Suscríbete a nuestro Boletín Semanal




Únete a Voto Católico Colombia

Proyectos en trámite en el Congreso

miércoles, 16 de agosto de 2017

La abolición del sentido común, por Juan Manuel de Prada

Reproducimos el siguiente artículo del escritor español Juan Manuel de Prada, publicado originalmente en el diario ABC, y tomado de Religión en Libertad.

Resultado de imagen para juan manuel de prada votocatolico.coUno de los rasgos más estremecedores de nuestra época es la abolición del sentido común. Aquella fábula del rey desnudo, en la que un niño intrépido se atrevía a decir lo que todos callaban, ha alcanzado hoy su paroxismo; sólo que el desenlace de esa fábula sería hoy trágico, pues el rey de inmediato privaría de la patria potestad a los padres de ese niño, que entregaría a una parejita chunga, para que lo “reeducase”.

El desprestigio del sentido común no es un fenómeno reciente. Todos los sistemas filosóficos prometeicos que han querido negar la naturaleza de las cosas se han preocupado de anatemizar el sentido común. Así, por ejemplo, Hegel (el Antiaristóteles por excelencia) arremete en el prólogo de su Fenomenología del espíritu contra «el sentido común y la inmediata revelación de la divinidad, que no se preocupan de cultivarse con la filosofía» y que son «la grosería sin forma ni gusto». Resulta, en verdad, muy revelador que Hegel vitupere en la misma frase la Revelación divina y el sentido común humano; prueba inequívoca de que sabe misteriosamente –como sólo saben quienes creen y tiemblan– que ambos se amamantan de la misma luz.

Y es que, en efecto, el sentido común no es un amontonamiento informe de opiniones cazurras o tópicas sobre esto, eso y aquello. El sentido común es el juicio sano que permite el conocimiento de la verdad de las cosas; y es un sentido que tiene toda persona, con independencia de que sea creyente o incrédula, si no ha sido ofuscada por visiones culturales o ideológicas deformantes. Toda la historia de la filosofía moderna ha sido un combate –a veces soterrado, a veces furioso– contra el sentido común y contra los filósofos que lo sostuvieron, empezando por Aristóteles. Y en nuestra época ese combate se ha trasladado a la política, que nos impone construcciones abstractas y utopías mórbidas con escaso o nulo anclaje en el orden real de las cosas. Las ideologías modernas han logrado instaurar de este modo una nueva barbarie (como siempre ocurre cuando se pierde contacto con la realidad), sólo que esta vez se trata de una barbarie más incitante y golosona, porque nos hace creer que somos soberanos.

No pensemos bobaliconamente que esta abolición del sentido común propone a cambio diversas “versiones relativistas" de la realidad. Por el contrario, aunque ofrezcan aderezos variados, lo cierto es que las ideologías en liza ofrecen las mismas definiciones dogmáticas que, por supuesto, niegan el sentido común y postulan la subversión del orden real de las cosas. Sus premisas no pueden ser discutidas; y quienes se atreven a hacerlo son de inmediato señalados, desprestigiados, estigmatizados, incluso civilmente eliminados. Y, entretanto, las definiciones dogmáticas contrarias al orden real de las cosas son proclamadas por “iluminados” de izquierdas y derechas con todos los medios propagandísticos puestos a su servicio, hasta la abolición completa del sentido común, hasta la conversión de los hombres en bestias esclavizadas que, además, se creen grotescamente soberanas.

En estos momentos asistimos a la última ofensiva contra el sentido común, con la imposición de leyes que atentan contra la misma naturaleza humana, que la rectifican hasta convertirla en una parodia (no en vano los clásicos llamaban al demonio “el simio de Dios”) y que consagran la muerte civil de quienes osen rechistar. Sin embargo, más acongojante aún que estas leyes que van a imponernos es el remoloneo inane de la única institución que, por ser depositaria de la Revelación divina, podría reavivar el sentido común entre los hombres esclavizados. Ese remoloneo inane hiela la sangre en las venas.

Publicado en ABC el 14 de agosto de 2017.

Leer más...

miércoles, 9 de agosto de 2017

21 y 22 de Octubre: Campamento de formación provida para jóvenes en Bogotá

WhatsApp Image 2017-08-03 at 6.44.24 AMEl 21 y 22 de Octubre se llevará a cabo la edición 2.0 del Camp for Life una iniciativa que busca acercar y afianzar en los jóvenes la defensa de la vida humana, a través de un campamento y actividades dirigidas a vivir la experiencia de defender la vida en los ambientes juveniles.

Este proyecto que comenzó en México y ahora llega a Colombia, busca brindar herramientas y vivencias para la lucha pro vida diaria, combinando aprendizaje con diversión y actividades en la naturaleza. El campamento está dirigido a Jóvenes de 14 a 30 años. 

El evento se realizará en Chipaque, Cundinamarca los días 21 y 22 de octubre. Las inscripciones están abiertas hasta el 13 de Octubre. Hasta el 31 de agosto, la inscripción es de $215.000 por persona, hasta el 30 de septiembre es de $225.000 por persona, hasta el 14 de octubre es de $230.000. Se reserva el cupo abonando el 60% del pago total. El precio incluye: Transporte ida y vuelta de Bogotá al lugar del campamento, Hospedaje, Alimentación, Actividades Extremas, Seguro Médico para los dos días - Liberty Seguros, Formación de primera calidad en temas ProVida, Camiseta oficial, Diploma de Participación, y Álbum fotográfico digital del evento.

Más información en los números: 300 2967995, 312 5888545 y 314 3252808, o en la Fanpage de Facebook: https://www.facebook.com/campforlifecolombia/

Leer más...

lunes, 7 de agosto de 2017

¿Vamos a conformarnos los católicos con ser relegados a la irrelevancia política?

C8fCl2sW0AAf_LqA partir de la marcha contra la ideología de género el 10 de agosto de 2016 y la victoria del NO en el plebiscito del 2 de Octubre, los medios de comunicación no paran de hablar sobre el aspecto religioso que tendrán las próximas elecciones en 2018. Sin embargo, siempre se habla de un “poder cristiano” que sería determinante en las próximas elecciones, refiriéndose específicamente al voto de los protestantes evangélicos, poco o nada se habla del voto de los católicos. ¿Significa que los católicos hemos quedado reducidos a ser políticamente irrelevantes?

Ciertamente las sectas protestantes se están convirtiendo en un seductor bastión para los políticos por su “disciplina” a la hora de votar: El pastor dice “voten por tal” y votan, el pastor dice “voten por cual” y votan, sin mucho razonamiento ni deliberación. Así como en 2014 Viviane Morales puso a un importante grupo de evangélicos a votar por Juan Manuel Santos, al difundir un video en que Santos negaba apoyar el aborto y las uniones homosexuales, aunque los hechos dijeran otra cosa.

El voto católico no funciona así. La Doctrina de la Iglesia reconoce que la política es una esfera de acción propia de los fieles laicos, para que estos apliquen prudencialmente la moral católica en los asuntos temporales y construyan y reconstruyan el orden social católico sobre las bases del Evangelio. En este marco se entiende perfectamente que a pesar de que algunos obispos y organismos de la Conferencia Episcopal hicieran una campaña abierta en favor del acuerdo con las FARC, los católicos votaran masivamente por el NO.

En esta coyuntura, nos complace informar que el Movimiento de Católicos de Colombia – Solidaridad está organizando una gran Convención Nacional Católica en la cual se definirán sus directrices y se perfilará su horizonte como vía efectiva para la participación de los fieles laicos en la política y la defensa de la catolicidad en corporaciones de elección popular como el Congreso de la República.

La Primera Convención Nacional Católica la cual se denominará: ‘Doctrina política de la Iglesia Católica: la hora de las determinaciones”, y la cual se llevará a cabo el sábado 2 de septiembre de 2017, de 8AM a 6PM, en la Sociedad Bolivariana (Av Calle 20 No. 5-17 Este).

Sobre el particular, Samuel Ángel, director ejecutivo del MCCS comentó: “La Convención Nacional será un momento histórico para los ciudadanos católicos colombianos, los cuales se congregarán provenientes de todas partes del país, para tomar determinaciones en torno al futuro político y la participación política. La sociedad civil católica tendrá la posibilidad de tomar decisiones de manera democrática dado el gran impulso y la acogida que ha tenido el Movimiento a nivel nacional”.

La Convención va dirigida a todos los católicos colombianos y las personas que quieran participar pueden inscribirse contactando el WhatsApp 3145202141 o enviando un correo electrónico a la siguiente dirección: catolicosdecolombiasolidaridad@gmail.com El costo de la inscripción es de 10.000 pesos y los cupos son limitados.

Leer más...

sábado, 29 de julio de 2017

Santos objeta por sostenibilidad fiscal el proyecto de ley sobre Técnicas de Reproducción Asistida

Senado-republicaEl presidente Juan Manuel Santos ha presentado objeciones de inconveniencia al Proyecto de Ley 82 de 2015 Cámara - 123 de 2016 Senado, el cual definía la infertilidad como una enfermedad dentro del POS para que las Técnicas de Reproducción Asistida sean cubiertas por el Sistema General de Seguridad Social en Salud, aduciendo que pondría en riesgo la sostenibilidad social de los fondos para la salud.

Segun el gobierno nacional, “el Estado tendría que hacer un esfuerzo bastante considerable, dado el alto costo de los tratamientos mediante técnicas de reproducción humana asistida o terapias de reproducción". Por ello, dice que la iniciativa vulnera el principio de sostenibilidad fiscal toda vez que los tratamientos de infertilidad (inseminación artificial intrauterina y fecundación in vitro) para la población que lo requeriría implicaría un costo cercano a los $13 billones, para lo cual el proyecto no dispuso de fuentes adicionales de recursos y conceptos emitidos por el Ministerio de Hacienda. Además dijo que, “pondría en peligro la atención de los servicios de salud a los que accede toda la población, unos 4 millones de afiliados”.

