Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Proyectos en trámite en el Congreso

lunes, 23 de mayo de 2016

SuperNotariado amenaza a notarios que objeten de conciencia solicitudes de “matrimonio” gay

En entrevista con Caracol Radio, El superintendente de Notariado y Registro, Jorge Enrique Vélez, ha afimrado que los notarios del país deben aplicar la sentencia de la Corte Constitucional y realizar los “matrimonios” a las parejas del mismo sexo o se expondrán a investigaciones y sanciones disciplinarias. Según él, “La sentencia por mayoría determinó que no se puede aplicar el tema de la objeción de conciencia en personas que cumplan funciones públicas como es el caso de los notarios razón por la cual ese no puede ser un argumento”.

Sin embargo, otra cosa dicen los magistrados. En primer lugar, aún no se conoce el texto de la sentencia SU-214/16, y el comunicado que publicó la Corte no da cuenta de ninguna decisión de la Corte al respecto. Por el contrario, en la aclaración de voto del magistrado ponente, Alberto Rojas Ríos, se lee:

En concepto del magistrado Alberto Rojas Ríos, la Corte debió incluir una sistematización de las reglas que la Corte ha venido construyendo en torno al derecho fundamental a la objeción de conciencia (art. 18 C.P.). Si bien en este asunto ninguna autoridad objetó la celebración de un matrimonio civil de una pareja del mismo sexo, se trata de un problema jurídico derivado de la aplicación de esta providencia judicial, consiste en determinar el ejercicio de este derecho fundamental, por parte de jueces y notarios.

Este pronunciamiento no debió soslayarse por la Corte Constitucional. Ha debido incluirse para evitar equivocadas aproximaciones al mismo, tal y como se hizo en Sudáfrica por decisión judicial, y por vía legislativa: Dinamarca, Escocia y Noruega.

El derecho fundamental a la objeción de conciencia no es absoluto. Los precedentes de la Corte Constitucional han ampliado la protección de este derecho ante la prestación del servicio militar obligatorio, cuando las creencias o convicciones íntimas que se aduzcan puedan ser probadas en el mundo exterior, siendo lo suficientemente profundas, fijas y sinceras.

El juez o notario, o el servidor público que haga sus veces, que invoque objeción de conciencia frente a la celebración de matrimonios civiles de parejas del mismo sexo, tendrá la carga de la prueba para demostrar que la misma, bien sea de orden religioso, ético, moral, humanitario, filosófico o de análoga naturaleza, es lo suficientemente auténtica, profunda, fija, sincera y reiterada. Acreditado el derecho fundamental a objetar se le debe proteger en un espacio recíproco de dignidad, igualdad y libertad individual.

Sin embargo, en otro aspecto del problema, en un ejercicio de ponderación -a priori-, ante la simple colisión del derecho fundamental y subjetivo de los jueces y notarios a objetar en conciencia la celebración de matrimonios de parejas del mismo sexo y el derecho fundamental de un grupo minoritario a celebrarlo en condiciones de dignidad, libertad y no discriminación, debe primar este último, por cuanto no es razonable que un servidor público invoque objeción de conciencia para incidir directamente en un asunto relacionado con el estado civil y los derechos fundamentales de terceras personas.

Ello se daría, en un hipotético caso en el cual sólo exista un juez o notario en un municipio apartado en la geografía nacional. Su objeción de conciencia deberá ser valorada estrictamente, con el objeto de garantizar el acceso a la administración de justicia y los derechos fundamentales de los contrayentes del mismo sexo.

De esta suerte, la decisión libre de las parejas del mismo sexo para contraer matrimonio civil afectará las creencias religiosas más íntimas del servidor público, toda vez que su responsabilidad se limitaría estrictamente a la aplicación constitucional de un trato igualitario (art. 13 C.P.), en punto a la celebración y convalidación del matrimonio civil de parejas del mismo sexo, razón por la cual, puestos en tensión los derechos fundamentales en juego, resulta proporcionado restringir el alcance del derecho fundamental a objetar en conciencia de dichas autoridades con la finalidad de salvaguardar la función pública, el acceso a la administración de justicia y reconocer el valor superior de principios y derechos constitucionales, tales como la dignidad humana, la libertad individual y la igualdad.

En conclusión, hechas las salvedades del caso, para el magistrado Alberto Rojas Ríos las autoridades judiciales y los notarios, en su calidad de personas naturales, sí pueden legítimamente alegar la objeción de conciencia para abstenerse de formalizar y solemnizar solicitudes de matrimonio civil entre parejas del mismo sexo, siempre y cuando demuestren una reiterada, profunda, fija y sincera convicción, en los términos señalados por la jurisprudencia constitucional.

En opinión del magistrado Alberto Rojas Ríos, los jueces y notaríos sí podrían invocar la objeción de conciencia en el caso de las solicitudes de “matrimonio” presentadas por parejas del mismo sexo. Pero esa es exclusivamente la opinión del magistrado, porque lo primero que da a entender la aclaración de voto es que el tema de la objeción de conciencia no hizo parte de la discusión, y por ende no será incluido en la sentencia.

¿Qué dice la Constitución Política de Colombia sobre la Libertad de Conciencia?:

ARTICULO 18. Se garantiza la libertad de conciencia. Nadie será molestado por razón de sus convicciones o creencias ni compelido a revelarlas ni obligado a actuar contra su conciencia.

En ese sentido, no sólo es inconstitucional la directiva que proyecta la Superintendencia de Notariado y Registro para obligar a los notarios del país a actuar en contra de su conciencia, sino que lo es cualquier restricción a la libertad de conciencia que la Corte constitucional se proponga. La expresión del texto constitucional “Nadie” es tajante y no admite excepciones en su interpretación.

Leer más...

domingo, 22 de mayo de 2016

La paradoja del crucifijo en la Corte Constitucional

Hace unos días la Corte Constitucional rechazó la solicitud presentada por un funcionario del tribunal, de retirar un crucifijo que se encuentra en la sala en que se reúne el pleno de la Corte. La decisión ha dejado rabiando a los ateos militantes, que esperaban una respuesta favorable considerando la composición mayormente liberal-progresista del tribunal.

Según el abogado Juan Sebastián Vega Rodríguez, sustanciador del despacho del magistrado Luis Guillermo Guerrero, el crucifico expuesto en el salón de sesiones de la Corte vulneraría “los derechos fundamentales de los funcionarios de la Corte Constitucional que profesamos una relgión[sic] diferente a la Católica”. Sin embargo, la Corte resolvió que “retirarlo sería un ataque contra los magistrados y funcionarios de la Corte que profesan la fe católica”, así que decidieron dejarlo. Sólo votaron a favor de quitarlo, los magistrados Jorge Iván Palacio, Alejandro Linares y Alberto Rojas.

Podría parecer contradictorio que permanezca la imagen de Nuestro Señor Jesucristo en el lugar donde se han perpetrado algunos de los peores atentados contra los Colombianos. Pensaría uno que al menos vergüenza les debería dar a los magistrados, sentenciar a muerte a miles de colombianos a través del aborto, la Reproducción Asistida y la eutanasia o convertir a los niños en mercancía a través del “matrimonio” homosexual y el alquiler de vientres. Y tal vez sea esa la razón por la cual querían que fuese retirado.

Empero, la imagen de Cristo sobre los magistrados también cumple un papel testimonial: Recuerda que no importa que tan omnipotentes e impunes se sientan ellos en sus magistraturas. De todos sus crímenes tendrán que rendir cuentas ante el Juez Justo, y allá no habrá “Estado Laico” que valga.

Leer más...

martes, 17 de mayo de 2016

Familia y Comunidad, por Juan Manuel de Prada

Reproducimos la columna del escritori Juan Manuel de Prada, publicada originalmente en el ABC de Madrid.

Han provocado mucho escándalo unas declaraciones de la diputada anarquista y separatista Anna Gabriel en las que abogaba por eliminar “el sentido de pertenencia” que la familia genera en los hijos, mediante su educación “en la tribu”. En las declaraciones de Gabriel conviven el odio visceral a la familia y la nostalgia de una fantasiosa “tribu” ancestral, supuestamente adversaria de la familia. Y todo ello para justificar la abrogación de la patria potestad. Pero esta abrogación que Gabriel postulaba de forma tan burda y cavernícola se lleva haciendo, desde hace años, ante nuestros ojos de una forma mucho más refinada y sibilina, sin que se perciba reacción alguna. Hace unas pocas semanas, por ejemplo, se aprobaba en Madrid una ley autonómica que dota a los colegios de los “recursos educativos y psicológicos” necesarios para “la detección temprana de aquellas personas en educación infantil que puedan estar incursas en un proceso de manifestación de identidad de género”, de tal manera que puedan recibir “los oportunos tratamientos en el momento adecuado en atención a su desarrollo”. O sea, en la comunidad de Madrid los niños podrán ser hormonados para impedir su natural desarrollo sexual, incluso contra la voluntad de sus padres (que si se oponen podrían ser acusados de “transfobia”); pero esta agresión cierta a la familia no ha provocado las reacciones conseguidas por la agresión quimérica de Gabriel. Quizá convendría que los defensores de la familia (si es que alguno sincero queda) se preguntasen si quienes lanzan diatribas contra las agresiones quiméricas de Gabriel y callan ante las agresiones ciertas que se aprueban en los parlamentos merecen su crédito.

Anna Gabriel reivindicaba que los hijos fuesen educados “en la tribu”, que en su imaginario turulato se convierte en una instancia capaz de disolver el “sentido de pertenencia” a la familia; porque imagina una “tribu” de fantasía compuesta por elementos envenenados ideológicamente (o sea, una comuna), cuando lo cierto es que una tribu es “un grupo de origen familiar”. Sin embargo, en esta reivindicación de la tribu subyace, de forma envilecida e inconsciente, la supervivencia de una verdad muy profunda que Aristóteles vislumbró cuando llamó al hombre “animal político”. Aristóteles, en efecto, nos enseña que la comunidad no es el resultado de una convención establecida entre individuos que viven independientemente en un previo estado natural, sino que es anterior al individuo; y destruida esa comunidad, los individuos no pueden subsistir sino como pies o manos desgajados de su cuerpo. Esta destrucción de la comunidad se produce cuando los vínculos naturales entre los hombres son sustituidos por vínculos puramente voluntaristas basados en el consentimiento. Y, allá donde no hay auténtica comunidad política, no existen condiciones para que haya auténtica familia (que sólo podrá sobrevivir, en condiciones cada vez más hostiles, por resistencia heroica); porque, al imponerse el voluntarismo, toda unidad natural termina fatalmente abocada a la disgregación. En la familia, el voluntarismo engendra divorcio, conflictos entre generaciones, aversión a la procreación; en la comunidad política, demogresca y separatismos, o bien coexistencias horrendas por mera agregación. Pretender que la familia florezca en modelos de organización política puramente voluntaristas es como pretender que dé peras el olmo. Esto es algo que también deberían meditar los defensores de la familia (si es que alguno sincero queda), en lugar de entrar a los trapos que les muestran los agresores reales de la familia, agitando el fantoche de sus agresores quiméricos, para despistarlos.

