 am a 7:00 pm
  • Domingo 9: 8:00 am a 2:30 pm

Intensidad: 24 horas. Se entregará diploma - constancia de asistencia

Para más información se puede comunicar al teléfono: (57) + (4) 415 11 00 o al E-mail: imf@upb.edu.co  o ingresar a la página web: http://imatrimonioyfamilia.medellin.upb.edu.co/index.php/eventos/item/2-iv-congreso-internacional-en-reconocimiento-de-la-fertilidad

Leer más...

Proyecto de Acto Legislativo 20 de 2014 Senado (Derecho a un Padre y una Madre)

El Senador Jimmy Chamorro, junto con otros 9 senadores, ha presentado un proyecto de ley para incluir el derecho a tener una familia conformada por un padre y una madre, como derecho de los niños, según el Artículo 44 de la Constitución Política de Colombia. El texto de la modificación es el siguiente:

Artículo 1. El artículo 44 de la Constitución Política quedará  así:
“Artículo 44. Son derechos fundamentales de los niños: la vida, la integridad física, la salud y la seguridad social, la alimentación equilibrada, su nombre y nacionalidad, tener una familia y no ser separados de ella, el cuidado y amor, la educación y la cultura, la recreación y la libre expresión de su opinión. Serán protegidos contra toda forma de abandono, violencia física o moral, secuestro, venta, abuso sexual, explotación laboral o económica y trabajos riesgosos.

Gozarán  también de los demás derechos consagrados en la Constitución, en las leyes y en los tratados internacionales ratificados por Colombia.

La familia, la sociedad y el Estado tienen la obligación de asistir y proteger al niño para garantizar su desarrollo armónico e  integral y el ejercicio pleno de sus derechos. Cualquier persona  puede exigir de la autoridad competente su cumplimiento y la  sanción de los infractores.

Los derechos de los niños prevalecen sobre los derechos de los demás.

En materia de adopción, el estado garantizará que los adoptantes correspondan en su composición, a una pareja conformada por un hombre y una mujer, bajo parámetros tales que se corrobore el pleno ejercicio de los derechos superiores del menor”.

Proyecto de Acto Legislativo 20 de 2014 Senado

“Por el cual se modifica el artículo 44 de la Constitución  Política” (Derecho a un Padre y una Madre)

Autores: HH.SS.: Jimmy Chamorro Cruz, Juan Diego Gómez, Olga Lucia Suarez, Ángel Custodio Cabrera, Mauricio Lizcano, Manuel Enríquez Rosero, Nidia Marcela Osorio, Nora García, Myriam Paredes y Luis Emilio Sierra.

Proyecto Original (10 de septiembre) – Gaceta (493/14)

Primer debate en la Comisión I del Senado

Ponentes: HH.SS.: Claudia López Hernández (Coordinadora), Roberto Gerlein Echeverría, Horacio Serpa Uribe, Armando Benedetti Villaneda, José Obdulio Gaviria Vélez, Doris Clemencia Vega  Quiroz, Carlos Fernando Motoa Solarte y Alexander López Maya.

Leer más...

lunes, 20 de octubre de 2014

Maneja a toda velocidad, pero protégete… usa tu casco, por Juan Antonio López Baljarg

Reproducimos el artículo de Juan Antonio López Baljarg, publicado originalmente en Yo Influyo.

“antes de subirte a la motocicleta, recuerda: puedes manejar a la velocidad que quieras, sin respetar ninguna ley de tránsito, pero eso sí, ¡protégete! Usa tu casco”.

¡Qué absurdo! Y así de absurda y de irresponsable resulta la iniciativa que promueven las autoridades frente a los “derechos sexuales y reproductivos”.

Puede ser fácil irse con la finta cuando se usa la palabra “derechos” y pensar que esta iniciativa representa un beneficio para los niños, niñas y adolescentes de México. Sin embargo, debemos entender los problemas que se encuentran implícitos en esta propuesta, consecuencia de una irresponsable iniciativa y/o de una estrategia de manipulación.

Dentro de la gama de “derechos sexuales y reproductivos” de esta iniciativa, se encuentra el decidir de manera libre el número y espaciamiento de hijos que se deseen. ¿Una niña de 10 años por qué tendría que decidir cuántos hijos desea tener, por lo menos por qué a esa edad?

Es claro que es una propuesta disfuncional (en el mejor de los casos), porque la niñez no es el momento adecuado para que una persona forme una familia.

Un “derecho” más: recibir información y tener acceso a los métodos anticonceptivos de manera gratuita y suficiente. ¿Un niño de 8 años por qué debería tener acceso a un preservativo?, por ejemplo. ¿Tendrá la madurez emocional y psicológica para iniciar su vida sexual?

Más que una medida de “protección”, una vez más el Estado se estaría equivocando, acelerando la edad para iniciar una vida sexual, cuando no se cuenta con un nivel de responsabilidad adecuado para asumir consecuencias de tal grado. Más que una medida de prevención, es un problema más.

Último “derecho”: contar con servicios médicos y jurídicos que les permitan construir su identidad sexual. En primer lugar, no es lo mismo hablarle de derechos médicos y jurídicos a un niño o niña de 6 años que un adolescente de 17 ¡y mucho menos sobre identidad sexual!

El aspecto de la madurez psicológica y emocional no se está tomando en cuenta en esta iniciativa, que al analizarla, más que una propuesta de derechos, parece más bien una irresponsable y absurda permisividad, manipulada por las corrientes relativistas de nuestra sociedad.

Y faltan muchas preguntas por responder…

¿Dónde queda la figura de los padres? ¿No son ellos los primeros, por derecho y obligación, a tener voz en estos temas?

Muchos derechos… ¿y las obligaciones?

Mucha información… ¿y la formación?

Mucha libertad… ¿y la responsabilidad?

¿Es así como el Estado quiere formar a las nuevas generaciones?

El tema es muy amplio, del cual vale la pena seguir hablando. Por el momento es importante exigir: que no se acomoden las leyes a conveniencia de ciertos grupos liberales, manipuladores e irresponsables. Y sobre todo, que no se trastoquen los verdaderos derechos de los niños, niñas y adolescentes, ya que esta iniciativa, más que beneficiarlos, los convierte en víctimas.

@juanlbaljarg

Leer más...

viernes, 17 de octubre de 2014

Beatificación del Papa Pablo VI porta un especial mensaje de vida para Colombia: Mons. Castro

Captura de pantalla 2014-10-17 11.31.22

ROMA, 16 Oct. 14 / 10:02 pm (ACI/EWTN Noticias).- El Arzobispo de Tunja, Mons. Luis Augusto Castro Quiroga, invitó a toda Colombia a dirigir su mirada al Papa Pablo VI, autor de Humanae Vitae, la visionaria encíclica sobre la defensa de la vida y la familia, quien será beatificado en la Plaza de San Pedro el próximo 19 de octubre.

El Presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, quien participa estos días en el Sínodo Extraordinario para la Familia junto a otros 191 cardenales y obispos, compartió con ACI Prensa sus reflexiones sobre el primer Papa que visitó Colombia y América Latina.

El Arzobispo recordó que el Papa Pablo VI alentó a “salvar la vida, no separar el matrimonio de la vida, la generación de la vida, sino verdaderamente dar un aporte significativo a la vida desde cada familia”.

El milagro atribuido a la intercesión de Pablo VI, fue la curación de un niño no nacido  en Estados Unidos, un mensaje que el Arzobispo Castro quiere llevar a las madres de todo el país para que no opten por el aborto.

En Colombia desde el año 2006 se despenalizó el aborto en caso de violación, si existe peligro para la salud de la madre, o en caso de graves malformaciones del niño por nacer.

El Arzobispo de Tunja explicó que “para detener las leyes contra la vida en Colombia la Iglesia trata de seguir los procesos jurídicos que se están llevando para evitar que se llegue a soluciones definitivas donde ya no hay nada que hacer. Hay un contacto estrecho entre el Congreso y la Conferencia Episcopal y vamos siguiendo el asunto”.

En este sentido, Mons. Castro señaló que el llamado de la Iglesia a la defensa de los más indefensos sigue siendo firme y claro.

“Nuestro mensaje sigue siendo el mensaje de la vida. El mensaje de la vida es ‘muy para los colombianos’ porque estamos en guerra, pero ‘muy para todos’ porque cada vez la vida, el generar la vida, tiene menos aprecio, cada vez hay menos jóvenes y más ancianos, cada vez tendremos mayores problemas precisamente por eso”, concluyó.

El Arzobispo Castro participará este domingo en la ceremonia de beatificación de Pablo VI que oficiará el Papa Francisco como clausura del Sínodo Extraordinario de los Obispos, instituido en 1965 por el pontífice italiano al concluir el Concilio Vaticano II.

Leer más...

jueves, 16 de octubre de 2014

Jóvenes harán Rosario al Parque el sábado 25 de octubre

El próximo sábado 25 de octubre, varias ciudades de Colombia y el mundo se conectarán para la realización del 6° Rosario al Parque, como se viene haciendo desde el año 2009. La intención de esta iniciativa, es orar por las familias y los jóvenes del mundo entero. Además del Rosario, habrá un espacio de música dedicada a la Virgen María y también la consagración a Nuestra Señora de de Guadalupe.

En Bogotá, la cita es a las 4pm en el Parque de Alcalá (Av. 19 con Calle 138). Para más información, pueden comunicarse a los números 312 447 2592 / 314 324 3175

En Calí, el Rosario será a las 7pm en la Parroquia La Epifanía del Señor (Cra. 1B No. 58A – 10, Villa de Veracruz ). Más información: 318 334 9438 / 301 407 0690

10719210_10154673877910576_1809496890_n

Leer más...

miércoles, 15 de octubre de 2014

Católico ex gay explica cómo la «relatio» daña a los homosexuales al usar términos de ideología gay

Católico exgay explica cómo la «relatio» daña a los homosexuales al usar términos de ideología gay

(P.J. Ginés / ReL) Joseph Sciambra, nacido en 1969, dejó una vida gay extrema en San Francisco desde 1988 hasta 1999, se entregó a Dios y hoy intenta vivir en castidad y critica el lenguaje de la “relatio” del Sínodo de los Obispos porque detrás de lo que parece ser un lenguaje “acogedor” para los homosexuales hay una aceptación de la ideología gay que en la vida real dañará a las personas con atracción por el mismo sexo.

Joseph Sciambra ha estado en lo más oscuro del submundo gay, ha sido actor porno amateur, acompañante sexual profesional y declara que tuvo más de mil parejas sexuales. Después de una orgía especialmente violenta que le llevó al hospital experimentó una visión de la condenación y también notó la cercanía de Dios y con ayuda de su madre y gente de Iglesia cambió de vida.

Él está convencido de que la Iglesia ha de ser acogedora y amable con las personas que experimentan AMS (atracción por el mismo sexo) pero a la vez ha de serclara en la necesidad de abandonar la práctica homosexual.

¿Acoger y escuchar? Sí, es el principio

“Vi a muchos hombres y mujeres gays infelices y lejos de la fe a causa de un exceso de celo cristiano que les mostraba condena, pero no amor. Después descubrí que cuando una persona está pensando en dejar el estilo de vida gay a menudo sólo quiere un amigo desinteresado, es decir, alguien que no le pida o quiera algo de él, alguien que les escuche. No necesitan que les den catequesis o dogma en ese momento, sólo necesitan saber que son apreciados. Una vez establecida la relación, llega el momento de decidir cuándo y cómo transmitir la verdad del plan de Jesucristo. Hay que recordar que ellos están profundamente heridos, sufren y necesitan simpatía, compasión y oraciones”, explicaba en una entrevista en LifeSiteNews.

Quieren cambiar a la Iglesia

Sciambra critica el lenguaje de la "relatio" del Sínodo porque no ayuda a las personas con AMS a cambiar y salir de la ideología gay. Al contrario, Sciambra señala que activistas gays contrarios a la castidad pero que hacen lobby en ambientes católicos, como Francis DeBernardo, del lobby Bew Ways Ministry, condenado oficialmente en 1999 por Doctrina de la Fe, alababa la "relatio" asegurando: "un cambio en el lenguaje empieza una reacción en cadena; traerá un cambio en la práctica pastoral y eso traerá un cambio en la enseñanza". Los gays militantes no quieren cambiar ellos: quieren que cambie la Iglesia para aceptar su estilo de vida dañino.

Sciambra explica la base psicológica que enmarca esto. "Lo que pocos fuera del mundo homosexual entienden es que la mentalidad gay es muy susceptible a la manipulación y a cierto tipo de pensamiento grupal monolítico. Explicado en breve: la inmensa mayoría de los homosexuales fuimos dañados de niños, sintiendo la ausencia de padre, o dañados por abusos de una figura de autoridad adulta. Al crecer, si no sanamos, arrastramos esto a  la vida adulta. Por eso los varones gay desconfiamos de las figuras paternas, y al mismo tiempo desearíamos su amor y aprobación. La Iglesia Católica, con su jerarquía masculina y su liderazgo superior (el Papa) siempre agitará y fascinará a los varones gay. Queremos que la Iglesia, que está en el lugar de nuestro padre natural, nos acepte... pero con nuestras condiciones".