Valga recordar que este proyecto de ley fue redactado con el propósito de beneficiar a las clínicas que reproducción asistida que practican fecundaciones in vitro e inseminaciones artificiales. El proyecto acogía tales prácticas violatorias de la dignidad humana, incluyendo donación de gametos y manipulación y congelación de embriones, y les daba financiación pública. Tal vez es la primera buena noticia que recibimos desde el Palacio de Nariño en años.

Leer más...

viernes, 28 de julio de 2017

¿Y si se aplicara a José Galat la teología moral de la Amoris Laetitia?

Resultado de imagen para José Galat

Además de nuestro editorial del día de ayer, nos gustaría hoy detenernos sobre una cuestión paradójica en medio de toda esta controversia entre José Galat y la Conferencia Episcopal de Colombia. ¿Qué pasaría si los obispos colombianos aplicaran en el caso de José Galat los principios morales enseñados en la exhortación apostólica Amoris Laetitia del Papa Francisco?

Bien es conocido que las críticas del presidente de Teleamiga hacia el Papa Francisco incluyen muchos de sus discursos, homilías y otros pronunciamientos, sin embargo, no cabe la menor duda de que un punto de quiebre en el presente pontificado fue la publicación de la exhortación apostólica Amoris Laetitia. Esta exhortación, que fue presentada como conclusión de dos controvertidos sínodos vaticanos sobre la familia, ha sido una fuente de conflicto, división y confusión dentro de la Iglesia Católica, llevando a varias conferencias episcopales a admitir la comunión de adúlteros públicos, lo cual contradice el Evangelio mismo.

Por esta misma razón, Amoris Laetitia ha ocupado buena parte de las críticas en el programa “Un café con Galat”, bajo la afirmación de que se trata de un intento por subvertir la doctrina de la Iglesia sobre el matrimonio, la familia y la gracia. En estas críticas, Galat se une a un coro de voces católicas que a lo largo y ancho de la Iglesia denuncian que el edificio entero de la Doctrina moral de la Iglesia podría venirse abajo a causa de los principios relativistas contenidos en esta exhortación.

Por su parte, la Conferencia Episcopal de Colombia ha venido organizando numerosos eventos para promover el estudio de la exhortación Amoris Laetitia, defendiéndola como verdadero magisterio de la sede apostólica. Especialmente, con la organización de la venida del Papa Francisco a Colombia, la Conferencia Episcopal ha publicado cartillas, y organizado cursos y encuentros en torno al mensaje de “misericordia” y “reconciliación” del Papa Francisco.

Pues bien, ¿Por qué no se utilizan esos mismo principios morales aplicados en la Amoris Laetitia para el caso de la moral sexual y familiar, en el caso de José Galat? Veamos unos ejemplos:

La Iglesia posee una sólida reflexión acerca de los condicionamientos y circunstancias atenuantes. Por eso, ya no es posible decir que todos los que se encuentran en alguna situación así llamada «irregular» viven en una situación de pecado mortal, privados de la gracia santificante. Los límites no tienen que ver solamente con un eventual desconocimiento de la norma. Un sujeto, aun conociendo bien la norma, puede tener una gran dificultad para comprender «los valores inherentes a la norma» o puede estar en condiciones concretas que no le permiten obrar de manera diferente y tomar otras decisiones sin una nueva culpa. Como bien expresaron los Padres sinodales, «puede haber factores que limitan la capacidad de decisión».(AL, 301)

Según este pasaje, aún cuando José Galat sabe que el rechazo de la sujeción al Sumo Pontífice es delito de cisma, sus “condiciones concretas”, es decir creer sinceramente que Francisco no es verdadero pontífice, podría indicar que aún en su “situación irregular” podría seguir en estado de gracia y recibiendo los sacramentos.

el Catecismo de la Iglesia Católica se expresa de una manera contundente: «La imputabilidad y la responsabilidad de una acción pueden quedar disminuidas e incluso suprimidas a causa de la ignorancia, la inadvertencia, la violencia, el temor, los hábitos, los afectos desordenados y otros factores psíquicos o sociales». En otro párrafo se refiere nuevamente a circunstancias que atenúan la responsabilidad moral, y menciona, con gran amplitud, «la inmadurez afectiva, la fuerza de los hábitos contraídos, el estado de angustia u otros factores psíquicos o sociales». Por esta razón, un juicio negativo sobre una situación objetiva no implica un juicio sobre la imputabilidad o la culpabilidad de la persona involucrada. (AL, 302)

Según este párrafo, aún cuando objetivamente José Galat pareciera estar en situación de cisma, su imputabilidad podría verse disminuida por diversos factores como la angustia por la situación de la Iglesia, la ignorancia del derecho canónico, e incluso su avanzada edad.

A partir del reconocimiento del peso de los condicionamientos concretos, podemos agregar que la conciencia de las personas debe ser mejor incorporada en la praxis de la Iglesia en algunas situaciones que no realizan objetivamente nuestra concepción del matrimonio. Ciertamente, que hay que alentar la maduración de una conciencia iluminada, formada y acompañada por el discernimiento responsable y serio del pastor, y proponer una confianza cada vez mayor en la gracia. Pero esa conciencia puede reconocer no sólo que una situación no responde objetivamente a la propuesta general del Evangelio. También puede reconocer con sinceridad y honestidad aquello que, por ahora, es la respuesta generosa que se puede ofrecer a Dios, y descubrir con cierta seguridad moral que esa es la entrega que Dios mismo está reclamando en medio de la complejidad concreta de los límites, aunque todavía no sea plenamente el ideal objetivo. De todos modos, recordemos que este discernimiento es dinámico y debe permanecer siempre abierto a nuevas etapas de crecimiento y a nuevas decisiones que permitan realizar el ideal de manera más plena. (AL, 303)

Sustitúyase aquí “matrimonio” por “comunión con el Papa”, para ver que según este nuevo principio moral defendido por el Papa Francisco, Galat no estaría tanto en delito de cisma, sino en una “situación particular de comunión con el Papa” que no realiza objetivamente el ideal, pero que sería su “respuesta generosa que se puede ofrecer a Dios” y que sería “la entrega que Dios mismo está reclamando” por parte de él.

Es mezquino detenerse sólo a considerar si el obrar de una persona responde o no a una ley o norma general, porque eso no basta para discernir y asegurar una plena fidelidad a Dios en la existencia concreta de un ser humano. Ruego encarecidamente que recordemos siempre algo que enseña santo Tomás de Aquino, y que aprendamos a incorporarlo en el discernimiento pastoral: «Aunque en los principios generales haya necesidad, cuanto más se afrontan las cosas particulares, tanta más indeterminación hay [...] En el ámbito de la acción, la verdad o la rectitud práctica no son lo mismo en todas las aplicaciones particulares, sino solamente en los principios generales; y en aquellos para los cuales la rectitud es idéntica en las propias acciones, esta no es igualmente conocida por todos [...] Cuanto más se desciende a lo particular, tanto más aumenta la indeterminación». Es verdad que las normas generales presentan un bien que nunca se debe desatender ni descuidar, pero en su formulación no pueden abarcar absolutamente todas las situaciones particulares. (AL, 304)

¿Según el Papa, sería “mezquino” el actuar de las autoridades eclesiásticas que sólo se detuvieron a considerar si el obrar de José Galat “responde o no a una ley moral general”? Es lo que se da a entender en este párrafo, especialmente aquello de que la norma general, el canon sobre el cisma, no podría abarcar todas las situaciones particulares y el caso de Galat podría quedar por fuera.

Por ello, un pastor no puede sentirse satisfecho sólo aplicando leyes morales a quienes viven en situaciones «irregulares», como si fueran piedras que se lanzan sobre la vida de las personas. Es el caso de los corazones cerrados, que suelen esconderse aun detrás de las enseñanzas de la Iglesia «para sentarse en la cátedra de Moisés y juzgar, a veces con superioridad y superficialidad, los casos difíciles y las familias heridas». En esta misma línea se expresó la Comisión Teológica Internacional: «La ley natural no debería ser presentada como un conjunto ya constituido de reglas que se imponen a priori al sujeto moral, sino que es más bien una fuente de inspiración objetiva para su proceso, eminentemente personal, de toma de decisión». A causa de los condicionamientos o factores atenuantes, es posible que, en medio de una situación objetiva de pecado —que no sea subjetivamente culpable o que no lo sea de modo pleno— se pueda vivir en gracia de Dios, se pueda amar, y también se pueda crecer en la vida de la gracia y la caridad, recibiendo para ello la ayuda de la Iglesia. El discernimiento debe ayudar a encontrar los posibles caminos de respuesta a Dios y de crecimiento en medio de los límites. Por creer que todo es blanco o negro a veces cerramos el camino de la gracia y del crecimiento, y desalentamos caminos de santificación que dan gloria a Dios. Recordemos que «un pequeño paso, en medio de grandes límites humanos, puede ser más agradable a Dios que la vida exteriormente correcta de quien transcurre sus días sin enfrentar importantes dificultades». La pastoral concreta de los ministros y de las comunidades no puede dejar de incorporar esta realidad. (AL, 305)

Poco puede añadirse: Los prelados que afirman públicamente que “José Galat está fuera de la comunión de la Iglesia”, estarían usando la ley canónica “como si fueran piedras que se lanzan sobre la vida de las personas”. Según este pasaje, a causa de los factores atenuantes mencionados más arriba, en medio de su situación objetiva de cisma, Galat podría seguir viviendo en gracia de Dios y recibir para ello la ayuda de la Iglesia, específicamente según la nota 351, la ayuda de los sacramentos.

No se entienda esto como que consideramos válidos tales principios morales, sino como un mero ejercicio hipotético para mostrar lo que debería ser una respuesta coherente de la Iglesia al aplicar la moral de Amoris Laetitia a otras situaciones diferentes a las familiares. Resulta absolutamente paradójico, por decir lo menos, que quienes defienden el magisterio del Papa Francisco estén haciendo caso omiso de ese mismo magisterio a la hora de aplicarlo a otras situaciones más allá del sexto y noveno mandamientos. Aterra, cuando menos, que quienes inundan las parroquias con material sobre “misericordia” y “reconciliación” estén mostrando una cara absolutamente opuesta a la hora de defender al Papa Francisco.