Leer más...

lunes, 16 de mayo de 2016

Registraduría avala firmas para el Referendo por el derecho de los niños a un padre y una madre

(RCN) La Registraduría Nacional del Estado Civil informó que las firmas que fueron radicadas por la senadora Viviane Morales, para promover un referendo que permita la adopción de menores de edad sólo a parejas conformadas por un hombre y una mujer, superaron el margen mínimo requerido para iniciar el proceso de este mecanismo de participación ciudadana.

Según la senadora del Partido Liberal, Viviane Morales quién a finales de marzo anunció que había recolectado más de 2 millones de firmas para el estudio del organismo electoral, fueron aceptadas más de un millón 700 mil rúbricas, superando lo que le exigía la ley, que era el 5% del censo electoral, algo más de un millón 600 mil firmas.

“Al cumplir 45 días, que es lo que señala la Ley, la Registraduría nos ha entregado el informe en el sentido de que son válidas 1.740.000 firmas, es decir, superamos el límite mínimo exigido por la ley, que es de 1.665.000 firmas, este referendo ahora va al Congreso de la República”, afirmó la senadora.

Ahora este referendo tendrá que ser estudiado por el Congreso de la República y de superar esta instancia la Corte Constitucional deberá revisarlo y si finalmente es aprobado por la alta Corte, se convocarán a los colombianos a las urnas

Leer más...

La trans-demencia de El Espectador

transdemencia

El diario liberal El Especator continúa en su campaña en favor de la perversión LGBT y ahora lo hace en su editorial acudiendo a la ya desgastada falacia detras de la cual acuñaron el término “homofobia”. Según los editores del diario, quienes se oponen a la agenda homosexual lo hacen movidos por un “miedo irracional a lo diferente”.

El editorial se refiere a la polémica en Estados Unidos luego de que la Administración Obama en otro arrebato de totalitarismo expiriera una orden en la que ordena a todas las escuelas del país permitir que las personas que se consideran “transgénero” puedan usar el baño correspondiente al sexo de su preferencia, en lugar del que les correspondería biológicamente. Las escuelas que no sigan la política, perderían todo el financiamiento estatal. La instrucción se imparte luego de que el Estado de Carolina del Norte aprobara una ley en la que ordena que sin excepción, las personas deberán usar el baño correspondiente a su sexo biológico.

Para el díario las protestas de las mujeres que no quieren hombres entrando en su baño es puro “miedo irracional a lo diferente”. Si así es la cosa ¿por qué no abolir de una vez esa costumbre discriminatoria de tener baños separados para hombres y mujeres? A los editorialistas nada les dice que apenas unas semanas después de que la cadena de supermercados Target anunciara que pemitiría a los “transgénero” el uso de baños y vestieres de su preferencia, para que un hombre consiguiera grabar a una niña en uno de los probadores, y no es la primera vez. Depués de que en el estado canadiense de Ontario aprobaran una ley de “identidad de género” en 2012, varias mujeres fueron víctimas de abuso sexual a manos de un hombre que aseguró ser “transgénero” para acceder a los baños de mujeres. Igualmente, la Universidad de Toronto tuvo que revertir una política similar luego de varios incidentes en que jóvenes fueron grabadas en la ducha por sus compañeros, usando sus teléfonos celulares.

Tal vez la mejor refutación de la falacia que El Espectador emplea para defender esta agenda de trans-demencia, se encuentra en una noticia de la emisora asociada al mismo periódico, Blu Radio, en la que cuenta la historia de Richard Hernández, un hombre que luego de pasar por “transgénero” se realizó una serie de modificaciones corporales, entre ellos quitarse las orejas y la nariz para parecer un dragón. En la entrevista, el hombre reconoce abiertamente que sus modificaciones responden a traumas infantiles por el abandono de sus padres. Detrás de esta desquiciada carrera no hay otro objetivo más que la aniquilación de la humanidad misma.

De hecho, la cuestión de los baños, aunque es uno de los problemas más concretos que surgen con la imposición de la agenda “transgénero”, es una consecuencia de las más superficiales. En realidad, el verdadero problema de fondo, tal como lo denunciamos cuando la “identidad de género” se impuso como norma de obligatorio cumplimiento en el Estado de Nueva York, es la extralimitación del poder del Estado hasta un grado de totalitarismo jamás imaginado: La abolición de la realidad misma como espacio común de la sociedad, y su sustitución por unos parámetros arbitrarios y relativos a la coerción del Estado. El Estado ya se da el lujo de redefinir la realidad de las cosas, y obligar por la fuerza a los ciudadanos a creer que dos mujeres son “matrimonio”, dos mujeres pueden tener hijos, un hombre mutilado es una mujer, una mujer disfrazada es en realidad un gato, etc.

Si en la ficción de Hans Christian Andersen, cuando el niño afirma la desnudez del emperador deja en ridículo a toda la corte real, que por no apartarse de la opinión predominante cedieron al absurdo de negar lo que sus ojos veían, y el emperador tuvo que reconocer avergonzado su credulidad; en el mundo moderno tal niño no correría con tanta suerte y rápidamente habría sido acusado de “transfóbico”. El “Emperador” de hoy, hace rato que abandonó toda capacidad de razonar.

Leer más...

domingo, 15 de mayo de 2016

Una reflexión sobre las marchas provida, por Jesús Herrera

13241631_10153446992411916_1999109009_oEl pasado sábado 14 de mayo tuve la posibilidad de asistir a la UK March for Life, la marcha anual provida del Reino Unido, que se realiza en Birmingham, lugar donde se abrió el primer abortorio del British Pregnancy Advisory Service. La marcha comenzó con una misa en la Catedral de San Chad, presidida por tres obispos, para luego concentrarnos en el Victoria Square, donde tenían una feria de organizaciones provida y una tarima con música en donde se presentaron Ryan Bomberg, nacido a causa de una violación, y Stephanie Gray. A las 2pm salimos a marchar por el centro de la ciudad y regresamos al mismo lugar, donde Mons. Patrick McKinney hizo una oración de despedida.

Un elemento que me sorprendió gratamente era el carácter eminentemente católico de la concurrencia, incluyendo importantes grupos de sacerdotes, notorios por ir de sotana, religiosos, con su respectivo hábito, y fieles laicos que a lo largo de la marcha en vez de gritar consignas iban rezando el rosario o la coronilla de la misericordia. Esto es llamativo, pues en el Reino Unido los católicos son apenas un grupo religioso minoritario; en todas las ciudades puede encontrarse iglesias cristianas de las denominaciones más diversas y con una larga trayectoria en el país, empezando por la iglesia Anglicana oficial.

¿Por qué no había una mayor presencia de cristianos de otras denominaciones? Bueno, empezando por la iglesia Anglicana, que como parte del gobierno somete su moral a las votaciones del parlamento, la gran mayoría de estos grupos defienden al menos algún tipo de concesiones al aborto. Sólo la Iglesia Católica y algunos grupos evangélicos y pentecostales se ha mantenido firmes en rechazar el aborto sin excepciones.

Esta actitud firme que sin ningún miedo reafirma la identidad católica de esta lucha, contrasta considerablemente con la aconfesionalidad que han pretendido mostrar los movimientos provida en otros países como España y Colombia, por ejemplo, en los que a pesar de que la Iglesia Católica es absolutamente mayoritaria, se evitan las expresiones públicas de fe, y la participación de los obispos es tímida y parcial. Algunos aducen que es para evitar que se crea que la oposición al aborto es un tema religioso, otros que es para evitar ahuyentar a los protestantes.

Lo cierto es que la legalización y promoción del aborto no es más que una manifestación concreta, apenas una cara, de un proceso de descristianización que comenzó con la reforma protestante y la negación de la autoridad de la Iglesia, y siguió adelante con el Liberalismo deísta y la idea de que Dios no se involucra en las cuestiones temporales. Por eso es iluso creer que se podrá conseguir el fin del aborto sin la re-cristianización de la sociedad y la cultura. No hay “cultura de la Vida” posible que no sea la misma Cristiandad, en la que “la filosofía del Evangelio gobernaba los Estados” (León XIII, Immortale Dei 9).

Jesús Herrera
Director Voto Católico Colombia

Leer más...

viernes, 13 de mayo de 2016

Grupos provida y pro-familia piden al Papa Francisco retirar Amoris Laetitia

ROMA, 9 de mayo 2016 (LifeSiteNews) Más de 100 líderes provida y pro-familia de todo el mundo se levantaron para aplaudir de pie en una reunión en Roma el pasado sábado, luego de oír un llamado al Papa Francisco para que retirara su tan controversial exhortación apostólica Amoris Laetitia.

John Smeaton, cofundador de la plataforma Voice of the Family y director de la Sociedad Británica para la Protección de los Niños por Nacer (SPUC), presentó la petición al Papa en el discurso de apertura del foro provida, Rome Life Forum, que se celebra cada año.

Smeaton habló luego de Mons. Athanasius Schneider, quien en su discurso lamentó la creciente confusión en la Iglesia y quien previamente había expresado graves preocupaciones respecto de la exhortación.

Smeaton resaltó las varias inquietudes frente a la exhortación, incluyendo:

  • la sección sobre educación sexual, que habla ampliamente sobre educación sexual en los colegios, sin ninguna referencia a los derechos de los padres;
  • referencias al adulterio público que falla en señalar el mal intrínseco del adulterio;
  • la sugerencia de que los actos sexuales adúlteros puedan ser justificables; y
  • el falso mensaje de que el matrimonio no es indisoluble.

La falta de claridad sobre el adulterio “muestra una falta de misericordia” dijo Smeaton, “porque niega a los católicos la verdad acerca el Bien y el Mal.”