Sciambra, que lleva muchos años como misionero anunciando el Evangelio y su mensaje de castidad y transformación en ambientes gays, dice que al menos en EEUU ya hay multitud de grupos, "ministerios, misiones, comunidades de fe y organizaciones" que ofrecen a los gays espiritualidad sin castidad, sin animarles al cambio de vida, "no importa lo dañina que sea esa vida para su cuerpo, mente y espíritu". Por eso la Iglesia Católica no debe equipararse a esos grupos y ha de anunciar la verdad.

Lo que Sciambra ha visto como misionero es que a los gays lo que les atrae de su testimonio es precisamente su castidad, su renuncia a las relaciones sexuales. La Iglesia, para atraer y ayudar a los gays, ha de mantener su propuesta retadora y exigente. "Es la verdad sin filtrar del catolicismo lo que cautiva, no ha de ser reempaquetada", insiste.

La relatio no acoge personas, sino ideología

La relatio del Sínodo de los obispos no está respondiendo a esto, porque en vez de acoger a las personas, acoge la ideología gay.

Sciambra, en su web www.josephsciambra.com, alaba algunas frases hermosas y poéticas de la relatio, como la que dice “la Iglesia debe acompañar a sus hijos e hijas más frágiles, los marcados por la herida y el amor perdido, con atención y cuidado, restaurando en ellos la confianza y la esperanza como la luz de un faro en el puerto”.

Pero critica muchas otras. Por ejemplo, la frase que dice “los homosexuales tienen dones y cualidades que ofrecer a la comunidad cristiana”.

La palabra "homosexual" ya es tramposa

“Para empezar, me preocupa el uso del término ‘homosexual’ como una categoría para todos los que sufren, o han sufrido, AMS. Es como los que tienen cáncer, o lo han vencido:no les identificamos por su enfermedad; tienen nombres, se llaman Joe o Mary. Son personas que resulta que tienen o han tenido cáncer. Ellos no son su enfermedad. De igual forma, la homosexualidad es sólo una condición, un desorden mental que puede ser tratado y, sí, curado”, asegura Sciambra que renunció a la vida gay en 1999.

¿Dones y cualidades que aportan los gays?

Sobre los “dones y cualidades” de las personas con AMS, sólo admite que al tratarse de personas que sufrieron (“el sufrimiento que padecimos fue lo que generó la AMS, para empezar”) es cierto que “he encontrado que muchas personas con tendencias homosexuales son enormemente empáticas con los sufrimientos de otros, sobre todo por lo que hemos sufrido en nuestra infancia, debido a abusos o abandono”. También es cierto que “en épocas pasadas” algunos homosexuales sublimaban sus tendencias dirigiéndolas al arte, como es el caso “del supremamente casto Miguel Ángel”.

Pero si no es por esos dos aspectos “no soy consciente de ningún otro don peculiar que se dé especialmente en gays”.

Después, Joseph critica como “lo más preocupante” que se hable de “aceptar” y “valorar” la orientación homosexual en cierto párrafo que pregunta: “¿Son nuestras comunidades capaces de ofrecer un hogar acogedor, aceptando y valorando su orientación homosexual, sin comprometer la doctrina católica del matrimonio y la familia?”

“Exactamente, ¿qué hay de valor en la homosexualidad? Nada. Porque la homosexualidad es intrínsecamente desordenada”, afirma Joseph citando el punto 2358 del Catecismo que encaja con lo que él vivió en el mundo gay desde los 19 años.

Mi vida en el estilo de vida homosexual era un dolor que no se acababa, un deseo de sexo que me consumía. En esa época lo aceptaba y valoraba, pero como a todos los que estaban como yo, esa rendición nos hundía más y más en un mundo de materialidad puramente física que resultaba cada vez más alienado de cualquier cosa relacionada con Dios. El cuerpo era nuestra deidad suprema. Por esa razón los hombres gays siguen arriesgando sus vidas, inclinándose ante el único poder superior que conocen. Mientras todos los otros grupos de población han visto descender sus tasas de infección del sida, los informes en EEUU señalan que los hombres gays son el 63% de las nuevas infecciones de sida, y son el 75% de los que contraen la sífilis”, detalla. [Hay que recordar que los hombres gays oscilan entre el 2 y el 3% de la población como mucho].

Joseph pide a la Iglesia que “nunca” acepte la orientación homosexual: “al contrario, debe ser combatida, porque los únicos resultados de la fantasía homosexual son la desesperación y la muerte”.

Recuerda el caso de un amigo suyo que murió de sida, demacrado, vestido en el hospital sólo con sus pañales de adulto. “Joe, no valía la pena”, le dijo. Aunque Joseph había tenido una formación católica en la infancia, salió a la calle desesperado y sabía que no podía ir a la parroquia que conocía, en San Francisco, porque allí seguían la ideología gay y le dirían que todo estaba bien. No tenía amigos cristianos. Pensaba que sólo existía el mundo gay, y que allí moriría, y se fue a buscar sexo para ahogar sus penas.

Por eso, él dice que una parroquia acogedora es la que dice la verdad: que la práctica homosexual es desordenada, dañina, que la orientación no es algo aceptable y que con Cristo es posible una vida nueva.

Esto temo yo de las palabras del Sínodo: que animen a algunos a adentrarse en este estilo de vida, que haga que otros se sientan más cómodos en él y que quite opciones a los que están ahora deseando salir de él. Además, individuos bienintencionados pero desinformados en la Iglesia usarán estas declaraciones para apoyar su agenda anticatólica y pro gay”.

Leer más...

martes, 14 de octubre de 2014

Organizan Rosario Campal por la Vida en Bogotá

El movimiento apostólico Mensajeros del Amor Guadalupano, está organizando el segundo rosario campal y  vigila de oración en Bogotá, para pedir por los bebés que están en riesgo de ser abortados y sus madres que están considerando el aborto.

El rosario será el próximo sábado 18 de octubre a las 3pm en el parque de Teusaquillo (Calle 34 con Cra. 16), e inmediatamente después, a las 4pm, se llevará a cabo la Vigilia por la Vida. El punto de encuentro es junto al CAI de la Policía. Para más información, pueden comunicarse al correo guadalupedeltepeyac@gmail.com

Leer más...

sábado, 11 de octubre de 2014

FIRMA: No queremos adoctrinamiento de género para nuestros hijos

No podemos permitir que el Estado se arrogue el derecho sobre la educación de nuestros hijos y pretenda imponer una visión de la sexualidad relativista y hedonista, en contra de los valores que les queremos inculcar.