Leer más...

jueves, 27 de julio de 2017

Editorial: El Dr. José Galat se equivoca, pero la Conferencia Episcopal también

CEC Galat

El conflicto entre el canal Teleamiga, específicamente su presidente Dr. José Galat, y la Conferencia Episcopal parece haber llegado a un punto irreconciliable. El día de ayer el Episcopado publicó un comunicado en el cual acusan al programa “Un café con Galat” de cismático y amenaza con medidas canónicas para que no se pueda celebrar la eucaristía en el canal, y se prohiba la participación de sacerdotes y religiosos en el mismo. Por su parte, José Galat respondió a las acusaciones afirmando que la elección del Papa Francisco había sido ilegítima, y retando a la Conferencia Episcopal a responder con el magisterio de la Iglesia a las cuestiones suscitadas por él en su programa. En medio de esta encendida controversia desde Voto Católico Colombia quisiéramos hacer un llamado a la sensatez y aportar un poco de luz sobre el problema levantado, especialmente para la claridad de nuestros lectores.

José Galat se equivoca: Francisco es el legítimo sucesor de Pedro

La supuesta ilegitimidad de origen

En su comunicado, el Dr. Galat comete un error a nivel canónico. Aunque el hecho que refiere es real y de público conocimiento (El Cardenal Godfied Danneels admitió haber pertenecido a un club secreto, “mafia” en sus propias palabras, para oponerse a la elección de Joseph Ratzinger y promover a Jorge Mario Bergoglio al pontificado) de esto no se deduce una invalidez de la elección del Cardenal Bergoglio como Papa.

El error de José Galat probablemente surja de una malinterpretación de la constitución apostólica Universi Dominici Gregis que establece:

79. Confirmando también las prescripciones de mis Predecesores, prohíbo a quien sea, aunque tenga la dignidad de Cardenal, mientras viva el Pontífice, y sin haberlo consultado, hacer pactos sobre la elección de su Sucesor, prometer votos o tomar decisiones a este respecto en reuniones privadas.

(…)

81. Los Cardenales electores se abstendrán, además, de toda forma de pactos, acuerdos, promesas u otros compromisos de cualquier género, que los puedan obligar a dar o negar el voto a uno o a algunos. Si esto sucediera en realidad, incluso bajo juramento, decreto que tal compromiso sea nulo e inválido y que nadie esté obligado a observarlo; y desde ahora impongo la excomunión latae sententiae a los transgresores de esta prohibición. Sin embargo, no pretendo prohibir que durante la Sede vacante pueda haber intercambios de ideas sobre la elección.

Estas disposiciones de la Constitución emitida por Juan Pablo II no hacen más que ratificar lo ya dispuesto en su momento por San Pío X, Pío XII y Pablo VI en diferentes constituciones sobre el periodo de Sede Vacante.

Es fácil entender la línea de razonamiento del Dr. Galat. Si un grupo de cardenales arregló promover la elección del Cardenal Bergoglio, quedaron excomulgados, y si estaban excomulgados, no podían participar de la elección del Papa y tal elección sería inválida. Este razonamiento yerra en cuanto a que la existencia de tales sanciones latae sententiae sobre los cardenales no afecta la validez de la elección. El papa Pío XII, en la constitución apostólica Vacantis Apostolicae Sedis, quiso proteger la elección papal de posibles impugnaciones basadas en censuras eclesiásticas sobre los cardenales, y así prevenir que la Iglesia pudiera atravesar otro episodio como el cisma de Aviñón

34. Nullus Cardinalium, cuiuslibet excommunicationis, suspensionis, interdicti aut alius ecclesiastici impedimenti praetextu vel causa a Summi Pontificis electione activa et passiva excludi ullo modo potest; quas quidem censuras ad effectum huiusmodi electionis tantum, illis alias in suo robore permansuris, suspendimus.

(Traducción nuestra: Ningún cardenal puede en alguna forma ser excluido de la elección activa y pasiva del Sumo Pontífice bajo el pretexto o razón de excomunión, suspensión, interdicto u otro impedimento eclesiástico; en efecto, suspendemos tales censuras sólamente para el efecto de una elección tal; estas censuras permanecerán vigentes en otras circunstancias.)

De nuevo, esta disposición no hace más que recoger el derecho consuetudinario de la Iglesia en legislaciones anteriores. Así es que como puede verse, el hecho de que el grupo de cardenales conocido como la “mafia de Saint Gall” haya influido en la elección del cardenal Bergoglio, no hace inválida su elección como Papa. Más aún, la historia eclesiástica atestigua episodios pretéritos en que la elección del Papa ha sido el resultado de acuerdos y negociaciones políticas entre cardenales, y la Iglesia nunca ha dejado de reconocer a los elegidos como legítimos sucesores de Pedro.

La supuesta ilegitimidad de ejercicio

En segundo lugar, José Galat afirma que el Papa Francisco habría incurrido en ilegitimidad de ejercicio al contradecir en sus pronunciamientos públicos el magisterio de la Iglesia. Esto, a nuestro juicio, proviene de una comprensión errada del dogma de la infalibilidad papal, según la cual el Papa no puede equivocarse, y si se equivoca es que no es Papa.

De nuevo, la historia de la Iglesia nos brinda la perspectiva suficiente para comprender realmente el significado del dogma de la infalibilidad papal y la posibilidad de que un Papa yerre en cuestiones de Fe y de moral. La Iglesia, en concreto, nos pide creer como verdad de Fe que:

El Romano Pontífice, cuando habla ex cathedra, esto es, cuando en el ejercicio de su oficio de pastor y maestro de todos los cristianos, en virtud de su suprema autoridad apostólica, define una doctrina de fe o costumbres como que debe ser sostenida por toda la Iglesia, posee, por la asistencia divina que le fue prometida en el bienaventurado Pedro, aquella infalibilidad de la que el divino Redentor quiso que gozara su Iglesia en la definición de la doctrina de fe y costumbres. Por esto, dichas definiciones del Romano Pontífice son en sí mismas, y no por el consentimiento de la Iglesia, irreformables. (Constitución apostólica Pastor Aeternus)

Así pues, la infalibilidad, más que un atributo del ministerio papal, es un atributo de ciertos actos específicos del Papa: la declaración solemne de los dogmas de Fe. De modo más general, la Iglesia también enseña que han de ser tenidas como infalibles las doctrinas de los papas que son enseñadas de forma reiterada y constante a través de los siglos, en plena consonancia con la tradición apostólica. Por fuera de estos actos, lo dicho por un Papa es perfectamente falible.

Que un Papa puede errar en materia de Fe y de moral, e incluso caer en herejía, está fuera de toda duda razonable. Las gracias prometidas al ministerio petrino no eliminan nunca el libre albedrío, lo contrario sería una contradicción con la doctrina moral de la Iglesia. Y para que no quede duda sobre esto, el mismo Papa Adriano VI ya defendió esta posibilidad:

“Si por Iglesia Romana entendemos a su cabeza o pontífice, es indudable que puede errar incluso en materia de fe. Esto sucede cuando enseña una herejía por un juicio propio o mediante una epístola decretal. Ciertamente, muchos romanos pontífices han sido herejes. El último fue Juan XXII († 1334).” (Quaest. in IV Sent.)

Ahora que se menciona al Papa Juan XXII, permítasenos ilustrar dos ejemplos que permiten entender la dimensión del problema suscitado.

  • El Papa Honorio († 638) sostuvo la herejía monotelista, según la cual la doble naturaleza de Cristo actuaba movida por una sola operación y una sola voluntad. Esta herejía fue condenada posteriormente por el III Concilio de Constantinopla (680), que de paso condenó al Papa Honorio por no haber mantenido intacta la Fe de la Iglesia.
  • El Papa Juan XXII († 1334) afirmó en varias homilías y posteriormente en un opúsculo que las almas de los difuntos, aún los muertos en estado de gracia, permanecían privados de la visión beatífica hasta el juicio final. Esta opinión fue duramente contestada por teólogos y obispos que llevaron a que el Papa se retractara públicamente de la misma.

Así pues, véase que en ambos casos se trató de opiniones privadas del Papa, que nunca tuvieron la intención de ser definidas como magisterio solemne, y que si fueron herejías, lo fueron sólamente en sentido material, nunca formal.

Aún si se presentara el caso de una herejía formal por parte del Papa, una negación pertinaz de una verdad de Fe definida por la Iglesia, la opinión común de los teólogos es que no por ello esa persona deja de ser Papa de forma automática, sino que en virtud del carácter visible y público del ministerio petrino, para que el Papa sea depuesto se requiere que los obispos en concilio imperfecto constanten como hecho manifiesto que el Papa ha incurrido en herejía formal.

Así pues, José Galat se equivoca, y aunque Francisco haya dicho cosas contrarias a la Doctrina de la Iglesia, no por ello deja de ser el legítimo sucesor de Pedro, y Papa de la Iglesia Católica.

La Conferencia Episcopal se equivoca: José Galat no incurre en el delito de cisma

Ahora bien, si examinamos el comunicado de la Conferencia Episcopal las amenazas a recurrir al Derecho Canónico para prohibir los sacramentos a José Galat y al canal Teleamiga también adolecen de una grave irregularidad. En el comunicado se insinúa una acusación de cisma bajo las siguientes palabras: “Fundamentados en el Derecho Canónico, señalamos que, al rechazar la sujeción al Papa y al herir gravemente la comunión de la Iglesia. se incurre en un cisma y se induce a otras personas a caer en él (cfr. can. 751).”

El artículo citado dice textualmente:

751 Se llama herejía la negación pertinaz, después de recibido el bautismo, de una verdad que ha de creerse con fe divina y católica, o la duda pertinaz sobre la misma; apostasía es el rechazo total de la fe cristiana; cisma, el rechazo de la sujeción al Sumo Pontífice o de la comunión con los miembros de la Iglesia a él sometidos.

Los padres de la Iglesia, específicamente San Agustín y San Jerónimo han hecho ver que el cisma casi siempre viene acompañado de una herejía que lo justifica. Así podría distinguirse entre el cisma herético, en el cual se niega la autoridad del Papa como verdad de Fe, y el cisma propiamente dicho, cuando simplemente se desobedece la autoridad del Papa (como al ordenar obispos sin su autorización).