“Niega a los católicos el conocimiento que necesitan para ejercer su verdadera libertad, la libertad del pecado. También muestra una falta de misericordia porque envía a los niños el falso mensaje de que el matrimonio no es indisoluble. Podría decirse, Su Santidad, que la manera más efectiva de destruir a los niños, es destruir el matrimonio como una unión vitalicia indisoluble de un hombre y una mujer.”

En su carta abierta, Smeaton dice al Papa que él personalmente conoce “mujeres y hombres que han sido dejados por sus esposos por otra persona y algunos abandonados con sus hijos, otros abandonados y sin ellos.”

“Si ese cónyuge abandonado fuera a ver luego a su mujer o su marido con una nueva pareja, recibiendo el Cuerpo de Cristo en la Comunión, eso enviaría el mensaje a todos, incluidos los niños, de que el matrimonio no es indisoluble después de todo,” dijo Smeaton.

Smeaton concluyó su llamado al Santo Padre pidiéndole “reconocer los graves errores en la recientemente publicada Exhortación Apostólica, Amoris Laetitia, en particular aquellas secciones que llevarán al sacrilegio contra la Santa Eucaristía y al daño de nuestros niños, y retirar la Exhortación Apostólica con efecto inmediato.”

Aquí puede leer el dicurso completo de John Smeaton (en Inglés)

Smeaton alentó a los católicos a la gente de buena voluntad a escribir al Papa y a la Congregación para la Doctrina de la Fe con amor y claridad pidiendo el retiro de la exhortación. Él pide a aquellos que escriban que envíen también una copia de la carta a Voice of the Family.

Direcciones:

A Su Santidad el Papa Francisco
I-00120 Ciudad del Vaticano

Cardenal Gerhard Müller
Congregación para la Doctrina de la FE
Piazza del S. Uffizio, 11, 00193 Roma, Italia
cdf@cfaith.va

Voice of the Family
Unit D, 3 Whitacre Mews,
Stannary Street,
London, SE11 4AB,
United Kingdom
enquiry@voiceofthefamily.com

Leer más...

Juez de Cartagena prohíbe las oraciones públicas en colegios e instituciones oficiales

Si ayer informábamos cómo el Ministerio de Eduación Nacional prentede meter al lobby gay, Colombia Diversa, y a la organización malthusiana UNFPA, a los colegios, hoy la noticia es la expulsión de la oración de los colegios y establecimientos públicos.

El juez décimo primero administrativo oral de Cartagena, Alejandro Bonilla Aldana ha resuelto una demanda con una suspensión provisional, en las instituciones educativas y entidades públicas, la práctica de la oración. Considera el juez que “la oración, no puede ser un asunto de Estado, pues ello implicaría, una extralimitación en el ejercicio de sus funciones ya que interfiere con las creencias individuales, íntimas y particulares de las personas”. La decisión argumenta que hay mayor gravedad si se pretende imponer esta práctica en los colegios, porque afecta el desarrollo de los menores de edad.

La contradicción no puede ser más absurda, rezar públicamente “interfiere con las creencias individuales, íntimas y particulares de las personas”, pero el adoctrinamiento de los menores a manos de los grupos homosexuales es llamado “Pluralidad, identidad y valoración de las diferencias”.

Según informan los medios de comunicación, el fallo fue demandado de nulidad de inmediato.

La Arquidiócesis de Cartagena ha publicado el siguiente comunicado:

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA
DE LA ARQUIDIÓCESIS DE CARTAGENA

1. El pasado martes 10 de mayo, un Juez de la Republica prohibió al Consejo Municipal de Cartagena que se hiciera la oración al inicio de sus sesiones, como lo ha realizado inveteradamente siempre en nuestra ciudad. Al mismo tiempo se ha hablado por diversos medios de que esta prohibición se podría extender a las instituciones educativas y otras instituciones de nuestra sociedad.

2. El Arzobispo de Cartagena y el Presbiterio Arquidiocesano, sobre este hecho manifiesta a la opinión pública nacional los siguientes puntos:

2.1. La Constitución Nacional de Colombia garantiza la “libertad de cultos” (cfr. artículo 19) para todo ciudadano colombiano. Este es un derecho que tenemos todos los Colombianos de expresar, si es nuestro deseo, nuestra relación con ese ser superior a quien le llamamos Dios. Cuando cualquiera autoridad civil nos impide ejercer este derecho está violentando los derechos humanos de todos los Católicos de Colombia. Igual sucede con el derecho garantizado por la Constitución al “libre desarrollo de la personalidad” (cfr. artículo 16).

2.2. Como creyentes Católicos en Colombia nosotros les repetimos a todas las autoridades de nuestro país lo que encontramos en la Sagrada Escritura: Preferimos obedecer a Dios antes que a los hombres (cfr. Hechos 5, 29). Igualmente en la Palabra de Dios, que es guía de nuestra Fe Católica expresamente el Señor Jesucristo nos invitó a que oremos siempre particularmente en medio de las dificultades públicas y personales.

2.3. En las leyes colombianas se garantiza el derecho a la “libre expresión” (cfr. artículo 20) y por lo tanto garantiza el hecho de no estar de acuerdo con una determinación de la autoridad civil que juzgamos injusta.

3. En la Arquidiócesis de Cartagena, todos los Católicos seguiremos libremente expresando nuestra Fe Católica, a través de un acto fundamental que pertenece a nuestra fe como es la oración, tanto pública como privada. Invitamos a que no nos dejemos amedrentar por quienes con todo derecho no profesan una fe religiosa.

4. Hoy más que nunca, frente a tantos problemas que tenemos en Colombia necesitamos la ayuda de Dios, los invito a que oremos confiadamente a Él para que proteja nuestra Patria. Y les de sabiduría a nuestras autoridades, para que podamos vivir tranquilos y serenos con toda piedad y dignidad. (cfr. 1 Timoteo 2, 1-2).

Cartagena, 12 de Mayo de 2016

+Jorge Enrique Jiménez Carvajal
Arzobispo de Cartagena

Leer más...

jueves, 12 de mayo de 2016

FIRMA: No a la imposición de la Ideología de Género en los Manuales de Convivencia

De manera insólita, el Ministerio de Educación Nacional (“MEN”) junto con el Fondo de Población de Naciones Unidas y Colombia Diversa, ha emprendido una campaña para imponer la forma como deben ser MODIFICADOS los Manuales de Convivencia de los Colegios, solicitando a los colegios realizar un “Taller” de revisión de los Manuales de Convivencia respecto de la “Formación para el ejercicio de Derechos Humanos, Sexuales y Reproductivos”. Con esto, se busca que sean incluidos en los manuales de convivencia de TODOS los colegios del país, los planteamientos de la Ideología de Género (no compartidos por la mayoría de los padres de familia), vulnerando la AUTONOMÍA EDUCATIVA de los colegios y de los padres de familia, quienes son los ÚNICOS que pueden modificarlos. 

De esta manera, enviaron una encuesta a los colegios sobre sus manuales de convivencia, haciendo preguntas confusas e ideologizadas tales como: “¿Su manual de Convivencia establece tratos diferenciales o roles distintos entre niños y niñas? (roles y estereotipos de género), ¿En el manual de convivencia considera como falta disciplinaria las identidades de género  y orientaciones sexuales no hegemónicas (LGBTI)?, ¿Restringe las demostraciones de afecto entre parejas heterosexuales o entre parejas del mismo sexo?, ¿Permite que estudiantes usen el uniforme que les hace sentirse a gusto con su identidad de género?, ¿Establece restricciones para que estudiantes o docentes luzcan como deseen? “. Como se puede ver, el lenguaje empleado por la encuesta que envía el Ministerio, es uno completamente ideológico, con el que pretenden dirigir de manera ILEGAL y ABUSIVA la forma como el colegio y los padres deseamos educar a nuestros hijos.

Proponer introducir estas modificaciones a los manuales de convivencia de los colegios, constituye una amenaza contra el principio de AUTONOMÍA DE LOS COLEGIOS, y, en general, contra el sistema educativo, pues obliga a LOS COLEGIOS a asumir posturas ideológicas no compartidas por la mayoría de los padres de familia. Para nadie es un secreto que esta ideología parte de supuestos NO FUNDAMENTADOS en una realidad objetiva y biológica del ser humano (hombre y mujer), sino que se basa en una valoración subjetiva de la persona, el deseo particular de alguien de ser “algo” distinto a lo que biológicamente se es, y que profesa que los hombres no nacen ni hombres ni mujeres sino que cada uno puede decidir lo que quiere ser.

Por ello como PADRES DE FAMILIA, nos OPONEMOS a que la revisión de los Manuales de Convivencia sea solicitada por el MEN a través de preguntas de contenido Ideológico, con las cuales se desea TRANSFORMAR a los colegios, alterando sus principios, valores, y credos, y atentando así contra la autonomía educativa y la libertad religiosa de las instituciones educativas. También es inconcebible que esta revisión de los manuales de convivencia la haga directamente “Colombia Diversa”, la organización que representa al lobby LGBTI en el país. Una muestra más de la clara ideologización de este proceso. ¿Ahora Colombia Diversa se convertirá en el juez de la “moral” de los colegios? Inaudito.

¡Movilízate Ya! y pide al Ministerio de Educación que no pretenda dirigir las instituciones educativas con base en posturas ideológicas y negando nuestro derecho a la autonomía y la libertad educativa. ¡No más adoctrinamiento para nuestros hijos!

Petición a: Ministerio de Educación Nacional

Con gran indignación vemos como se han dirigido una serie de encuestas a los Colegios, sobre sus Manuales de Convivencia, en la que con lenguaje ideológico proponen introducir modificaciones a los manuales de convivencia de los colegios.

Como PADRES DE FAMILIA, nos OPONEMOS a que la revisión de los Manuales de Convivencia sea solicitada por el MEN a través de preguntas de contenido Ideológico, con las cuales se desea TRANSFORMAR a los colegios, alterando sus principios, valores, y credos, y atentando así contra la autonomía educativa y la libertad religiosa de las instituciones educativas. También esinconcebible que esta revisión de los manuales de convivencia la haga directamente “Colombia Diversa”, la organización que representa al lobby LGBTI en el país. Una muestra más de la clara ideologización de este proceso. Lo que resulta inaudito.

Así mismo SOLICITAMOS al MEN se abstengan de inmediato de requerir a los colegios realizar el Taller de Revisión de los Manuales de Convivencia con preguntas de contenido ideológico ya que con ello se DESCONOCE Y VULNERA la AUTONOMÍA EDUCATIVA, el derecho y deber que tenemos los PADRES DE FAMILIA de educar a nuestros hijos de acuerdo con nuestros principios y valores (sin imposiciones de NINGUNA ideología), y el derecho que tenemos los COLOMBIANOS a la libertad de conciencia y a la libertad religiosa.