Los padres tenemos el derecho de escoger el tipo de educación que recibirán nuestros hijos, y a criarlos según nuestras convicciones y valores. Este derecho se encuentra reconocido por los tratados de Derechos Humanos, y por la Constitución y las leyes Colombianas:

  • Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948), Artículo 26.3: Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos.
  • Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (1976), Artículo 18.4: Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a respetar la libertad de los padres y, en su caso, de los tutores legales, para garantizar que los hijos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.
  • Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (1976), Artículo 13.3: Los Estados Partes en el presente Pacto se comprometen a respetar la libertad de los padres y, en su caso, de los tutores legales, de escoger para sus hijos o pupilos escuelas distintas de las creadas por las autoridades públicas, siempre que aquéllas satisfagan las normas mínimas que el Estado prescriba o apruebe en materia de enseñanza, y de hacer que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa o moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.
  • Convención Americana sobre Derechos Humanos (1969), Artículo 12.4: Los padres, y en su caso los tutores, tienen derecho a que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.
  • Convención sobre los Derechos del Niño (1990), Artículo 14.2: Los Estados Partes respetarán los derechos y deberes de los padres y, en su caso, de los representantes legales, de guiar al niño en el ejercicio de su derecho de modo conforme a la evolución de sus facultades.
  • Constitución Política de Colombia (1991), Artículo 68, inciso 4: Los padres de familia tendrán derecho de escoger el tipo de educación para sus hijos menores. En los establecimientos del Estado ninguna persona podrá ser obligada a recibir educación religiosa.
  • Ley 133 de 1994, Artículo 6: La libertad religiosa y de cultos garantizada por la Constitución comprende, con la siguiente autonomía jurídica e inmunidad de coacción, entre otros, los derechos de toda persona: f) De elegir para sí y los padres para los menores o los incapaces bajo su dependencia, dentro y fuera del ámbito escolar, la educación religiosa y moral según sus propias convicciones.
  • Ley 1361 de 2009, Artículo 4°. Derechos. El Estado y la Sociedad deben garantizar a la familia el ejercicio pleno de los siguientes derechos: 14) Respeto y libertad en la formación de los hijos de acuerdo a sus principios y valores.

El Estado Colombiano pretende pasar por encima de este derecho fundamental de los padres de familia, primero con el Plan Nacional de Educación para la Sexualidad, ahora con la Ley 1620 y las propuestas que desde el Congreso quieren implantar una cátedra obligatoria de Ideología de Género en el currículo escolar.

Si los padres de familia queremos educar a nuestros hijos en una sexualidad responsable y con valores fundamentales como la castidad y la abstinencia, el Estado les dice que esos son “mitos y tabúes” que hay que desmontar, les enseña a desconfiar de la enseñanza moral de sus padres. Con la excusa de los “Derechos Sexuales y Reproductivos” están induciendo a los jóvenes a entender la sexualidad a partir de dinámicas de consumo, reduciendo la sexualidad a la satisfacción subjetiva y desvinculándola de su naturaleza familiar.

Además, en nombre de la “equidad de género” y la “no discriminación”, les enseñan que el sexo es una mera “construcción social”; que no existen la masculinidad ni la feminidad, sino que cada quien puede construir su propia “identidad de género” sin importar su sexo, y que cada uno puede decidir su propia “orientación sexual”. Se les habla de “diversidad de familias”, negando que la fecundidad y la complementariedad sexual es la naturaleza propia de la familia que les dio vida.

Y como si fuera poco, ya no respetan ni que los padres busquemos un colegio que comparta nuestros mismos valores y creencias, y en el cual se enseñe y practique cotidianamente los valores que les queremos inculcar. Con la Ley antimatoneo, se quiere obligar a todas las instituciones educativas, incluso aquellas de carácter religioso, a admitir prácticas que son abiertamente inmorales, e incluso podrían ser un delito, según el artículo 209 del Código Penal Colombiano.

Por todo esto, exigimos al gobierno nacional que deje de impulsar estos contenidos en los programas de orientación sexual, y que se respete el derecho de los padres a educar a sus hijos en los valores y convicciones morales que ellos decidan.

Señores
Gobierno Nacional,

Honorables congresistas,

Los padres de familia exigimos respeto a nuestro derecho de escoger la educación moral y sexual que recibirán nuestros hijos, reconocido en el art. 26.3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el art. 18.4 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el art. 13.3 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, el art. 12.4 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, el art. 14.2 de la Convención sobre los Derechos del Niño, el art. 68 de la Constitución Política de Colombia, el literal f) del art. 6 de la Ley 133 de 1994, y el numeral 14 del art. 4 de la Ley 1361 de 2009.

Rechazamos los contenidos del Programa Nacional de Educación para la Sexualidad, por impulsar una visión de la sexualidad puramente hedonista y materialista. Nos oponemos a que a nuestros hijos se les incite al uso de anticonceptivos, a las relaciones sexuales por fuera del matrimonio, y a la promiscuidad.

También rechazamos que se pretenda adoctrinar a los menores en Ideología de Género, llenándoles la cabeza con un relativismo confusor y nocivo, que se les diga que nada tiene que ver su sexo biológico con su “identidad de género” o su “orientación sexual” induciéndoles a desconocerse y dificultándoles la formación de su identidad.

Rechazamos que el Estado colombiano establezca alianzas con una entidad malthusiana como el Fondo de Población de las Naciones Unidas a través de campañas con el Ministerio de Salud y el Ministerio de Educación Nacional, orientadas al control demográfico a través de la “educación sexual”.

Además, reclamamos el derecho de matricular a nuestros hijos en instituciones donde se eduque y se practiquen los valores con los cuales queremos criar a nuestros hijos. Por eso rechazamos que el Ministerio de Educación quiera forzar a los colegios a cambiar los Manuales de Convivencia para admitir prácticas inmorales y que podrían constituir delito según el artículo 209 del Código Penal Colombiano.

Por estas razones, exigimos la suspensión inmediata del Programa Nacional de Educación para la Sexualidad y Construcción de Ciudadanía, mientras se revisa y se adecúa para respetar el derecho fundamental de los padres a educar a sus hijos en sus propias convicciones.

Exigimos la suspensión de la aplicación del artículo 20 de la ley 1620 por violar abiertamente el derecho fundamental de los padres de familia. También, que el gobierno nacional se abstenga de imponer cambios en los manuales de convivencia de las instituciones educativas que vayan en contra de los principios institucionales, amparados por la libertad de asociación y la libertad religiosa.

Exigimos la retirada del proyecto de ley 63 de 2014 Senado, y del artículo 9 del proyecto de ley 217 de 2014 Cámara – 107 de 2013 Senado, por imponer también una visión sobre la sexualidad y la identidad, absolutamente distorsionada, negando la complementariedad sexual.

Por último, requerimos del gobierno nacional, el establecimiento de mecanismos por medio de los cuales, los padres de familia puedan expresar su consentimiento u objeción a cualquier campaña o programa educativo relacionado con temas morales, como la sexualidad.

Leer más...

viernes, 10 de octubre de 2014

Por verdadero amor humano., por Mons. Libardo Ramírez

Reproducimos el valioso artículo de Mons. Libardo Ramírez, presidente del Tribunal Eclesiástico Nacional, publicado originalmente en el sitio web de la CEC.