En este punto, valga recordar que para que una herejía sea formal, debe ser pertinaz, o sea, la adhesión obstinada a una opinión propia, contraria a la enseñanza de la Iglesia.

Mientras alguien tenga el deseo de someterse libremente a la decisión de la Iglesia, dicha persona será un cristiano católico en el fondo de su corazón y sus creencias falsas no pasarán de ser errores pasajeros y opiniones momentáneas. Teniendo en cuenta que el intelecto humano únicamente puede asentir ante la verdad, sea ésta real o aparente, la pertinacia deliberada, distinta de la oposición caprichosa, supone una firme convicción subjetiva que puede bastar para informar la conciencia y crear la “buena fe”. (Enciclopedia Católica: Herejía)

Al respecto, algo similar podría decirse de aquel que se encuentra materialmente en una situación de cisma, no por pertinacia, sino por una creencia errónea acerca del Sumo Pontífice, y que, sin embargo, está dispuesto a someterse al juicio de la Iglesia y al vencimiento de sus propias opiniones por parte de la verdad del magisterio.

Esto es lo que se percibe en el comunicado de José Galat: Él no niega que todo católico deba obediencia y sometimiento a la autoridad del sumo pontífice, sólo cree sinceramente, a causa de un razonamiento teológico y canónico errado, que Francisco sea verdaderamente el Papa de la Iglesia Católica.

Esto es de alguna forma reconocido por el mismo Código de Derecho Canónico que en sus numerales 1323 y 1324 reconce la ignoracia, el error o el uso imperfecto de razón como atenuantes o eximientes de las penas canónicas, especialmente en el caso de las sanciones latae sententiae.

En este punto, resulta aterradora la falta de misericordia por parte de la Conferencia Episcopal a la hora de lidiar con el caso. Aunque en el comunicado del Episcopado se habla de intentos de diálogo con el presidente de Teleamiga para “un discernimiento sobre los temas que trata y las consecuencias que producen”, no se conoce públicamente que ningún obispo o representante del episcopado haya respondido a las múltiples cuestiones e inquietudes suscitadas por José Galat en su programa, y que le hayan llevado a las conclusiones por las cuales se le acusa.

Ayer, Monseñor Elkin Álvarez, secretario general de la Conferencia Episcopal y Mons. Pedro Mercado, Presidente del Tribunal Eclesiástico de Bogotá han salido a los medios de comunicación a afirmar que José Galat “se coloca fuera de la comunión de la Iglesia”. “cuando se le preguntó si eventualmente Galat sería excomulgado, monseñor Álvarez dijo que a quienes se desvían de la sana doctrina no es necesario declarar la excomunión, pues el hecho mismo implica una ruptura con la iglesia”, dice Caracol Radio.

Se trata de algo absolutamente irregular, una especie de “excomunión tácita” a través de la cual se le está privando al sujeto pasivo del derecho natural a defenderse de los cargos acusados y del “tiempo prudencial para la enmienda” estipulado en el canon 1347.

Aterra pues, que el Episcopado emprenda una semejante cacería de brujas contra quienes ni siquiera están negando alguna verdad de Fe, sino que simplemente han llegado a conclusiones erróneas a causa del silencio por parte de quienes tienen la obligación de proteger la Fe de los fieles, y pronunciarse ante los múltiples hechos comprobados sobre la realidad actual de la Iglesia que perturban y llenan de confusión e incertidumbre a los fieles católicos.

En conclusión, yerra gravemente José Galat al hacer un juicio canónico apresurado sobre la elección y legitimidad del Papa Francisco. Esperamos que frente a esta corrección que fraternamente le extendemos sepa corregir sus opiniones y retractarse de las afirmaciones que ha hecho ante los medios. Pero aún mayor culpabilidad pesa sobre el Episcopado, que teniendo el deber de pronunciarse sobre las múltiples cuestiones levantadas por José Galat en su programa de televisión, y que recogen el sentir de una multitud de católicos de nuestro país, han callado y han negado su pastoreo a los fieles que lo reclamaban vivamente, para luego condenarles con todo el peso de la ley eclesiástica. Si por callar ante la solicitud de los fieles es que se ha llegado a este punto, mal pueden pretender los obispos que con silenciar por la fuerza de la excomunión a José Galat podrán acallar el clamor de los fieles que piden un buen pastor que los guíe a través del imperante relativismo doctrinal.

Leer más...

miércoles, 26 de julio de 2017

Foro Fátima y la defensa de la Fe, el Jueves 27 de Julio a las 7:00PM en Popayán

20205442_1589207444443729_1528955941595119616_n

El Movimiento de Católicos de Colombia quiere invitar a los fieles católicos de Popayán al Foro: Fátima y la defensa de la fe, el próximo jueves 27 de julio a las 7:00 PM, en el que se confirma cómo todas las profecías de Fatima se han cumplido y como los movimientos revolucionarios, lejos de acabarse han mutado generando nuevas amenazas para la fe católica.

Es un llamado a despertar al pueblo católico para que, lejos de vivir como en la epoca de las catacumbas, asumamos nuestro papel histórico, defendiendo desde las herramientas que nos da el Estado de Derecho, la ley y la Constitución, nuestros principios y valores.

La mesa nacional del Movimiento de Católicos de Colombia viene adelantando esta gira, en la que, Samuel Ángel, director ejecutivo del movimiento, expone en el foro las 7 amenazas para el pueblo católico de hoy en el contexto de los mensajes de Nuestra Señora de Fátima y se hacen las respectivas propuestas para enfrentar la avanlancha anticristiana.

El Foro se llevará a cabo en las instalaciones del Insitituto Catequético (Carrera 7a No. 5-81) en el centro de Popayán. La entrada es libre.

Leer más...

Episcopado acusa de cisma a Teleamiga, José Galat responde y dice estar defendiendo la fe

CEC Teleamiga

El día de ayer, la Conferencia Episcopal publicó un comunicado en el que acusa de cismático al canal Teleamiga y al programa “un café con Galat”, y  pide a los católicos abstenerse de colaborar o participar con las actividades del canal, así como amenaza con medidas canónicas para prohibir la celebración de la misa en el canal. A las pocas horas, José Galat publicó un comunicado de respuesta, en el cual afirma que el papado de Francisco es ilegítimo de origen por haber sido elegido por la “mafia de Saint Gall”, e ilegítimo de ejercicio por enseñar cosas contrarias a la Fe Católica, al tiempo que retó a los obispos a señalar con la Doctrina de la Iglesia cuáles son los errores que le acusan al canal Teleamiga.

En el comunicado de la Conferencia Episcopal, que consta de ocho puntos, se acusa que en el programa “con argumentos superficiales y nocivos” se pretende “sembrar en el pueblo creyente actitudes de distanciamiento y de duda frente a la validez del Pontificado del Papa Francisco” y se afirma que por que “el canal Teleamiga no representa ni refleja la enseñanza de la Iglesia católica; por tanto, no puede autodenominarse ‘canal católico’.”

Invocando el Derecho Canónico, la Conferencia Episcopal recuerda que “al rechazar la sujeción al Papa y al herir gravemente la comunión de la Iglesia. se incurre en un cisma y se induce a otras personas a caer en él (cfr. can. 751).”, y exhorta “a sacerdotes y religiosos a cesar todo tipo de apoyo al canal, pues hacerlo reviste una gravedad mayor dada su vocación y constituye una evidente desobediencia a la Iglesia (cfr. cans. 754; 1373).” Así mismo el Episcopado llama “contrasentido” al hecho de que en Teleamiga se transmita la Santa Misa y se reserve la Eucaristía, “A este respecto. el Derecho Canónico también estipula las medidas pertinentes.”

Comunicado Conferencia Episcopal sobre Teleamiga

Como respuesta, José Galat, presidente de Teleamiga y director de “un café con Galat”, reconoce que “un católico debe tener amor y adhesión al legítimo sucesor del apóstol Pedro”, a la vez que señala como “anticanónica” la elección de Francisco al haber sido elegido por una “mafia de cardenales”, según declaraciones públicas del Cardenal Godfried Danneels, miembro de la misma. Esto, según Galat implicaría una ilegitimidad de origen, pues “su elección fue obra de una mafia politiquera y corrupta de cardenales”.

A esto se sumaría una “ilegitimidad de ejercicio” al enseñar el Papa “doctrinas contrarias a la fe católica”. En el comunicado se menciona que

“Según Francisco, todo el mundo se salva cumpla o no los mandamientos, lo cual contradice abiertamente lo afirmado por Jesús “Muchos son los llamados pocos los escogidos” (Mateo 22, 14).
Que el proselitismo es una tontería y que el que lo hace comete una injusticia, cuando por el contrario Cristo dice a sus discípulos “Vayan y hagan discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo” (Mateo 28; 19).
Que pueden comulgar los adúlteros en ejercicio, cuando San Pablo advierte "Por eso, el que coma el pan o beba la copa del Señor indignamente tendrá que dar cuenta del Cuerpo y de la Sangre del Señor" (1 Corintios 11; 27). ”

Por último, Galat contraataca y acusa de “contrasentido” que la Conferencia Episcopal llame “canal no católico” a Teleamiga, “dando a entender que somos cismáticos los que defendemos la fe, cuando es exactamente lo contrario, porque atacar esas verdades pone al que lo hace fuera de la Iglesia, y es ese el que se constituye en cismático y apóstata.” y termina “retando” a la Conferencia Episcopal para que “responda y contra-argumente con pruebas bíblicas y del magisterio tradicional de la Iglesia, cuáles son nuestros supuestos errores que han causado su ‘superficial y nociva’ ira.”

Comunicado respuesta de José Galat a la Conferencia Episcopal

Leer más...

jueves, 20 de julio de 2017

Te Deum Laudamus

maxresdefault (11)

Te Deum laudamus:

A ti, oh Dios, te alabamos,

te Dominum confitemur.

a ti, Señor, te reconocemos.