Movimiento de Padres de Familia Un Paso al Frente (Red Familia Colombia)

Mesa Nacional de Educación y Autonomía (MeNaceA)

Foro Nacional de la Familia

Leer más...

ALERTA: Gina Parody dejó en manos de Colombia Diversa y UNFPA revisión de manuales de convivencia

screenshot-blu184.mail.live.com 2016-05-12 11-31-20

Padres de familia y rectores de los colegios están ofuscados y alarmados luego de recibir una encuesta del Ministerio de Educación Nacional sobre sus manuales de convivencia. En la encuesta, además de los logos del Ministerio de Educación Nacional y del gobierno Santos “Todos por un nuevo país”, se observan los logos de la UNICEF, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), organismo creado con el propósito de regular y reducir la población mundial, y la organización bandera del lobby gay en Colombia, “Colombia Diversa”.

La encuesta respondería a la orden de la Corte Constitucional en la sentencia T-478 de 2015, en que usando el caso de Sergio Urrego como excusa, ordenó la modificación de todos los manuales de convivencia escolar para que “los mismos sean respetuosos de la orientación sexual y la identidad de género de los estudiantes y para que incorporen nuevas formas y alternativas para incentivar y fortalecer la convivencia escolar y el ejercicio de los derechos humanos, sexuales y reproductivos de los estudiantes”. Valga mencionar que la sentencia fue demandada de nulidad por parte de los rectores de colegios y padres de familia, denunciando que estaban siendo afectados por un fallo de tutela sin ser parte en el proceso, demanda que fue inadmitida por la magistrada Gloria Stella Ortiz alegando, sin ninguna vergüenza, que al no haber sido parte en el proceso no podían demandarlo de nulidad.

En el documento enviado a los colegios, se evidencia un abordaje abiertamente neo-marxista de las relaciones familiares y la diferencia sexual. Según el texto, “Las relaciones de género han sido consideradas como sinónimo de desigualdad, jerarquía y poder desde las cuales se justifica la opresión que explota y disminuye capacidades; limitando su participación e impidiendo el ejercicio de sus derechos de manera justa.” Más adelante, las desviaciones sexuales son descritas como “identidades de género y orientaciones sexuales no hegemónicas” y “orientación sexual o identidad de género no normativa”.

En la encuesta se destina todo un bloque de preguntas al tema de “orientación sexual e identidad de género” (subrayas nuestras):

11. ¿Su manual de Convivencia establece tratos diferenciales o roles distintos entre niños y niñas? (roles y estereotipos de género)

12. ¿Hay expresiones que descalifican o condenan la orientación sexual, identidad de género, etnia, credo, discapacidad?

13. ¿En el manual de convivencia considera como falta disciplinaria las identidades de género y orientaciones sexuales no hegemónicas (LGBTI)?

14. ¿Contienen normas específicas y procedimentales para proteger de actos discriminatorios a personas con discapacidad; afrocolombianas, indígenas e integrantes de alguna etnia; que exploran, expresan o se reconocen con una orientación sexual o identidad de género no normativa; mujeres y minorías religiosas?

15. ¿Restringe las demostraciones de afecto entre parejas heterosexuales o entre parejas del mismo sexo?

16. ¿Hace uso de un lenguaje incluyente, no sexista, reconoce las prácticas de convivencia interculturales?

17. ¿Permite que estudiantes usen el uniforme que les hace sentirse a gusto con su identidad de género?

18. ¿Establece restricciones para que estudiantes o docentes luzcan como deseen? Ejemplo: prohíbe el uso de maquillaje; cabello largo, tatuajes, piercing, accesorios para el cabello, etc.

Como puede verse, el cuestionario plantea desde ya cuál va a ser el enfoque ideológico con el que el Ministerio de Educación encabezado por Gina Parody plantea reformar los manuales de convivencia de todos los colegios del país, públicos y privados. No sólo se propone incapacitar a los colegios para exigir mínimos a los estudiantes en términos de presentación personal (tatuajes, piercings, uniformes en mal estado, todo será ya no sólo permitido sino protegido por el Estado), la misma naturaleza del uniforme, de distiguir entre los niños y las niñas se considera “opresiva” y ahora se promueve que los estudiantes porten el uniforme como se les antoje (niños con falda and niñas con pantalón). Más aún, cualquier trato que distinga entre niños y niñas, (Diferentes estándares y trato en la clase de educación física, por ejemplo) será considerado discriminatorio.

Lo mismo ocurre con las demostraciones de afecto entre estudiantes, que ya no podrán ser restringidas, sin que parezca haber límite en lo explícitas que puedan ser. Así mismo se insinúa que la ninguna expresión asociada con “identidades de género y orientaciones sexuales no hegemónicas” podrá ser restringida. En resumen, ningún colegio católico, así sea privado y confesional, podrá pretender que al interior de la institución se viva según los valores que se propuso promover.

En resumen, Gina Parody está dejando claro que para ella el Ministerio de Educación no es más que una comisaría de adoctrinamiento ideológico, y ahora la educación de los niños en Colombia está en manos de Colombia Diversa y los abortistas de la UNFPA.

Leer más...

miércoles, 11 de mayo de 2016

Según El Espectador los (inventados) 400.000 abortos clandestinos, ahora son 389.000

gom_2012_spanish

El periódico liberal El Espectador, se ha sumado al coro de abortistas celebrando los diez años de la sentencia C-355 de 2006 y a la vez apurando a ver cuánto más pueden sacarle al sangriento negocio. En esta oportunidad ha hecho eco de un dato que le da la filial de Planned Parenthood en Colombia, Profamilia, según el cual los abortos clandestinos están en el orden de los 398.000 al año.

Hace apenas unos días, el mismo diario publicó el último video de “La Pulla” la versión Youtuber de los editoriales, en que compensan la vacuidad argumental a punta de exaltación y prepotencia, insistiendo en la tan cacareada idea de que en Colombia hay cerca de 400.000 abortos clandestinos al año. La cifra viene repitiéndose con insistencia desde 2011, cuando el Insitituto Guttmacher, think-tank de la Planned Parenthood, publicó el estudio “Embarazo no planeado y aborto inducido en Colombia”.

Pues bien, hasta la saciedad hemos recordado que el mencionado estudio, se limita a una encuesta a personal seleccionado pidiéndole estimaciones. No existe absolutamente ninguna cifra real, ningún dato objetivo que entre a dar 400.000 abortos al año. Se trata única y exclusivamente de la agregación de opiniones subjetivas, numeros imaginarios.

En 2012, un estudio del epidemiólogo chileno Elard Koch hizo una comparación de los números imaginarios presentados por Guttmacher para los países de hispanoamérica, (400.000 en Colombia, 1’000.000 en México, 160.000 en Chile) con datos demográficos sobre probablidad de concepción, y encontró que para todos los países, las cifras habían sido infladas más de 10 veces. La estimación que hizó en el caso de Colombia era que los abortos no podían ser mayores de 22.000 al año. Curiosamente, a finales de 2015 el Ministerio de Salud informó que desde 2009 en el sistema de salud se habían practicado 20.000 abortos.

En el caso de Uruguay, habían estimado una cifra de 150.000 abortos clandestinos al año. En 2012 se aprobó la legalización total de la práctica, y al año siguiente se registraron solamente 6.676 abortos. Esto fue vendido por el Ministerio de Salud del Uruguay como una “reducción por efecto de la legalización”. Sin embargo, año tras año, las cifras de aborto en Uruguay no paran de crecer

La razón por la que vuelvan a insistir en estas cifras falsas es sencilla: Necesitan expandir su negocio y ya vieron en el proyecto de ley 209 de 2016 Cámara (ley Montealegre) una oportunidad. Según informaron, desde el 2006 Profamilia y Oriéntame, los dos pies de Planned Parenthood en el país, han atendido 52.000 abortos, más o menos el doble de los que ha habido en el sistema de salud. Tiene sentido, ya que para ellos no importa que los abortos sean ilegales, para ellos lo que importa es el dinero.

gom_2012_spanish

Leer más...

martes, 10 de mayo de 2016

“Matrimonio Igualitario”, por Mons. Ricardo Tobón Restrepo

Reproducimos el mensaje escrito por Mons. Ricardo Tobón Restrepo, Arzobispo de Medellín, y publicado originalmente en la página web de la Arquidiócesis.

La Corte Constitucional de Colombia, el pasado 28 de abril, autorizó la validez del matrimonio entre personas del mismo sexo. Algunos han proclamado que se trata de un acontecimiento trascendental que cambia la historia. Pero podría verse más como el resultado de una presión ideológica internacional que hace que los partidos políticos, los órganos legislativos y las instituciones judiciales no sean capaces de cuestionar la ideología de género actualmente imperante. Tantos no logran quedarse fuera del guión que establece el “nuevo orden mundial” para poder estar en lo “políticamente correcto”.

Todos sabemos que se deben respetar la dignidad y los derechos de las personas homosexuales como los de cualquier otra persona humana. Esto, sin embargo, no exige llamar y autorizar como matrimonio su relación. El pueblo, en su mayoría, lo comprende y por eso se opone. En primer lugar, porque la “naturaleza jurídica” de las instituciones no admite una modificación radical conservando su identidad. Por ejemplo, si la compraventa es el cambio de cosas por dinero, no podemos llamar compraventa el cambio de cosas por cosas; esto ya tiene otra identidad y otro nombre: permuta.

Es necesario pensar, además, que la “garantía constitucional” no permite que una realidad a través de nuevas normas sea desnaturalizada y vaciada de su contenido. Si la Constitución ha configurado un modelo de matrimonio basado en el principio heterosexual, son inconstitucionales las normas que lo desvirtúan o tergiversan; en efecto, si se aplica este procedimiento a todo lo establecido, se llega a un verdadero caos jurídico y social, pues se deja sin seguridad y consistencia las instituciones y comportamientos ya consolidados. En el fondo, se llega a la negación del orden jurídico mismo.