Escrito por: Libardo Ramírez Gómez - Hay que defender valiente y razonadamente la sagrada institución de la familia del tenaz ataque de quienes quisieran sustituirla, por uniones contrarias al orden natural. Es preciso ir al fondo del tema y reclamar auténtica institución familiar fundada en amor humano verdadero.

Hay que hacer frente, a la tan exaltada "ideología del género", que de aceptarla llevaría a minimizar el amor, y la propia familia con la vinculación de la fundamental complementariedad de la sexualidad masculina y femenina. Amplia exposición sobre el tema hizo la Conferencia Episcopal de España, en abril del 2012, ante las nuevas circunstancias en las que se desarrolla hoy la vida familiar, en el mundo, y en ese país de honda raigambre cristiana, pero en el cual, en especial en Cataluña, se lucha en lamentable empeño de esa sustitución comentada, y se despliegan banderas hacia "nueva cultura" que ha de surgir con aquella ideología pomposamente defendida.

ENTRE "FAMILIA TRADICIONAL" ANCLADA EN PRINCIPIOS MILENARIOS Y LAS BASADAS EN "NUEVAS CULTURAS".

Con optimismo advierte el mencionado documento que en el ambiente español, y algo similar acontece en tantos países del mundo, subsiste valoración del gran bien de la familia organizada según el orden natural, pero, se ciernen, también, sombras dadas por la proclamada "absolutización subjetiva de la libertad" que quisiera liberar a los humanos de principios que se han considerado básicos, y sustentan "nuevas" realidades familiares en "emociones parcializadas", como norma de bien. Señalan, estas ideologías la "familia tradicional" como fruto de "culturas anticuadas" e impuestas, que deben dar paso a "nuevas culturas" reclamadas por la humanidad de hoy. Pero esos ideales, meramente culturales, estarían llevando, a organizaciones familiares efímeras, que hoy son y mañana no.

Como fundamental para los humanos en su vida terrena, señala Libro Santo, la Biblia, cómo Dios, una vez creada la normal pareja de varón y mujer, agrega: "por eso deja el hombre a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y se hacen una sola carne" (Gen. 2,24). Está allí el origen bien fundamentado de la familia, proclamado similarmente por otras grandes religiones. Es con varones y hembras, bien definidos, y sin complejos de su sexo, como se tienen verdaderas familias y una fuerte y estable sociedad.

POR FAMILIA "COMUNIDAD CONYUGAL DE VIDA Y AMOR", CON DEBIDA COMPLEMENTARIEDAD DE LA MASCULINIDAD Y FEMINIDAD.

Como algo insustituible para la humanidad presenta el Vaticano II la familia, "comunidad conyugal de vida y amor establecida sobre la alianza de los cónyuges, vínculo sagrado en atención al bien tanto de los esposos y de la prole y de la sociedad" (G.S. n.48). Todo este formidable entramado, fundamentado en un amor que no es pasional, ni egoísta, sino con generosidad y donación (Ef. 5,25), que es lo que nos quisieran destruir con modelos superficiales de amor, con relativización de la diversidad de sexo, minimizando la fundamental complementariedad establecida por la naturaleza, la de la masculinidad y la feminidad. Los contrarios a la familia constituida bajo la base natural de varón y mujer quieren abrirle paso a un amor superficial y avanzan en empeño de exaltar la "despersonalización absoluta de la sexualidad", la que ha tenido aprecio y aceptación a través de milenios, fruto de la madurez de cada quien, que lleva a asumir la sexualidad con que vino al mundo.

OPORTUNA VOZ DE ALERTA ANTE SATÁNICAS ACTITUDES.

Desde el plan vandálico, anclado en la "ideología del género", que mina la estabilidad humana, llegan a proclamar que cada cual puede elegir configurarse sexualmente como desee. Ante ello, en bien fundamentada Carta sobre "La Colaboración del Hombre y de la Mujer en la Iglesia y el Mundo", ponía en guardia el entonces Cardenal Joseph Ratzinger, con aprobación del Papa Juan Pablo II (31-05-04).

"¡No serviré!", dijeron Satán y sus secuaces ante norma que diera Dios a los espíritus angélicos, y anhelo de "ser como Dios", despertó el demonio en los humanos con incitación a desobedecer los preceptos divinos (Gen. 3,5). Repetir esos gritos y actitudes, es cuanto se ha venido tejiendo en las mentes humanas en insaciable afán de libertad absoluta, a lo cual lleva la pomposamente exaltada "ideología del género", que venimos comentando. Con base en ella se llegan a pensar planes que reflejan, ciertamente, desbordamiento ideológico y demencia antes que sabiduría. Es lo que menos se puede decir ante la desproporción insana y antinatural de decir a una persona que tiene derecho a seguir o no en el sexo en que nació, u optar por el otro lo cual se presenta como signo de plena libertad de los humanos.

INSISTENCIA DEPLORABLE EN DESPERSONALIZACIÓN ABSOLUTA DE LA SEXUALIDAD. DOS ANTROPOLOGÍAS CONTRAPUESTAS.

No ha sido un devaneo pasajero sino propósito perseverante de esa corriente mundial, bajo el pregón de "ideología", para llegar, a una cultura en la que prime "la despersonalización absoluta de la sexualidad". Se pregona, que el sexo no caracteriza fundamentalmente a la persona, y que, entonces, sin afectar su personalidad, se tiene, dentro de ilímites derechos individuales, el de reclamar elegir configurarse como se desee sexualmente, prescindiendo de cual fue su sexo al nacer.

Esa manera de ubicar las cosas, por rebelión a estar bajo unas leyes naturales, para evitar, según ellos, colocar al varón por encima de la mujer, dice la Carta magisterial, lleva a "introducción en la antropología de una confusión deletérea, que tiene su implicación más inmediata y nefasta en la estructura de la familia" (n.2). A partir de esta afirmación inicia ese documento, fundamentales conclusiones, con una rápida presentación de "datos fundamentales de la antropología bíblica", que, llevan a grandioso aprecio de la dignidad humana y de cada uno de los sexos, llamados a natural complementariedad y no a la trágica oposición en la que la contrapuesta antropología presume que están colocados.

APODÍCTICA ENSEÑANZA BÍBLICA EXALTA LA VIVIENCIA DE AMOR VERDADERO, EN COMPLEMENTACIÓN DE SEXOS.

En la Carta magistral del Cardenal Ratzinger escrita a dos manos con Juan Pablo II (31-05-04) se enseña apodícticamente cual ha de ser la colaboración de hombre y mujer, unidos en verdadero amor que es fecundo, basándose en sapientes enseñanzas bíblicas (n.5). Van estas desde el Génesis, (1,27), con énfasis en Gálatas (3,27-28) en su verdadero sentido que es la superación "en Cristo de la rivalidad, la enemistad y la violencia que desfiguraban la relación entre hombre y mujer, en quien son: superables y superadas" (n. 12).