Te aeternum Patrem

A ti, eterno Padre,

omnis terra veneratur.

te venera toda la creación.

Tibi omnes Angeli;

Los ángeles todos,

tibi caeli et universae Potestates;

los cielos y todas las potestades te honran.

Tibi Cherubim et Seraphim

Los querubines y serafines

incessabili voce proclamant:

te cantan sin cesar:

Sanctus, Sanctus, Sanctus, Dominus

Santo, Santo, Santo es el Señor,

Deus Sabaoth.

Dios del Universo.

Pleni sunt caeli et terra

Los cielos y la tierra están llenos

maiestatis gloriae tuae.

de la majestad de tu gloria.

Te gloriosus Apostolorum chorus,

A ti te ensalza el glorioso coro de los Apóstoles,

Te Prophetarum laudabilis numerus,

la multitud admirable de los profetas,

Te Martyrum candidatus laudat exercitus.

el blanco ejército de los mártires.

Te per orbem terrarum sancta confitetur Ecclesia,

A ti la Iglesia santa, extendida por toda la tierra, te proclama:

Patrem inmmensae maiestatis:

Padre de inmensa majestad,

Venerandum tuum verum et unicum Filium;

Hijo único y verdadero, digno de adoración,

Sanctum quoque Paraclitum Spiritum.

Espíritu Santo, Defensor.

Tu Rex gloriae, Christe.

Tú eres el Rey de la gloria, Cristo.

Tu Patris sempiternus es Filius.

Tú eres el Hijo único del Padre.

Tu ad liberandum suscepturus hominem,

Tú para liberar al hombre, aceptaste la condición humana

non horruisti Virginis uterum.

sin desdeñar el seno de la Virgen

Tu, devicto mortis aculeo,

tú, rotas las cadenas de la muerte,

aperuisti credentibus regna caelorum.

abriste a los creyentes el Reino del Cielo.

Tu ad dexteram Dei sedes, in gloria Patris.

Tú te sientas a la derecha de Dios en la gloria del Padre.

Index crederis esse venturus.

Creemos que un día has de venir como juez.

Te ergo quaesumus, tuis famulis subveni:

Te rogamos, pues que vengas en ayuda de tus siervos,

quos pretioso sanguine redemisti.

a quienes redimiste con tu preciosa Sangre.

Aeterna fac cum sanctis tuis in gloria numerari.

Haz que en la gloria eterna nos asociemos a tus santos

V. Salvum fac populum tuum, Domine

V. Salva a tu pueblo, Señor,

et benedic hereditati tuae.

y bendice tu heredad.

R. Et rege eos, et extolle illos usque in aeternum.

R. Sé su pastor y ensálzalo eternamente.

V. Per singulos dies benedicimus te.

V. Día tras día te bendecimos

R. Et laudamus nomen tuum in saeculum,

R. y alabamos tu nombre para siempre,

et in saeculum saeculi.

por eternidad de eternidades.

V. Dignare, Domine, die isto

V. Dígnate, Señor en este día

sine peccato nos custodire.

guardarnos del pecado.

R. Miserere nostri, Domine, miserere nostri.

R. Ten piedad de nosotros, Señor, ten piedad de nosotros.

V. Fiat misericordia tua, Domine,

V. Que tu misericordia, Señor,

super nos, quem ad modum speravimus in te.

venga sobre nosotros, como lo esperamos de Ti.

R. In te, Domine, speravi:

En ti, Señor, confié

non confundar in aeternum.

no me veré defraudado para siempre.

Leer más...

viernes, 7 de julio de 2017

ICETEX contrató a un “obispo luterano” para celebrar misa para los funcionarios católicos

Lara-MisaEl portal La Otra Cara ha denunciado públicamente el contrato que el Instituto Colombiano de Crédito Educativo y Estudios Técnicos en el Exterior (ICETEX) hizo al “obispo Luterano” Hollman Lara, por 7,2 millones de pesos para un taller y celebraciones religiosas en la entidad, a las cuales asistieron los funcionarios de la entidad creyendo que se trataba de una misa oficiada por un sacerdote católico. El contrato fue hecho por la ex secretaria general de la entidad, Maribel Córdoba Guerrero, quien le llamaba “Monseñor”.

Según el sitio web, “la Secretaria General pasó por alto el proceso de contratación que manda la ley y el manual del ICETEX e hizo una resolución unilateral para poder llevar a Lara Mayorga al Instituto, por lo cual su contratación no complió con los requisitos legales.” En una primera oportunidad, Córdoba organizó un almuerzo en el Hotel de La Ópera por $900.000 para presentarlo ante los empleados, y una misa “en la que comulgaron todos los empleados” creyendo que era un sacerdote católico.

La información de La Otra Cara se basa en la denuncia hecha por una funcionaria de la entidad, que en la queja remitida a las directivas del ICETEX, el Ministerio de Educación, la Secretaría de Transparencia de la Presidencia, la Procuraduría y la Contraloría General, dice:

“El Señor o invitaron en el mes de diciembre de 2016 a celebrar una misa católica apostólica romana.

Como resultado de esta grata invitación de la Caja Menor autorizó Maribel Córdoba pagar un almuerzo de 900 mil pesos por la Caja Menor al hotel La Opera, donde ella de querida asistió. Se informó en su momento a la Oficina de Control Interno en un informe de arqueo a la Caja Menor del mes de enero del presente año (2017), en dicha eucaristía comulgaron todos los funcionarios de ICETEX, que asistieron.

El 17 de enero de 2017, lo ingresó al ICETEX en horas de la noche de 8:30 más o menos donde hasta la 1:30 a.m., donde con este señor denominado por ella “MONSEÑOR”, realizó rezos, en cada puesto de trabajo y diciendo cosas con aguas y sahumerios sin autorización de nosotros los funcionarios de ICETEX. Se puede verificar con la empresa de vigilancia o las cámaras que ella también manipula a su antojo.

El día de miércoles de ceniza (Semana Santa del 2017) lo invitan y nos citan a todos, como se evidenció en el documento de respuesta a Maribel Córdoba, donde nuevamente ejerce como sacerdote de la Iglesia Católica e impone la ceniza a todos los funcionarios del ICETEX. Se adjuntan registros fotográficos de este día con la imposición de la ceniza.

El día 10 de marzo de 2017, planean realizar un taller a los directivos como retiro espiritual, pero, por temas de agenda, no asistió nadie.

Sin embargo, el Señor Lara, se comunicó con una funcionaria del área de Talento Humano, manifestando su inconformidad por el tema y manifestando que él había realizado inversiones para tener todo listo este día y que por lo tanto la entidad le tiene que resarcir este daño.

La Secretaría General, en aras de resarcir el daño y cumplirle al eminente contratista generó una resolución el día 24 de marzo de 2017, con la cual le ordena pagar al Señor la módica suma de SIETE MILLONES DOSCIENTOS MIL PESOS DE PESOS ($7.200.000.00), por concepto de Taller “Equipos de Trabajo Efectivos”, divididos de la siguiente manera: CINCO MILLONES DE PESOS ($5.000.000.00), por dictar el taller y DOSMILLONES DOSCIENTOS MIL PESOS POR LOS GASTOS ocasionados el día 10 de marzo, donde los directivos por temas de agenda no lo pudieron atender. Todo camuflado en un mismo pago y contrato.

El señor Hollman Lara Mayorga no se identificó como “obispo luterano” sino cuando fue interrogado en privado por algunos funcionarios. En la cuenta de cobro presentada a la entidad aparece como obispo de la “Comunidad Luterana de Colombia”.

Leer más...

martes, 4 de julio de 2017

Crucifixión y purificación eclesial, por Germán Mazuelo-Leytón

Reproducimos el artículo de Germán Mazuelo-Leytón publicado originalmente en el sitio web Adelante la Fe.

Resultado de imagen para Germán Mazuelo-LeytónDos noticias recientes nos sacuden. La primera tiene que ver con la acusación de delitos sexuales contra menores, hecha por la policía australiana al cardenal George Pell, Prefecto de la Secretaría de Asuntos Económicos de la Curia romana, y miembro del Consejo de nueve cardenales que ayudan a Francisco en la reforma de dicha Curia. El cardenal Pell, que ha rechazado enérgicamente, asumirá su defensa en Australia como se ha informado.

Por otra parte «la Policía de Italia ha irrumpido este miércoles en el apartamento del ex secretario del Cardenal Francesco Coccopalmerio, situado en el palacio del ex Santo Oficio, en el Vaticano, donde se desarrollaba una orgía gay con drogas , informan medios italianos.

Al localizar al propio prelado, los policías lo detuvieron y enviaron a la clínica Pío XI para ser desintoxicado. Actualmente se encuentra recluido en un convento en Italia.

La intervención de las fuerzas de seguridad se produjo a raíz de las quejas por la llegada constante de invitados a dicho apartamento. Asimismo, aparecieron sospechas respecto al coche de lujo con la placa de licencia de la Santa Sede que tenía dicho prelado.

El cardenal Coccopalmerio ocupa el cargo del presidente del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos».[1]

¿Una orgía en el Vaticano? Parecería una narración de la Babilonia en todo su esplendor en vez de la Santa Sede, Católica, Apostólica y Romana.

I. Escándalos de la Iglesia actual

Noticias como las precedentes no son nuevas, en las últimas décadas hay una constante.

El Evangelio nos da una prueba, de que la Iglesia no debe ocultar los escándalos que dan algunos de sus hijos, tanto, para que todo el mundo comprenda la fragilidad de la naturaleza humana, que es capaz de traicionar hasta al mismo Dios, como, para entender que ser fiel a Cristo no es tarea fácil.

Por eso podía haber evitado transcribir la traición de Judas y su suicidio, pero prefirió que lo supieran todos.

Se colgó de un árbol el apóstol Judas acontecimiento que produjo sensación negativa y críticas malsanas, pero la Iglesia continuó vibrante sirviéndose del triste negocio como de una lección a aprender, se eligió a Matías en lugar de Judas y la aventura de la evangelización pasó a todos los países importantes del mundo.