El matrimonio entre un varón y una mujer, opinan pensadores de gran solvencia, es la única relación biológicamente complementaria; por tanto, la única unión legal que puede conducir de manera natural a la procreación. “El hecho de que haya una vinculación natural entre intimidad sexual y procreación es lo que hace al matrimonio distinto y diferente. Rede­finir su estructura socavaría esa diferenciación e incurriría en el riesgo de normalizar la instrumentalización tecnológica de la reproducción, incrementando el número de familias en las que existe una confusión de la identidad biológica, social, y familiar” (Declaración de Westminster).

La legítima sensibilidad de hoy hacia la igualdad ha venido a decir que el matrimonio heterosexual implica discriminación. Se trata de una afirmación más emotiva que reflexiva; pues rediseñar el matrimonio para homologarlo con las uniones homosexuales es afirmar, desconociendo las características del orden jurídico, que las limitaciones insertas en todo derecho fundamental son discriminatorias. Según eso, sería también discriminatorio prohibir el matrimonio entre padres e hijos o entre menores de determinada edad. No se puede olvidar que el orden jurídico tutela a la persona desde la base de la interpersonalidad y no simplemente desde su individualidad.

La lógica y frialdad del razonamiento jurídico pueden contrastar con la corriente emotiva que determina tantas cosas de hoy, pero el bienestar personal y el bien común necesitan que las leyes civiles sean coherentes y sólidas. Heráclito decía: “Es necesario que el pueblo defi­enda las leyes como los muros de la ciudad”. La tarea legislativa no puede hacerla cualquiera y no puede reducirse a justificar los deseos de los individuos; así se llega a la creación de una sociedad de egoísmos opuestos. Esto ya ha sido pensado y sufrido desde la antigüedad; de ahí la afirmación de Tácito: “Corruptissima república, plurimae leges”: Cuando el Estado se corrompe, las leyes se multiplican.

Leer más...

jueves, 5 de mayo de 2016

Procuraduría pide a la Corte Constitucional solicitar pruebas científicas sobre viabilidad fetal

(Procuraduría) La Procuraduría General de la Nación solicitó a la Sala Plena de la Corte Constitucional ordenar la práctica de pruebas y proferir una sentencia de unificación sobre la práctica del aborto en los casos despenalizados, debido a una tutela presentada por una mujer con 32 semanas de embarazo a cuyo bebé se le confirmó un diagnóstico de hidrocefalia.

La solicitud consta de dos puntos principales: “(1) la necesidad de precisar algunos aspectos relativos al certificado médico exigido por la jurisprudencia constitucional para que pueda practicarse el aborto en dos de las causales en donde este procedimiento no constituye delito; y (2) la necesidad de sentar al menos una regla jurisprudencial, basada en consideraciones científicas, relativa al momento o tiempo de gestación dentro del cual es viable practicar el aborto”.

El jefe del Ministerio Público expuso que se deben precisar desde el punto de vista estrictamente científico aspectos como el significado y alcance de la llamada “inviabilidad de la vida humana”; el grado de certeza que debe tener un profesional de la salud para certificar dicha inviabilidad; si el diagnóstico de malformaciones congénitas es suficiente para que se proceda con la práctica del aborto; y cuál debe ser la expectativa de vida de un feto que se considere inviable para que sea procedente el aborto aún cuando existan posibilidades de que sobreviva al parto o cesárea.

Asimismo, solicitó que la Corte Constitucional pregunte a la ciencia cuál es el momento idóneo para tomar la determinación de realizar el aborto, la relación que hay entre las malformaciones fetales y la salud mental de la madre en gestación, qué sucede en los casos en que las enfermedades congénitas no hagan inviable la vida tras el nacimiento pero en todo caso genere rechazo o apatía por parte de sus padres y si la constatación de malformaciones o afectaciones a la salud materna son suficientes para aconsejar someterse a un aborto médico o quirúrgico.

También requirió que la Corte Constitucional se pronuncie basada en argumentos científicos sobre la “determinación del momento de la gestación dentro del cual es aconsejable la práctica de un aborto”.

Preguntas a las comunidades científicas y académicas

Por otra parte, el procurador general de la Nación envió una serie preguntas que recomendó a la Corte Constitucional formular a la academia e instituciones científicas, dos concernientes al caso en concreto y otras relacionadas con esta materia en general, entre las que se destacan:

1. ¿Es la hidrocefalia y agnesia del cuerpo calloso una enfermedad congénita del feto incompatible con la vida? ¿Cuáles son las posibilidades de extinción y de sobrevivencia para el feto que lo padece?

2. En caso de una respuesta negativa al interrogante anterior, ¿cuáles son las expectativas y condiciones de vida de la niña o el niño que sobreviva al parto o la cesárea con esa enfermedad? Y, de otra parte, ¿ofrece la medicina actual posibilidades o tratamientos para mejorar tales condiciones?

3. ¿Qué se entiende por aborto? Y ¿cuáles son los presupuestos científicos que deben ser tenidos en cuenta para distinguir entre un aborto y un infanticidio? 

4. ¿Cuánto tiempo se expectativa sobre la sobrevivencia extrauterina se considera suficiente para considerar viable la vida humana?

5. ¿Todas las malformaciones fetales congénitas hacen inviable su vida extrauterina o únicamente algunas de ellas?

La carta del procurador general de la Nación está motivada por las diferentes contradicciones que han surgido de la Corte Constitucional, tales como: en la Sentencia T-388 de 2009 legitimó un “aborto por cesárea, debido a que para aquel momento la actora contaba con seis meses de embarazo”; en la Sentencia T-841 de 2011 destacó que esa corporación no había definido en la Sentencia C-355 de 2006 ningún límite y a la vez que ninguna autoridad administrativa podía definirlo; y en la Sentencia T-532 de 2014 instó al Congreso a establecer el periodo basado en criterios médicos, asunto sobre el cual ello el Ministerio Público en todo caso considera urgente que exista claridad.

Lo anterior, pues como concluyó la propia Corte Constitucional en esta última sentencia: “En Colombia, la falta de una normativa que de manera expresa determine si debe o no existir límite máximo del periodo de gestación dentro del cual pueda solicitarse la práctica de un procedimiento de interrupción voluntaria del embarazo, ha supuesto una abundante fuente de conflictos entre las mujeres que solicitan el aborto, las empresas promotoras de servicios de salud, las IPS y los médicos que deben atender estos casos. Dichas diferencias, encuentran razón, de un lado, en el hecho cierto de que, desde una perspectiva médica y científica, realizar un procedimiento de interrupción voluntaria del embarazo en etapas avanzadas del mismo es distinto a practicarlo dentro de las primeras semanas de gestación, ya que el primero implica dar muerte al feto antes de extraerlo del vientre de la mujer. Y, del otro, en la circunstancia de que, como también se ha demostrado científicamente, pasado determinado término del embarazo el feto tiene posibilidad de sobrevivir por fuera del vientre de la mujer, es decir, podría llegar a tener vida independiente de su progenitora”.

Leer más...

lunes, 2 de mayo de 2016

Marcha Nacional por la Vida, próximo Sábado 7 de Mayo de 2016

En 32 ciudades de Colombia el 7 de mayo se realizará la X Marcha por el derecho a la vida y la familia: “10 años unidos por la vida”. La marcha es un respuesta y una exigencia al Estado para que no siga promoviendo una cultura abortista en el país. 

Precisamente ya son 10 años desde que la Corte Constitucional permitió que el aborto en el país se pueda practicar en tres situaciones producto de la sentencia C-355 de 2006.

“Son ya 10 años desde que la Corte Constitucional eliminó la protección a la vida de los bebés por nacer en Colombia.  Y a pesar de estos años y del esfuerzo para imponer en nuestra sociedad una cultura dispuesta a sacrificar la vida de los más débiles y vulnerables, la sociedad colombiana resiste y proclama que la vida debe respetarse y defenderse desde el vientre materno hasta su muerte natural.”, asegura la plataforma Unidos por la Vida en un comunicado a la opinión pública.

En este comunicado, también se advierte el estado de indefensión en el que se encuentra el personal sanitario en los hospitales del país, donde – según Unidos por la Vida - se les obliga a practicar abortos.

“Todo el esfuerzo del Estado se ha volcado a promover el aborto.  Se ha generado por el Ministerio de Salud una política de terror para obligar a todo el personal sanitario a ejecutar abortos aun en contra de su conciencia so pena de graves amenazas económicas y profesionales.”, advierte la plataforma.

En este marco la marcha será un signo que busca reivindicar la dignidad de la vida humana, el respeto a la maternidad y para que las autoridades recapaciten y respeten la vida desde la fecundación hasta la muerte natural.

En esta tónica el Secretario General de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC), monseñor José Daniel Falla Robles, a través de un vídeo mensaje animó a todos los creyentes a participar de esta marcha. “Acompáñanos a manifestar  nuestro amor por la vida y nuestra fe. Demostremos que ninguna fuerza oscura estará contra la vida y contra los recién nacidos, la vida le pertenece a Dios”, manifestó el prelado.

Para mayor información y voluntariado en el teléfono    300-5553955 o en el correo marchaxlavida2016@gmail.com / unidosxlavidacolombia@gmail.com   Facebook: UnidosPorLaVida  Twitter: @unidosxlavidaco www.unidosporlavida.com para información de ciudades que marchan.

Consulta ciudades y puntos de encuentro

Leer más...

martes, 26 de abril de 2016

Despotismo y «socialismo espiritual», por Germán Mazuelo-Leytón

Reproducimos el artículo de Germán Mazuelo-Leytón publicado originalmente en su blog en Adelante la Fe.

La «Carta de la Tierra» incubada en las Naciones Unidas desde 1997 y, lanzada el año 2000 después de su discusión durante 8 años en una cincuentena de países, junto a la «Declaración universal del bien común de la madre tierra y de la humanidad», -emanada ésta de la «Primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y Derechos de la Madre Tierra» que se verificó entre el 20 y 22 de abril de 2010, en Cochabamba, Bolivia-, no han tenido ni tienen otro fin que resucitar y alentar extintos paganismos, singladura gestada previamente al Quinto Centenario del Descubrimiento de América, y que se fue ejecutando muy particular e incisivamente a partir de 1992, así como implantar una «Iglesia ecuménica mundial» al servicio de un «Nuevo orden mundial», (democracia sociocósmica en expresión del ex presbítero Leonardo Boff), o dicho en otras palabras un «socialismo espiritual», mediante dicho sistemático y maligno proyecto de regreso a la idolatría y el paganismo.