En ese orden de ideas tenemos pie para la exaltación de valores recordados por los Obispos españoles en documento ya citado (n.50), como son el amor verdadero colocado por Dios en el corazón de hombre y mujer, dotados de masculinidad y feminidad, para contribuir a él, por igual, llamados a comunidad de vida y amor". Se dejan de lado egoísmos y lucha de prepotencia como propaga la "ideología del género", colocándolos, bajo la bendición de Dios en su obra "una sola carne".

PROPÓSITOS SOTERRADOS. LEGITIMACIÓN DE UNIONES HOMOSEXUALES.

Es de destacar, (lo advierte el documento de España n.52) que esas teorías del género llevan a una "antropología dualista" del sexo que lleva a oscurecer también la imagen del matrimonio y de la familia. Se abre paso así al "amor libre", conducente a una "sexualidad sin amor", conduciendo al ser humano a condición de "sexualmente neutro", complementación de una "cultura transexualista". Allí, abriendo paso a la "legitimación de uniones homosexuales", que es, en gran síntesis, el gran propósito de ideologías a las que dan apariencia de científicas, y logran, con estudio superficial, buen número de simpatizantes que no han analizado a fondo cuanto muy sintéticamente hemos expuesto.

GRAN CONCLUSIÓN

De todo lo expuesto, como síntesis de la bien documentada Carta escrita por los Papas Wojtyla y Ratzinger y del amplio y ponderado documento del Episcopado español, tenemos magistral exposición, con base bíblica, en donde se muestra que la diferenciación de hombre y mujer, comenzando por lo sexual, es algo no meramente accidental. Esa diferenciación, que surge desde el orden natural dado a los humanos, existe no para pugnas sino para complementarse en estrecha colaboración.

Este mensaje, escuchado y vivido, conforta y serena el ánimo convulsionado por la insospechada rebeldía, advertida en la parte central de este comentario.

+ Libardo Ramírez Gómez
Presidente del Tribunal Eclesiástico Nacional
Email: monlibardoramirez@hotmail.com

Leer más...

jueves, 9 de octubre de 2014

8 manipulaciones en torno al Sínodo, por Jorge Soley

Reproducimos este interesante artículo de Jorge Soley Climent sobre el Sínodo que se celebra en estos momentos en Roma, publicado originalmente en su blog en InfoCatólica.

El Papa Francisco ha pedido a los participantes en el Sínodo que hablen con parresía y escuchen con humildad. Todo ello en un clima de sinodalidad y siempre “cum Petro et sub Petro”. Se trata de una oportuna y esperanzadora petición, que muchos seguirán. Pero luego llegamos los hombres, con nuestras miserias, y a menudo (por no decir siempre) no alcanzamos ese ideal al que estamos llamados. Y esto ocurre también entre los participantes en el Sínodo.

Hay una serie de estrategias de manipulación, comunes en el ámbito de la política o de la economía, que son bien conocidas y que se llevan a cabo con mayor o menor finura. No estamos tan acostumbrados a verlas, al menos a la luz del día, en el ámbito eclesiástico. Sin embargo, un observador un poco atento (no mucho, resultan muy evidentes) puede detectar en los prolegómenos e inicios del Sínodo de la Familia un despliegue amplio de este tipo de estrategias manipuladoras. Pondré algunos ejemplos:

  1. La coartada de los “expertos”: la jugada consiste en elegir a una serie de “expertos” con un marcado sesgo a favor del objetivo que busco alcanzar. Se les invita, dicen lo que se esperaba y por lo que fueron elegidos y finalmente se afirma que no se puede ignorar la voz de los “expertos independientes”. Como se pueden escuchar a un número limitado de “expertos”, la clave es la selección sesgada de los mismos. Estamos cansados de verlo en las Comisiones Parlamentarias de Expertos que acaban avalando lo que el partido en el poder desea. La elección del matrimonio que explicó el segundo día del Sínodo cómo habían acogido en Navidad a su hijo homosexual y su pareja para mostrar lo que es el amor cristiano a sus nietos parece indicar que la elección de estos testimonios contiene un fuerte sesgo en una determinada dirección. Cuando nos enteramos de que ni un solo docente del Pontificio Instituto Juan Pablo II para la Familia, el instituto de la Iglesia que precisamente estudia el tema que aborda el Sínodo, ha sido invitado, los indicios parecen confirmarse.
  2. Ignorar las voces contrarias y afirmar una unanimidad ficticia: Se lanza una propuesta. Recibe muchas críticas. Se ignoran: son extremistas, radicales, nada significativas. Se mueven unas pocas voces a favor de la propuesta. Acto seguido, con gran solemnidad, se afirma que existe un gran consenso y que las tendencias y el progreso pasan por nuestra propuesta. Los ejemplos del mundo de la política son innumerables. En el caso del Sínodo de la Familia, partimos de la propuesta del cardenal Kasper. Las reacciones en contra fueron una avalancha: libros bien argumentados como el de Pérez-Soba y Kampowski, o el publicado los cardenales Brandmüller, Burke, Caffarra, De Paolis y Müller entre otros autores; declaraciones de cardenales, obispos, teólogos, manifiestos de prestigiosos expertos laicos de todo el mundo como la carta Compromiso con el Matrimonio. Pero las evidencias importan poco para quien tiene ya una opinión prefijada. Así, nos encontramos con las recientesdeclaraciones del prepósito general de la Compañía de Jesús, Padre Adolfo Nicolás, en respuesta a si el Sínodo actualizará la moral familiar: “La discusión, libre y franca, se está dirigiendo hacia un cambio”. ¿De verdad? La verdad es que poco importa lo que se diga en esa discusión, ¡han decidido ya el resultado de la misma!
  3. La descalificación preventiva: Una vez más estamos ante una maniobra  tan común en la política que casi ni la percibimos. Quienes nos critican son descalificados a priori. En política la etiqueta más empleada es la de fascista. No hace falta perder más tiempo con quien queda así marcado. Todo lo que diga está ya descalificado de partida. En el ámbito religioso se suele etiquetar como ultraconservador o ultratradicionalista; y a otra cosa. Pero aquí la creatividad que se está desplegando estos días es grande: nuevos celotes, rígidos, doctrinarios, inflexibles, dogmáticos, inmovilistas, abstractos, escrupulosos… Seguro que me dejo alguno.
  4. Las amenazas veladas: No se trata de amenazar personalmente a nadie, pero sí de cargar futuras y graves responsabilidades sobre quienes no se suman a nuestro campo. Normalmente se excita a la gente, se crean expectativas imposibles, para luego, cuando se levantan voces en desacuerdo, amenazar con la grave responsabilidad de lo que ocurrirá si las masas previamente sobreexcitadas quedan frustradas en las expectativas que les habíamos prometido. En Cataluña tenemos un ejemplo muy actual. Es el recurso que utiliza el cardenal Kasper en su libro El evangelio de la familia cuando escribe que “si nos limitamos a repetir las respuestas que supuestamente han sido dadas ya desde siempre, se produciría una tremenda decepción […] Si no lo queremos así, entonces tal vez no deberíamos celebrar ningún Sínodo sobre este tema, porque en tal caso la situación subsiguiente sería peor que la anterior”. Pero como es un hecho que el Sínodo se está celebrando, quienes se oponen a mis nuevas respuestas están socavando la posición de la Iglesia y provocando decepción y alejamiento, ¿no?
  5. Atribuir a alguien con autoridad lo que no ha dicho: Se acusa a quien sostiene un argumento de estar en contra de lo que sostiene alguien a quien se le reconoce autoridad. Ocurre muy a menudo en la vida de los partidos políticos: si dices esto no estás alineado con el jefe del partido, aunque el jefe nunca lo haya manifestado explícitamente. Es la maniobra que empleó el cardenal Kasper ante las numerosas y fundadas críticas: no me criticáis a mí, criticáis al Papa. La réplica del cardenal Burke fue clara: el Papa no tiene laringitis, y cuando quiere decir algo lo dice él mismo, no a través de terceros.
  6. La teoría se mantiene intacta, es la praxis la que cambia: Recientemente hemos visto cómo Rajoy argumentaba su traición a sus votantes y a su programa electoral en relación a la ley del aborto con el argumento de que había que conseguir un consenso (que no se exigió a otras leyes, como la polémica LOMCE) que impidiera que cada nuevo gobierno cambiara la ley. Ante semejante giro, y mientras algunos le reclaman a Rajoy que sea consecuente yelimine de los estatutos del PP la defensa de la vida, las voces que le defienden afirman que nada ha cambiado en los principios del PP, pero que en la realidad hay que ajustar esas ideas rectoras a la realidad concreta. Resultado: seguimos siendo un partido pro-vida en nuestros estatutos, pero cuando gobernamos no hacemos nada para no ya acabar con el aborto, sino ni siquiera para reducirlo. Algo similar sucede con algunas afirmaciones en el sentido de que en el Sínodo no se va a tocar la doctrina, sino que se trata de hacer ajustes pastorales. Muy razonable. Pero a veces, una propuesta pastoral puede ser contraria a la doctrina. Habría que recordar algo que algunos de quienes promueven “soluciones pastorales” difícilmente compatibles con la doctrina tienen muy claro: se acaba pensando como se vive y hay cambios pastorales que pueden tener efectos devastadores en la doctrina. En el fondo no es más que la vieja consigna marxista de que es la praxis la que importa (no por casualidad Stanislaw Grygiel acaba de escribir que “la asunción marxista según la que la filosofía tendría que cambiar el mundo antes que contemplarlo se ha abierto camino en el pensamiento de ciertos teólogos). La experiencia del último medio siglo no deja ninguna duda al respecto.
  7. Creación de un nuevo lenguaje: estamos ante un clásico, que desde que retratara a la perfección George Orwell es cada vez más omnipresente. Ya no hay despidos, sino ajustes laborales, la economía ya no experimenta una recesión, sino un crecimiento negativo, las prostitutas son trabajadoras sexuales o, mejor aún, escorts, y por supuesto ya no hay abortos, sino interrupciones voluntarias del embarazo, o nuevamente aún mejor, IVES. Por desgracia, la realidad permanece igual. Cuando uno lee que el portavoz en lengua inglesa, Padre Thomas Rosica, explica que una de las cuestiones planteadas en el Sínodo es que la Iglesia debe usar un lenguaje más inclusivo y abandonar expresiones duras como “vivir en pecado”, “intrínsecamente desordenado” o “mentalidad anticonceptiva”, no puede dejar de pensar en el “newspeak” orwelliano.
  8. Promoción de la confusión terminológica y conceptual: en esto hay que reconocer que los políticos son maestros. No niegan, pero dicen medias verdades, dejan caer consecuencias implícitas discutibles, utilizan un término para decir algo ligeramente diferente de su significado real. No están siendo estos días ajenos a estas imprecisiones, que cualquier catequista bien formado puede detectar rápidamente. Por ejemplo, cuando se afirma, con respecto a los divorciados vueltos a casar civilmente, que “hay que recordar que muchos fieles se encuentran en una situación de la que no son culpables”, o bien se dice una obviedad(los divorciados no culpables, abandonados por su cónyuge, por supuesto que pueden recibir la comunión) o bien se está insinuando que no hay culpa en contraer un segundo matrimonio civil, algo incompatible con la doctrina católica. O cuando, siguiendo con este tema, se sostiene que “la Eucaristía no es el sacramento de los perfectos, sino de aquellos que están en camino”, nuevamente o es una obviedad, pues aunque aspiramos a ser perfectos sabemos que somos pecadores, o bien se está insinuando que aquellos que están en pecado mortal pueden comulgar. Lo cierto es que la Eucaristía no es el sacramento de los perfectos, pero tampoco el de quienes están en pecado mortal (para ellos, para nosotros, la Iglesia nos ofrece el sacramento de la Confesión), sino el de quienes, débiles y en camino, están en gracia de Dios. Podríamos seguir con multitud de ejemplos: se dice algo que puede ser interpretado rectamente pero, en un contexto y de un modo, que dan lugar a confusión o error.

No seguiremos. Por fortuna la Iglesia no es ni un partido político, ni una organización laboral, ni un parlamento democrático, ni… A veces nos contagiamos de estas realidades mundanas y trasladamos algunas de sus categorías a la propia Iglesia. Hay que hacer justamente lo contrario: sobrenaturalizar la Iglesia, el Papa, el Sínodo…

Esta lista, que otros podrían ampliar, demuestra que somos pobres vasijas de barro, confundidas, demasiado pendientes del aplauso del Mundo, rebosantes de miserias humanas. No pasa nada. No es la primera, ni será la última vez que la Iglesia se resienta de la debilidad de sus miembros. Pero estamos tranquilos, rezando por el Papa y los padres sinodales, con nuestra confianza puesta en que es Dios mismo quien vela por su Iglesia.

Leer más...

martes, 7 de octubre de 2014

La familia, iglesia doméstica, por P. Pedro Trevijano

Reproducimos el artículo del P. Pedro Trevijano Etcheverría sobre la familia, publicado originalmente en Religión en Libertad.