El escándalo de Judas se disipó pronto, ya que el heroísmo de sus compañeros que dieron la vida por Jesús y su doctrina, impresionó más que la derrota de uno de los Doce Apóstoles.

Entre esos mil ciento sesenta y cinco millones de bautizados católicos actuales, nada de extrañar que existan almas ruines, espíritus cobardes, personas religiosas miserables, más llenas de vicios que de virtudes y que llevadas del atractivo de los 7 pecados capitales, sean capaces de las mayores monstruosidades, sujetos que han luchado por años contra sus propias debilidades y pasiones, y al fin se han hallado sin fuerzas para una regeneración completa.

Una negra aventura más en la Iglesia, un Judas más que se aparta tras un escándalo tremebundo, pero la Iglesia Cuerpo místico de Cristo, que ha encajado el golpe bajo, seguirá navegando serena bajo la acción poderosa del Espíritu Santo.

II. «Casta meretriz»

Es estremecedor escuchar que la Iglesia es una prostituta, una «iglesia pecadora», slogan más que fórmula, empleado por la progresía eclesial para justificar atrocidades. Hans Küng erróneamente ha repetido que la expresión meretriz casta ha sido «frecuentemente usada desde la época patrística».

Solamente San Ambrosio, el gran obispo de Milán, empleó la expresión «casta meretrix», meretriz casta, pero en otro contexto. El padre de la Iglesia y santo, hace una analogía de la Iglesia con la prostituta Rajab, que comenta así el cardenal Biffi:

«La expresión “casta meretrix” lejos de aludir a algo pecaminoso y reprobable, quiere indicar –no sólo en el adjetivo sino también en el sustantivo– la santidad de la Iglesia. Santidad que consiste tanto en la adhesión sin titubeos y sin incoherencias a Cristo su esposo (“casta”) como en la voluntad de la Iglesia de alcanzar a todos para llevar a todos a la salvación (“meretrix”)».

«La Iglesia toma figura de la pecadora, porque también Cristo asumió el aspecto de pecador»[2].

Afirma San Pablo: Porque mi celo por vosotros es celo de Dios, como que a un solo esposo os he desposado, para presentaros cual casta virgen a Cristo (2 Cor. 11, 2).

A un solo Esposo: es decir, no os busco para mí, sino para Él. Bellísima expresión de fidelidad que hallamos también en boca del Bautista, cuando declara que no es el Esposo, sino simple amigo de Éste (Jn. 3, 28-30). Vemos también aquí, como en el Cantar de los Cantares, que no sólo la Iglesia en su conjunto (Ef. 5, 27 ss.; Ap. 19, 6 ss.), sino también cada alma es personalmente la esposa de Cristo (cf. 17, 14; 1 Co. 11, 3).

Por su origen histórico y por sus tendencias innatas, la Iglesia es santa y compuesta por pecadores[3], procede del pecado del mundo, pero Cristo la lavó y la convirtió de ramera en esposa, por eso en la Iglesia, desde el Papa hasta el último cristiano estará siempre presente la tensión entre la debilidad humana y la fuerza de Dios.

Para demostrarlo penetre uno dentro de sí mismo y pregúntese en qué han quedado todos sus propósitos de santidad, todas sus promesas de fidelidad a su testaruda promesa de perfección. No hay vida humana sin debilidades, sin imperfecciones, sin traiciones a Dios que son los pecados. Quien comete un pecado ya ha traicionado a Dios y se ha entregado con una prostituta en manos del Demonio.

¿Qué otra cosa significa el pecado, sino renunciar a su verdadero esposo que es Cristo, y entregarse con frenesí en los brazos del enemigo del hombre que es el diablo?

No nos extrañemos que a la Iglesia se le llame meretriz, pero tratemos de evitar que lo sea, ya que cada uno de nosotros en su interior la prostituye en cuanto somos Iglesia y la manchamos con la baba del pecado.

La Iglesia consciente de esa verdad ha buscado apasionadamente su purificación permanente, y mientras la Iglesia esté constituida por personas humanas es inevitable que exista el pecado. Con lo que se da la traición al esposo divino, es decir la prostitución.

III. Roma la ramera

San Juan en el Apocalipsis,[4] se refiere a la gran ramera.

«Y vino uno de los siete ángeles que tenían las siete copas y habló conmigo diciendo: “Ven acá; te mostraré el juicio de la ramera grande, la que está sentada sobre muchas aguas; con la que han fornicado los reyes de la tierra, embriagándose los moradores de la tierra con el vino de su prostitución”».

La gran ramera Babilonia es representante del mundo anticristiano (S. Agustín), en particular de la ciudad de Roma (S. Jerónimo).

En el Antiguo Testamento, los judíos consideraban a Babilonia como la encarnación de todos los males. Babilonia estaba arraigada en el mal, porque la Torre de Babel era el símbolo de la arrogancia humana, la soberbia y la rebelión contra Dios. En el año 586 A. C., los babilonios destruyeron Jerusalén y esclavizaron a sus hijos, llevándolos al exilio en Babilonia.

La nueva Babilonia es la Roma pagana –la bestia con siete cabezas y diez cuernos. Es llamada la gran Babilonia, porque superó con mucho los males cometidos por la Babilonia antigua y todas las demás babilonias (símbolo de todo lo que es malo.

Los diez cuernos de la Bestia representan a gobernantes paganos que piensan como la Bestia en lo que se refiere a la idolatría y el culto al emperador y por tanto comparten la autoridad de la Bestia. Ellos también perseguirán a la Iglesia, pero en vano –los fieles y los elegidos de Dios y el Cordero los vencerán, porque Él es Señor de señores y Rey de Reyes.[5]

Muchos hemos sido sacudidos con recientes actos y declaraciones pontificias, especialmente en lo referente a una agenda de promoción del falso ecumenismo y de una nueva doctrina sobre el matrimonio y el divorcio.

El Padre Paul Kramer escribió en 2004:

«El encuentro de oración que tuvo lugar en Asís es algo que merecía la venganza divina incluso si bien Dios, en Su misericordia, es todavía paciente. Pero Él manifestó Su ira en la forma de un destructivo terremoto poco después de que el Papa se reuniera con los paganos para orar juntos a su Dios, y para que ellos oraran a sus dioses.

El Primer Mandamiento dice: Tú no tendrás dioses extraños delante de Mí (Deut. 5, 7), sin embargo el Papa invitó a los paganos a venir y orar a sus ídolos. Y el ídolo de Buda fue colocado sobre el tabernáculo, el altar consagrado, en Asís. La iglesia fue así desacralizada, por este acto de adoración pagana, en el lugar que había sido dedicado y consagrado a Dios para el servicio sagrado, el servicio divino, del Sacrificio eterno de la Santa Misa, que es el único acto apto de adoración por el cual la Víctima divina es ofrecida a la Divinidad.

El Papa invitó a todos los practicantes de falsas religiones dentro de las sagradas premisas católicas a practicar todos los absurdos y abominaciones de los misterios de Babilonia, en el Lugar Santo».[6]

«Toda la furia del infierno será dejada caer sobre la tierra en orden a intentar destronar a Cristo el Rey e instalar a Satanás en Su lugar –ello será la culminación del “misterio de iniquidad” representado en la figura de la Torre de Babel — el apocalíptico “misterio de Babilonia”: La falsa “iglesia”, la “iglesia de herejía” y su “papa”»,[7] luciendo como un cordero ante el mundo, pero a menudo hablando como dragón.

IV. «Crucifixión eclesial».

Durante estos tiempos, cuando la Iglesia se está acercando a un período de purificación, a «una crucifixión eclesial» como el Siervo de Dios arzobispo Fulton Sheen previó, tenemos una gran responsabilidad, nada fácil por cierto, considerando el estado del mundo y de las muchas tormentas que sacuden a la Iglesia.

Todos estamos conscientes de la realidad de la división que se acrecienta cada día más dentro de la Iglesia actualmente.

Está anunciado en la Sagrada Escritura que una apostasía generalizada ha de preceder a la victoria definitiva del Reino de Cristo: Nadie os engañe en manera alguna, porque primero debe venir la apostasía y hacerse manifiesto el hombre de iniquidad, el hijo de perdición (II Tes 2, 3).

Es decir, que la apostasía ha de preceder al hombre de iniquidad, como culminación del «misterio de iniquidad» y clima favorable a la desembozada aparición del inicuo. Nadie niega que la apostasía (Lc. 18, 8) ha comenzado ya, no sólo en los ambientes intelectuales, sino también en los populares, lo que Pio XI caracterizaba como el gran escándalo de nuestro tiempo. Lo peor es que los apóstatas en gran parte se queden dentro de la Iglesia (2 Tm. 3, 1-5; cf. 1 Jn. 2, 18 s.) e infecten a otros (cf. Ag. 2, 12 ss.; Ga. 5, 9).

«He aquí desde ahora la apostasía –dice S. Cirilo de Jerusalén– porque los hombres abandonan la verdadera fe de manera que confunden en Dios al Padre con el Hijo».[8]

El mundo está en un estado de apostasía, o más exactamente la apostasía ha invadido la Iglesia.

«En efecto, se debe principalmente a los católicos mundanos –liberales, modernistas, progresistas, socialistas, etc.: círculos cuadrados- que el «yugo suave y la carga ligera» de Cristo Rey se haya finalmente retirado de los hombros de los pueblos cristianos, y que éstos se hayan visto aplastados por los horrores del naturalismo moderno, en cualquiera de sus espantosas derivaciones».[9]

Dada la fuerza de nuestras inclinaciones hacia el pecado, la lucha ha de ser permanente, a fin de que nos mantengamos a flote en nuestra dignidad y si hemos sido derrotados, consigamos inmediatamente la regeneración que nos libra de nuestra prostitución para convertirnos de nuevo en imágenes de Dios.

Germán Mazuelo-Leytón


[1] https://actualidad.rt.com/actualidad/242889-policia-interrumpe-orgia-gay-drogas

[2] SAN AMBROSIO, Comentario al Evangelio de San Lucas VI, 21.

[3] BENEDICTO XVI.

[4] APOCALIPSIS cap. 17.