Así lo afirmaba el delirante Leonardo Boff, promoviendo la agenda anti-cristiana delNuevo Orden Mundial:

«Cuanta más diversidad mejor. Lo mismo con las culturas. Cuantas más expresiones religiosas, más facetas de Dios. Que se manifiesta de mil maneras; (…) todos somos hermanos y hermanas a raíz de eso. Nosotros lo sabemos por bagaje científico, San Francisco lo sabía. Lo mismo un gusano que un chimpancé que nosotros. Todos hermanos o primos hermanos. Tal vez el chimpancé tiene escondidos los 2 genes que lo diferencian del ser humano, tal vez es el futuro del humano».

Un despótico lavado de cerebro, para sustituir el Decálogo, por la ideología nuevaerista, ecologista, humanista, inmanentista y panteísta, que busca erradicar la idea de Dios:

«Hay que ayudar a la humanidad a cambiar la visión antropológica del hombre. Se necesita hacer la transición de la idea del hombre como rey de la naturaleza a la convicción que el hombre forma parte de ella. Necesitamos encontrar un nuevo paradigma que reemplace los vagos conceptos antropológicos. Esos nuevos conceptos se deberán aplicar a todo el sistema de ideas, a la moral y a la ética, y constituirán un nuevo modo de vida. El mecanismo que usaremos, será el reemplazo de los Diez Mandamientos, por los principios contenidos en esta Carta o Constitución de la tierra» (Mijail Gorvachov).

Dijo D. Plinio Corrêa de Oliveira:

«Existe una raíz común en el liberalismo y el despotismo. ¿Qué despotismo? Las cuestiones de tono político no interesan. Sea su bandera parda, roja, negra, es siempre el despotismo. Y si ese despotismo fuere blando, benigno, suave, aun así, será siempre despotismo.

El socialismo de hoy, como el nazismo de ayer, como anteayer el liberalismo, ostenta mil rostros, sonríe con una cara a la Iglesia, amenaza con la otra, y hace discursos contra ella aún con otra.

Contra este nuevo socialismo, como otrora contra el liberalismo, la actitud de los católicos en el mundo entero, pero sobre todo en Europa, sólo puede ser una: combate decidido, franco, inflexible, valiente»1.

Un gobernante (monarca, dictador, asamblea, etc.) por el principio mismo de su soberanía puede ser despótico o absoluto2, en definitiva, un solo hombre, o entidad, que manda sin otra regla que su voluntad y capricho. Un ejemplo de esto es Cuba que en estos días verifica el VII Congreso del Partido Comunista de la isla cárcel, con asambleas de interminable verborrea, y no pocos interminables vítores y aplausos, para aparentar un debate participativo y democrático, y que no obstante, todo el mundo sabe que el resultado de las votaciones y los debates ha sido decidido de antemano por los déspotas Fidel y Raúl Castro.

La izquierda tiene su propia impronta: despótica, liberticida y cínica, y al mismo tiempo falaz cuando muestra una falsa participación. Decide la asamblea, pero ésta decide lo que le ordena el despótico jefe.

El título de déspota, ha adquirido una connotación negativa en las últimas dos centurias.

Así, hoy en día podemos constatar la existencia y el ejercicio de una gama de despotismos, desde políticos en ejercicio del poder en los Estados, hasta los organismos supranacionales como el BID, la Unión Europea, el FMI, la ONU, ésta última con sus diversas reparticiones como el Fondo de Población, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Unicef, la Organización Mundial de la Salud y ONU Mujeres entre otras, que imponen ideologías y prácticas a los Estados, especialmente a los del Tercer Mundo, condicionando ayudas financieras y relaciones diplomáticas»3, que éstos a su vez las ejecutan cambiando la mentalidad de las personas a través de sus sistemas educativos y los medios de comunicación social para luego con las leyes emanadas de sus «parlamentos» modificar las conductas.

El jesuita Francisco Suárez, conocido como Doctor Eximius explana:

«Los teólogos distinguen dos clases de tiranos; uno es aquel que, no con justo título sino por la fuerza e injustamente se apodera del reino, el cual por cierto no es rey ni señor, sino que ocupa el lugar de éste y lleva sólo su sombra; el otro es aquel que siendo verdadero señor y poseyendo el reino con título justo, reina tiránicamente por el uso que hace del poder y del gobierno, porque todo lo vuelve al bien propio; despreciado el bien común, o aflige injustamente a los súbditos, despojando, matando, pervirtiendo y perpetrando otras cosas semejantes públicamente y con frecuencia, injustamente».4

¿No ha sido acaso la doctrina católica la que condenó el despotismo de los poderes arbitrarios, enseñando a los reyes a ser padres de sus pueblos?

El Doctor Angélico enseñó:

«Dios permite que haya tiranos, para castigar los pecados de los súbditos, y en tal caso se llama ira de Dios».5

Así, Dios permite los innumerables males socio-políticos que hoy aquejan a nuestra sociedad como castigos medicinales. Castigos espirituales para males espirituales, por lo tanto tampoco habrán remedios humanos para éstos, sino espirituales también.

«Si contemplamos la historia, nos vemos obligados a constatar a menudo la frialdad y la rebelión de cristianos incoherentes. Como consecuencia de esto, Dios, aun sin faltar jamás a su promesa de salvación, ha tenido que recurrir con frecuencia al castigo». 6

Mirando también a la Santa Iglesia de Dios, uno no quisiera encontrar la ira del Cielo, ante las tendencias despóticas en los sacerdotes, órdenes y congregaciones religiosas, asociaciones de apostolado seglar, obispos, y en el Papa mismo. Pero la realidad nos muestra lo contrario. Un anterior obispo de mi diócesis de origen, hablaba tanto de la opción por los pobres, pero sus actitudes eran tan arrogantes y autoritarias -especialmente con quienes consideraba «católicos de Trento»- que su autoritarismo desdecía su «opción».

El ensañamiento en contra de los Franciscanos de la Inmaculada, y particularmente en contra de su Fundador el Padre Manelli; la destitución del Obispo de Ciudad del Este, Monseñor Rogelio Livieres (RIP) ¿han sido medidas disciplinarias o persecutorias? La verificación de los sínodos de 2014 y 2015, ha sido «un ejercicio» de transparente sinodalidad, colegialidad, participación, «¿o se trata más bien del ejercicio de una forma de gobierno autoritario sobre la Iglesia, al margen de la Tradición, y en función de caprichos particulares?».

Germán Mazuelo-Leytón


1 CORREA DE OLIVEIRA, PLINIO, Falsa alternativa despotismo-anarquía

2 Cf.: ROYO MARÍN OP, ANTONIO, Teología moral para seglares, I.

3 Cf.: ROSELLA Eugenia, y SCARAFFIA Lucetta, Contra el cristianismo. La ONU y la Unión Europea como nueva ideología, Cristiandad, Madrid 2008.

4 SUÁREZ, Defensio fidei, lib. 6, c. 4, Nº 1.

5 DE AQUINO, Santo TOMÁS, De regimine Principum, lib. I, cap. 10.

6 BENEDICTO XVI, Homilía inauguración de la XII Asamblea Ordinaria del Sínodo de Obispos, 5-10-2008.

Leer más...

lunes, 18 de abril de 2016

Fundación Marido y Mujer pide al Consejo Nacional de Laicos coadyuvar nulidad contra “matrimonio” gay

(El Heraldo) El presidente de la Fundación Marido y Mujer, Javier Suárez, solicitó al Consejo Nacional de Laicos que le coadyuve en promover la acción de nulidad que busca dejar sin efectos tanto la adopción de niños para parejas del mismo sexo como el “matrimonio” para parejas homosexuales, por cuanto "este procedimiento ha constituido un claro golpe de Estado al Congreso de la República, al usurpar sus competencias, y convertirse un un poder legislativo paralelo".

Indicó además Suárez que "no podemos los laicos quedarnos durmiendo sobre los laureles, esperando a que otros hagan la defensa de la familia que nos corresponde a todos los colombianos, si es que queremos una sociedad fundada en la unión de un hombre y una mujer. Si no, será mejor proclamar que la naturaleza se ha invertido y que ahora la sociedad es hombre con hombre y mujer con mujer".

El Consejo Nacional de Laicos, que es el organismo que representa a los católicos colombianos, sesiona durante este fin de semana y analiza las últimas decisiones adoptadas por la Corte Constitucional de Colombia, que en noviembre de 2015 aprobó la adopción de niños para parejas del mismo sexo, así como está casi suscrita la aprobación del “matrimonio” para parejas del mismo sexo.

La congregación también debate acerca del tema del aborto, la eutanasia y el cambio de formato para registrar niños por parte de parejas del mismo sexo.

El procurador General de la Nación, Alejandro Ordoñez, aceptó realizar una ponencia en el consejo, centrada, según Suárez, "en explicar que la intervención del Ministerio Público ha sido motivada por ser su obligación actuar en defensa del ordenamiento jurídico del país, y por tanto, es que ha intervenido en contra de que jueces realicen matrimonios civiles, y ha anunciado que quiere promover un acto legislativo que lleve al Congreso a definir el matrimonio como un vínculo propio entre un hombre y una mujer, dándole además, una figura jurídica clara diferente a las uniones de las parejas del mismo sexo".

Leer más...

domingo, 17 de abril de 2016

Un comentario necesario acerca de la exhortación apostólica postsinodal Amoris Laetitia

Casi desde el momento de su publicación, la exhortación apostólica postsinodal Amoris Laetitia ha causado conmoción en la blogósfera católica, tanto en Español, como en Inglés y en otros idiomas. Si entre columnistas, canonistas y teólogos aún no se ponen de acuerdo sobre las consecuencias prácticas de la exhortación, entre los obispos la cosa no pinta de forma distinta. En esta página nos hemos sentido obligados, como laicos fieles a la Iglesia, a expresar nuestra preocupación frente a apartes del documento y el problema de su recepción y sus consecuencias en la Iglesia.

Las generalidades del documento

Lo primero que salta a la vista ante el documento es su exorbitante extensión, consta de 325 parágrafos y 391 notas al pie, y su versión en PDF completa 272 páginas. Esto lleva a una constatación inevitable: No es un documento que vaya a ser leído por la mayoría de los fieles católicos. A mayor cantidad de palabras, menor lectura.

Por otro lado, cantidad no significa calidad, y aunque el documento bien presenta un índice detallado de los temas tratados, el mismo índice refleja un tratamiento no sistemático, más bien arbitrario y enrevesado, y por esto mismo es que es posible que un mismo asunto sea tratado en diversas partes del documento, lo cual necesariamente llevará a disensiones respecto de su interpretación. El mismo índice muestra que el documento no parece ir muy lejos de los temas tratados en la Familiaris Consortio de Juan Pablo II, que consta de 86 párrafos, y y 183 notas al pie.