Con motivo del Sínodo que se desarrolla ahora en Roma,, es decir la asamblea de un grupo de obispos convocados por el Papa, para tratar de los problemas de la Familia, estos días se hablará bastante sobre ésta. Desde el inicio de su existencia, la Iglesia ha concedido gran importancia a la familia cristiana. La vida familiar constituye para la Iglesia un bien precioso y desde siempre su tarea ha sido promoverla y protegerla. El Cristianismo creció y se desarrolló en el seno y ámbito de la institución familiar, hasta el punto de que la Iglesia primitiva se localizaba en una serie de casas familiares entrelazadas por los apóstoles itinerantes que las mantenían unidas con los vínculos de una misma comunión de vida y fe (cf. Hch 10,2 y 24; 16,31-34; 2 Tim 1,5).

La familia debe ser “una Iglesia doméstica” (cf. LG 11). La familia cristiana es la primera y más básica comunidad eclesial, llamada a introducir a los hijos en el camino de la iniciación cristiana. En ella se viven y se transmiten los valores fundamentales de la vida. Formar un matrimonio y una familia cristiana significa vincularse a la Iglesia de una forma específica, es decir por medio del amor conyugal y familiar que edifica el Reino de Dios en el mundo y en la Historia.

La familia cristiana surge del sacramento del matrimonio y es el espacio natural en el que la persona nace a la vida y a la fe. El Evangelio se transmite en ella de manera espontánea al hilo de los acontecimientos, así como allí tiene lugar el inicio de la oración y del despertar religioso, se desarrollan los sentimientos de amor, se vive la integración en la comunidad eclesial, y uno es orientado para vivir la vida con un sentido vocacional. “Al darnos el Espíritu Santo, Dios ha derramado su amor en nuestros corazones” (Rom 5,5). Vivir en el Señor no impide, sino todo lo contrario, los grandes momentos de amor, de sentirse a gusto y comprendido, de risas, porque el amor lleva consigo la felicidad y la alegría de vivir. Los esposos tienen entre sí un deber mutuo de santificación, de recíproca asistencia espiritual y de educación de los hijos, incluida especialmente la transmisión de la fe, lo que implica el buscar juntos a Dios.

“Despertar y avivar una fe sincera, favorece la preparación al matrimonio y el acompañamiento de las familias, cuya vocación es ser lugar nativo de convivencia en el amor, célula originaria de la sociedad, transmisora de vida e iglesia doméstica donde se fragua y se vive la fe. Una familia evangelizada es un valioso agente de evangelización, especialmente irradiando las maravillas que Dios ha obrado en ella. Además, al ser por su naturaleza ámbito de generosidad, promoverá el nacimiento de vocaciones al seguimiento del Señor en el sacerdocio o la vida consagrada” (Papa Francisco, Discurso a la Conferencia Episcopal Española del 3-III-2014).

La espiritualidad conyugal y familiar nace de la fe, tiene su punto de referencia en la familia de Nazaret, considera la oración como el fundamento de la vida espiritual, se nutre y apoya en la Eucaristía, vive en la esperanza superadora del desaliento y pesimismo, y se expresa en la caridad. El amor entre marido y mujer es una prolongación del amor de Dios, y es también expresión de su voluntad. Los esposos cristianos se santifican apoyándose en la gracia y presencia de Dios en su matrimonio, por lo que es una espiritualidad en pareja, pero que va incorporando en ella a los hijos. Y aunque hay en todos nosotros una esfera íntima en la que nadie, ni siquiera el cónyuge, puede entrar, pues la vida cristiana se vive con responsabilidad personal, ya que tenemos una individualidad propia, la relación de cada esposo con Dios no es un asunto exclusivo suyo, porque también debe procurar la santificación y salvación del otro y de los hijos.

Por todo ello es lamentable que haya tantos matrimonios cristianos que viven su vida religiosa de espaldas al sacramento del matrimonio, pareciendo que están casados para todo menos para la oración, que cada uno hace por su lado. “La profesión de fe ha de ser continuada en la vida de los esposos y de la familia. En efecto, Dios que ha llamado a los esposos al matrimonio, continúa llamándoles en el matrimonio” (Exhortación de san Juan Pablo II, Familiaris Consortio, nº 51). La fe se transmite cuando se expresa, y se expresa en la catequesis, en la oración y en el comportamiento de cada día. La vida familiar debe suponer la vivencia religiosa y la oración en común, por ejemplo la asistencia a ser posible juntos a la Misa dominical, las oraciones antes de comer o del matrimonio junto a, o en la cama, que por ser el centro de la vida matrimonial es conveniente participe de un modo especial de la santidad del matrimonio y se realice en ella de forma principal la unión de los esposos con Dios.

Como nadie puede dar lo que no tiene, de aquí la enorme importancia de que los padres vivan una vida verdaderamente cristiana y centrada en la eucaristía, si tienen interés en que sus hijos sean cristianos de verdad. La familia cristiana es aquélla en la que los padres y los hijos de cierta edad intentan vivir en el hogar los valores y actitudes del evangelio. Los padres deben ser conscientes de que si bien ellos dan el cuerpo a sus hijos y Dios el alma, ellos y Dios deben colaborar en la educación cristiana de la prole y que la familia es el lugar más adecuado e insustituible para la transmisión adecuada de la fe y moral cristianas. Es en el seno de la familia donde los hijos experimentan los primeros procesos de maduración humana y cristiana, y donde aprenden los valores y criterios que les permiten diferenciar lo bueno de lo malo. La primera catequesis y las primeras oraciones de los niños corren cada vez más a cargo de los padres, lo que les debe llevar a reflexionar sobre la calidad de la fe que ellos proponen a sus pequeños.

“La familia cristiana es el primer ámbito para la educación en la oración. Fundada en el sacramento del Matrimonio, es la “iglesia doméstica” donde los hijos aprenden a orar “en Iglesia” y a perseverar en la oración. Particularmente para los niños pequeños, la oración diaria familiar es el primer testimonio de la memoria viva de la Iglesia que es despertada pacientemente por el Espíritu Santo” (Catecismo de la Iglesia Católica nº 2685). La Iglesia no puede funcionar como algo ajeno a las vinculaciones afectivas, pero tampoco la familia cristiana puede concebirse como algo ajeno a la fe y a la realidad eclesial. Iglesia y familia son dos realidades que se iluminan y se condicionan mutuamente. Las comunidades eclesiales fervorosas suponen personas y familias que viven intensamente su fe y su vida espiritual. La Iglesia hace la familia cristiana y la familia cristiana hace a la Iglesia. La Iglesia es nuestra madre en cuanto nos engendra a lo fundamental de nuestro ser cristiano: a la vida de fe. Pero también somos constructores de una nueva familia y tenemos la gloria y el desafío de engendrar de nuevo a la Iglesia, cuya fe debemos transmitir a las nuevas generaciones.

Pedro Trevijano

Leer más...