[5] SHAMON, P. ALBERT JOSEPH MARY, Apocalipsis el libro para estos tiempos.

[6] KRAMER, P. PAUL, La Abominación: La desacralización de Fátima. Fatima Crusader, 75.

[7] KRAMER, P. PAUL, The Third Secret Reveals the Great Chastisement. Fatima Crusader, 77.

[8] Cf.: STRAUBINGER, Mons. JUAN, Comentarios.

[9] IRABURU, JOSÉ MARÍA, De Cristo o del mundo.

Leer más...

martes, 27 de junio de 2017

¿Amor homosexual?, por Germán Mazuelo-Leytón

Reproducimos el siguiente artículo de Germán Mazuelo-Leytón, publicado originalmente en su blog en el portal católico Adelante la Fe.

Resultado de imagen para german mazuelo leytonNo existe en cielo y tierra una expresión más perfecta que el amor.

No es una sorpresa que así sea, ya que la fuente de toda vida es Dios y Dios es amor.[1] Dios es amor por su propia naturaleza, por su misma esencia, por su propia existencia.

I. Como sabemos, la palabra amor es una palabra ómnibus que implica todo tipo de connotaciones. La palabra amor por sí misma necesita ser clarificada. Hoy en día el amor es un término genérico: como una bolsa de retazos; incluye de todo, desde un amor telenovelero hasta el amor cristiano y divino desconstruidos, releídos.

La palabra amor, como tantas otras del lenguaje humano, puede significar muchas realidades diversas, incluso contradictorias entre sí, pues el amor designa la realidad más profunda de Dios y del hombre, y nos da la clave decisiva para entender el misterio natural del matrimonio.

Así también ocurrió desde los primeros años de la Iglesia, los cristianos consecuentemente tuvieron que acuñar una nueva palabra para el amor cristiano. En nuestro idioma, únicamente contamos con una palabra para expresar todo tipo de amor, el idioma griego sin embargo, cuenta por lo menos con cuatro vocablos.

Los griegos emplearon la palabra eros para expresar el amor entre hombre y mujer, esto es, el amor erótico o sexual.

Usaron la palabra storge para referirse al amor familiar –el amor de los padres a los hijos y de hijos a padres.

La palabra griega más común para amor era philia –amor de amistad. La Sagrada Escritura la emplea por ejemplo respecto del amor de Jesús por Lázaro.[2]

Sin embargo, esos vocablos: eros, storge, philia, tienen que ver con las emociones y los sentimientos.

Las sensaciones son reacciones de los sentidos producidas por el contacto con determinados objetos. Permanecen activas mientras dura el contacto; y cuando éste cesa, perdura la imagen del objeto, aunque tienden a apagarse. «Ojos que no ven corazón que no siente».

Las emociones son reacciones sensoriales más profundas, pues mientras la sensación vibra sólo ante las cualidades sensibles del objeto, la emoción es más personal, ya que capta todos los valores a él inherentes; valores, por lo demás, no necesariamente materiales, sino también espirituales, aunque materializados de alguna manera en el objeto la gracia de movimientos por ejemplo-. Las emociones son importantes para el nacimiento del amor, y son sin duda más duraderas que las sensaciones.[3]

Para expresar la actitud de los cristianos al prójimo se necesitaba una palabra que reflejara un amor que tiene las cualidades del amor divino, el amor incondicional de Dios. Él ama a todos incluso a los que no son amables y a los que carecen del amor para amar a otros. El amor de Dios que es incondicional, no egoísta y desinteresado. Una palabra poco común: ágape. No hay palabra alguna que traduzca en español la palabra ágape, que no es una emoción, ya que tiene que ver con nuestra mente y nuestra voluntad.

Así hay cuatro tipos de amor:

  1. Amor entre padres e hijos.
  2. Amor entre hombre y mujer.
  3. Amor entre amigos.
  4. Amor espiritual.

El amor verdadero es lo que da sentido a la vida. El material constitutivo de nuestro ser más profundo es el amor, por eso debemos distinguir bien entre amor y sexo. Hay quienes creen que sin sexo no se puede ser feliz, promueven las relaciones sexuales a diestra y siniestra. Así van precipitándose en el vicio y en la búsqueda angustiosa del placer sexual hasta llegar a aberraciones contra natura, que nunca los hará felices, sino esclavos de su egoísmo.

De ahí, que la sexualidad humana debe estar fundamentada en el amor, debe estar ordenada por un verdadero amor, quienes buscan el placer por el placer, pierden el rumbo de su vida.

La libertad del hombre reside en su voluntad. Es la voluntad del hombre la que elige y quiere, y partiendo de la inteligencia, se dirige inmediatamente a la persona.

El amor de la voluntad –personal, consciente y libre- es el único que puede integrar y fijar en un amor pleno todos los  impulsos inestables y turbulentos de sensaciones y emociones, sensualidades y afectos, que de este modo se armonizan y profundizan, enriquecen grandemente al enamorado, suscitan en él una alegría desconocida, y despiertan en la persona unas energías y capacidades.[4]

II. El amor conyugal, para ser pleno, ha de entenderse a sí mismo; es decir, debe comprender cuál es la naturaleza del amor conyugal para ser auténtico, debe ser reflejo de la fuente, el divino.

Consiste el amor conyugal en la recíproca donación de las personas.

La base de la felicidad matrimonial estriba en el amor espiritual de ambos cónyuges.

«El amor conyugal comporta una totalidad en la que entran todos los elementos de la persona —reclamo del cuerpo y del instinto, fuerza del sentimiento y de la afectividad, aspiración del espíritu y de la voluntad—; mira a una unidad profundamente personal que, más allá de la unión en una sola carne, conduce a no hacer más que un solo corazón y una sola alma; exige la indisolubilidad y fidelidad de la donación reciproca definitiva y se abre a la fecundidad (cfr. Humanae vitae, 9). En una palabra, se trata de características normales de todo amor conyugal natural, pero con un significado nuevo que no sólo las purifica y consolida, sino que las eleva hasta el punto de hacer de ellas la expresión de valores propiamente cristianos».[5]

La conyugalidad o amor conyugal–dice el Padre Miguel Fuentes, IVE explicando el párrafo anterior- es aquella forma de amor entre el varón y la mujer que se caracteriza por la totalidad de la entrega del uno al otro. Es decir, la mutua donación de la persona con todas sus dimensiones: cuerpo, afecto, sentimiento, voluntad, alma, perpetuidad (entrega de toda duración existencial, hasta la muerte), exclusividad (fidelidad).[6]

III. Precisamente el amor propiciado por la cultura homosexual es todo menos eterno y fiel.

Así lo expone la periodista norteamericana Doris Hanson, quien entrevistó a múltiples homosexuales para afirmar lo que sigue:

Es un mundo duro que no se lo desearía ni a mi peor enemigo. Uno de ellos me dijo: Durante años viví con una serie de compañeros de habitación, a algunos de los cuales prometí amar. Ellos juraron que me querían. Pero los vínculos homosexuales empiezan y acaban con el sexo. No hay nada más que eso. Después de un encuentro apasionado, el sexo es cada vez menos frecuente. Los compañeros se ponen nerviosos. Quieren nuevas emociones, nuevas experiencias. Empiezan a engañarse el uno al otro; en secreto al principio, más claramente después. Hay peleas por celos. De pronto huyes y empiezas la búsqueda de un nuevo amante.

Es un mundo en el que las emociones se basan en mentiras. Para alcanzar una satisfacción momentánea del sexo, los homosexuales repiten «te quiero» tan a menudo como se dice «buenos días». Una vez que la experiencia ha finalizado, sólo están preparados para decir adiós. La caza empieza otra vez. Puedo asegurar que no son exageraciones oscuras o moralistas. Una persona con inclinación homosexual está empujada a una existencia neurótica y conflictiva. Tenaz e insensiblemente, contra todo consejo y, a pesar de la pena que infligen a sus padres, los jóvenes sufren este problema, se abrazan a su elección que, en su ignorancia, confunden con felicidad. No quieren nada más.  Puede resultar duro, pero es verdad: muchos degeneran; la alegría y la frescura de la juventud se desvanecen; se rinden y son, en muchos aspectos, como los drogadictos.[7]

El amor, mientras más intenso y profundo, más personaliza y perfecciona. Pero cuando el amor se vive de modo tormentoso u obsesivo, ya no estamos ante un verdadero amor, sino ante un afecto que tiene similitud externa con el amor. La codependencia y la coadicción se colocan en esta mala interpretación del amor.[8]

En efecto, en estas relaciones una característica constante es su breve duración y la ausencia de fidelidad. El estudio realizado por Blumstein & Schwartz sobre las parejas norteamericanas, constató que sólo un tercio de los homosexuales que formaban pareja creía en la monogamia, de ahí que los autores del mismo llegan a la conclusión siguiente: «un homosexual monógamo es una figura tan rara que los otros homosexuales no la creen posible».

El amor es una virtud personal radicada primariamente en el querer libre de la voluntad. Virtud (=virtus) significa fuerza, fuerza espiritual y operativa. Consecuentemente el amor no es únicamente ni sobre todo, un sentimiento, y menos aún una excitación de los sentidos.

La persona humana sólo puede realizarse por el camino del verdadero amor. Frente a la miseria del situacionismo (según la cual la vida humana se compone de situaciones, cada una de las cuales constituye una especie de norma de acción), y frente a la miseria del utilitarismo (que pretende que la acción procure el máximo de placer y el mínimo de pena para el mayor número de seres), sólo la norma personalista del amor es digna de regir la vida humana.

Uno de los mejores escritos católicos sobre el pseudo matrimonio homosexual y el movimiento homosexual, es «En defensa de una Ley Superior», traducido e impreso por Acción Familia por un Chile auténtico, cristiano y fuerte, cuyo texto original fue publicado por The American Society for the Defense of Tradition, Family and Property – TFP.

Señala el escrito: «Estamos conscientes de la enorme diferencia que existe entre aquellos que luchan con su debilidad y se esfuerzan en vencerla y aquellos que transforman su pecado en una razón de orgullo y tratan de imponer su estilo de vida a la sociedad entera, en flagrante oposición con la Moral cristiana tradicional y la Ley Natural».