¿Cómo se completan 325 párrafos? El documento abunda en reflexiones teológicas de carácter privado, referencias a catequesis del Papa Francisco y documentos sinodales, e incluye citas de fuentes no católicas como Octavio Paz, Jorge Luis Borges y hasta un poema de Mario Benedetti. Cabe preguntarse si se justifica la extensión del documento, no superando a los anteriores en términos de profundidad.

¿Qué es lo que van a leer los católicos (sacerdotes y obispos incluidos)? Pues los titulares de prensa, que como recoge Secretum Meum Mihi, proclaman unívocamente la “apertura” del papa Francisco a los “divorciados vueltos a casar” con este documento. No puede decirse que no era de esperar la reacción de los medios, dada la expectativa creada en los previos sínodos. Tras tres años de pontificado ya no cabe decir que los medios conjuran para manipular lo dicho por el Papa: hace rato que el Papa debía mudar el estilo de sus declaraciones si no quería que los medios de comunicación extrajeran de ellas lo que les interesa oír. Los católicos nos vemos obligados a admitir que la recepción del documento es el mensaje procurado con este, haciendo de paso tan extensa la exhortación, de forma que muy pocos sean los que se aventuren a tratar de contrastar lo dicho por los medios de comunicación.

Los pasajes problemáticos

¿Qué es lo que se encuentra uno al sumergirse en el documento? Conscientes de la problemática planteada al ponerse en duda verdades fundamentales de la fe,  era de esperarse que el sucesor de Pedro empezara por reafirmar tales verdades puestas en duda, pero en la extensión del documento toca adentrarse a pescar estos temas perdidos en las páginas interiores de la exhortación.

El tema de la comunión para los adúlteros obstinados, es tratado en el capítulo VIII en donde se les llama “divorciados en nueva unión”. A este respecto, Bruno Moreno de InfoCatólica ha señalado cómo el lenguaje utilizado tiende al equívoco dando una cierta idea de validez a la situación adúltera.

¿Afirma el Papa que los adúlteros públicos e impenitentes no pueden acercarse a la santa comunión? No lo hace. Lo más cercano es un fragmento del numeral 297 que reza:

Obviamente, si alguien ostenta un pecado objetivo como si fuese parte del ideal cristiano, o quiere imponer algo diferente a lo que enseña la Iglesia, no puede pretender dar catequesis o predicar, y en ese sentido hay algo que lo separa de la comunidad (cf. Mt 18,17). Necesita volver a escuchar el anuncio del Evangelio y la invitación a la conversión. Pero aun para él puede haber alguna manera de participar en la vida de la comunidad, sea en tareas sociales, en reuniones de oración o de la manera que sugiera su propia iniciativa, junto con el discernimiento del pastor.

¿Afirma el Papa Francisco que los “divorciados en nueva unión” pueden acercarse a la santa comunión? Ahí es donde está el meollo del asunto. En primer lugar porque la mayor parte del capítulo VIII argumenta por diversas vías que las normas generales no pueden aplicar para todos los casos, lo cual, como explica Néstor Martínez, no puede aplicarse en el caso de la comunión en pecado mortal o del adulterio, ya que se trata de actos intrínsecamente malos. Pero en segundo lugar, por lo que aparece escrito en el párrafo 305:

305. Por ello, un pastor no puede sentirse satisfecho sólo aplicando leyes morales a quienes viven en situaciones «irregulares», como si fueran piedras que se lanzan sobre la vida de las personas. Es el caso de los corazones cerrados, que suelen esconderse aun detrás de las enseñanzas de la Iglesia «para sentarse en la cátedra de Moisés y juzgar, a veces con superioridad y superficialidad, los casos difíciles y las familias heridas»[349]. En esta misma línea se expresó la Comisión Teológica Internacional: «La ley natural no debería ser presentada como un conjunto ya constituido de reglas que se imponen a priori al sujeto moral, sino que es más bien una fuente de inspiración objetiva para su proceso, eminentemente personal, de toma de decisión»[350]. A causa de los condicionamientos o factores atenuantes, es posible que, en medio de una situación objetiva de pecado —que no sea subjetivamente culpable o que no lo sea de modo pleno— se pueda vivir en gracia de Dios, se pueda amar, y también se pueda crecer en la vida de la gracia y la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia[351]. El discernimiento debe ayudar a encontrar los posibles caminos de respuesta a Dios y de crecimiento en medio de los límites. Por creer que todo es blanco o negro a veces cerramos el camino de la gracia y del crecimiento, y desalentamos caminos de santificación que dan gloria a Dios. Recordemos que «un pequeño paso, en medio de grandes límites humanos, puede ser más agradable a Dios que la vida exteriormente correcta de quien transcurre sus días sin enfrentar importantes dificultades»[352]. La pastoral concreta de los ministros y de las comunidades no puede dejar de incorporar esta realidad.


[351] En ciertos casos, podría ser también la ayuda de los sacramentos. Por eso, «a los sacerdotes les recuerdo que el confesionario no debe ser una sala de torturas sino el lugar de la misericordia del Señor»: Exhort. ap. Evangelii gaudium (24 noviembre 2013), 44: AAS 105 (2013), 1038. Igualmente destaco que la Eucaristía «no es un premio para los perfectos sino un generoso remedio y un alimento para los débiles» ( ibíd, 47: 1039).

¿Lo está afirmando directamente? No. Algunos afirman que el Papa no cambiaría la doctrina de la Iglesia en un pie de página. Pero claramente no se está proponiendo cambiar la doctrina, sino algo mucho más grave: una disociación absoluta entre doctrina y pastoral, entre ortodoxia y ortopraxis, en donde toda la enseñanza de la Iglesia podría verse relativizada según la conciencia subjetiva de cada feligrés.

Otros afirman que esos ciertos casos serian exclusivamente aquellos señalados por Juan Pablo II en la Familiaris Consortio, cuando la pareja se abstiene de actos conyugales aunque sigan viviendo juntos en razón de los hijos que ya tengan en común. No obstante, esta interpretación parece explícitamente desestimada en el párrafo 298 de Amoris Laetitia al hacer unas citaciones que brillan por su manipulación:

Amoris Laetitia Familiaris Consortio
298. Los divorciados en nueva unión, por ejemplo, pueden encontrarse en situaciones muy diferentes, que no han de ser catalogadas o encerradas en afirmaciones demasiado rígidas sin dejar lugar a un adecuado discernimiento personal y pastoral. Existe el caso de una segunda unión consolidada en el tiempo, con nuevos hijos, con probada fidelidad, entrega generosa, compromiso cristiano, conocimiento de la irregularidad de su situación y gran dificultad para volver atrás sin sentir en conciencia que se cae en nuevas culpas. La Iglesia reconoce situaciones en que «cuando el hombre y la mujer, por motivos serios, —como, por ejemplo, la educación de los hijos— no pueden cumplir la obligación de la separación»[329]. También está el caso de los que han hecho grandes esfuerzos para salvar el primer matrimonio y sufrieron un abandono injusto, o el de «los que han contraído una segunda unión en vista a la educación de los hijos, y a veces están subjetivamente seguros en conciencia de que el precedente matrimonio, irreparablemente destruido, no había sido nunca válido»[330]. Pero otra cosa es una nueva unión que viene de un reciente divorcio, con todas las consecuencias de sufrimiento y de confusión que afectan a los hijos y a familias enteras, o la situación de alguien que reiteradamente ha fallado a sus compromisos familiares. Debe quedar claro que este no es el ideal que el Evangelio propone para el matrimonio y la familia. Los Padres sinodales han expresado que el discernimiento de los pastores siempre debe hacerse «distinguiendo adecuadamente»[331], con una mirada que «discierna bien las situaciones»[332]. Sabemos que no existen «recetas sencillas»[333].

84. La Iglesia, no obstante, fundándose en la Sagrada Escritura reafirma su práxis de no admitir a la comunión eucarística a los divorciados que se casan otra vez. Son ellos los que no pueden ser admitidos, dado que su estado y situación de vida contradicen objetivamente la unión de amor entre Cristo y la Iglesia, significada y actualizada en la Eucaristía. Hay además otro motivo pastoral: si se admitieran estas personas a la Eucaristía, los fieles serían inducidos a error y confusión acerca de la doctrina de la Iglesia sobre la indisolubilidad del matrimonio.

La reconciliación en el sacramento de la penitencia —que les abriría el camino al sacramento eucarístico— puede darse únicamente a los que, arrepentidos de haber violado el signo de la Alianza y de la fidelidad a Cristo, están sinceramente dispuestos a una forma de vida que no contradiga la indisolubilidad del matrimonio. Esto lleva consigo concretamente que cuando el hombre y la mujer, por motivos serios, —como, por ejemplo, la educación de los hijos— no pueden cumplir la obligación de la separación, «asumen el compromiso de vivir en plena continencia, o sea de abstenerse de los actos propios de los esposos»[180].


[329] Juan Pablo II, Exhort. ap. Familiaris consortio (22 noviembre 1981), 84: AAS 74 (1982), 186. En estas situaciones, muchos, conociendo y aceptando la posibilidad de convivir «como hermanos» que la Iglesia les ofrece, destacan que si faltan algunas expresiones de intimidad «puede poner en peligro no raras veces el bien de la fidelidad y el bien de la prole» (Conc. Ecum. Vat. II, Const. past. Gaudium et spes, sobre la Iglesia en el mundo actual, 51).
Gaudium et Spes
51. El Concilio sabe que los esposos, al ordenar armoniosamente su vida conyugal, con frecuencia se encuentran impedidos por algunas circunstancias actuales de la vida, y pueden hallarse en situaciones en las que el número de hijos, al manos por ciento tiempo, no puede aumentarse, y el cultivo del amor fiel y la plena intimidad de vida tienen sus dificultades para mantenerse. Cuando la intimidad conyugal se interrumpe, puede no raras veces correr riesgos la fidelidad y quedar comprometido el bien de la prole, porque entonces la educación de los hijos y la fortaleza necesaria para aceptar los que vengan quedan en peligro.