«El amor en su propio sentido es un sentimiento benévolo y altruista guiado por la razón y la voluntad. El “amor homosexual” es imposible porque busca transformar el amor de amistad entre personas del mismo sexo en amor conyugal. Una vez que el amor conyugal requiere complementariedad psicológica y física, sólo puede existir entre sexos opuestos».

«El “amor homosexual” es sólo una atracción sentimental de naturaleza sexual o una dependencia psicológica debida a una carencia de auto-control emocional o sentimental. Es, por lo tanto, un sentimentalismo neurótico».

Al respecto el libro recoge la siguiente cita del psicólogo especialista en homosexualidad holandés Gerard J. M. van den Aardweg Ph. D.:

«El término neurótico describe bien tales relaciones. Sugiere el egocentrismo de la relación; el llamar la atención sobre sí en vez de amar… Neurótico, en una palabra, sugiere toda clase de dramas y conflictos pueriles, así como el desinterés básico en el compañero, pese a las pretensiones superficiales de “amor”. En nada hay mayor frustración para el homosexual que cuando se presenta a sí mismo como un amante. Un compañero es importante para el otro sólo cuando satisface las necesidades del otro. El amor real y desinteresado por una pareja deseada de hecho terminaría destruyendo el “amor homosexual”».[9]

Prosigue el escrito:

«En realidad, el “amor homosexual” no es ni amor conyugal ni puede estar en el nivel de amor amistad sin connotaciones eróticas».

«Una vez que la homosexualidad está enfocada a la relación sexual, ella destruye la posibilidad de la verdadera amistad entre personas del mismo sexo, transformando a los amigos en objeto de deseo o competidores en el mercado de las pasiones».


Germán Mazuelo-Leytón

[1] 1 JUAN, 4, 8.

[2] SAN JUAN 11, 3-38.

[3] Cf.: IRABURU, JOSÉ MARÍA, El matrimonio en Cristo.

[4] Cf.: IRABURU, JOSÉ MARÍA, El matrimonio en Cristo.

[5] JUAN PABLO II, Familiaris consortio, 13.

[6] FUENTES I.V.E., P. MIGUEL, La violência ideológica de género. Fragmentar al hombre

[7] HANSON, DORIS, Homosexuality: The international disease. Citada por el P. Ángel Peña OAR en Homosexuales liberados.

[8] Cf.: FUENTES I.V.E., MIGUEL ANGEL, La trampa rota. El problema de la adicción sexual.

[9] VAN DEN AARDWEG, GERARD J.M., La batalla por la normalidad.

Leer más...

sábado, 24 de junio de 2017

Movimiento de Católicos de Colombia fue nombrado protector del templo de San Francisco en Bogotá

tNwgHi8XjXXlPw9qEn una breve ceremonia en la mañana de ayer, solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús, los frailes del templo de San Francisco en Bogotá, la iglesia más antigua de la capital, consagraron al Movimiento de Católicos de Colombia como “protector” del templo de San Francisco, frente a los repetidos ataques de los que viene siendo objeto. Al medio día, en la Catedral Primada de Colombia se renovó la consagración de Colombia al Sagrado Corazón de Jesús.

Los frailes franciscanos dijeron “sentirse a menudo abandonados” ante las ocupaciones ilegales del templo como forma de presión política, y agradecieron la oportuna movilización de los católicos ante la ocupación ilegal por parte de FECODE hace unas semanas. Después del rezo de la oración por la paz, atribuida a San Francisco de Asis, los frailes impartieron su bendición sobre los representantes del movimiento.

A continuación, en el cruce de la carrera séptima con avenida Jiménez se dio inicio a la procesión con la imagen del Sagrado Corazón de Jesús y el rezo del Santo Rosario, organizada por la Misión del Amor de Dios por todo el Mundo, hasta la Catedral Primada de Colombia, en donde se llevó a cabo la Misa solemne y la Consagración de Colombia al Sagrado Corazón de Jesús.

Leer más...

miércoles, 21 de junio de 2017

¿Descolonización o supresión de Dios?, por Germán Mazuelo-Leytón

Reproducimos el siguiente artículo de Germán Mazuelo-Leytón y publicado originalmente en el sitio web del periódico La Patria.

Recientemente el señor Viceministro de Interculturalidad «en un encendido discurso contra la colonización, exigió que para el "Año Nuevo Andino Amazónico" las iglesias católicas abran sus puertas a los amautas, para que realicen sus rituales al interior de los templos».

Los católicos no podemos ser arrastrados al error por ninguna autoridad, sea ésta religiosa o política. Causan confusión aquellos, sean sacerdotes, religiosos o simples creyentes de a pie, que culturalizan la fe, equiparando a María Santísima con la «Pachamama». Nada más absurdo. No podemos confundir la religión revelada con religiones naturalistas. La Pachamama es y será siempre una realidad creada (obra de la creación).

Aunque el Estado Laico, nunca se ha propuesto como ideal en la doctrina política de la Iglesia, la doctrina católica ha enseñado siempre que el poder religioso y el poder civil son distintos. El Papa Benedicto XVI ha recordado los principios de una «sana laicidad», y «a la luz de estas consideraciones, ciertamente no es expresión de laicidad, sino su degeneración en laicismo, la hostilidad contra cualquier forma de relevancia política y cultural de la religión».

El profesor Plinio Correia de Oliviera, en su libro «Revolución y Contra-revolución» explica cómo en el curso del tiempo el hombre se ha vuelto más audaz en su rebelión contra Dios. Primero niega la fe, luego la existencia de Dios, y finalmente la Ley Natural. Hemos visto cómo este proceso culmina en una negación de las esencias. La rebelión ha tomado dimensiones nacionales con la imposición del ateísmo, las familias de un solo hijo, y la «Ideología de Género» en naciones enteras.

Y todo este proceso está contenido como germen en el rechazo original del hombre hacia Dios.

La Revolución usa, pues, una metamorfosis no sólo para avanzar, sino para practicar los retrocesos tácticos que tan frecuentemente le han sido necesarios: la revolución de las tendencias, la revolución de las ideas y la revolución de los hechos.

Las primeras tres etapas de la Revolución fueron la Pseudo-Reforma, la Revolución Francesa y el Comunismo. (Cf.: Revolución y Contra-Revolución, Plinio Correa de Oliveira).

Para aniquilar la Civilización Cristiana las mismas fuerzas de la Revolución que articularon la revolución comunista, requintan la revolución del paganismo tribal, el humanismo naturalista anti-Cristo y el islamismo. Es la cuarta etapa que vivimos hoy.

Muchos años pasaron hasta que los marxistas comprendieron que sería mejor para la revolución marxista no tanto combatir la religión como servirse de ella.

La «Carta de la Tierra» incubada en las Naciones Unidas desde 1997 y, lanzada el año 2000 después de su discusión durante 8 años en una cincuentena de países, junto a la «Declaración universal del bien común de la madre tierra y de la humanidad», -emanada ésta de la «Primera Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y Derechos de la Madre Tierra» que se verificó entre el 20 y 22 de abril de 2010, en Cochabamba, Bolivia-, no han tenido ni tienen otro fin que resucitar y alentar extintos paganismos, singladura gestada previamente al Quinto Centenario del Descubrimiento de América, y que se fue ejecutando muy particular e incisivamente a partir de 1992, así como implantar una «Iglesia ecuménica mundial» al servicio de un «Nuevo orden mundial (NOM)» -democracia sociocósmica como la denomina el delirante Leonardo Boff, promoviendo la agenda anti-cristiana de NOM- o dicho en otras palabras un «socialismo espiritual», desenvolviendo un sistemático y maligno proyecto de regreso a la idolatría y el paganismo.

Y se da el fenómeno de que hay quienes promueven una devaluación de lo sagrado cristiano no trepidando en calificar de sagrada cualquier otra cosa: «sagrada madre tierra», «sagrada hoja de la coca», pero para éstos no es sagrada la vida humana, y se promueve el aborto desde la consigna colonizadora de las fuerzas anti vida, de que el nasciturus es parte del cuerpo de la madre.

El Papa Pío XI, ya lo avizoraba: «La lucha entre el bien y el mal, triste herencia de la falta original, sigue haciendo estragos en el mundo… Este peligro tan amenazador para el uso pleno y exclusivo de un partido, de un régimen, sobre la base de una ideología que explícitamente se resuelve en una propia y verdadera estatolatría pagana, en pleno conflicto tanto con los derechos naturales de la familia como con los derechos sobrenaturales de la Iglesia… el comunismo es intrínsecamente perverso y no es posible admitir en ningún terreno la colaboración con él por parte del que quiera salvar la civilización cristiana».

La Sagrada Biblia revela dos formas de idolatría: la de la perversión y la de la sustitución. La primera tiene lugar cuando el hombre mismo y/o la imagen del Señor son manipulados o pervertidos; la segunda, cuando el Señor mismo es reemplazado por otros dioses, por falsos dioses: «Y cambiaron la gloria del Dios incorruptible por una imagen en forma de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles…» (Romanos 1, 23).

Al rechazar a Dios desde el corazón, es decir, desde el intelecto y la voluntad, se rechaza el propio objeto de estas facultades, que es Dios bajo el aspecto de la Verdad y el Bien infinitos, respectivamente: dado que el intelecto ha sido creado para conocer a Dios bajo el aspecto de la Verdad, y de amarlo bajo el aspecto del Bien.

Una vez que Dios ha sido rechazado del corazón, una vez que el corazón ha perdido la orientación a su propio objeto, se oscurece y cae en objetos sustitutos: en cosas creadas, ídolos: demonios, hombres, animales, o esculturas. En resumen, los hombres que rechazan a Dios, al caer lejos de Él, «adoraron y sirvieron a la criatura en lugar del Creador» (Romanos 1, 25).

Descolonización sí, pero descolonización de las ideologías. Descolonización de la ideología de género que está pudriendo lo mejor del presente. Descolonización de la ideología abortista.

german_mazuelo_leyton@yahoo.com

Leer más...