Esta citación de la Familiaris Consortio de Juan Pablo II y la Gaudium et Spes del Concilio Vaticano II sorprende por la forma como se recortan las oraciones en ambos documentos y se ponen juntos para que parezcan defender una idea contraria; tanto Fray Nelson Medina, como la plataforma Voice of the Family lo han hecho notar. Se corta la frase de Juan Pablo II allí donde dice que la pareja que vive en adulterio deberá asumir el compromiso de vivir en absoluta abstinencia para poder acercarse al sacramento de la confesión, y ahí se introduce una nota al píe en la cual, lejos de explicar la condición puesta por Juan Pablo II sin la cual la frase citada pierde todo sentido, se cita un fragmento de la Gaudium et Spes que originalmente habla de los esposos que se abstienen de relaciones íntimas para espaciar el nacimiento de los hijos. Claramente la cita está fuera de lugar, pues los que viven en adulterio no se deben fidelidad alguna entre sí, sino por el contrario están en el deber de abstenerse de relaciones sexuales en fidelidad a sus verdaderos cónyuges.

Resulta absolutamente inverosímil que el autor del documento no haya visto el sentido que tenían las expresiones citadas en ambos textos a la hora de citarlos. Lamentablemente, esto lleva a una conclusión inevitable: El autor conoce perfectamente el sentido de ambos textos y deliberadamente recortó ambas expresiones y las puso juntas con el propósito de insinuar una idea contraria. Esto es actuar de forma malintencionada, no hay otra forma de llamarlo.

Y este párrafo no es el único lugar en donde tal proceder ocurre. El P. José María Iraburu ya ha mostrado cómo ha ocurrido algo similar con la citación de Santo Tomás de Aquino en el párrafo 301, en que se introduce un texto brevísimo suyo para que parezca decir algo absolutamente contrario a lo que el Doctor Angélico sostiene en la cuestión 65.

Otros apartes de igual gravedad ya han sido resaltados por Voice of the Family. Se trata de los referentes a la ideología de género y  las uniones homosexuales. El párrafo 52, por ejemplo, dice

52. Nadie puede pensar que debilitar a la familia como sociedad natural fundada en el matrimonio es algo que favorece a la sociedad. Ocurre lo contrario: perjudica la maduración de las personas, el cultivo de los valores comunitarios y el desarrollo ético de las ciudades y de los pueblos. Ya no se advierte con claridad que sólo la unión exclusiva e indisoluble entre un varón y una mujer cumple una función social plena, por ser un compromiso estable y por hacer posible la fecundidad. Debemos reconocer la gran variedad de situaciones familiares que pueden brindar cierta estabilidad, pero las uniones de hecho o entre personas del mismo sexo, por ejemplo, no pueden equipararse sin más al matrimonio. Ninguna unión precaria o cerrada a la comunicación de la vida nos asegura el futuro de la sociedad. Pero ¿quiénes se ocupan hoy de fortalecer los matrimonios, de ayudarles a superar los riesgos que los amenazan, de acompañarlos en su rol educativo, de estimular la estabilidad de la unión conyugal?

En el mismo párrafo en que pretende defender la familia humana, se introduce un texto en el que se niega que las uniones entre personas del mismo sexo puedan ser equiparadas “sin más” al matrimonio (como diciendo que sí hay alguna remota equiparación), y se les llama “situaciones familiares que pueden brindar cierta estabilidad”. Esa idea de la “gran variedad de situaciones familiares” es la misma “diversidad de familias” con la cual organismos judiciales como en Colombia y Estados Unidos han argumentado en favor del “matrimonio” entre parejas del mismo sexo. En el fondo, de nada sirve todo un párrafo que se supone defiende el matrimonio y la familia natural, si en él se introduce la idea de que las parejas homosexuales pueden constituir algún tipo de “situación familiar”. Esta es una idea que el magisterio de la Iglesia siempre ha rechazado.

Algo similar ocurre en el párrafo en que se supone que la exhortación aborda el problema de la Ideología de Género:

6. Otro desafío surge de diversas formas de una ideología, genéricamente llamada gender, que «niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer. Esta presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia. Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativas que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer. La identidad humana viene determinada por una opción individualista, que también cambia con el tiempo»[45]. Es inquietante que algunas ideologías de este tipo, que pretenden responder a ciertas aspiraciones a veces comprensibles, procuren imponerse como un pensamiento único que determine incluso la educación de los niños. No hay que ignorar que «el sexo biológico (sex) y el papel sociocultural del sexo (gender), se pueden distinguir pero no separar»[46]. Por otra parte, «la revolución biotecnológica en el campo de la procreación humana ha introducido la posibilidad de manipular el acto generativo, convirtiéndolo en independiente de la relación sexual entre hombre y mujer. De este modo, la vida humana, así como la paternidad y la maternidad, se han convertido en realidades componibles y descomponibles, sujetas principalmente a los deseos de los individuos o de las parejas»[47]. Una cosa es comprender la fragilidad humana o la complejidad de la vida, y otra cosa es aceptar ideologías que pretenden partir en dos los aspectos inseparables de la realidad. No caigamos en el pecado de pretender sustituir al Creador. Somos creaturas, no somos omnipotentes. Lo creado nos precede y debe ser recibido como don. Al mismo tiempo, somos llamados a custodiar nuestra humanidad, y eso significa ante todo aceptarla y respetarla como ha sido creada.

Como puede verse, en medio de un párrafo bastante extenso en que el Papa está criticando la Ideología de Género, aparece inserta una oración en la cual se admite el principio fundamental de tal ideología: la distinción entre el sexo biológico y el “género” como construcción social. Esta expresión, como un caballo de Troya, invalida absolutamente toda la crítica contra tal ideología, e introduce subrepticiamente un principio inaceptable que llevaría a los fieles a desactivar toda resistencia a la imposición de tal principio en la educación pública.

La autoridad papal en el documento

¿Cómo deben recibir los fieles está exhortación apostólica? Por un lado, obispos como el Card. Schornborn, arzobispo de Viena, que fue elegido por el Papa Francisco para presentar la exhortación apostólica, o el presidente de la  Conferencia Episcopal Filipina, Sócrates Villegas,  han afirmado que con este documento se abre definitivamente la puerta a la comunión de los adúlteros públicos y así han dispuesto que se haga en sus diócesis. Otros, como el Card. Burke, Mons. Rafael Zornoza, Mons. Livio Melina, el P. José Granados, o el P. Andrés Esteban López Ruiz, pretenden que la exhortación no cambia nada del magisterio de la Iglesia, sino que debe ser interpretada en continuidad con este.

El verdadero problema gira en torno a la expectativa que se habría creado en los pasados sínodos de la familia. Desde la exposición preliminar del cardenal Kasper un sector heterodoxo en la jerarquía episcopal, encabezada por la Conferencia Episcopal de Alemania, apostó todas sus cartas a conseguir que se permitiera el acceso a la santa comunión de los católicos en adulterio público, algo que contraría abiertamente la palabra de Nuestro Señor Jesucristo en el Evangelio (Mt 19,6). Se permitió que verdades de Fe, como la indisolubilidad matrimonial o la necesidad de estar en estado de gracia para la recepción de la sagrada comunión, fueran puestas en duda públicamente por altos jerarcas de la Iglesia. Ante tales ataques, la función papal no admite otro resultado más que la reafirmación clara y rotunda de tales verdades, para reparar el daño que tales herejías causan en la Iglesia.

Eso nunca vino, por el contrario, el Papa Francisco publicó un documento que para la mayor parte de los fieles es absolutamente ilegible, por su extensión y su estilo. Un documento en el cual las verdades de Fe no aparecen reafirmadas con claridad sino sujetas a un sinnúmero de matices, y en el que se esconden expresiones de dudosa interpretación que insinúan la aceptación de la tesis heterodoxa. El que busque una disposición en el documento en la cual se ordene un cambio en el Canon 915 del Código de Derecho Canónico, no la encontrará. Porque el verdadero giro doctrinal que se efectúa en este documento es de mucha mayor profundidad: Se introduce la idea de que las normas de derecho natural y divino pueden ser relativizadas por la conciencia subjetiva de los fieles, por lo que alguien en una situación objetiva de pecado mortal podría al mismo tiempo recibir la gracia santificante (305), de que la santidad en el matrimonio es un “ideal” difícil de alcanzar (36), y en general, de que toda norma moral queda dependiendo de la situación concreta (301-303).

Ya el P. José Luis Aberasturi, y el P. Juan Manuel Rodríguez de la Rosa han recordado que Cristo es el que da la gracia a quienes siguen su camino (Mt 19, 10-11), y por eso la santidad no es sólo probable, sino segura para quien se empeña en seguirlo. Por su parte, Néstor Martínez recordó que la imputabilidad en derecho canónico sólo puede remitirse a los hechos objetivos, pues la Iglesia no puede acceder a la conciencia de las personas y determinar si son subjetivamente culpables o no.

Como si no fuera poco, el Papa mismo acaba de desmentir a todos aquellos que pretenden que no hay ninguna intención de admitir a los adúlteros obstinados a la comunión eucarística. Lo dijo hoy en la rueda de prensa en el viaje de regreso de la isla de Lesbos:

Quisiera hacer una pregunta sobre la exhortación «Amoris laetitia»: como usted bien sabe ha habido muchas discusiones sobre uno de los puntos: algunos sostienen que no ha cambiado nada para que los divorciados que se han vuelto a casar accedan a los sacramentos; otros sostienen que ha cambiado mucho y que hay muchas nuevas aperturas. ¿Hay nuevas posibilidades concretas o no?

Yo puedo decir que sí. Pero sería una respuesta demasiado pequeña. Les recomiendo que lean la presentación del documento que hizo el cardenal Schönborn, que es un gran teólogo y que ha trabajado en la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Así es que ya no cabe la menor duda: El Papa ha tenido la intención expresa de que el documento se interpretado en ruptura con el magisterio precedente. ¿Significa eso que ahora es seguro que los divorciados vueltos a casar pueden acceder a la santa comunión? No, y ese el punto interesante de todo eso: el Papa no puede contravenir preceptos de Nuestro Señor Jesucristo, contenidos en el Evangelio. Los fieles deben acercarse aún más a las enseñanzas de Juan Pablo II contenidas en la Familiaris Consortio, y a partir de ella reconocer que todos aquellos puntos en que la enseñanza de un Papa contradiga el magisterio tradicional de la Iglesia, no puede ser obedecido. Esto no es Cisma, pues el mismo Pío IX, el que declaró el dogma de la infalibilidad papal dijo “si un Papa en el futuro enseña algo contrario a la fe católica, no lo sigan”.

Leer más...